Presentes celestiales

Hermanos y hermanas, todos nosotros en algún momento u otro nos hemos sentido o nos sentiremos solos, enfermos, deprimidos, pobres o lejos del hogar. Afortunadamente, tenemos al Padre Eterno y a un Salvador que nos entienden. Al acudir a Ellos, nos tomarán de la mano y nos ayudarán a través de cada desafío.

Y hermanos y hermanas, en algún momento u otro todos sabremos de alguien más que está solo, enfermo, deprimido, pobre o lejos de su hogar. Nuestro Padre y el Salvador pueden guiarnos para ayudar a los demás y será nuestro privilegio hacerlo.

Como niño, pensaba que la Navidad solo llegaba una vez al año. Como adulto, ahora me doy cuenta que la Navidad es cada día. Debido a la benevolencia de nuestro amoroso Padre Celestial y de nuestro amado Salvador Jesucristo, somos los destinatarios de una fuente continua de presentes celestiales, cada día. Demasiados presentes celestiales para mencionarlos.

Sí, es el cumpleaños de Jesucristo que celebramos en cada temporada de Navidad, pero debido a la bondad del Padre y del Hijo, aún recibimos todos los presentes.

Leer discurso completo

Anuncios