DISCURSOS

 A

A el oíd! — por Mark E. Petersen

A estos evita — por Boyd K. Packer

A estos haré mis gobernantes — por James E. Faust

A Fin De Que Sepáis — Keith B. McMullin

A imagen de Dios — por Marion G. Romney

A la espera del [hijo] pródigo — por Brent H. Nielson

A la gente mayor de la Iglesia — por Ezra Taft Benson

A la manera del Señor — por Thomas S. Monson

A la otra Oveja — por Boyd K. Packer

A las mujeres de la iglesia — por Howard W. Hunter

A las mujeres jóvenes de la Iglesia — por Ezra Taft Benson

A los defensores de la fe — por Harold B. Lee

A los jóvenes — por Boyd K. Packer

A los mayores solteros de la iglesia — por Ezra Taft Benson

A los niños de la Iglesia — por Ezra Taft Benson

A los obispos de la Iglesia — por Gordon B. Hinckley

A mi hijo misionero — por Dennis B. Neuenschwander

A mí lo hicisteis — por Richard P Lindsay

A mis nietos — Henry B. Eyring

A nuestro amigo, el nuevo miembro — por Loren C. Dunn

A pesar de nuestras flaquezas — por Neal A. Maxwell

A pesar de todo, podemos ser felices — por Elaine A. Cannon

A quién iremos? — por Gordon B. Hinckley

A quién salvaremos? — por Jacob de Jager

A Sión venid — Por D. Todd Christofferson

A tono con la música de la fe Por el élder Quentin L. Cook

A través de los ojos de Dios — Dale G. Renlund

A través del velo — por Ray J. Snelson

A vosotros os es requerido perdonar — por Gordon B. Hinckley

Aarón — por Víctor Ludlow

Abrid vuestra boca — por Joe J. Christensen

Absorbida en la voluntad del padre — por Neal A. Maxwell

Absteneos de toda impiedad — por Neal A. Maxwell

Aceptando el llamamiento — por John H. Groberg

Acercarse más a Dios — Terence M. Vinson

Acerquémonos a Dios — por Henry B. Eyring

Acerquémonos al trono de Dios con confianza — Jörg Klebingat

Activación del Sacerdocio — por Victor L. Brown

Actuar por nosotros mismos, sin ser obligados — por James E. Faust

Acudan a Él y las respuestas llegarán — James B. Martino

Acudid a Dios y vivid — por Carlos E. Asay

Acuérdate del Día de Reposo…” Por Boyd K. Packer

Acuérdate del día de reposo — por Sipuao J. Matuauto

Acuérdate… de lo que has recibido y oído — Susan L Warner

Adán, el arcángel — por Mark E. Petersen

Adhiérete a los convenios — Barbara Thompson

Adiós a este maravilloso y antiguo Tabernáculo — Gordon B. Hinckley

Administración de la Iglesia restaurada — por N. Eldon Tanner

Adoremos por medio de la música — por Dallin H. Oaks

Adquisición y dirección de proyectos de producción — por H. Burke Peterson

Advertencias del pasado — por Mark E. Petersen

Advertencias espaciales — por N. Eldon Tanner

Aférrense a la barra — por Daniel L. Johnson

África ve el alba de un nuevo día — por Alexander B. Morrison

Afrontad a vuestro Goliat — por Thomas S. Monson

Agradecidos en cualquier circunstancia — Por Dieter F. Uchtdorf

Ahora es el momento — Por Thomas S. Monson

Ahora es el momento de servir en una misión! — por Richard G. Scott

Ahora es el tiempo — por Marvin J. Ashton

Ahora es el tiempo de levantarse y brillar! Por Elaine S. Dalton

Al alcance de vuestros brazos — por Jeffrey R. Holland

Al concluir esta conferencia Por el presidente Thomas S. Monson

Al dar bendiciones del sacerdocio — por Dennis L. Lythgoe

Al Gran Profeta Rindamos Honores — por Gordon B. Hinckley

Al obedecer los mandamientos del Señor, recibimos… — por Hartman Rector, Jr.

Al partir — por Thomas S. Monson

Al que venciere. . . Así como yo he vencido — por Neal A. Maxwell

Al rescate — Thomas S. Monson

Al rescate: ¡Podemos hacerlo! — por Mervyn B. Arnold

Al Sacerdocio Aarónico: Cómo prepararse para la década… — por Robert D. Hales

Al servicio del Señor — por Douglas J. Martin

Al tomar la Santa Cena — por L. Tom Perry

Alabanza al Señor — por Gordon B. Hinckley

Alarga las cuerdas de tu tienda — por Merrill J. Bateman

Alarguemos nuestro paso en la obra misional — por Franklin D. Richards

Albedrío y libertad — por Dallin H. Oaks

Alcancemos lo más alto — por Thomas S. Monson

Alcanzad vuestro potencial divino — por Gordon B. Hinckley

Alcanzar el éxito mediante el autodominio — por N. Eldon Tanner

Alégrense, hijas de Sión — Mary Ellen Smoot

Alguna gran cosa — Por James E. Faust

Algunas creencias fundamentales de la iglesia

Algunas ideas acerca del matrimonio Por el élder Theodore M. Burton

Algunas verdades fundamentales por el Élder Bruce R. McConkie

Allegaos a él en oración — por Dwan J. Young

Allegaos a mi — por J. Thomas Fyans

Allegaos a mí por medio de la obediencia — por Barbara W. Winder

Allí está la luz — por John H. Groberg

Allí. . . Pusieron a Jesús…” Por Doyle L. Green

Almacenamiento de alimentos — por Vaughn J. Featherstone

Almas similares — por Barbara B. Smith

Alza tus ojos por el élder Sterling Welling Sill

Alzad vuestra luz — por J. Richard Clarke

Amad la gloria de Dios — por N. Eldon Tanner

Amanecer — por Loren C. Dunn

Amanecer sin esperanza. . . Gozosa mañana — por Thomas S. Monson

Amaos unos a otros — por F. Burton Howard

Amar a los demás y vivir con las diferencias  — Dallin H. Oaks

Amemos desinteresadamente — por Richard G. Scott

Amemos lo que Dios ama — por Dennis R. Peterson

Amigos o enemigos — por Charles Didier

Amigos, siervos, hijos del salvador — por Robert E. Wells

Amo a las hermanas de la Iglesia — por Barbara W. Winder

Amonestaciones para el sacerdocio de Dios — por Harold B. Lee

Amor entre padre e hijo — por Marion D. Hanks

Amor versus Lujuria — por Spencer W. Kimball

Amor y pastel de chocolate: ¿Qué daría para traerlos de regreso? Por Devin G. Durrant

Amor y servicio — David B. Haight

Anclados en la fe y la dedicación — Por M. Russell Ballard

Anda conmigo — por Elaine L. Jack

Anécdotas excepcionales Por el élder Sterling W. Sill

Angosto es el camino por el élder Sterling Welling Sill

Anhelosamente consagrados — por Joseph Anderson

Anónimo — por Thomas S. Monson

Antes de levantar un muro — por Loren C. Dunn

Antes del llamamiento — por David R. Mickel

Añoranza del hogar — por Marvin J. Ashton

Apacienta mis corderos — por Boyd K. Packer

Apacienta mis ovejas — Gordon B. Hinckley

Apacienta mis ovejas — Ned B. Roueché

Apacienta mis ovejas — por David B. Haight

Apacienta mis ovejas — por Jayne B. Malan

Apacienta mis ovejas — por Richard P. Lindsay

Apartados por el élder Sterling Welling Sill

Aprenda todo varón su deber — por Joseph B. Wirthlin

Aprendamos con el corazón — Por Walter F. González

Aprendamos las lecciones del pasado — por M. Russell Ballard

Aprendamos, hagamos, seamos — Por Thomas S. Monson

Aprendamos, hagamos, seamos — por Thomas S. Monson

Aprended de Mí — por Thomas S. Monson

Apresuremos el plan de juego del Señor! — S. Gifford Nielsen

Apuntad una fecha — por M. Russell Ballard

Aquel negocio de la vida por el élder Sterling Welling Sill

Aquí para servir en una causa noble — Carol F. McConkie

Arrepentíos o pereceréis — por Marion G. Romney

Arrepintámonos de nuestro egoísmo (D. y C. 56:8) — Neal A. Maxwell

Ascenderemos juntos — por Linda K. Burton

Asegúrate de acudir a Dios para que vivas — por Jeffrey R. Holland

Así alumbre vuestra luz — por Joseph B. Wirthlin

Así alumbre vuestra luz. . . — por Spencer W. Kimball

Así como El — por Mark E. Petersen

Así dijo Jehová — Por Theodore M. Burton

Así haced vosotros con ellos — por Mark E, Petersen

Así que ya no sois extranjeros . . . — por Derek A. Cuthbert

Así son las cosas — Obispo H. David Burton

Asidos constantemente — Kevin S. Hamilton

Asiros con firmeza a las palabras de los profetas— Neil L. Andersen

Asombro me da — Ronald A. Rasband

Atendamos los asuntos de nuestro Padre — Por N. Eldon Tanner

Atendamos los asuntos de nuestro padre — por N. Eldon Tanner

Aterrizar a salvo durante la turbulencia — por Dieter F. Uchtdorf

Atesoren para sí — por Keith B. McMullin

Aumentemos nuestra fe — por Patricia P. Pinegar

Aun hasta el final — por Jeffrey R. Holland

Autoridad en el ministerio por el Élder Bruce R. McConkie

Autosuficiencia — Por Boyd K. Packer

Autosuficiencia emocional — por Boyd K. Packer

Ay de vosotros. . . Hipócritas — por N. Eldon Tanner

Ayuda mi incredulidad — Por L. Whitney Clayton

Ayuda por medio del Espíritu Santo — por Chi Hong (Sam) Wong

Ayudad al ser querido que os necesita — por Richard G. Scott

Ayudar a la juventud  escoger la pureza sexual Por Joy Saunders Lundberg

Ayudemos a este matrimonio a progresar! — por James M. Harper

Ayudemos a otros a alcanzar las promesas del Señor — por Spencer W. Kimball

Ayudemos a otros a obtener un testimonio — por H. Burke Peterson

Ayudémosles a regresar al redil — por Gardner H. Russell

Ayúdenlos a fijar metas elevadas — Por Henry B. Eyring

Ayúdenlos en el camino de regreso al hogar — Henry B. Eyring

B

Bajo circunstancias adversas — por Robert E. Wells

Batallones perdidos — por Thomas S. Monson

Batallones perdidos Por el élder Thomas S. Monson

Bebed de la fuente — Por Bruce R. McConkie

Bendecidos con el agua viva — Kathleen H. Hughes

Bendecir a los menos activos Por el élder Terence M. Vinson

Bendecir a nuestros hijos al mejorar nuestro matrimonio — Lori Cluff Schade

Bendiciones del Sacerdocio — Por Joseph Fielding Smith

Bendiciones Patriarcales — por James E. Faust

Bendiciones, cuenta y verás — por Yoshihiko Kikuchi

Benditos y felices son aquellos que guardan los mandamientos de Dios—Von G. Keetch

Biblioterapeutica por el élder Sterling Welling Sill

Bien atentas a nuestros deberes — Por Carole M. Stephens

Bienaventurado el… que puso en Jehová su confianza — Por L. Tom Perry

Bienaventurados los misericordiosos. . . — por Gordon B. Hinckley

Bienestar de la iglesia: Algunos fundamentos — por Marion G. Romney

Bienvenidos a casa — Keith B. McMullin

Bosquejo de un líder de la Iglesia — por Mark E. Petersen

Botellas y libros por el élder Sterling Welling Sill

Brazos de seguridad — Por Jay E. Jensen

Bueno es ser sabio, si… — por Boyd K. Packer

Busca el Espíritu del Señor Por el presidente Ezra Taft Benson

Buscad a los errantes — por N. Eldon Tanner

Buscad el reino de Dios — por Gordon B. Hinckley

Buscad primeramente el reino de Dios — por David B. Haight

Buscad y hallaréis — por Elaine L. Jack

Buscad, y hallaréis — Craig C. Christensen

Buscar conocimiento por la fe  — por David A. Bednar

Busquemos el perdón — por Richard G. Scott

Busquemos lo bueno — por Joseph B. Wirthlin

Busquemos lo hermoso — por Keith W. Wilcox

Busquemos los dones del Espíritu — Por Spencer W. Kimball

Busquemos y alcancemos una posición espiritual elevada en la vida — Robert D. Hales

Busquen conocimiento: Tienen una obra que realizar Por Mary N. Cook

C

Calabazas o melones? — Rachel Cox

Caminando hacia la luz de su amor — Anne C. Pingree

Caminaremos por la misma senda — Por Spencer W. Kimball

Canal hacia el conocimiento y la perfección — por J. Thomas Fyans

Canastos Y Frascos — Chieko N. Okazaki

Características de la Iglesia de Cristo por el Élder Bruce R. McConkie

Carta a un ex misionero — por Charles A. Didier

Casa de Santidad, Casa del Señor Por Richard M. Romney

Casados y solteros unidos en la fe por Kathleen Lubeckso

Casi por el élder Sterling Welling Sill

Castidad — Mark E. Petersen

Catorce razones para seguir al profeta — por Ezra Taft Benson

Cayendo en la trampa por el élder Sterling Welling Sill

Celebrar la noche de hogar — Cynthia Collier

Cerrad vuestros corazones — por Spencer W. Kimball

Cimientos de rectitud — por Spencer W. Kimball

Cinco panes de cebada y dos panecillos — por James E. Faust

Claves para fortalecer a las familias Por William G. Dyer y Phillip R. Kunz

Claves para satisfacer las necesidades temporales y espirituales — por Ronald E. Poelman

Cocodrilos espirituales por el presidente Boyd K. Packer

Comencemos por el hogar — Por Boyd K. Packer

Comentarios finales — Gordon B. Hinckley

Comienzos — James E. Faust

Como a una hija de Dios — por Yoshihiko Kikuchi

Cómo adorar — Bruce R. McConkie

Como adquirir conocimiento espiritual — por Richard G. Scott

Cómo alcanzar el éxito mediante el autodominio — por Marion G. Romney

Como apoyar al Obispo por Annette Paxman Bowen

Cómo asegurar nuestro testimonio — Donald L. Staheli

Como ayudar a los niños a discernir la verdad del error — por Michaelene P. Grassli

Como copas de cristal — por F. Burton Howard

Cómo crear un hogar en el que se comparta el Evangelio — por M. Russell Ballard

Cómo defender la fe Por el élder Jörg Klebingat

Cómo dirigir un análisis en grupo para que sea eficaz — por Dustin West

Como encontrar el camino de regreso — por Richard G. Scott

Cómo encontrar la paz y sanar el alma — Dale E. Miller

Cómo encontrar tu vida — por D. Todd Christofferson

Cómo enfrentar los desafíos del mundo actual — Robert D. Hales

Cómo enseñar a los jóvenes a dirigir a la manera del Salvador — Carol F. McConkie

Cómo enseñar la expiación — por Tad R. Callister

Cómo establecer la unidad — por Henry B. Eyring

Cómo ganar la guerra contra el mal — Por James J. Hamula

Como hacer su vocación y elección seguros por el Élder Bruce R. McConkie

Cómo hallar fortaleza en tiempos difíciles — por Allan F. Packer

Como Hallar Gozo En La Vida — Richard G. Scott

Como huerto de riego — Por Jeffrey R. Holland

Cómo llegar a ser lo mejor de nosotros mismos — Thomas S. Monson

Cómo llegar a ser testigo de Cristo — D. Todd Christofferson

Como llegar a ser una verdadera generación del milenio — por Russell M. Nelson

Cómo llenar el libro de tu vida — L. Tom Perry

Cómo lo sabe? — por William R. Bradford

Cómo lograr que nuestros hijos se autoestimen — por James M. Harns

Cómo lograr una buena relación matrimonial — por

Cómo mejorar nuestra experiencia en el templo — L. Lionel Kendrick

Como nos ayuda el templo a enseñar el evangelio a… — por Roger y Rebecca Merrill

Cómo nos recordarán nuestros hijos? — por Robert D. Hales

Como nos ve Jesucristo — por Cecil O. Samuelson, hijo

Cómo nutrir el espíritu — Por Dallin H. Oaks

Cómo obtener ayuda del Señor — por Richard G. Scott

Cómo obtener revelación e inspiración en tu propia vida Por el élder Richard G. Scott

