Conferencia General Abril 2007

Sesión del sábado por la mañana
Utilizar el don supremo de la oración Richard G. Scott
El poder de los himnos para nutrir el alma Jay E. Jensen
Un compromiso con el Señor John B. Dickson
La lengua de ángeles Jeffrey R. Holland
Os es necesario nacer de nuevo David A. Bednar
¡Yo sé que vive mi Señor! Thomas S. Monson
Sesión del sábado por la tarde
El espíritu del Tabernáculo Boyd K. Packer
Los profetas pioneros y los modernos Earl C. Tingey
Si estas viejas paredes hablaran H. David Burton
Gratitud: Un sendero hacia la Felicidad Bonnie D. Parkin
Recuerda y no perezcas Marlin K. Jensen
Rededicación del Tabernáculo de Salt Lake James E. Faust
Recuerdos del Tabernáculo Thomas S. Monson
Un tabernáculo en el desierto Gordon B. Hinckley
Sesión del sacerdocio
Las lecciones aprendidas de la vida Joseph B. Wirthlin
Al Sacerdocio Aarónico: Cómo prepararse para la década de las decisiones Robert D. Hales
Atesoren para sí Keith B. McMullin
Mensaje a mis nietos varones James E. Faust
El Sacerdocio: Un don sagrado Thomas S. Monson
“Estoy limpio” Gordon B. Hinckley
Sesión del domingo por la mañana
El poder sanador del perdón James E. Faust
El divorcio Dallin H. Oaks
Es verdadero, ¿no es así? Entonces, ¿qué importa lo demás? Neil L. Andersen
Una lección del Libro de Mormón Vicki F. Matsumori
¿Lo saben? Glenn L. Pace
El milagro de la Santa Biblia M. Russell Ballard
Las cosas de las que tengo convicción Gordon B. Hinckley
Sesión del domingo por la tarde
El mensaje de la Restauración L. Tom Perry
Este día Henry B. Eyring
“Mamá, ¿somos cristianos?” Gary J. Coleman
¿Quién sigue al Señor? Charles W. Dahlquist II
¿Robará el hombre a Dios? Yoshihiko Kikuchi
El punto de retorno seguro Dieter F. Uchtdorf
El arrepentimiento y la Conversión Russell M. Nelson
Comentarios finales Gordon B. Hinckley
Reunión general de las mujeres jóvenes
Hijas de nuestro Padre Celestial Susan W. Tanner
El recordar, el arrepentirse y cambiar Julie B. Beck
Permanezcan en el sendero Elaine S. Dalton
Deja que la virtud engalane tus pensamientos incesantemente Gordon B. Hinckley
Anuncios