Compartir el Evangelio restaurado

Compartir el Evangelio restaurado


Actualmente contamos con muchos recursos para compartir el Evangelio que no estaban disponibles en generaciones anteriores. Tenemos la televisión, internet y una diversidad de redes sociales; contamos con muchos mensajes valiosos que nos ayudan a presentar el Evangelio restaurado; tenemos la prominencia de la Iglesia en muchas naciones; contamos con una cantidad de misioneros que ha aumentado grandemente. Pero, ¿estamos haciendo uso de todos esos recursos de manera que logremos el efecto máximo? Considero que la mayoría de nosotros diría que no. Deseamos ser más eficaces en cumplir con nuestra responsabilidad divinamente establecida de proclamar el Evangelio restaurado en todo el mundo.

Existen muchas buenas ideas para compartir el Evangelio que funcionarán en estacas o países en particular. Sin embargo, debido a que somos una Iglesia mundial, deseo hablar de ideas que funcionen en todo lugar, desde las unidades más nuevas a las sólidamente establecidas, desde culturas que actualmente son receptivas al Evangelio de Jesucristo a culturas y naciones que son cada vez más hostiles hacia la religión. Deseo hablar de ideas que ustedes puedan compartir con personas que son dedicadas creyentes en Jesucristo, así como con personas que nunca han oído Su nombre; con personas que están satisfechas con su vida actual, así como con personas que desesperadamente procuran mejorarse.

¿Qué podría decir que les sea útil cuando compartan el Evangelio, sean cuales sean sus circunstancias? Necesitamos la ayuda de todo miembro, y todo miembro puede ayudar ya que hay muchas tareas que llevar a cabo a medida que compartimos el Evangelio restaurado con toda nación, tribu, lengua y pueblo.

Todos sabemos que la participación de los miembros en la obra misional es de vital importancia para lograr la conversión así como la retención. El presidente Thomas S. Monson ha dicho: “Ahora es el momento de que los miembros y los misioneros se unan [y]… trabajen en la viña del Señor para llevar almas a Él. Él ha preparado los medios para que compartamos el Evangelio de muchas maneras, y Él nos ayudará en nuestros esfuerzos si actuamos con fe para llevar a cabo Su obra”.

Leer discurso completo: Compartir el Evangelio restaurado

Anuncios