Cómo obtener revelación personal — por Bruce R. McConkie

Cómo obtener un testimonio — Por Marion G. Romney

Cómo obtener y preservar vuestro testimonio — Robert L. Simpson

Cómo predicarán? — por A. Theodore Tuttle

Cómo prepararse para un Matrimonio Celestial Por el Élder Robert D. Hales

Cómo preparase para la Misión por el Élder Bruce R. McConkie

Cómo preservar el albedrío y cómo proteger la libertad religiosa — por Robert D. Hales

Cómo protegerse de la pornografía: Un hogar centrado en Cristo — Por Linda S. Reeves

Cómo puedo convertirme en la mujer en quien sueño? — Gordon B. Hinckley

Cómo recibir un testimonio de luz y verdad — Dieter F. Uchtdorf

Cómo reconocer las respuestas a las oraciones — por Richard G. Scott

Cómo salvar tu vida — por D. Todd Christofferson

Cómo sanar las trágicas heridas del abuso — por Richard G. Scott

Como sanar tus heridas — por Richard G. Scott

Cómo satisfacer nuestras necesidades — por M. Russell Ballard

Cómo ser feliz Por el Élder Marlin K. Jensen

Como ser misionero para el cónyuge — por Mollie H. Sorensen

Cómo ser un maestro Orientador o una maestra Visitante mejor Por Kellene Ricks Adams

Como si os hallaseis presentes — Byron R. Merrill

Cómo tener fe en el Señor Jesucristo — Robert D. Hales

Cómo testificar — Por Stephen R. Covey

Como tomar la decisión correcta — por Richard G. Scott

Como un faro en la colina — por H. Burke Peterson

Como un niño — por Henry B. Eyring

Como una llama inextinguible — M. Russell Ballard

Como una madre — Por Ardeth G. Kapp

Como una vasija quebrada — Jeffrey R. Holland

Cómo vencer el peligro de la duda Por el élder Hugo Montoya

Cómo vivir bien en medio de la creciente maldad — Richard G. Scott

Como vivir los principios del evangelio — por David B. Haight

Como yo os he amado — por Robert L. Backman

Compartid vuestro tesoro — por Alien E. Litster

Compartir el Evangelio — Por Dallin H. Oaks

Compartir su luz — Neill F. Marriott

Compasión — Thomas S. Monson

Complacer a nuestro Padre Celestial — por Gordon B. Hinckley

Comprender mejor el Evangelio mediante la maternidad — por Katy McGee

Comprender quienes somos nos induce . . . espeto que nos debemos — por Harold B. Lee

Comprendiendo el libro de Apocalipsis por el Élder Bruce R. McConkie

Compromiso — F. Burton Howard

Comunión con el Espíritu Santo — Por James E. Faust

Comunión con el espíritu santo — por James E. Faust

Comuniquémonos como Cristo lo haría — por L. Lionel Kendrick

Con el Espíritu todo es posible — por Vira H. Judge

Con esperanza. . . arar — Neal A. Maxwell

Con la fuerza del Señor — Henry B. Eyring

Con la mano y el corazón — por Thomas S. Monson

Con las serpientes de cascabel no se juega — David E. Sorensen

Con lengua de ángeles — Robert S. Wood

Con miras al templo — por John A. Widtsoe

Con prudencia y orden — Por Dallin H. Oaks

Con todo el sentimiento de un tierno padre: Un mensaje de… — Robert D. Hales

Con todo para adelante! — por Thomas S. Monson

Conceptos excelentes — por Dallin H. Oaks

Confía en Jehova — por L. Tom Perry

Confiad en el Señor — por Marion G. Romney

Confianza en el Señor — por Marion G. Romney

Confiar en la certeza que nos brinda el Señor — Mindy Anne Leavitt

Confiemos en Jesucristo — por Ezra Taft Benson

Confíen en el Señor — M. Russell Ballard

Confirma a tu hermanos — Robert L. Simpson

Confirma a tus hermanos — Mervyn B. Arnold

Conforme a los principios de la rectitud” Por el élder Larry Y. Wilson

Conformes con lo que se nos ha concedido — Neal A. Maxwell

Congregados en mi nombre. . . — por Joseph B. Wirthlin

Conoced al pastor — por Robert E. Wells

Conocer a la Trinidad — Por Jeffrey R. Holland

Conocer al Cristo Por el presidente David O. McKay

Conocer y amar a Dios — por Henry B. Eyring

Conocerá si la doctrina es de Dios — Kenneth Johnson

Conozcamos a Dios — por N. Eldon Tanner

Conozcamos al Señor Jesús — por Bruce R. McConkie

Consagración al Señor — por Robert D. Hales

Consejo a los Hombres Jóvenes — por Boyd K. Packer

Consejo a los santos y al mundo — por Joseph Fielding Smith

Consejo para los santos — por Ezra Taft Benson

Consejos familiares — por M. Russell Ballard

Conservemos el rumbo exacto — Carlos E. Asay

Consideren las bendiciones — Por Thomas S. Monson

Constantes e inmutables — Por Mary Ellen Smoot

Construid vuestro escudo de fe — por L. Tom Perry

Construir lo bueno por el élder Sterling Welling Sill

Construyamos fortalezas — por Horacio A. Tenorio

Continuemos avanzando y elevándonos — por Spencer W. Kimball

Continuemos con paciencia — Dieter F. Uchtdorf

Continuidad de servicio — por N. Eldon Tanner

Convenios y bendiciones Por el élder William H. Bennett

Convenios, ordenanzas y servicio — por A. Theodore Tuttle

Conversación con los Maestros — por Boyd K. Packer

Convertidos a Su Evangelio por medio de la Iglesia Por el Élder Donald L. Hallstrom

Convertidos al Señor — Por David A. Bednar

Convertíos — Bonnie L. Oscarson

Convirtámonos en puros de corazón — por Spencer W. Kimball

Convirtamos el conocimiento en sabiduría — por Marion G. Romney

Corazón de madre —Julie B. Beck

Corazones tiernos y manos dispuestas a ayudar — por H. David Burton

Corre muchacho, corre! — por Thomas S. Monson

Corrientes oceánicas e influencias familiares — por Spencer W. Kimball

Corrientes oceánicas e influencias familiares — por Spencer W. Kimball

Cosas concernientes a la rectitud — Francisco J. Viñas

Cosas pequeñas y sencillas — Arnulfo Valenzuela

Cosechar las recompensas de la rectitud — Quentin L. Cook

Crean! —Elaine S. Dalton

Crean, obedezcan, perseveren Por el presidente Thomas S. Monson

Crecer en el Señor — por Anne C. Pingree

Creed a sus profetas — por Gordon B. Hinckley

Creéis o no? — por Bruce R. McConkie

Creemos en la Honestidad — por Marion G. Romney

Creemos en la biblia por el élder Sterling Welling Sill

Creemos en ser castos — David A. Bednar

Creemos en ser honrados — por Mark E. Petersen

Creemos en ser castos — por Marion G. Romney

Creemos en ser honrados — por Marvin J. Ashton

Creemos todo lo que Dios ha revelado — por Boyd K. Packer

Creemos todos en el mismo Dios? — por F. Enzio Busche

Creo — Jeffrey R. Holland

Creo? — por Bonnie L. Oscarson

Creyentes y hacedores — por Mark E. Petersen

Criad a vuestros hijos en la luz y la verdad — por H. Verlan Andersen

Cristo en América — por Mark E. Petersen

Cristo en América — por N. Eldon Tanner

Cristo es la luz del mundo — por Gordon B. Hinckley

Cristo ha Resucitado Por el presidente David O. McKay

Cristo y la Creación — por Bruce R. McConkie

Cristo, el mar se encrespa — por Howard W. Hunter

Cristo, el Redentor — Por Carlos H. Amado

Cristo, nuestra eterna esperanza — por Spencer W. Kimball

Cristo, nuestra pascua — por Howard W. Hunter

Cuál es el objeto de estos templos? — por Gordon B. Hinckley

Cuál es la diferencia? — por Derek A. Cuthbert

Cuál es la función de la Sociedad de Socorro? — por Aileen H. Clyde

Cuál es vuestro destino?  — por Marvin J. Ashton

Cualquiera que los reciba, a mí me recibe — por Neil L. Andersen

Cuán hermosos los pies de los que traen las buenas nuevas! — Por Derek Dixon

Cuando el corazón os habla de cosas que vuestra mente desconoce — por Harold B. Lee

Cuando el profeta habla — por N. Eldon Tanner

Cuando el Señor llama, el Señor capacita — por Neil L Andersen

Cuando el Señor manda — Bruce A. Carlson

Cuando enfrentamos la adversidad — por Marvin J. Ashton

Cuando estéis angustiados — por Jeffrey R. Holland

Cuando se salva a una niña, se salva a generaciones — Mary N. Cook

Cuando te hayas convertido — D. Todd Christofferson

Cuando un hijo se aparta de la Iglesia — por Robin Zenger Baker

Cuando una puerta se cierra, otra se abre — por Howard W. Hunter

Cuatro consejos para los jóvenes — por Gordon B. Hinckley

Cuatro títulos — Dieter F. Uchtdorf

Cuatro versiones Incas de la leyenda del Dios blanco — por Kirk Magleby

Cuidaos del orgullo — por Ezra Taft Benson

Cuídate de no olvidarte de Jehová — por Dean L Larsen

Cuidemos de los pobres y necesitados — por Marion G. Romney

Cuídense de murmurar — Por H. Ross Workman

Cultivad un incansable apetito por el conocimiento Presidente Hugh B. Brown

Cultivar el buen discernimiento y no juzgar a los demás — Gregory A. Schwitzer

Cumpliendo el cometido celestial — por A. Theodore Tuttle

Cumplir el propósito de la Sociedad de Socorro — Por Julie B. Beck

D

Dad gracias en todo — por Helio da Rocha Carmargo

Daniel Webster Jones Por Jack McAIlister

David, un futuro misionero — Darwin B. Christenson

De acuerdo con los mandamientos — por Marion G. Romney

De dónde proviene nuestra paz? — Por John H. Vandenberg

De la oscuridad nació la luz — por Thomas J. Griffiths

De las cosas pequeñas — Kathleen H. Hughes

De las cosas pequeñas — Stephen A. West

De las cosas pequeñas proceden las grandes — por Gordon B. Hinckley

De líderes a gerentes: el cambio fatal — por Hugh W. Nibley

De Nazaret puede salir algo de bueno? — por George P. Lee

De pronto se me hizo la luz! — por David Capron

De tal manera amo Dios al mundo — por Spencer W. Kimball

De una generación a otra con Amor — por Gordon B. Hinckley

De vuelta al redil por el élder Hartman Rector, hijo

Debéis continuar ministrando Por el élder Neal A. Maxwell

Debemos ser reverentes — Por Spencer W. Kimball

Deben volver a escribirse los mandamientos? — por Richard L. Evans

Deberes, recompensas y riesgos — por M. Russell Ballard

Decisión — por Eldred G. Smith

Decisiones — Por Eldred G. Smith

Decisiones — por Thomas S. Monson

Decisiones para la eternidad — Russell M. Nelson

Dedicación de la capilla de Fayette — por Spencer W. Kimball

Dedicad tiempo a vuestros hijos — por Marion G. Romney

Dediquen tiempo a sus hijos — por Ben B. Banks

Defendamos la verdad y la rectitud — por Ardeth G. Kapp

Defendamos lo que es justo — por L. Tom Perry

Defendamos nuestros principios — por Terry J. Moyer

Defended vuestras convicciones — por James E. Faust

Defended vuestros hogares — Por Camilla Kimball

Defensoras de la proclamación sobre la familia — por Bonnie L. Oscarson

Deja que Dios sea tu arquitecto — Por David Dickson

Deja que la virtud engalane tus pensamientos incesantemente — por Gordon B. Hinckley

Deja que las palabras vayan fuerte por el Élder Bruce R. McConkie

Dejad que resuene el sonido claro de la trompeta — Gregory A. Schwitzer

Dejemos que otros también tengan la razón! — por Hartman Rector, hijo,

Del lado de los líderes de la Iglesia — por Ronald A. Rasband

Del mundo o del reino? — por Howard W. Hunter

Deleitaos en las palabras de Cristo — por Gene R. Cook

Deleitémonos sentados a la mesa del Señor — M. Russell Ballard

Demasiado joven todavía — por Ruth H. Funk

Demos gracias a Dios — por Thomas S. Monson

Demos gracias a Dios Por el élder Russell M. Nelson

Demostrad vuestra gratitud al Señor — por Marion G. Romney

Depositemos nuestro amor en el Señor Por el élder Gene R. Cook

Descubrir la divinidad interior — Rosemary M. Wixom

Desde el principio — por Neal A. Maxwell

Desenredemos nuestra vida — por William R. Bradford

Después de hacer cuanto podamos — Por Ezra Taft Benson

Destruyamos los “grillos” con espiritualidad — por Ardeth G. Kapp

Deudas terrenales y deudas celestiales — Joseph B. Wirthlin

Día del padre por el élder Sterling Welling Sill

Días inolvidables — por Thomas S. Monson

Dieciséis años como testigo — por Francis M. Gibbons

Diez claves para comprender a Isaías — Por Bruce R. McConkie

Diez dones del Señor — por Gordon B. Hinckley

Diez pasos importantes para lograr mayor espiritualidad — por Joe J. Christensen

Dignas de las promesas prometidas — Linda S. Reeves

Digno de toda aceptación — por Ezra Taft Benson

Dignos de confianza — por Robert E. Wells

Dignos de recomendación — por N. Eldon Tanner

Dime la historia de Cristo — Neil L. Andersen

Dios ama a todos Sus hijos y los ayuda — Por Keith B. McMullin

Dios aún revelará — por Neal A. Maxwell

Dios está a la cabeza — M. Russell Ballard

Dios perdonará — por Spencer W. Kimball

Dios preordina a sus profetas y a su pueblo — por Bruce R. McConkie

Dios probará a su pueblo! — por Howard W. Hunter

Dios tiene una obra para nosotros — por Gordon B. Hinckley

Dios trabaja misteriosamente — por LeGrand Richards

Dios trabaja misteriosamente — por LeGrand Richards

Dios y el país por el élder Sterling Welling Sill

Dios y Nosotros — Henry D. Moyle

Dios, el centro de la vida familiar — por Richard G. Scott

Directores o pensadores? por el élder Sterling Welling Sill

Dirigir como el Señor dirigió — por N. Eldon Tanner

Discípulos de Cristo — por Marion G. Romney

Discurso al Sacerdocio en general — por Harold B. Lee

Discurso en los funerales de King Fóllett — Por por José Smith

Dispuestos a servir y dignos de hacerlo Por el presidente Thomas S. Monson

Dispuestos a someternos — por Neal A. Maxwell

Distintivos de un hogar feliz — Por Thomas S. Monson

Distintivos de un hogar feliz — por Thomas S. Monson

Divino redentor — por Neal A. Maxwell

Doctrina de la inclusión — Por M. Russell Ballard

Doctrinas y Comemos: La voz del Señor — por Neal A. Maxwell

Dominemos nuestra lengua — por Ted E. Brewerton

Dónde entonces esta la esperanza — por Howard W. Hunter

Dónde está el pabellón? — Por Henry B. Eyring

Dónde está la Iglesia verdadera hoy? por el Élder Bruce R. McConkie

Dónde está tu Iglesia? — Dee Jepson

Dónde están las llaves y la autoridad del sacerdocio? — por Gary E. Stevenson

Dónde estás tú? — por N. Eldon Tanner

Donde esté vuestro tesoro… — Por Michael John U. Teh

Donde estén dos o tres congregados — por Henry B. Eyring

Dónde se halla la sabiduría? — por Russell M. Nelson

Dones del espíritu para tiempos difíciles — Henry B. Eyring

Dones para ayudarnos a dirigir nuestra vida — por José A. Teixeira

Dos grandes verdades por el Élder Bruce R. McConkie

Doy gracias… Por el élder Charles A. Didier

E

Edificar el reino — por Franklin D. Richards

Edifiquemos el reino de Dios — por L. Tom Perry

Eduquemos a los niños — por M. Russell Ballard

Ejemplos de fe — por Thomas S. Monson

Ejemplos de rectitud — Thomas S. Monson

El  mensaje de la restauración por el Élder Bruce R. McConkie

El “fulgor perfecto de esperanza” — por Neal A. Maxwell

El “método Andrés” por el élder Sterling Welling Sill

El “sistema de apoyo” del Señor — por Robert L. Simpson

El agua viva para saciar la sed espiritual — por Joseph B. Wirthlin

El alba rompe — por Bruce R. McConkie

El albedrío: Una bendición y una aflicción — Sharon G. Larsen

El alcoholismo: ¿Hay esperanza? — por James R. Goodrich

El alma de la Iglesia — por Spencer W. Kimball

El almacén del Obispo — por Victor L. Brown

El altruismo — por H. Burke Peterson

El amor — por W. Eugene Hansen

El amor de Cristo — por C. Max Caldwell

El amor de Dios — por Rex C. Reeve

El amor de Dios y su perdón — por Ronald E. Poelman

El amor de Dios y sus creaciones — por M. Russell Ballard

El Amor de Dios — por Maureen Derrick Keeler

El amor es sufrido — por Aileen H. Clyde

El amor mutuo — por Spencer W. Kimball

El amor nunca deja de ser — por Gordon B. Hinckley

El amor por lo justo — Marvin J. Ashton

El amor puro de cristo — por Yoshihiko Kikuchi

El amor requiere tiempo — por Marvin J. Ashton

El amor y el libre albedrío — por Marion D. Hanks

El amor, un elemento divino — por David B. Haight

El amor: La esencia del Evangelio — Por Thomas S. Monson

El aprendizaje para toda el alma Por el élder Kim B. Clark

El arrepentimiento — por  Neal A. Maxwell

El arrepentimiento — por F. Burton Howard

El arrepentimiento — por Marion G. Romney

El arrepentimiento conduce al perdón — por Spencer W. Kimball

El arrepentimiento y la conversión — por Russell M. Nelson

El arrepentimiento, una bendición del ser miembro de la Iglesia — por Richard G. Hinckley

