La Fe se logra paso a paso

La Fe se logra paso a paso

Por tanto, no os canséis de hacer lo bueno, porque estáis poniendo los cimientos de una gran obra. Y de las cosas pequeñas proceden las grandes.

Ustedes…, están poniendo las piedras de sus cimientos personales-piedras de granito-, los sólidos cimientos de su carácter, las cuales se espera duren para siempre. Esos cimientos deben comprender los principios que ha enseñado nuestro Salvador: la fe, la oración, la obediencia, la honradez, el anhelo de buscar la verdad y la responsabilidad de sus actos.

Cada oración familiar, cada episodio de estudio de las Escrituras en familia y cada noche de hogar es una pincelada en el lienzo de nuestras almas. Ninguno de esos hechos por sí solo puede parecer muy impresionante o memorable, pero así como las pinceladas amarillas, doradas y marrones se complementan entre sí y producen una obra maestra impresionante, de la misma manera nuestra constancia en acciones aparentemente pequeñas puede llevarnos a alcanzar resultados espirituales significativos. La constancia es un principio clave para poner los cimientos de una gran obra en nuestra vida personal y para ser más diligentes y atentos en nuestro hogar.

 

Anuncios