Ahora es el tiempo de preparación

Ahora es el tiempo de prepararnos para comparecer ante Dios. Mañana puede ser demasiado tarde.

Ahora es el tiempo, pero, ¿cómo nos preparamos? ¡Empecemos con el arrepentimiento!

Ahora es el tiempo de demostrar un reverente respeto hacia nuestro cuerpo físico, que sirve como tabernáculo de nuestro espíritu a través de toda la eternidad. Los apetitos físicos se deben controlar mediante la voluntad de nuestro espíritu. Debemos “[abstenernos] de toda impiedad”. Debemos “[desechar] todo lo malo y [allegarnos] a todo lo bueno, y… [vivir] de acuerdo con toda palabra que sale de la boca de Dios”.

Ahora es el tiempo de inscribir nuestro nombre entre los del pueblo de Dios

Ahora es el tiempo de alinear nuestras metas con las metas de Dios.

Ahora es el tiempo de preparación. Después, cuando venga la muerte, podremos avanzar hacia la gloria celestial que el Padre Celestial ha preparado para Sus hijos fieles.

Leer discurso completo