El arte de delegar responsabilidades — por William G. Dyer

El autodominio — por Russell M. Nelson

El azote de las drogas ilícitas — por Gordon B. Hinckley

El bálsamo de Galaad — por Boyd K. Packer

El bálsamo de Galaad — por Boyd K. Packer

El banco de ideas por el élder Sterling Welling Sill

El bien frente al mal — por Gordon B.Hinckley

El buen Servicio Diario Por el presidente David O. McKay

El cable salvavidas del evangelio — por Rex D. Pinegar

El cactus, la cruz, y la Pascua — por Jeffrey R. Holland

El cambio — por Jacob de Jager

El camino — Por Lawrence E. Corbridge

El camino a casa — por Thomas S. Monson

El camino a Jericó — por Thomas S. Monson

El camino a la divinidad — por Spencer W. Kimball

El Camino de la Paz Por el presidente David O. McKay

El camino de regreso — por Gordon B. Hinckley

El camino del Evangelio hacia la felicidad Por el élder Jeffrey R. Holland

El camino del Sacerdocio Aarónico — por Thomas S. Monson

El camino del discípulo — por Dieter F. Uchtdorf

El camino hacia la perfección — por Royden G. Derrick

El cargo de obispo — por L. Tom Perry

El cargo por el élder Sterling Welling Sill

El Casamiento y la Religión Por Antbon S. Cannoh

El chisme: la trampa de Satanás — por Gene R. Cook

El ciclo trágico — por Marion G. Romney

El cómo estudiar las escrituras — por Joseph Fielding McConkie

El compromiso y la dedicación — por Marion G. Romney

El conocimiento a nuestro alcance — por Theodore M. Burton

El consejo y la oración de un profeta en beneficio de la juventud — Gordon B. Hinckley

El consolador — por Henry B. Eyring

El convenio del bautismo — por Dwan J. Young

El convenio del sacerdocio — por Marion G. Romney

El convenio sacramental — Por Melvin J. Ballard

El convenio sempiterno — Por Spencer W. Kimball

El convenio y juramento del sacerdocio — Por A. Theodore Tuttle

El convertido por el élder Sterling Welling Sill

El cosmos de nuestro creador — por Neal A. Maxwell

El costo —y las bendiciones— del discipulado — Por Jeffrey R. Holland

El creador y salvador — por Mark E Petersen

El crear o continuar eslabones del sacerdocio — Por Keith K. Hilbig

El crecer dentro del sacerdocio — Joseph B. Wirthlín

El Cristo Resucitado — por David B. Haight

El Cristo viviente — por Bernard P. Brockbank

El cuidado de los miembros menos activos Por el élder Carlos E. Asay

El cuidado de los nuestros — por H. Burke Peterson

El cuidado de los pobres — por Marion G. Romney

El Cuidador — Por Henry B. Eyring

El cumplir nuestro deber a Dios — Por Robert D. Hales

El curso trazado por la Iglesia — por J. Reuben Clark, hijo

El deber de la Iglesia — David O. McKay

El deber del padre — por H. Burke Peterson

El deber nos llama — Por Thomas S. Monson

El Derecho de ser Feliz Por el presidente David O. McKay

El desarrollo de la espiritualidad — por Howard W. Hunter

El desarrollo de la fe — por A. Theodore Tuttle

El desarrollo espiritual de nuestros hijos — por M. Russell Ballard

El despistado — por Cathleen Johns y Laird Roberts

El destino de América — por N. Eldon Tanner

El destino del continente Americano — por Marion G. Romney

El día de ayuno — por Howard W. Hunter

El día de reposo — por Mark E. Petersen

El día de reposo de la tierra por el élder Sterling Welling Sill

El día de reposo es una delicia — por Russell M. Nelson

El día de reposo, un placer — por Spencer W. kimball

El día del Señor — por James E. Faust

El día por el élder Sterling Welling Sill

El día seis de abril de 1830 — por Howard W. Hunter

El diezmo — por Dallin H. Oaks

El diezmo — por Marion G. Romney

El Dios que hace maravillas — por Howard W. Hunter

El Dios viviente y verdadero — Marion G. Romney

El divino don de la expiación — por James E. Faust

El divorcio — por Dallin H. Oaks

El documento de José Smith III y las llaves del reino — por Gordon B. Hinckley

El dolor y el gozo ¿Que podemos aprender de Lehi? Por Keith K. Hill

El Don de la gracia — por Dieter F. Uchtdorf

El don de la revelación moderna — por Ezra Taft Benson

El don de interpretar por el élder Sterling Welling Sill

El don de midas por el élder Sterling Welling Sill

El don de sanidades — por Spencer W. Kimball

El don del espíritu santo — por Mark E. Peterson

El don del espíritu santo: una brújula perfecta — por James E. Faust

El don del albedrío — por Wolfgang H. Paul

El don que guía a un niño — por Mary R. Durham

El duodécimo Artículo de Fe — N. Eldon Tanner

El ejemplo de Abraham — por Spencer W. Kimball

El ejemplo del Maestro — Thomas S. Monson

El ejemplo del salvador — por Adney Y. Komatsu

El ejemplo del maestro Por el Presidente Thomas S. Monson

El ejército del Señor — por Thomas S. Monson

Él en verdad nos ama Por el élder Paul E. Koelliker

El encontrar la propia identidad — por Victor L. Brown

El enriquecer la vida familiar — por James E. Faust

El equilibrio en las exigencias de la vida — por M. Russell Ballard

El equipo directivo por el élder Sterling Welling Sill

El escribir los principios del Evangelio en nuestros corazones — Por Walter F. González

El Espíritu da testimonio — Boyd K. Packer

El espíritu da testimonio — por Boyd K. Packer

El espíritu da vida — por Paul C. Dunn

El espíritu de Elias — por Russell M. Nelson

El espíritu de José — Por L. Tom Perry

El espíritu de la Navidad — Por Thomas S. Monson

El espíritu de la Navidad — Por Thomas S. Monson

El espíritu de la obra Misional — por Carlos E. Asay

El espíritu de la sociedad de socorro — por Thomas S. Monson

El espíritu de revelación — Boyd K. Packer

El espíritu del Tabernáculo — por Boyd K. Packer

El espíritu misional — Por Jacob de Jager

El espíritu misional Por el élder Rex D. Pinegar

El espíritu navideño no se compra — por Jeffrey R. Holland

El Espíritu Santo — por Marion G. Romney

El Espíritu Santo — por Robert D. Hales

El Espíritu Santo como su compañero — Henry B. Eyring

El Espíritu Santo un Revelador por el Élder Bruce R. McConkie

El espíritu vivifica — por Thomas S. Monson

El está cerca, dispuesto a ayudarnos — por Ted E. Brewerton

El estado de la iglesia — Gordon B. Hinckley

El estandarte del Señor — por Victor L. Brown

El estudio y la enseñanza del Antiguo Testamento — Por Henry B. Eyring

El evangelio — por Hartman Rector, Jr.

El Evangelio a todo el mundo — John B. Dickson

El evangelio de Abraham — por Bruce R. McConkie

El evangelio de amor — por Loren C. Dunn

El evangelio de Jesucristo y las necesidades Básicas de la gente — por James M. Paramore

El evangelio de arrepentimiento — por Spencer W. Kimball

El evangelio en Sud América Por el presidente A. Theodore Tuttle

El evangelio llenara la tierra — por David B. Haight

El evangelio nos protege y rehabilita — por Robert D. Hales

El evangelio para los lamanitas americanos — por Spencer W. Kimball

El evangelio restaurado — por Hugh W. Pinnock

El Evangelio Restaurado —Una Divisa Para las Naciones — David O. McKay

El evangelio y la Iglesia — por Ronald E. Poelman

El Evangelio y uno mismo — David O. McKay

El evangelio: una fe universal — por Howard W. Hunter

El ex misionero — Por L. Tom Perry

El fariseo y el publicano — por Howard W. Hunter

El faro del Señor — Por Thomas S. Monson

El faro del Señor — por Thomas S. Monson

El faro del Señor — por Thomas S. Monson

El fiador de un mejor pacto Por el Presidente James E. Faust

El fiel miembro del sumo consejo Por Donald A. Coe

El filo de la navaja por el élder Sterling Welling Sill

El Fondo Perpetuo para la Educación — Gordon B. Hinckley

El fortalecimiento de la familia — por Joanne B. Doxey

El fortalecimiento de las familias: nuestro deber sagrado — Robert D. Hales

El fruto del evangelio — por Henry B. Eyring

El fuego de sus vidas — por Barbara B. Smith

El fuego purificador — por James E. Faust

El fuego y nuestra habilidad para dirigir por el élder Sterling Welling Sill

El fundamento de los servicios de bienestar — por Marvin J. Ashton

El gárment del Templo Por el élder Carlos E. Asay

El Generoso — Por Dieter F. Uchtdorf

El glorioso evangelio en nuestros días — por Bruce R. McConkie

El gobierno de la iglesia por medio de los consejos — por Ezra Taft Benson

El gozo de la esperanza hecha realidad — por M. Russell Ballard

El gozo de la luz eterna — por F. Enzio Busche

El gozo de la obra de historia familiar — por Quentin L. Cook

El gozo de redimir a los muertos — Por Richard G. Scott

El gozo de ser miembro de la Iglesia — por Angel Abrea

El gozo de una misión — por Le Grand Richards

El gozo de vivir una vida centrada en Cristo — Richard J. Maynes

El gozo del sacerdocio — Por Dieter F. Uchtdorf

El gozo del servicio — por F. Arthur Kay

El gozo del servicio — por Russell C. Taylor

El gozo del trabajo honrado — por L. Tom Perry

El gozo máximo — por Clinton L Cutler

El gozo vendrá en la mañana — por Russell M. Nelson

El gozo y la miseria — por Dallin H. Oaks

El gran imitador — por James E. Faust

El gran plan de felicidad — por Earl C. Tingey

El gran plan del Dios eterno — por Neal A. Maxwell

El gran profeta de la Restauración — por Bruce R. McConkie

El grande y terrible día del Señor — Por Marion G. Romney

El grosellero — Por Hugh B. Brown

El guarda de mi hermano — por Thomas S. Monson

El guarda de mi hermano — por Thomas S. Monson

El guarda de nuestro hermano — por Dallin H. Oaks

El guardar convenios nos protege, nos prepara y nos… — Por Rosemary M. Wixom

El hermano ofendido — por Neal A. Maxwell

El hijo de Dios — por David B. Haight

El hogar ideal para los Santos de los Últimos Días — por Marion G. Romney

El hogar la familia: y unida divina y eterna — por Gene R. Cook

El hogar la mejor institución educativa — por G. Homer Durham

El hogar, la escuela de la vida — Enrique R. Falabella

El hombre del Sacerdocio— Por Henry B. Eyring

El hombre no puede perseverar con luz prestada — Henry D. Taylor

El inefable don — Joseph B. Wirthlin

El inmutable evangelio de dos Testamentos — por Ellis T. Rasmussen

El instinto de muerte por el élder Sterling Welling Sill

El juramento y convenio del sacerdocio — por Carlos E. Asay

El juramento y convenio del sacerdocio — por Marion G. Romney

El Juramento y Convenio del Sacerdocio Por Marion G. Romney

El juramento y convenio que corresponden al sacerdocio — por Joseph Fielding Smith

