En busca de tesoros

El antiguo adagio: “No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy” es doblemente importante en lo referente a expresar nuestro amor y afecto —en palabra y en hechos— a los familiares y amigos.

Un día, a todos se nos acabarán los mañanas. No demoremos lo que es más importante.

“Ahora dedico más tiempo a mi familia; uso la mejor vajilla todos los días; uso ropa nueva para ir al supermercado, si eso es lo que quiero. Las palabras ‘algún día’ y ‘un día’ están desapareciendo de mi vocabulario. Ahora hago tiempo para llamar a mis familiares y amistades. He llamado a viejas amigas para reconciliarnos; digo a mis familiares lo mucho que les quiero. Trato de no demorar y dejar para después algo que podría traer sonrisas y alegría a nuestra vida. Y todas las mañanas me convenzo de que será un día especial. Cada día, cada hora y cada minuto son especiales”.

Discurso completo: En busca de tesoros

 

Anuncios