Estudiemos y meditemos las Escrituras

Repito lo que se ha dicho reiteradamente, que a fin de obtener y mantener la fe que necesitamos, es esencial que leamos, estudiemos y meditemos las Escrituras; la comunicación con nuestro Padre Celestial mediante la oración es fundamental. No podemos permitirnos descuidar estas cosas porque el adversario y sus huestes están buscando sin cesar el punto débil de nuestra armadura, una falla en nuestra fidelidad. El Señor dijo: “Escudriñad diligentemente, orad siempre, sed creyentes, y todas las cosas obrarán juntamente para vuestro bien”

Discurso completo: Sean un ejemplo y una luz

Anuncios