El legado de José — por James E. Faust

El lema es: cometido personal — por Marvin J. Ashton

El lenguaje de la oración — por Dallin H. Oaks

El lenguaje del Espíritu Por el élder Joseph B. Wirthlin

El Libre Albedrío Por el presidente David O. McKay

El libre albedrío y el autocontrol — por Boyd K Packer

El libre albedrio y la responsabilidad individual — por Victor L. Brown

El libre albedrío; un desafío por el élder Sterling Welling Sill

El libro — Allan F. Packer

El libro de Mormón — por James A. Cullimore

El libro de Mormón — por Marion G. Romney

El Libro de Mormón — Por N. Eldon Tanner

El Libro de Mormón en español por LaMond Tullis

El libro de Mormón es la palabra de Dios — por Ezra Taft Benson

El Libro de Mormón es la palabra de Dios Por el presidente Ezra Taft Benson

El libro de Mormón la clave de nuestra religión por el Élder Bruce R. McConkie

El libro de Mormón testifica de Jesucristo — por J. Thomas Fyans

El libro de Mormón y doctrina y convenios — por Ezra Taft Benson

El libro de Mormón y la familia de hoy Por Darwin L. Thomas

El Libro de Mormón: la clave de nuestra religión — por Ezra Taft Benson

El Libro de Mormón: Otro Testamento de Jesucristo — Por Boyd K. Packer

El libro de Mormón: una antigua historia sagrada — por Ted E. Brewerton

El libro de Mormón por el Élder Bruce R. McConkie

El libro de Mormón por el presidente Gordon B. Hinckley

El libro milagroso de Mormón — por John L. Sorenson

El llamado al valor — Thomas S. Monson

El llamado del deber — por Thomas S. Monson

El llamamiento a la misión: eterno milagro — por Gardner H. Russell

El llamamiento de los profetas — por LeGrand Richards

El llamamiento divino de un misionero — Ronald A. Rasband

Él los colocará en Sus hombros y los llevará a casa — por Dieter F. Uchtdorf

El lugar honorable de la mujer — por Ezra Taft Benson

El lugar sagrado de la Restauración — por Jairo Mazzagardi

El maestro del evangelio y su mensaje — Ezra Taft Benson

El magnífico Sacerdocio Aarónico — David L. Beck

El mandamiento firme y dulce — por Neal A. Maxwell

El manto de un obispo — por Robert D. Hales

El maratón de la vida — por Joseph B. Wirthlin

El maravilloso y verdadero relato de la Navidad — Por Gordon B. Hinckley

El más alto honor — por Robert L. Backman

Él mas elevado lugar de honor — por James E. Faust

El más grande de los poderes — por Marion G. Romney

El matrimonio celestial — Por Russell M. Nelson

El matrimonio debe ser para siempre — James A. Cullimore

El matrimonio eterno — por Marion D. Hanks

El matrimonio que perdura — por Gordon B. Hinckley

El matrimonio y el gran plan de felicidad — por Joe J. Christensen

El matrimonio y la familia: Nuestra sagrada responsabilidad — W. Douglas Shumway

El matrimonio, esperanza de la raza humana — por Robert L. Simpson

El matrimonio: ¿Un éxito o un fracaso? — por Hugh W. Pinnock

El matrimonio: Observen y aprendan — L. Whitney Clayton

El mayor pecado — por H. Burke Peterson

El Mediador — por Boyd K. Packer

El médico de José Smith — por LeRoy S. Wirthlin

El Mensaje de Elías — por Mark E. Petersen

El mensaje de Jesucristo, infinito y único — por Robert D. Hales

El mensaje de la restauración — A. Theodore Tuttle

El mensaje de la Restauración — por L. Tom Perry

El mensaje de los cuatro Evangelios — por Robert C. Patch

El mensaje del mormonismo — Hugh B. Brown

El milagro de la fe — Gordon B. Hinckley

El milagro de la Santa Biblia — por M. Russell Ballard

El milagro de la traducción del Libro de Mormón — por Robert K. Dellenbach

El milagro de la personalidad por el élder Sterling Welling Sill

El milagro del libro de Mormón — por Mark E. Petersen

El ministerio de ángeles — Por Jeffrey R. Holland

El ministerio del Salvador  — por Delbert L. Stapley

El misterio de la vida — por Boyd K. Packer

El misterio de la piedad por el Élder Bruce R. McConkie

El modelo de nuestro progenitor — por Boyd K. Packer

El momento de escoger — por Thomas S. Monson

El momento de la conversión — por Robert K. Dellenbach

El momento de tener esperanza — por Ardeth G. Kapp

El momento decisivo por el élder Sterling Welling Sill

El Mormonismo y la Antropología  por Dee F. Green

El motivo de la oración — Por Bruce R. McConkie

El movimiento del agua — por Boyd K. Packer

El nacimiento de la verdad — por Hugh B. Brown

El niño, el joven, el hombre que pocos conocen Por Bruce R. McConkie

El nos enseña con el ejemplo — por Marvin J. Ashton

Él nos pide que seamos Sus manos — por Cheryl A. Esplin

El nuevo y sempiterno convenio — Por Marcus B. Nash

El obispo está al frente del plan de bienestar — por Thomas S. Monson

El obispo Por Victor L, Brown

El obispo y su deber en el Sacerdocio Aarónico — por C. Frederiek Pingel

El obispo y sus consejeros — Boyd K. Packer

El origen del hombre y el cumplimiento de profecías — por George Albert Smith

El Padre y el Hijo — Christoffel Golden Jr.

El padre y la familia — por Boyd K. Packer

El papel de Cristo como Redentor — Por Richard D. Draper

El papel esencial de los miembros en la obra misional — M. Russell Ballard

El partido que jugamos en la vida — Por Paul H. Dunn

El paseo en motocicleta — por Kenneth Johnson

El Pecado Contra el Espíritu Santo Por Joseph Fielding Smith

El pecado no prevalecerá — por Gordon B. Hinckley

El pecado y el sufrimiento Por el élder Dallin H. Oaks

El pecado y nuestra responsabilidad por el élder Sterling Welling Sill

El peligro del cigarrillo — David O. McKay

El perdón divino — por Ronald E. Poelman

El perdón transformará el resentimiento en amor — David E. Sorensen

El pertenecer es nuestra sagrada primogenitura — Bonnie D. Parkin

El plan de felicidad — por Boyd K. Packer

El plan de felicidad y exaltación — por Richard G. Scott

El plan de nuestro Padre — Por Christoffel Golden Jr.

El plan de nuestro Padre: lo suficientemente amplio para todos… — por Quentin L. Cook

El Plan de Salvación: un sagrado tesoro de conocimiento que nos guía — Robert D. Hales

El plan del Señor — por Marion G. Romney

El plan del Señor para el hombre y la mujer — Por Spencer W. Kimball

El poder de conversión del Libro de Mormón — Por Kevin S. Hamilton

El poder de Elías — por Theodore M. Burton

El poder de la bondad — por Janette Hales Beckham

El poder de la fe — por Amber Barlow Dahl

El poder de la justicia — Por Harry J. Haldeman

El poder de la oración — por N. Eldon Tanner

El poder de la oración — por Thomas S. Monson

El poder de la oración familiar — por John H. Groberg

El poder de la orientación familiar — Jeff B. Marler

El poder de la palabra — por Ezra Taft Benson

El poder de la santificación del día de reposo — por John H. Groberg

El poder de la sencillez — por Marvin J. Ashton

El poder de la divinidad — por Kent F. Richards

El poder de la fe Por Hugh B. Brown

El poder de las montañas — por J. Thomas Fyans

El poder de los himnos para nutrir el alma — por Jay E. Jensen

El poder de los principios correctos — por Richard G. Scott

El poder de los convenios — por D. Todd Christofferson

El poder de sanar interiormente — por Merrill J. Bateman

El poder de un firme testimonio — Por Richard G. Scott

El poder de librarse Por el élder L. Tom Perry

El poder del amor de Dios — John H. Groberg

El poder del amor paternal — por Delbert L. Stapley

El poder del enseñar la doctrina — Henry B. Eyring

El poder del sacerdocio — Boyd K. Packer

El poder del sacerdocio — John H. Groberg

El poder del sacerdocio — Thomas S. Monson

El poder del sacerdocio en el joven — Tad R. Callister

El poder del ejemplo — por Charles A. Didier

El poder del ejemplo — por N. Eldon Tanner

El poder del sacerdocio Por el élder W. Grant Bangerter

El poder destructivo de la contención — por Russell M. Nelson

El poder e influencia del sacerdocio — por N. Eldon Tanner

El poder espiritual de nuestro bautismo — Carol B. Thomas

El poder infinito de la esperanza — Por Dieter F. Uchtdorf

El poder para cambiar — por James E. Faust

El poder purificador de Getsemaní — por Bruce R. McConkie

El poder purificador de Getsemaní. — por Bruce R. McConkie

El poder sanador de Cristo — por  Gordon B. Hinckley

El poder sanador del perdón — por James E. Faust

El poder, gozo y amor que provienen de guardar convenios — Linda K. Burton

El poner metas y progresar — por Spencer W. Kimball

El porqué de la Iglesia — D. Todd Christofferson

El porque del guardar los mandamientos — por M. Russell Ballard

El porqué del matrimonio, el porqué de la familia — por D. Todd Christofferson

El porqué del servicio en el sacerdocio Por el presidente Dieter F. Uchtdorf

El portal del amor — por Thomas S. Monson

El precio de la paz — por Marion G. Romney

El precio del poder del sacerdocio — por Russell M. Nelson

El precioso don de la vista — Thomas S. Monson

El prefacio del Señor: Lo que encontramos en Doctrinas y Convenios — por Roy W. Doxey

El presidente de estaca y los servicios de bienestar — por David B. Haight

El presidente Monson hace un llamado a que tengamos valor — por Thomas S. Monson

El presidir en nuestro hogar significa… — por Joan Flinders

El primer y grande mandamiento — Por Jeffrey R. Holland

El primero y grande mandamiento — Por Robert F. Orton

El príncipe de paz — por George P. Lee

El Principio de la Reverencia Por el presídeme David O, McKay

El principio del trabajo — por F. David Stanley

El privilegio de poseer el sacerdocio — por N. Eldon Tanner

El privilegio de poseer el Sacerdocio — por Spencer W. Kimball

El privilegio de ser misionero — por Adney Y. Kamatsu

El proceso de la conversión — por Julio E. Dávila

El proceso de obtener un testimonio — Por Carlos A. Godoy

El proceso para alcanzar la madurez — por Derek A. Cuthbert

El prodigo que permaneció en casa por el élder Sterling Welling Sill

El profeta — por Rex Pinegar

El Profeta del Señor — Por Arthur R. Bassett

El profeta José Smith — Por Lawrence E. Corbridge

El profeta José Smith: Maestro por medio del ejemplo Por Thomas S. Monson

El Profeta viviente — por Loren C. Dunn

El programa de extracción de registros — por J. Thomas Fyans

El programa inspirado de bienestar de la Iglesia — Joseph B. Wirthlin

El programa militar de la Iglesia por el Élder Bruce R. McConkie

El progreso del reino en Africa — por James O. Mason

El progreso en el sacerdocio — David B. Haight

El propósito de la oración — por William G. Dyer

El propósito de la vida — por Spencer W. Kimball

El propósito de la vida es ser probados — Por Franklin D. Richards

El propósito de las conferencias — por N. Eldon Tanner

El propósito de los servicios de bienestar de la iglesia — por Marion G. Romney

El propósito de los Templos — por W. Grant Bangerter

El propósito de vuestra vida — por H. Burke Peterson

El proyecto por el élder Sterling Welling Sill

El pueblo del Señor recibe revelación — Bruce R. McConkie

El punto de retorno seguro — por Dieter F. Uchtdorf

El que honra a Dios, Dios le honra — por Thomas S. Monson

El que persevera hasta el fin — por  Neal A. Maxwell

El que recibe a mis siervos — por Loren C. Dunn

El qué, el porqué y el cómo de ofrecer un testimonio Por el presidente Spencer W. Kimball

El recogimiento de Israel en la tierra de su herencia — por Marion G. Romney

El recordar el arrepentirse y cambiar — por Julie B. Beck

El recordar y la gratitud — por Henry B. Eyring

El recordar, el arrepentirse y cambiar — por Julie B. Beck

El reflejo en el agua — Dieter F. Uchtdorf

El regreso a la virtud — Por Elaine S. Dalton

El Reino a las puertas — por Bernard Brockbank

El reino crece en Sudamérica — por M. Russell Ballard

El reino de Dios — por L. Tom Perry

El Reino de Dios — Theodore M. Burton

El Reino de Dios en la tierra por el Élder Bruce R. McConkie

El rescate para el verdadero crecimiento Por el obispo Richard C. Edgley

El respeto Por John H. Vandenberg

El respeto y la reverencia — por Margaret S. Lifferth

El rol del obispo en los servicios de bienestar — por Marion G. Romney

El Sacerdocio — por Marion G. Romney

El sacerdocio Aarónico — por Boyd K. Packer

El Sacerdocio Aarónico — por Oscar W. McConkie

El sacerdocio aarónico un don de Dios — por Gordon B. Hinckley

El Sacerdocio Aarónico, un fundamento seguro — Por Victor L. Brown

El sacerdocio Aarónico: “regresemos con honor” — por Robert D Hales

El sacerdocio de Dios — por Joseph B. Wirthlin

El sacerdocio de preparación — por Marvin K. Gardner

El sacerdocio en acción — por Thomas S. Monson

El sacerdocio preparatorio — Henry B. Eyring

El sacerdocio y el hogar — D. Lee Tobler

El sacerdocio y el joven en la Iglesia por el presidente David O. McKay

El sacerdocio y la oración personal — por Henry B. Eyring

El sacerdocio y su presidencia — por N. Eldon Tanner

El sacerdocio: el gobierno de Dios y el poder del cielo — por Delbert L. Stapley

El sacerdocio: poderoso ejército del Señor — Thomas S. Monson

El sacerdocio: un ancla segura — por L. Tom Perry

El sacerdocio: un don sagrado — por Thomas S. Monson

El Sacerdocio: Un don sagrado — por Thomas S. Monson

El Sacerdocio: una obligación sagrada — por Thomas S. Monson

El sacramento de la Cena del Señor — L Tom Perry

El sacramento de la santa cena — por David B. Haight

El sacrificio abnegado y sagrado del salvador — por Boyd K. Packer

El sacrificio al prestar servicio — por Harold G. Hillam

El sacrificio todavía trae bendiciones — Por Hartman Rector, Jr.

El sacrificio: una inversión eterna — Carol B. Thomas

El Salvador desea perdonar — Craig A. Cardon

El salvador y José Smith: parecidos y, sin embargo, diferentes — por Francis M. Gibbons

El Santo Sacerdocio — por Boyd K. Packer

El Santo Templo: Un faro para el mundo — Thomas S. Monson

El secreto de nuestro éxito — por Carlos E. Asay

El segundo gran mandamiento por el élder Sterling Welling Sill

El sendero de la paz — por Tomas S. Monson

El sendero estrecho y angosto — por Joseph B. Wirthlin

El Señor de vida — por J. Richard Clarke

El Señor Dios de la restauración — por Bruce R. McConkie

El Señor en primer lugar — por Ezra Taft Benson

El Señor espera que vivamos conforme a sus Leyes — Henry D. Moyle

El señor esta a la cabeza — por Helio da Rocha Camargo

El Señor Jesucristo — Por Robert E. Wells

El Señor los necesita ya! — M. Russell Ballard

El Señor me ha mostrado cosas grandes y maravillosas — por L. Tom Perry

El Señor no te ha olvidado — Por Linda S. Reeves

El Señor os bendecirá… — Por A. Theodore Tuttle

El Señor prosperará a los justos — por Dean L Larsen

El Señor tiene un plan para nosotros! — Carlos A. Godoy

El séptimo mandamiento: un escudo — Por Neal A. Maxwell

El sepulcro vacío testifico — por  Gordon B. Hinckley

El ser genuinos — por Dieter F. Uchtdorf

El ser marido y padre con rectitud — por Howard W. Hunter

El ser padre, un llamamiento eterno — L. Tom Perry

El ser padres: nuestro destino eterno — por Larry M. Gibson

El sereno poder de la oración — Russell M. Nelson

El servicio de adoración dominical — por W. Mack Lawrence

El servicio desinteresado — por Dallin H. Oaks

El servicio misional — por Spencer W. Kimball

El servicio obra salvación — por A. Theodore Tuttle

El servicio que cuenta — por  Thomas S. Monson

El servicio y la felicidad — por Jacob de Jager

El siguiente paso — Por Randall K. Bennett

El símbolo de Cristo — Por Gordon B. Hinckley

El símbolo de Cristo — por Gordon B. Hinckley

El sistema de almacenamiento del Señor — por Ezra Taft Benson

El sistema de empleo de la iglesia — por H. Burke Peterson

El sistema de empleos de la Iglesia — por J. Thomas Fyans

El sostenimiento de un nuevo profeta — por David B. Haight

El Tabernáculo — por Howard W. Hunter

El temor — por Virginia H. Pearce

El templo del Señor — por Thomas S. Monson

El templo es un asunto de familia — por J Ballard Washburn

El templo y el orden natural del matrimonio — Bruce C. Hafen

El templo y el sacerdocio — por Boyd K. Packer

El testigo: Martin Harris — Dallin H. Oaks

El testimonio — Por Boyd K. Packer

El testimonio — por Charles A. Didier

El testimonio de Cristo de una familia — Kent P. Jockson

El testimonio de un apóstol de Cristo — por Howard W. Hunter

El testimonio de un profeta — por Gordon B. Hinckley

El testimonio de Jesucristo por el Élder Bruce R. McConkie

El tiempo de la restauración — por  Glen M. Leonard

El tiempo de resolución de año nuevo por el élder Sterling Welling Sill

El tomar sobre nosotros el nombre de Cristo — por Dallin H. Oaks

El toque de la mano del Maestro — Boyd K. Packer

El ungüento sanador del perdón — por Kevin R. Duncan

El único camino — por Marion G. Romney

El único fundamento correcto y valido — por Dieter F. Uchtdorf

El único tesoro verdadero — por P. Enzio Busche

El valor de la autoestima — James E. Faust

El valor de la fe y la esperanza — por Paul H. Dunn

El valor de las almas — por Marion G. Romney

El valor de las sagradas escrituras — por Le Grand Richards

El valor de un Pueblo — por Charles A. Didier

El valor de un testimonio — por Helvecio Martins

El valor de una persona — por James E. Faust

El valor del amor — por Delbert L. Stapley

El valor del evangelio — Joseph Fielding Smith

El valor del matrimonio — por Boyd K. Packer

El valor del trabajo — por J. Richard Clarke

El valor es importante — por  Thomas S. Monson

El valor infinito de la mujer — por Russell M. Nelson

El valor, de un Alma — por Joseph B. Wirthlin

El verdadero camino — por Spencer W. Kimball

El verdadero maestro — por Vaughn J. Featherstone

El vínculo de la caridad — por Barbara B. Smith

Él vive! — Richard G. Scott

Él vive, y yo lo honraré! — Richard G. Scott

El vivir de acuerdo con nuestras convicciones — Por Gordon B. Hinckley

El vivir durante el cumplimiento de los tiempos — Por Gordon B. Hinckley

Élder Charles A. Didier por Edwin O. Haroldsen

Élder L. Tom Perry (1922–2015) — Un edificador del reino

Elecciones — James E. Faust

Elecciones — por Russell M. Nelson

Elegido por el Señor — por N. Eldon Tanner

Elegir la luz — Vern P. Stanfill

Elías el profeta — por Howard W. Hunter

Elige la Iglesia — por Albert Choules, hijo

Elijamos creer — por L. Whitney Clayton

Elijamos creer — por L. Whitney Clayton

Elijan sabiamente — Quentin L. Cook

Eliminemos la contención — por A. LaVar Thomock

Elogio a los que salvan — por Dieter F. Uchtdorf

Emanuel… Dios con nosotros” Por el élder Henry D. Taylor

En busca de la verdad — Thomas S. Monson

En busca de paz y libertad Por el Presidente Gordon B. Hinckley

En busca de riquezas Eternas — por Spencer W. Kimball

En busca de tesoros — Thomas S. Monson

En busca del Señor — por José A. Teixeira

En cuanto a las semillas y la tierra — James E. Faust

En cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos. . . — por Spencer W. Kimball

