Conferencia General Octubre 2012

Sesión del sábado por la mañana  
Bienvenidos a la conferencia Thomas S. Monson
¿Podéis sentir esto ahora? Quentin L. Cook
Lo sé. Lo vivo. Me encanta. Ann M. Dibb
Un inefable don de Dios Craig C. Christensen
“…porque yo vivo, vosotros también viviréis” Shayne M. Bowen
¡Pregúntenles a los misioneros; ellos pueden ayudarlos! Russell M. Nelson
Lamentos y resoluciones Dieter F. Uchtdorf
Sesión del sábado por la tarde  
Llegar a ser buenos padres L. Tom Perry
Estar anhelosamente consagrados M. Russell Ballard
“Venid a mí, oh casa de Israel” Larry J. Echo Hawk
¿Qué recompensa dará el hombre por su alma? Robert C. Gay
La norma de los templos Scott D. Whiting
La prueba de vuestra fe Neil L. Andersen
Proteger a los niños Dallin H. Oaks
Sesión del sacerdocio  
Hermanos, tenemos trabajo que hacer D. Todd Christofferson
Sean valientes en cuanto a intrepidez, vigor y actividad Gary E. Stevenson
Tengan cuidado en cuanto a ustedes mismos Anthony D. Perkins
El gozo del sacerdocio Dieter F. Uchtdorf
Ayúdenlos a fijar metas elevadas Henry B. Eyring
Ver a los demás como lo que pueden llegar a ser Thomas S. Monso
Sesión del domingo por la mañana  
¿Dónde está el pabellón? Henry B. Eyring
La Expiación Boyd K. Packer
Primero observa; luego sirve Linda K. Burton
Aprendamos con el corazón Walter F. González
El primer y grande mandamiento Jeffrey R. Holland
Consideren las bendiciones Thomas S. Monson
Sesión del domingo por la tarde  
Ser un cristiano más cristiano Robert D. Hales
El gozo de redimir a los muertos Richard G. Scott
Un paso más cerca del Salvador Russell T. Osguthorpe
Por medio de la fe todas las cosas se cumplen Marcus B. Nash
Llegar a ser un verdadero discípulo Daniel L. Johnson
Las bendiciones de la Santa Cena Don R. Clarke
Convertidos al Señor David A. Bednar
Para siempre Dios esté con vos Thomas S. Monson
Reunión general de la sociedad de socorro  
¿Está escrita en nuestro corazón la fe en la expiación de Jesucristo? Linda K. Burton
Bien atentas a nuestros deberes Carole M. Stephens
El Señor no te ha olvidado Linda S. Reeves
El Cuidador Henry B. Eyring