El Espíritu Santo

¿Cómo podemos recibir un testimonio a través del Espíritu Santo? (Véase D. y C. 8:2) ¿Por qué es importante comprender la forma en que el Espíritu Santo se comunica con nosotros? (Véase 2 Nefi 32:5.)

El presidente Boyd K. Packer enseñó: “El Espíritu Santo se comunica con una voz que se siente más de lo que se oye. Se le ha descrito como una voz suave y apacible” (“Revelación personal: el don, la prueba y la promesa”, Liahona, enero de 1995).

“Nefi estaba bien preparado para hablar sobre el tercer miembro de la Trinidad; había aprendido a escuchar la voz del Espíritu, tanto en aguas tranquilas como en mares agitados, y sus experiencias lo llevaron a escribir acerca de “la labor del Espíritu Santo” (véase 2 Nefi 31–32). De Nefi, y de otros profetas, aprendemos que:

El Espíritu Santo revela: “Ningún hombre puede recibir el Espíritu Santo sin recibir revelaciones. El Espíritu Santo es un revelador” (véase 1 Nefi 10:17–192 Nefi 32:5Moroni 10:5).

El Espíritu Santo inspira: Él nos da ideas, sentimientos y palabras, ilumina nuestro entendimiento y dirige nuestros pensamientos (véase 1 Nefi 4:6).

El Espíritu Santo testifica: Él testifica del Padre y del Hijo (véase 2 Nefi 31:183 Nefi 28:11Éter 12:41).

El Espíritu Santo enseña: Él aumenta nuestro conocimiento (véase 2 Nefi 32:5).

El Espíritu Santo santifica: Después del bautismo podemos ser santificados mediante la recepción del Espíritu Santo (véase 3 Nefi 27:20).

El Espíritu Santo recuerda: Él nos trae a la memoria cosas aprendidas en el momento en que más las necesitamos (véase Juan 14:26).

El Espíritu Santo consuela: En épocas de tribulación o desesperación, el Espíritu Santo puede elevar nuestro espíritu y darnos esperanza (véase Moroni 8:26), enseñarnos “las cosas apacibles del reino” (D. y C. 36:2), y ayudarnos a sentir “la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento” (Filipenses 4:7)”. (Liahona Febrero 2017 “La voz del Espíritu”).

Anuncios