En cuanto lo hicisteis a uno de estos. . . — por Russell M. Nelson

En defensa de la fe — por  Theodore M. Burton

En el autobús equivocado por el élder Sterling Welling Sill

En el cenit de los tiempos — Gordon B. Hinckley

En el hogar para Navidad — Por Henry B. Eyring

En el monte de la casa del Señor — por LeGrand Richards

En el mundo — por L. Tom Perry

En el ocaso de la vida — por Barbara B. Smith

En el servicio de nuestro Padre por el élder Sterling Welling Sill

En la fuerza del Señor — David A. Bednar

En lugares de delicados pastos me hará descansar… — por Tai Kwok Yuen

En pos de la excelencia — por Peter Vidmar

En pos de la vida plena Por el presidente Thomas S. Monson

En pos de la Excelencia Por el presidente Gordon B. Hinckley

En presencia de lo divino — por Joseph F. Smith

En qué bando estamos — James E. Faust

En qué forma ha sido la sociedad de socorro una bendición…? — Bonnie D. Parkin

En resumen… — por Spencer W. Kimball

En su rostro se refleja — por Elaine S. Dalton

En tiempos de transición — por Barbara B. Smith

En verdad, el Hijo de Dios — Por Spencer W. Kimball

En… [los] consejeros hay seguridad — por Gordon B. Hinckley

Encaminemos nuestra vida — por Arlene B. Darger

Encontrar gozo en el trayecto — Por Thomas S. Monson

Encontrar paz duradera y edificar familias eternas — L. Tom Perry

Encontré una fortuna Por el Élder D. Rex Gerratt

Encuéntralos! — por Royden G. Derrick

Enemigos Ocultos — por Boyd K. Packer

Enfoque y prioridades — Dallin H. Oaks

Engañándote a ti mismo — Por Spenser W. Kimball

Enseñad con la ayuda del espíritu — por W. Grant Bangerter

Enseñad el evangelio de salvación — por Harold B. Lee

Enseñad el porqué — por Paul H. Dunn

Enseñando, predicando, sanando Por el Élder Jeffrey R. Holland

Enseñar a nuestros hijos a comprender Por Cheryl A. Esplin

Enseñar con poder y autoridad de Dios — David M. McConkie

Enseñar es más que decir Por Lyman C. Berrett

Enseñar por la fe Por el Élder Robert D. Hales

Enseñaréis — Harold B. Lee

Enseñemos a los hijos de Dios — por N. Eldon Tanner

Enseñemos a los niños — por Patricia P. Pinegar

Enseñemos a los niños a andar rectamente delante del Señor — por Ruth B. Wright

Enseñemos el evangelio a los niños — por Dwan J. Young

Enséñenles la palabra de Dios con toda diligencia — L. Tom Perry

Entrad por la puerta estrecha — J, Reuben Clark Jr.

Entre los brazos del amor del salvador — por W. Craig Zwick

Entregados al servicio del Señor por el presidente Gordon B. Hinckley

Entregar nuestro corazón a Dios — Neill F. Marriott

Entrelazados nuestros corazones en uno — Por Henry B. Eyring

Es Cristo nuestro hermano? — por Rex D. Pinegar

Es esto todo lo que podemos hacer? — por Spencer W. Kimball

Es malo ser “diferente”? — por William Grant Bangerter

Es necesaria una Iglesia? Por el élder Howard W. Hunter

Es porque yo oro por usted — por  Glen L. Rudd

Es un milagro — Neil L. Andersen

Es usted un Misionero? — por Gene R. Cook

Es verdadero, ¿no es así? Entonces, ¿qué importa lo demás? — por Neil L. Andersen

Escoged la buena parte — por Marvin J. Ashton

Escogeos hoy — Thomas S. Monson

Escogeos hoy a quien sirváis — por Marion G. Romney

Escogeos hoy a quien Sirvais — por N. Eldon Tanner

Escogeos hoy a quién sirváis — por Spencer W. Kimball

Escogeos hoy a… — por Hans B. Ringger

Escogidos para dar testimonio de mi nombre — David A. Bednar

Escribamos nuestra historia — por John H. Groberg

Escuchad a vuestros líderes — por Gene R. Cook

Escuchad al Espíritu por el Élder Bruce R. McConkie

Escuchad el llamado — por Adney Y. Komatsu

Escuchad la voz del profeta — por Ezra Taft Benson

Escuchad para aprender — por Russell M. Nelson

Escuchemos a nuestros profetas — por Ronald L. Loveland

Escuchemos con renovada atención — Virginia H. Pearce

Escuchemos el llamado del Señor — por Marion D. Hanks

Escuchemos la voz del profeta — por L. Tom Perry

Escuchemos y obedezcamos la voz del profeta — por Robert D. Hales

Escuchemos. . . ¿qué oímos? — por Spencer W. Kimball

Escudriñad las escrituras — por J. Richard Clarke

Escudriñad las escrituras — por L. Lionel Kendrick

Escudriñad las Escrituras — Por Spencer W. Kimball

Escudriñad las Escrituras Por Belle S. Spafford

Ese proceso llamado conversión — Por Hartman Rector Jr.

Esforcémonos en la obra del Señor — por Spencer W. Kimball

Esforzaos por alcanzar las estrellas — por Barbara B. Smith

Esfuércense y sean valientes — Por Thomas S. Monson

Esperad un milagro — por Hartman Rector (Hijo)

Espíritu Santo un extraño, un visitante, o un compañero constante — por Coleen Baird

Esta es la obra del maestro — por Gordon B. Hinckley

Esta es la vida eterna por el Élder Bruce R. McConkie

Ésta es mi obra y gloria — M. Russell Ballard

Ésta es nuestra época — James E. Faust

Ésta es su llamada telefónica — por Richard C. Edgley

Está escrita en nuestro corazón la fe en la expiación de Jesucristo? — Por Linda K. Burton

Esta generación recibirá mi palabra a través de ti por el Élder Bruce R. McConkie

Esta obra avanzara — por Gordon B. Hinckley

Esta Obra Es Verdadera — David B. Haight

Esta obra está dedicada a la gente — por Gordon B. Hinckley

Esta pacifica casa de Dios — por Gordon B. Hinckley

Esta resplandeciente mañana de la Pascua de Resurrección — Gordon B. Hinckley

Estaba haciendo lo suficiente? — Brooke Barton

Estad preparados — por LeGrand Richards

Estamos adorando la red? por el élder Sterling Welling Sill

Estamos al servicio del Señor — por Spencer W. Kimball

Estamos haciendo una gran obra y no podemos ir — por  Dieter F. Uchtdorf

Están durmiendo durante la Restauración? — Por Dieter F. Uchtdorf

Estar anhelosamente consagrados — Por M. Russell Ballard

Estar bajo convenio — por Boyd K. Packer

Estas cosas nos son manifestadas claramente — por Elaine L. Jack

Estas cosas sí sé — Boyd K. Packer

Estas cosas… Como ejemplos para nosotros — por Russell M. Nelson

Este día — por Henry B. Eyring

Este es el momento — por Hugh W. Pinnock

Este es el Lugar…” Por R. Héctor Grillone

Este es mi Hijo Amado — Por Loren C. Dunn

Este es mi hijo amado — por Yoshihiko Kikuchi

Este mismo Jesús por el élder Sterling Welling Sill

Estos son los días en que deben… — por Jayne B. Malan

Estoy “vivo” en el evangelio? — por Howard W. Hunter

Estoy limpio — por Gordon B. Hinckley

Estuve en la cárcel, y vinisteis a mi — Por Victor L. Brown

Etiquetas — por Thomas S. Monson

Evidencias de la resurrección — por Howard W. Hunter

Evolución y el origen de Adán — por Keith H. Meservy

Examina la senda de tus pies — por Elaine L. Jack

Examina la senda de tus pies — Thomas S. Monson

Éxito por sustracción por el élder Sterling Welling Sill

Expiación, libre albedrio, responsabilidad — por Boyd K. Packer

Extendamos nuestro amor a los hijos de nuestro padre celestial — por Jack H. Goaslind

