Las decisiones determinan el destino

Cada uno de nosotros tiene la responsabilidad de elegir. Quizás ustedes se pregunten: “¿Son las decisiones algo tan importante?”. Les afirmo que las decisiones determinan el destino; ustedes no pueden tomar decisiones eternas sin que tengan consecuencias eternas.

Quisiera darles una fórmula sencilla mediante la cual pueden medir las decisiones que enfrentan. Es fácil de recordar: “No puedes hacer bien haciendo lo malo ni puedes hacer mal haciendo lo bueno”. Nuestra conciencia nos advierte como amiga antes de que nos castigue como juez.

En una revelación que dio a través del profeta José Smith, el Señor aconseja: “…lo que no edifica no es de Dios, y es tinieblas. Lo que es de Dios es luz…”

Discurso completo: Caminos hacia la perfección

Anuncios