Extiéndase el reino de Dios — por Ezra Taft Benson

Extraños credos del cristianismo — por LeGrand Richards

F

Familia y amigos para siempre — Por Henry B. Eyring

Familia y las Cercas — por Boyd K. Packer

Familias bajo el convenio Por el presidente Henry B. Eyring

Familias eternas — por Henry B. Eyring

Fe en el santo de Israel — por Loren C. Dunn

Fe en el señor Jesucristo — por Dallin H. Oaks

Fe en el Señor Jesucristo — por Gene R. Cook

Fe en el Señor Jesucristo — por Kevin W. Pearson

FE por el Élder Bruce R. McConkie

Fe y llaves — Henry B. Eyring

Fe y obras en un mundo secular — Keith B. McMullin

Fe y obras Por el élder Adney Y. Komatsu

Fe, Esperanza y Caridad Por Arthur R. Bassett

Fe, fortaleza y satisfacción: Por el élder David S. Baxter

Fe, servicio y una barra de pan — Nissanka (Nissh) Muthu Mudalige

Felicidad para aquellos a quienes amamos — Por Henry B. Eyring

Firmes testimonios acera de Cristo Tomado de the Improvement Era

Florecerán como la rosa . . . — por J. Thomas Fyans

Florecimiento lamanita — por Spencer W. Kimball

Formemos una red viviente — por Chieko N. Okazaki

Fortalecidos por la expiación de Jesucristo — Dallin H. Oaks

Fortaleza en medio de las dificultades — Por L. Lionel Kendrick

Fortaleza para perseverar — Richard J. Maynes

Fortaleza personal por medio de la expiación de Jesucristo — Richard G. Scott

Fortalezcamos a la Familia — por Ezra Taft Benson

Fortalezcamos a los menos activos — por A. Theodore Tuttle

Fortalezcamos la familia, unidad básica de la Iglesia — por Spencer W. Kimball

Fortalezcamos las rodillas débiles — por  Marvin J. Ashton

Fortalezcamos los consejos — por M. Russell Ballard

Fortalezcamos nuestros hogares en contra del mal — por Spencer W. Kimball

Fructificad, multiplicaos y henchid la tierra — por Joseph W. Sitati

Frustrada como madre? — Por Claudia T. Goates

Fue José Smith llamado por Dios? por el Élder Bruce R. McConkie

Fuera de la obscuridad — por Neal A. Maxwell

Fui forastero — por Linda K. Burton

Funciona de maravilla! — Dieter F. Uchtdorf

G

Gatos monteses por el élder Sterling Welling Sill

Generaciones entrelazadas con amor — Russell M. Nelson

Goles de rectitud — por Russell C. Taylor

Gracias a José  — por Ted Barnes

Gracias al Señor por Sus bendiciones — Gordon B. Hinckley

Gran plan de salvación — por Dallin H. Oaks

Grandes esperanzas — Thomas S. Monson

Grandes experiencias por el élder Sterling Welling Sill

Gratitud — por Richard G. Scott

Gratitud — Por Steven E. Snow

Gratitud por la bondad de Dios — por Robert D. Hales

Gratitud y reconocimiento — por Marion G. Romney

Gratitud: Un sendero hacia la felicidad — por Bonnie D. Parkin

Guarda la fe — por Richard C. Edgley

Guardad la fe — por F. Arthur Kay

Guardad los mandamientos a cualquier precio — por Gene R. Cook

Guardaos de los falsos profetas y de los falsos maestros — M. Russell Ballard

Guardemos los convenios y honremos el sacerdocio — por James E. Faust

Guardemos los mandamientos — por Arthur Haycock

Guardemos nuestros convenios — Richard J. Maynes

Guarden los mandamientos — Thomas S. Monson

Guardianas del Reino — por Ruth H. Funk

Guiados a salvo a casa — Thomas S. Monson

Guías espirituales para los maestros de rectitud — por Gene R. Cook

H

Ha aparecido un nuevo profeta! — por Mark E. Petersen

Ha resucitado — por David O. McKay

Ha resucitado — por Howard W. Hunter

Ha resucitado! — Thomas S. Monson

Ha resucitado, como dijo — por Gordon B. Hinckley

Habéis visto alguna vez al Señor? por el élder Sterling Welling Sill

Habiendo visto con nuestros propios ojos su majestad — por James E. Faust

Habla un padre — por George I. Cannon

Hablemos con bondad — por Marion G. Romney

Haced discípulos a todas las naciones — por Thomas S. Monson

Haced esto en memoria de mi — por Jeffrey R. Holland

Hacedores de la palabra — por L. Tom Perry

Hacedores de la palabra — por Darla Larsen Hanks

Hacer el seguimiento — Por M. Russell Ballard

Hacer las preguntas correctas de la manera correcta — Por Scott H. Knecht

Hacer siempre el bien — Por Gordon B. Hinckley

Hacia dónde miramos? — Lynn G. Robbins

Hacia donde os dirigis en realidad? — por Richard L. Evans

Haciendo planes para una vida plena y satisfactoria — por Spencer W. Kimball

Hagamos avanzar esta obra — por Gordon B. Hinckley

Hagamos frente a los retos de la vida — por Thomas S. Monson

Hagamos la voluntad del Padre — por Spencer W. Kimball

Hagan tiempo para el Salvador — Por Thomas S. Monson

Hágase con sencillez — Por L. Tom Perry

Hambre espiritual — por Howard W. Hunter

Hambruna por el élder Sterling Welling Sill

Hasta la próxima vez — Gordon B. Hinckley

Hasta los confines de la tierra — por Spencer W. Kimball

Hasta que nos volvamos a ver — Thomas S. Monson

Hay muchos dones — por Marvin J. Ashton

Haz del ejercicio de tu fe tu mayor prioridad — Richard G. Scott

Haz lo justo — por L. Tom Perry

Haz tú lo justo — Richard G. Scott

Hazlo — por Robert L. Simpson

Hazlo Por el élder Robert L. Simpson

Hazte un arca — por W. Don Ladd

He ahí tu madre — Jeffrey R. Holland

He ahí tu madre — por Thomas S. Monson

He ahí tu madre — Thomas S. Monson

He aquí el hombre! — Obispo Richard C. Edgley

He aquí el hombre por el élder Sterling Welling Sill

He aquí, el enemigo se ha combinado — por Neal A. Maxwell

Hecho semejante al Hijo de Dios” — Ray H. Wood

Heme aquí. . . Envíame a mi por el élder Sterling Welling Sill

Hemos guardado la fe — por Eduardo Ayala

Hemos hallado al Mesías — por J. Thomas Fyans

Herederos del reino de Dios — por James E. Faust

Hermanamiento — Ned B. Roueché

Hermandad — por N. Eldon Tanner

Hermandad: Cuánto nos necesitamos unas a otras — Por Bonnie L. Oscarson

Hermanos, Amada vuestra esposa — por James E. Faust

Hermanos, tenemos trabajo que hacer — Por D. Todd Christofferson

Hermosas mañanas — Bruce D. Porter

Hicimos esto por ustedes — Elaine S. Dalton

Hija de Dios bajo convenio — Jean A. Stevens

Hijas de Dios — por Gordon B. Hinckley

Hijas de Dios — por M. Russell Ballard

Hijas de nuestro Padre Celestial — por Susan W. Tanner

Hijas en el convenio — Por Henry B. Eyring

Hijos y discípulos — Henry B. Eyring

Historias bíblicas y protección personal — por Dallin H. Oaks

Historias de éxito por el élder Sterling Welling Sill

Hogares de Fe por el Élder Bruce R. McConkie

Hogares sagrados, templos sagrados — por Gary E. Stevenson

Hogares y familias espiritualmente fuertes — por Joseph B. Wirthlin

Hogueras espirituales de testimonio — por Joseph B. Wirthlin

Hombre herido! — por Henry B. Eyring

Hombre mormón — Por Robert E. Wells

Hombres así no pueden ser vencidos — por Vaughn J. Featherstone

Hombres, ¿que hará la iglesia por vosotros? — por Gordon B. Hinckley

Honestidad — por Gordon B. Hinckley

Honorablemente [retener] un nombre y una posición — por David A. Bednar

Honra a tu padre y a tu madre — por Dallin H. Oaks

Honra a tu padre y a tu madre — por Lino Alvarez

Honra a tu padre y a tu madre — por Hugh W. Pinnock

Honra el sacerdocio y utilízalo bien — Por Richard G. Scott

Honradez e Integridad — por Delbert L. Stapley

Honradez, un principio de salvación — Por Mark E. Petersen

Honradez, un principio de salvación — por Mark E. Petersen

Honraré a los que me honran — James E. Faust

Honremos el sacerdocio — por J. Richard Clarke

Honremos el sacerdocio — por Russell M Nelson

Honremos su Santo Nombre — Robert L. Millet

Howard W. Hunter: Mi padre, el profeta — Por Richard A. Hunter

Hoy es el día de vuestra salvación por el Élder Bruce R. McConkie

Hoy mismo! — por Derek A. Cuthbert

Hoy se ha cumplido esta escritura Por Keith H. Meservy

Hoy, un día de la eternidad — por George I. Cannon

Humillarte ante tu Dios — Marlin K. Jensen

Huracanes espirituales — David R. Stone

Hyrum Smith, firme como un pilar — por M. Russell Ballard

I

Id por todo el mundo” por el Élder Bruce R. McConkie

Imperturbabilidad por el élder Sterling Welling Sill

Importancia del matrimonio celestial — Spencer W. Kimball

Importancia del matrimonio celestial — por Spencer W. Kimball

Impulsen desde donde estén — Por Dieter F. Uchtdorf

Incluso un niño puede entender — Por Gérald Caussé

Inculcad la autosuficiencia en la mujer Mormona — por Barbara B. Smith

Independiente de todas las otras criaturas — por Bruce R. McConkie

Influencia purificadora — por A. Theodore Tuttle

Informe y desafío a los miembros — por Spencer W. Kimball

Instituto es para nosotros Por Leah Welker

Instrumento de justicia — por Carlos E. Asay

Instrumentos de la paz del Señor — por Robert S. Wood

Instruye al niño — por L. Tom Perry

Instruye al niño . . . — por L. Tom Perry

Instruye al niño en su camino. . . — por Gordon B. Hinckley

Inundar la Tierra a través de las redes sociales — David A. Bednar

Investíos con la armadura de Dios — por N. Eldon Tanner

Invitemos a los demás a “venir a cristo” — por Gene R. Cook

Ipso facto — por Marvin J. Ashton

Iré y haré — por H. David Burton

Iré y haré lo que el señor ha mandado — por Elaine L. Jack

Iré y haré lo que el señor ha mandado — por Glenn L. Pace

Iré y haré. . . — por Lynn A. Sorensen

J

Jehová hará mañana maravillas entre vosotros — por Jeffrey R. Holland

Jeremías: Como el barro del alfarero por el élder Jean A. Tefan

Jesucristo es el punto central de la restauración del evangelio — por Gary J. Coleman

Jesucristo, el hijo del Dios viviente — por John M. Madsen

Jesucristo, nuestro redentor — por Marion G. Romney

Jesucristo, y a este crucificado por el Élder Bruce R. McConkie

Jesús de Nazaret — por David B. Haight

Jesús de Nazaret — por Spencer W. Kimball

Jesús de Nazaret — Por Spencer W. Kimball

Jesús de Nazaret, Salvador y Rey — por Neal A. Maxwell

Jesús el Cristo — por Edwin Brown Firmage

Jesús el Cristo — por Robert L. Backman

Jesús el Cristo — por Spencer W. Kimball

Jesús el Cristo: el significado de estas palabras — por G. Homer Durham

Jesús es mi luz — por Quentin L. Cook

Jesús es mi luz — por Quentin L. Cook

Jesús es nuestro Salvador — por David B. Haight

Jesús, en la corte celestial — David B. Haight

Jesús: el líder perfecto — por Spencer W. Kimhall

José el vidente — por Gordon B. Hinckley

José el vidente — Richard E. Turley, Jr.

José Smith — Neil L. Andersen

José Smith — Profeta del Señor Por R. Héctor Grillone

José Smith entre los profetas Por Robert L. Millet

José Smith y el libro de Apocalipsis — Por David A. Edwards

José Smith y el Libro de Mormón Por el presidente James E. Faust

José Smith, el instrumento escogido — por  Rex C. Reeve

José Smith, testigo especial de Jesucristo — por Gordon B. Hinckley

José Smith: Un revelador de Cristo por el Élder Bruce R. McConkie

José, el hombre y el Profeta — Dallin H. Oaks

José, el vidente — por Neal A. Maxwell

Joseph F. Smith Siguiendo al Príncipe de Paz Por Jítl Mulvay Derr y Heidí S. Swinton

Joseph Fielding Smith; apóstol, profeta, padre en Israel por el Élder Bruce R. McConkie

Joven, confía en el Señor — por Richard G. Scott

Joven, formas parte de una generación selecta — por Spencer W. Kimball

Jóvenes de Cristo — por Jack H. Goaslind

Jóvenes, sed las guardianas. . . — por David B. Haight

Justicia para los muertos — Por José Fielding Smith

Juventud, la fuerza de la Iglesia — por Mark E. Petersen

L

La “ley real” del amor — por Marion G. Romney

La abnegación — por Vaughn J. Featherstone

La Adivina de Endor y el Profeta Samuel Por Joseph Fielding Smith

La adoración en el templo — por David B. Haight

La adoración en el templo: Fuente de fortaleza en épocas difíciles — por Richard G. Scott

La adoración por medio de la música — por Franklin D. Richards

La adversidad — por Henry B. Eyring

La adversidad y el divino propósito de la mortalidad — por Ronald E. Poelman

La agradable palabra de Dios — Francisco J. Viñas

La alegoría de nuestra herencia eterna — por Cree-L Kofford

La alegre carga del discipulado — Por Ronald A. Rasband

La amenaza de una decadencia moral — N. Eldon Tanner

La amistad: un principio del Evangelio — Marlin K. Jensen

La antigua práctica de la crucifixión — Por Richard Lloyd Anderson

La aplicación de los principios sencillos y claros del Evangelio… — Francisco J. Viñas

La apostasía y la restauración — por Dallin H. Oaks

La armadura de la fe — por Boyd K. Packer

La atmosfera del éxito por el élder Sterling Welling Sill

La atracción entre personas del mismo sexo — Por Dallin H. Oaks

La autoridad y el poder del Sacerdocio — por H. Burke Peterson

La autosuficiencia y el aprendizaje del Evangelio Por David B. Marsh

La Barra de Hierro — por Harold B. Lee

La barra de hierro — por Spencer W. Kimball

La base y las raíces del testimonio — por John K. Carmack

La belleza e importancia de la Santa Cena — por John H. Groberg

La bendición de las entrevistas — por N. Eldon Tanner

La bendición de las Escrituras — D. Todd Christofferson

La bendición de las escrituras — D. Todd Christofferson

La bendición de ser misionero — por Vaughn J. Featherstone

La bendición de un Templo — por Adney Y. Komatsu

La bendición del trabajo — David E. Sorensen

La Biblia y el papel que tuvo en la Restauración — por Robert J. Matthews

La Biblia, un libro Sellado por el Élder Bruce R. McConkie

La biblioteca del Señor — por Boyd K. Packer

La boca blasfema — por Spencer W. Kimball

La bondad del profeta José Smith — por Kenneth W. Godfrey

La bondad es parte del plan de Dios — por Betty Jo N. Jepsen

La buena reputación Por el élder O. Leslie Stone

La búsqueda de nuestra identidad — por Monte J. Brough

La búsqueda de un puerto seguro — Joseph B. Wirthlin

La búsqueda y el rescate — por Thomas S. Monson

La caída de Adán Por Marion G. Romney

La calidad de la vida eterna — por William G. Bangerter

La caravana continúa su marcha — por Bruce R. McConkie

La caridad nunca deja de ser — por Elaine L. Jack

La caridad nunca deja de ser — Thomas S. Monson

La caridad y el aprendizaje — por Aileen H. Clyde

La carrera de la vida Por el presidente Thomas S. Monson

La carta a Wentworth

La casa del Señor — por Adney Y. Komatsu

La casa del Señor Robert L. Simpson

La castidad: la fuente de la verdadera hombría — por Robert L. Backman

La causa del Señor — por Gordon B. Hinckley

La causa es justa y digna  — por Spencer W. Kimball

La certeza . . . ¿enemiga de la religión? — por Gordon B. Hinckley

La chispa de la fe — por Henry B. Eyring

La ciencia y el conocimiento de Dios — por Henry Eyring

La clave de la paz — por Marion G. Romney

La clave de nuestra Religión — por James E. Faust

La clave de nuestra religión — por Marion G. Romney

La clave de nuestra religión por el Élder Bruce R. McConkie

La clave del éxito… — por O. Leslie Stone

La clave es la verdad — por F. Enzio Busche

La clave para la protección espiritual — Boyd K. Packer

La codicia, el egoísmo y los excesos — Joe J. Christensen

La comisión divina del maestro por el Élder Bruce R. McConkie

La compañía el Espíritu Santo Por el élder Carlos E. Asay

La comunicación familiar — por Marvin J. Ashton

La condición en la que se encuentra la Iglesia — Gordon B. Hinckley

La condición especial de los niños — por Merlin R. Lybbert

La Conferencia General: Fortalece la fe y el testimonio — Robert D. Hales

La confesión — por J. Richard Clarke

La confianza en el Señor — por Richard G. Scott

La constancia en medio del cambio — por Russell M. Nelson

La conversión trae confianza — por Aileen H. Clyde

La conversión y el compromiso — W. Mark Lawrence

La conversión y el don de sanidades — Por Marion G. Romney

La crianza de los hijos en un ambiente contaminado — por Joe J. Christensen

La criba — Por ElRay L Christiansen

La crítica… — por Dan Workman

La cuestión de una misión — por Gordon B. Hinckley

La decisión de ser misioneros — por Devin G. Durrant

La decisión de ser fiel Por el élder Enrique R. Falabella

La decisión más importante — por Boyd K. Packer

La decisión matrimonial — Por Spencer W. Kimball

La dedicación de toda una vida — Dallin H. Oaks

La dedicación personal — por James M. Paramore

La delegación de responsabilidad por el élder Sterling Welling Sill

La dignidad personal — por Marvin J. Ashton

La Dispersión de Israel Por O. Preston Robinson

La disposición a hacer lo bueno continuamente — Por Spencer J. Condie

La divina naturaleza de la autosuficiencia — por Marion G. Romney

La doctrina de la Iglesia y el Reino por el Élder Bruce R. McConkie

La doctrina de Cristo Por el élder D. Todd Christofferson

La doctrina del Sacerdocio — por Bruce R. McConkie

La doctrina del reino — por Shirley W. Thomas

La doctrina fundamental de la Iglesia — por Gordon B. Hinckley

La edificación de nuestro propio tabernáculo — por Gordon B. Hinckley

La edificación de un hogar eterno — por Thomas S. Monson

La edificación de un puente de fe — Por Charles Didier

La edificación de una comunidad de santos — L. Tom Perry

La edificación del reino — Bruce D. Porter

La empresa más importante — por Derek A. Cuthbert

La enseñanza de la doctrina de la familia — por Julie B. Beck

La enseñanza del Evangelio — Dallín H. Oaks

La enseñanza del Evangelio: nuestro llamamiento… — Por William D. Oswald

La enseñanza: el llamamiento más importante — por M. Russell Ballard

La época de la conferencia — por Thomas S. Monson

La esencia de esta obra — por Gordon B.Hinckley

La esperanza de la luz de Dios — Dieter F. Uchtdorf

La esperanza de la resurrección — por Thomas S. Monson

La esperanza en Cristo — por Barbara W. Winder

La esperanza, ancla del alma — James E. Faust

La espiritualidad — por Dallin H. Oaks

La espiritualidad del servicio — por Derek A. Cuthbert

La evidencia de las cosas que no se ven — por Mark E. Petersen

La existencia pre-terrenal del hombre Por Daniel H. Ludiow

La Expiación — Por Boyd K. Packer

La expiación de nuestro Salvador — por M. Russell Ballard

La expiación y el valor de un alma — M. Russell Ballard

La Expiación: nuestra mayor esperanza — Por James E. Faust

La expiación: todo por todo — Bruce C. Hafen

La familia de la fe — por J. Richard Clarke

La familia del profeta José Smith — por M. Russell Ballard

La familia es de Dios — por Carole M. Stephens

La familia es Eterna — por David B. Haight

La familia puede ser eterna — por Spencer W. Kimball

La familia y el hogar — por Spencer W. Kimball

La Familia: Una Proclamación para el Mundo

La fe aumenta el poder en el Sacerdocio — por John K. Carmack

La fe de nuestro pueblo — por Phillip T. Sonntag

La Fe de nuestros padres — Joseph B. Wirthlin

La fe de nuestros profetas — Por David B. Haight

La fe de un gorrión: la fe y la confianza en el Señor Jesucristo — H. Bruce Stucki

La fe de un niño — por Thomas S. Monson

La fe de un niño Por el presidente Thomas S. Monson

La fe de un profeta Por el élder A. Theodore Tuttle

La fe en medio de la tribulación trae paz y gozo — Robert D. Hales

La fe en medio de la adversidad — por Rafael E. Pino

La fe es la respuesta — por Virginia H. Pearce

La fe no es una casualidad, sino una elección — Neil L. Andersen

La fe que hace cambiar a las personas — por Henry B. Eyring

La fe y las buenas obras — por Stephen D. Nadauld

La fe y las familias — Russell M. Nelson

La fe, el primer paso — por Howard W. Hunter

La fe, un conocimiento superior — por G. Homer Durham

La fe: la fuerza de la vida — por Rex D. Pinegar

La felicidad — por Jack H. Goaslind

La felicidad de la humanidad — David O. McKay

La felicidad es su legado — Dieter F. Uchtdorf

La felicidad es su legado — Por Dieter F. Uchtdorf

La felicidad eterna — Por Robert D. Hales

La felicidad se hace en casa — por LeGrand R. Curtis

La felicidad y el gozo de la obra del Templo — por Franklin D. Richards

La felicidad… la búsqueda universal Por el presidente Thomas S. Monson

La fibra dorada de la elección — por Howard W. Hunter

La fiesta de la Pascua Por Helen Black Smith

La forma en que el padre fortalece espiritualmente a su familia — por Neil J. Flinders

La formación de uno mismo — por Marvin J. Ashton

La fórmula del éxito Por el présidente Thomas S. Monson

La fortaleza de la Iglesia — Harold B. Lee

La fortaleza de la iglesia proviene de Cristo — por V. Dallas Merrell

La fortaleza del sacerdocio — por Harold B. Lee

La fortaleza que nos da nuestro salvador — por Chieko N. Okazaki

La frescura de la vejez — por Paul H. Dunn

La fuente de agua viva — por Joseph B. Wirthlin

La fuerza de mi testimonio — por Joseph B. Wirthlin

La fuerza de voluntad — por Thomas S. Monson

La fuerza dentro del reino — por Dean L. Larsen

La fuerza moral de la mujer — D. Todd Christofferson

La función del consejo de obispos — por L. Tom Perry

La función mundial y crucial de la religión Por el élder Dallin H. Oaks

La garganta del diablo — James E. Faust

La genealogía y la obra del templo — por George D. Durrant

La generación escogida — Por Randall L. Ridd

La generación más grandiosa de jóvenes adultos — por M. Russell Ballard

La generación más grandiosa de jóvenes adultos — por M. Russell Ballard

La gente que tiene influencia en nosotros — por William Grant Bangerter

La gloriosa visión cerca de Palmyra — por James E. Faust

La Gran Obra de la A.M.M. Por el presidente David O. McKay

La gratitud — por Adney Y. Komatsu

La gratitud — por Lloyd P. George

La gratitud y el servicio — David B. Haight

La gratitud: un principio salvador — por James E Faust

La guerra que vamos ganando — por Gordon B. Hinckley

La guía de su vida ejemplar Por el élder Joseph B. Wirthlin

La guía del Espíritu Santo — por Marion G. Romney

La historia de la locura de un profeta — por Bruce R. McConkie

La historia futura de la Iglesia — por G. Homer Durham

La historia terminada — Gayle M. Clegg

La identidad de la mujer joven — por Elaine L. Jack

La Iglesia Cristiana — por T. Edgar Lyon

La iglesia de Jesucristo de Los santos de los últimos días — por Marion G. Romney

La Iglesia de Jesucristo y su Futuro Por William G. Berrctt

La Iglesia Divina — David O. McKay

La iglesia se fortalece — Gordon B. Hinckley

La iglesia sigue el curso establecido — por  Gordon B. Hinckley

La iglesia verdadera — por LeGrand Richards

La Iglesia y el hogar — por Franklin D. Richards

La iglesia y la familia en los Servicios de Bienestar — por Victor L. Brown

La ignorancia sale cara — Hartman Rector, Jr.

La igualdad a pesar de las diferencias — por M. Russell Ballard

La imagen de la madre  — por N. Eldon Tanner

La importancia de “tener tiempo” en el matrimonio — por Dr. Lindsay R. Curtis

La importancia de estar preparado — por Ben B. Banks

La Importancia de guiarnos por las Escrituras — por L. Tom Perry

La importancia de la familia — L. Tom Perry

La importancia de la mujer en la Iglesia — por L. Tom Perry

La importancia de la mujer en nuestra vida — por James E. Faust

La importancia de la oración — por N. Eldon Tanner

La importancia de recibir un testimonio personal — por Robert D. Hales

La importancia de planear por el élder Sterling Welling Sill

La importancia del hombre — por N. Eldon Tanner

La importancia del Sacerdocio — por N. Eldon Tanner

La importancia del testimonio  — por Joseph Anderson

La importancia y eficacia de la oración — Por N. Eldon Tanner

La influencia de la primaria en los niños — por David B. Haight

La influencia de una buena vida — por Marlin K. Jensen

La influencia espiritual de la mujer — por Starla Awerkamp Butler

La influencia materna — por Spencer W. Kimball

La inminencia de la perfección — por Russell M. Nelson

La insensatez de la enseñanza por el Élder Bruce R. McConkie

La integridad — por Joseph B. Wirthlin

La integridad: Madre de muchas virtudes — por James E. Faust

La Justicia, Base de la Paz Por A. Theodore Tuttle

La juventud bendita — por Ardeth Creene Kapp

La lectura de los libros Canónicos por el Élder Bruce R. McConkie

La lengua de ángeles — por Jeffrey R. Holland

La lengua puede ser una espada aguda — por Marvin J. Ashton

La ley de la abundancia — Franklin D. Richards

La ley de la obediencia — por Eldred G. Smith

La ley de la Justificación por el Élder Bruce R. McConkie

La ley de sacrificio — Por M. Russell Ballard

La ley del ayuno — Joseph B. Wirthlin

La ley del ayuno — por Henry D. Taylor

La ley del ayuno — por L. Tom Perry

La ley del ayuno — por Sterling W. Sill

La ley del ayuno: Una responsabilidad personal de cuidar del pobre… — Dean M. Davies

La ley del diezmo — por Spencer W. Kimball

La ley del evangelio en nuestra vida — por William R. Bradford

La ley perfecta de la libertad — por Marion G. Romney

La ley real — por Marion D. Hanks

La ley real del amor — por Marion D. Hanks

La limpieza del alma Por el élder John H. Vandenberg

La llave de la fe Por el presidente Thomas S. Monson

La luminosa mañana del perdón — por Boyd K. Packer

La luz — por Teddy E. Brewerton

La luz de Cristo — Por Boyd K. Packer

La luz de Cristo — por Marion G. Romney

La luz de la esperanza — por Dwan J. Young

La luz del día perfecto — por Larry R. Lawrence

La luz del Evangelio — por Adney Y. Komatsu

La luz del evangelio — por N. Eldon Tanner

La luz interior — por Gordon B. Hinckley

La luz resplandece — por Marion G. Romney

La luz verdadera por el élder Sterling Welling Sill

La luz y la vida del mundo — por Dallin H. Oaks

La luz y la vida del mundo — Por David A. Bednar

La madre: cimiento de la sociedad — Por Marion G. Romney

La manera del Señor — Stanley G. Ellis

La mano que mece la cuna — por Marion G. Romney

La más vital de las informaciones — por Robert L. Simpson

La maternidad y la familia — por Mary F. Foulger

La mayor tragedia — Mark E. Petersen

La medida de nuestro corazón — por Marvin J. Ashton

La meditación fortalece la vida espiritual — por Joseph B. Wirthlin

La mejor época — por George P. Lee

La milla milagrosa — por Sara Brown Neilson

La misericordia — por Marion D. Hanks

La misericordia, un don divino — por Thomas S. Monson

La misión de la sociedad de socorro — por Aileen H. Clyde

La misión divina de José Smith por el Élder Bruce R. McConkie

La misión o el dinero? — Gelzcke Felix Nogueira

La modestia: Reverencia hacia el Señor — Robert D. Hales

La moral y la honradez — por David B. Haight

La mujer que no teme por su familia — por Barbara B. Smith

La mujer sola — por Addie Fuhriman

La mujer y el evangelio — Por Carol Larsen

La mujer y las escrituras — por Marianne C. Sharp

La música del evangelio — por Wilford W. Andersen

La música del evangelio — por Wilford W. Andersen

La navegación por los mares de la vida — por Thomas S. Monson

La Navidad del Profeta José Smith — Por Larry C. Porter

La Navidad es amor — Por Thomas S. Monson

La navidad no se compra en la tienda — Por Jeffrey R. Holland

La necesidad de más bondad — por Gordon B. Hinckley

La necesidad de un profeta — por Spencer W. Kimball

La nobleza del trabajo — por Heber J. Grant

La noche de hogar Por el élder James A. Cullimore

La norma de los templos — Por Scott D. Whiting

La norma divina de la honradez Por el élder Neil L. Andersen

La nota más alta — por Marvin J. Ashton

La nota perfecta — por David B. Haight

La obediencia  a los mandamientos — por N. Eldon Tanner

La obediencia — por N. Eldon Tanner

La obediencia a la ley es libertad — L. Tom Perry

La obediencia trae bendiciones — Thomas S. Monson

La obediencia: el sendero hacia la libertad — James E. Faust

La obra de los últimos días — por Spencer W. Kimball

La obra del Señor sigue adelante — por Spencer W. Kimball

La obra del señor sigue adelante — por Spencer W. Kimball

La obra del Señor sigue adelante — por Spencer W. Kimball

La obra misional en Filipinas — por Augusto A. Lim

La obra misional es la savia de la Iglesia — por H. Verlan Andersen

La obra misional que llamamos orientación familiar — por Jay A. Parry

La obra misional y la Expiación — Por Jeffrey R. Holland

La obra misional: nuestra responsabilidad — por David B. Haight

La obra misional: Una gran responsabilidad  Ezra Taft Benson

La obra que tenemos que realizar por el presidente Gordon B. Hinckley

La obra sigue adelante — Gordon B. Hinckley

La Obra Sigue Adelante — Gordon B. Hinckley

La obra sigue adelante — por Gordon B. Hinckley

La observancia de la palabra de sabiduría… con cortesía — por Robert E Wells

La oportunidad de testificar — Dieter F. Uchtdorf

La oposición a la obra de Dios — por Carlos E. Asay

La oración — Cheryl C. Lant

La oración — por David E. Sorensen

La oración — por Ezra Taft Benson

La oración — por Spencer W. Kimball

La oración de fe — por Thomas S. Monson

La oración diaria Por el presidente Joseph Fielding Smith

La oración es la llave — Por Marion G. Romney

La oración y el profeta José — Por Truman G. Madsen

La oración, la fe y la familia: Los peldaños para una felicidad eterna — por H. Bruce Stucki

La oración: eficaz medio misional accesible a todos — por Dean L. Larsen

La organización comienza en el hogar — Por Lyman De Platt

La organización familiar Celestial — por Parley P. Pratt

La paciencia, clave de la felicidad — por Joseph B. Wirthlin

La paciencia: una virtud celestial — por Thomas S. Monson

La palabra de sabiduría — por Eduardo Ayala

La palabra de sabiduría — por Theodore M. Burton

La Palabra De Sabiduría: El Principio Y Las Promesas — Boyd K. Packer

La Palabra de Sabiduría Por el presidente N. Eldon Tanner

La palabra del Señor — por N. Eldon Tanner

La palabra del Señor — por Spencer W. Kimball

La parábola del ganso silvestre — Por Michael D. Palmer

La parábola del sembrador — por Dallin H. Oaks

La paz — por Robert E. Wells

La paz en el hogar — Richard G. Scott

La paz interior — por Joseph B. Wirthlin

La paz mundial — por Dallin H. Oaks

La paz por medio de la oración — por Rex D. Pinegar

La paz: el triunfo de los principios — por Marvin J. Ashton

La perfección de los Santos — por Franklin D. Richards

La perfección es nuestra meta — por William H. Bennett

La perla de gran precio — por J. Thomas Fyans

La perla de gran precio: un libro de escrituras exclusivo — por James R. Harris

La perspectiva eterna del evangelio — por Rafael E. Pino

La piedra de toque del Señor — por Howard W. Hunter

La plenitud de la Salvación por el Élder Bruce R. McConkie

La poesía en nuestra vida — por Sterling W. Sill

La poesía en nuestra vida por el élder Sterling Welling Sill

La pornografía: Ese propagador mortal — Por Thomas S. Monson

La posición de la mujer con respecto al sacerdocio — por Patricia T. Holland

La práctica de la verdad — por J. Richard Clarke

La preparación del camino — Por Thomas S. Monson

La preparación espiritual: Comiencen con tiempo y perseveren — Henry B. Eyring

La preparación para el servicio misional — Daryl H. Garn

La preparación para el servicio misional — por Ezra Taft Benson

La preparación para la segunda venida — Dallin H. Oaks

La preparación personal para recibir las bendiciones del templo — Russell M. Nelson

La preparación personal y familiar — por L. Tom Perry

La preparación trae bendiciones — Thomas S. Monson

La Primera Gran Visión Por el presidente David O. McKay

La Primera Visión: La clave de la verdad Por el élder Richard J. Maynes

La prioridad en nuestras decisiones — por Víctor L. Brown

La Proclamación sobre la Familia: Trascender la confusión cultural — Bruce C. Hafen

La prueba — Por Boyd K. Packer

La prueba de la adversidad — por Ezra Taft Benson

La prueba de vuestra fe — Por Neil L. Andersen

La prueba de vuestra fe — por Neil L. Andersen

La prueba de la mortalidad por el Élder Bruce R. McConkie

La puerta estrecha por el élder Sterling Welling Sill

La pureza precede al poder — por M. Russell Ballard

La razón de nuestra esperanza — Boyd K. Packer

La realidad de Dios — por Howard W. Hunter

La realidad de la Navidad — Por Gary E. Stevenson

La recompensa de sobrellevarlo bien Por el presidente Henry B. Eyring

La red del evangelio — por William Grant Bangerter

La redención de los muertos — por Earl C. Tingey

La redención de los muertos Por el élder Boyd K. Packer

La religión — por Howard W. Hunter

La religión pura — por Marvin J. Ashton

La religión pura — por W. Christopher Waddell

La religión pura . . . — por Spencer W. Kimball

La religión pura y sin mácula… — por Thomas S. Monson

La responsabilidad del bienestar descansa sobre mi y mi familia — por James E. Faust

La responsabilidad individual y el progreso humano — por Dean L. Larsen

La responsabilidad que tenemos hacia nosotras mismas — por Camilla E. Kimball

La Restauración de la Iglesia — José Fielding Smith

La restauración de las llaves del sacerdocio Por el presidente Henry B. Eyring

La restauración de todas las cosas — por James E. Faust

La resurrección — por  Hartman Rector, hijo

La resurrección — por F. Melvin Hammond

La resurrección — por James E. Faust

La resurrección de Jesucristo — Por D. Todd Christofferson

La resurrección de Jesucristo — por Marion G. Romney

La resurrección por el élder Sterling Welling Sill

La reunión sacramental y la Santa Cena — Por Dallin H. Oaks

La revelación — Por Dallin H. Oaks

La revelación — por Henry D. Taylor

La revelación base del Evangelio — Henry D. Moyle

La revelación continúa — por James E. Faust

La revelación del Espíritu Santo — por Bruce R. McConkie

La revelación en un mundo inconstante — por Boyd K. Packer

La revelación personal — por Harold B. Lee

La reverencia — por Marion G. Romney

La reverencia inspira la revelación — por Boyd K. Packer

La reverencia por la vida — por Russell M. Nelson

La reverencia y la moralidad — por Gordon B. Hinckley

La roca de nuestro Redentor — Wilford W. Andersen

La roca de salvación por el Élder Bruce R. McConkie

La sabiduría que lleva a la salvación — por John E. Fowler

La sal de la tierra — por Carlos E. Asay

La sal de la tierra — por Delbert L. Stapley

La salida a luz del libro de Mormón — Matthew S. Holland

La salud, una clave para la vida feliz

La salvación de los niños — por Bruce R. McConkie

La salvación es para familia por el Élder Bruce R. McConkie

La salvación es un asunto de Familia por el Élder Bruce R. McConkie

La Salvación: un asunto familiar por el presidente Ezra Taft Benson

La santa cena del Señor — por Howard W. Hunter

La santa cena y el sacrificio — por  David B. Haight

La Santa Cena y la Expiación — James J. Hamula

La Santa Cena y los convenios — por W. Colé Durham, Jr.

La Santa Cena: Una renovación para el alma — Cheryl A. Esplin

La santidad del matrimonio — por James E. Faust

La segunda venida de Cristo — Henry D. Moyle

La segunda venida de Cristo — por LeGrand Richards

La segunda venida por el élder Sterling Welling Sill

La seguridad que da el conocimiento— por Angel Abrea

La senda hacia la vida eterna — por Delbert L. Stapley

La siembra y la cosecha de la vida — por Elaine A. Cannon

La simplicidad del Cristianismo — por LeGrand Richards

La situación de la iglesia — por Gordon B. Hinckley

La soberanía de nuestro país — Hngh B. Brown

La Sociedad de Socorro — por Boyd K. Packer

La sociedad de socorro en la actualidad — por Barbara B. Smith

La Sociedad de Socorro su promesa y potencial — Por Spencer W. Kimball

La sociedad de socorro y la iglesia — por Dallin H. Oaks

La Sociedad de Socorro y los Servicios de Bienestar — por Marian R. Boyer

La sociedad de socorro: la caridad, un principio guiador — por Aileen H. Clyde

La sociedad de socorro: un bálsamo de Galaad — por Elaine L. Jack

La soledad del liderazgo — por Gordon B. Hinckley

La solución a los problemas de la vida — por Joy F. Evans

La sombra prolongada de la mano de Dios — por Gordon B. Hinckley

La tentación — Rulon G. Craven

La Tierra y el Hombre — por James E. Talmage

La trama de la fe y del testimonio — por Gordon B. Hinckley

La única iglesia verdadera — por Boyd K. Packer

La única Iglesia verdadera y viviente — Por Boyd K. Packer

La única iglesia verdadera y viviente — por Boyd K. Packer

La única mira de glorificar a Dios — por Marvin K. Jensen

La unidad — por Marion G. Romney

La unidad conyugal a través de las escrituras Por Spencer J. Condie

La unión de la familia eterna — por J. Richard Clarke

La universidad de la vida eterna — por  F. Enzio Busche

La validez del evangelio — por G. Homer Durham

La venida de Elias — Por José Fielding Smith

La ventana en la piscina — Becky Heiner

La verdad absoluta — por Spencer W. Kimball

La verdad acerca de Dios Élder Bruce R. McConkie

La verdad de Dios en cada nación — por Hartman Rector Jr.

La verdad de Dios seguirá adelante — Por M. Russell Ballard

La verdad os hará libres por el presidente James E. Faust

La verdad restaurada — por M. Russell Ballard

La verdadera felicidad — por W. Eugene Hansen

La verdadera grandeza — por Howard W. Hunter

La verdadera iglesia de Jesucristo — por N. Eldon Tanner

La victoria sobre la muerte — por Gordon B. Hinckley

La vida abundante — por James E. Faust

La vida abundante — por Joseph B. Wirthlin

La vida del discípulo Por el presidente Dieter F. Uchtdorf

La vida es Eterna — por Ezra Taft Benson

La vida eterna es conocer a nuestro Padre Celestial y a Su Hijo… — Robert D. Hales

La vida plena — Por Spencer W. Kimball

La vida premortal, una gloriosa verdad — por Neal A. Maxwell

La visión de los profetas en cuanto a la Sociedad de Socorro  Por Julie B. Beck

La visión del Sacerdocio Aarónico Por el obispo Victor L. Brown

La visita del salvador a las américas — por Ezra Taft Benson

La vispera de su muerte — Por David H. Yara, Hijo

La vitalidad del amor — Por Milton R. Hunter

La voluntad de Dios — por Spencer W. Kimball

La voluntad de servir — por Robert B. Harbertson

La voz de inspiración — por S. Dilworth Young

La voz del Espíritu — por Marion G. Romney

La Voz Profética — James E. Faust.

La voz sigue siendo apacible — por Graham W. Doxey

La zarza ardiente — por Robert E. McGhee

Lágrimas, pruebas, confianza, testimonio — por  Thomas S. Monson

Lamentaciones de Jeremías: Cuidaos del cautiverio — Quentin L. Cook

Lamentos y resoluciones — Por Dieter F. Uchtdorf

Lámpara de Jehová — por Boyd K. Packer

Lámpara de Jehová — Por Boyd K. Packer

Las asambleas solemnes — por David B. Haight

Las aventuras con el espíritu — por Robert E. Wells

Las bendiciones de la adversidad — Por James E. Faust

Las bendiciones de la autosuficiencia — por Mark E. Petersen

Las bendiciones de la experiencia — Belle S. Spafford

Las bendiciones de la Iglesia — por James M. Paramore

Las bendiciones de la obediencia — por Delbert L. Stapley

Las bendiciones de la obediencia — por N. Eldon Tanner

Las bendiciones de la Santa Cena — Por Don R. Clarke

Las bendiciones de los problemas y aprietos económicos — por James E. Faust

Las bendiciones de ser unidos — por Hugh W. Pinnock

Las bendiciones de un ayuno apropiado —  Carl B. Pratt

Las bendiciones del día de reposo — por Marissa A. Widdison

Las bendiciones del sacerdocio — por Dallin H. Oaks

Las bendiciones del Sacerdocio — por James E. Faust

Las bendiciones del Sacerdocio — por Robert D. Hales

Las bendiciones del servicio misional — por James M. Dunn

Las bendiciones del templo — por Spencer W. Kimball

Las bendiciones del templo — por Thomas S. Monson

Las bendiciones del templo — por Thomas S. Monson

Las bendiciones del trabajo en la familia — por Dean Jarman

Las bendiciones del ayuno — por Marion G. Romney

Las bendiciones divinas — por Howard W. Hunter

Las bendiciones patriarcales — por LeGrand Richards

Las bendiciones que vienen del sacrificio — por M. Russell Ballard

Las bienaventuranzas y nuestra perfección — por Royden G. Derrick

Las características de la iglesia verdadera — por Delbert L. Stapley

Las características divinas del maestro — por Ezra Taft Benson

Las cimas espirituales — por Jack H Goaslind

Las cinco cualidades de líder de José Smith — por William E. Berrett

Las Compras En El Día De Reposo — Earl C. Tingey

Las conferencias: faros que orientan nuestra vida — por J. Thomas Fyans

Las consecuencias de la incredulidad — por N. Eldon Tanner

Las cosas como realmente son — David A. Bednar

Las cosas de Dios y el hombre — por LeGrand Richards

Las cosas de las que tengo convicción — por Gordon B. Hinckley

Las cosas de mi alma — por Boyd K. Packer

Las cosas destrozadas pueden repararse — por Jeffrey R. Holland

Las cosas más importantes — Por A. Theodore Tuttle

Las cosas pequeñas son importantes Por el élder Joseph B. Wirthlin

Las cosas pequeñas y sencillas — por M. Russell Ballard

Las cosas que no nos gusta escuchar — por James E. Faust

Las cosas simples — por Rex D. Pinegar

Las cualidades de la mujer — por Dean L. Larsen

Las decisiones — por Gerald E. Melchin

Las decisiones correctas — por Richard G. Scott

Las decisiones determinan el destino — por Thomas S. Monson

Las decisiones determinan nuestro destino — Thomas S. Monson

Las diez bendiciones del sacerdocio — por Bruce R. McConkie

Las dimensiones de la vida por el élder Sterling Welling Sill

Las doctrinas y los principios que se encuentran en los Artículos de Fe — L. Tom Perry

Las enseñanzas de Nefi con respecto a vencer el desaliento Por Elizabeth K. Ryser

Las enseñanzas de Pablo — por Delbert L. Stapley

Las enseñanzas de un padre amoroso — por Horacio A. Tenorio

Las entrevistas entre padres e hijos — por Carlos E. Asay

Las escritura que revelan la restauración — por LeGrand Richards

Las escrituras — por Boyd K. Packer

Las escrituras testigos de Jesucristo por el Élder Bruce R. McConkie

Las Escrituras y su relación con la estabilidad familiar — Por Marion G. Romney

Las Escrituras, eternas guías del viajero — Por L. Tom Perry

Las escrituras: deseables más que el oro; y dulces más que miel — Susan W. Tanner

Las escrituras: mi barra y mi fortaleza — Por Lenet Hadley Read

Las familias del barrio y de la rama: … — por Virginia H. Pearce

Las familias y la oración — Henry B. Eyring

Las grandes responsabilidades de los padres — por Ezra Taft Benson

Las grietas espirituales — por David B. Haight

Las iniquidades prevalecen contra mí por el élder Sterling Welling Sill

Las ironías de la vida — por  Neal A. Maxwell

Las lecciones aprendidas de la vida — por Joseph B. Wirthlin

Las leyendas de América — Por Franklm S. Harria III

Las leyes de Dios — por N. Eldon Tanner

Las leyes de Dios son bendiciones, no sentencias — por ElRay L. Christiansen

Las llaves del reino — por Bruce R. McConkie

Las llaves del Reino — por David B. Haight

Las llaves del sacerdocio — por Russell M. Nelson

Las llaves del Reino por el Élder Bruce R. McConkie

Las llaves del Reino Por el élder James E. Faust

Las llaves que nunca se enmohecen — por James E. Faust

Las llaves y la autoridad del sacerdocio — Por Dallin H. Oaks

Las madres de los tiempos bíblicos por el élder Sterling Welling Sill

Las madres enseñan a los hijos en el hogar — L. Tom Perry

Las manos — por Thomas S. Monson

Las manos de los padres — Jeffrey R. Holland

Las mejores calificaciones — por Marion D. Hanks

Las muchas voces — por Elaine A. Cannon

Las mujeres en nuestra vida — Gordon B. Hinckley

Las mujeres jóvenes en un esfuerzo unido — por Ardeth G. Kapp

Las normas inalterables del Padre Celestial — Allan F. Packer

Las obras de Dios — por James E. Faust

Las palabras de cristo: nuestra liahona espiritual — W. Rolfe Kerr

Las palabras de los líderes Por el presidente Spencer W. Kimball

Las palabras que expresamos — Rosemary M. Wixom

Las primeras y las últimas palabras — por A. Theodore Tuttle

Las prioridades de una hija de Dios — por Elaine A. Cannon

Las promesas hechas a los padres por el Élder Bruce R. McConkie

Las pruebas de la adversidad — por Ernest Wilkinson

Las pruebas y glorias venideras — por Bruce R. McConkie

Las puertas de la muerte — por Russell M. Nelson

Las raíces del mormonismo — por Hartman Rector, Hijo

Las realidades reveladas de la vida terrenal — Por Paul B. Pieper

Las responsabilidades de los padres — por N. Eldon Tanner

Las responsabilidades del Sacerdocio — por Marion G. Romney

Las responsabilidades del sacerdocio — por Claudio R. M. Costa

Las respuestas a los interrogantes de la vida — por James E. Faust

Las respuestas vendrán — por Hans B. Ringger

Las revelaciones de los cielos — por L Aldin Porter

Las riendas de la responsabilidad y dirección — por Joseph Fielding Smith

Las riquezas de la restauración — Por Neal A. Maxwell

Las sagradas escrituras: como cartas de casa — por Ardeth G. Kapp

Las señales de la iglesia verdadera — por Mark E. Petersen

Las Siete Herejías Mortales por el Élder Bruce R. McConkie

Las tentaciones de Cristo — por Howard W. Hunter

Las últimas palabras de Moroni — por Mark E. Petersen

Las ventanas de los cielos — David A. Bednar

Las ventanas de luz y verdad — por Joseph B. Wirthlin

Las verdades que más vale la pena conocer — Por Boyd K. Packer

Las verdades reveladas del evangelio — por LeGrand Richards

Las virtudes del padre por el élder Sterling Welling Sill

Las voces distintas — por Dallin H. Oaks

Lazos Familiares — por William G. Bangerter

Leales a la fe — por Thomas S. Monson

Lealtad al Señor — Por Rex D. Pinegar

Lealtad —Gordon B. Hinckley

Lecciones aprendidas durante Jornada de la vida — Por Joseph B. Wirthlin

Lecciones de las escrituras sobre el liderazgo — por Spencer J. Condie

Lecciones especiales Por el élder Ronald A. Rasband

Lecciones que aprendemos de Eva — por Russell M. Nelson

Lecciones que aprendemos de Lamán y de Lemuel — Neal A. Maxwell

Lecciones que aprendemos de las oraciones del Señor — por Russell M. Nelson

Lecciones que aprendí en la niñez — por Gordon B. Hinckley

Lehi, Profeta y patriarca — Por Marshall R. Craig

Leidísimo — por Franklin D. Richards

Levantaos y brillad Por Ann M. Dibb

Levántate y átate las sandalias — por Howard W. Hunter

Libre albedrío o inspiración? — por Bruce R. McConkie

Libre de la Oscuridad — por Joseph Fielding Smith

Libres para siempre, para actuar por sí mismos — D. Todd Christofferson

Líderes estimulantes por el élder Sterling Welling Sill

Linaje escogido — por Gordon B. Hinckley

Línea por Línea — por James B. Alien

Llamada a servir — por JoAnn Jolley

Llamado al santo apostolado — por Russell M. Nelson

Llamado como si fuera de los cielos — por Vaughn J. Featherstone

Llamado por Él para declarar Su palabra — Randy D. Funk

Llamados a la obra Por el presidente Thomas S. Monson

Llamados a servir — por L Tom Perry

Llamados a servir — por Robert L. Backman

Llamados a servir — Thomas S. Monson

Llamados al servicio — por Thomas S. Monson

Llamados por profecía — por Boyd K. Packer

Llamados y preparados desde la fundación del mundo — por Neal A. Maxwell

Llegar a ser buenos padres — Por L. Tom Perry

Llegar a ser la persona para la cual han nacido — por Watson Nelson

Llegar a ser un verdadero discípulo — Por Daniel L. Johnson

Llegar al final con tu antorcha aún encendida — Dieter F. Uchtdorf

Llena nuestro corazón de tolerancia y amor — por Russell M. Nelson

Llenar el mundo con el amor de Cristo — Por Dieter F. Uchtdorf

Llenar nuestros hogares de luz y de verdad — por Cheryl A. Esplin

Lleno de vida y de energía — Randal A. Wright

Llevad mi yugo sobre vosotros — por Mark E. Petersen

Lo haré — Por William R. Bradford

Lo hare hoy — Por N. Eldon Tanner

Lo interesante y lo importante — por William R. Bradford

Lo más difícil del mundo: ser buenos padres — por James E. Faust

Lo más importante — Dallin H. Oaks

Lo mejor aún está por venir — por Jeffrey R. Holland

Lo mismo que sembramos, cosechamos — por Richard L. Evans

Lo que aprendí cuando era un joven converso — Por Jörg Klebingat

Lo que deseo que mi nieto sepa antes de salir en una misión — James E. Faust

Lo que Dios ha unido — por Gordon B. Hinckley

Lo que el hombre siembre. . . — por L. Tom Perry

Lo que el querría que hiciéramos — por Thomas S. Monson

Lo que el Señor espera de nosotros — por Spencer W. Kimball

Lo que el Señor requiere de los padres — por Robert L. Backman

Lo que enseña el evangelio — por LeGrand Richards

Lo que nos llevamos puesto por el élder Sterling Welling Sill

Lo que podemos darle al Señor Por el presidente Ezra Taft Benson

Lo que salvó nuestro matrimonio — por Judith Long

Lo que significa ser un santo — por William G.  Bangerter

Lo que significa ser una hija de Dios — James E. Faust

Lo que tiene más valor Por el presidente Gordon B. Hinckley

Lo que todo un élder debe saber; y una hermana también — por Boyd K. Packer

Lo saben? — por Glenn L. Pace

Lo sé. Lo vivo. Me encanta — Por Ann M. Dibb

Los “palos” en la profecía de Ezequiel — Por Keith H. Meservy

Los años que la langosta devoró — por Spencer W. Kimball

Los atributos divinos de Jesucristo: compasivo y bondadoso

Los atributos divinos de Jesucristo: compasivo y misericordioso

Los atributos divinos de Jesucristo: Lleno de caridad y de amor — Mensaje de las maestras

Los atributos divinos de Jesucristo: Manso y humilde — Mensaje de las maestras

Los atributos divinos de Jesucristo: poderoso y lleno de gloria — Mensaje de las maestras

Los buenos hábitos desarrollan un buen carácter — por Delbert L. Stapley

Los buenos maestros son importantes — Marion D. Hanks

Los buenos recuerdos son bendiciones reales — por Joe J. Christensen

Los cielos cuentan la gloria de Dios — por Don Lind

Los cimientos de nuestra fe — por Gordon B. Hinckley

Los cinco principios de la estabilidad económica — por N. Eldon Tanner

Los consejos de la Iglesia — por M. Russell Ballard

Los consejos del sacerdocio — por N. Eldon Tanner

Los convenios — por Boyd K. Packer

Los convenios del evangelio — por Marion G. Romney

Los convenios y la fe — Por Robert D. Hales

Los convenios y las ordenanzas del Señor — por Jorge A. Rojas

Los descubrimientos de John L. Stephens sobre los mayas — por James S. Packer

Los deseos de, nuestro corazón Por el élder Dallin H. Oaks

Los deseos del corazón por Dallin H. Oaks

Los Diez Mandamientos — Por Bernard P. Brockbank

Los Diez Mandamientos — Por Sterling W. Sill

Los diez mandamientos de un pueblo peculiar por el Élder Bruce R. McConkie

Los dioses falsos — Por Spencer W. Kimball

Los discípulos y la defensa del matrimonio — Russell M. Nelson

Los domingos son para otro fin Por Alexei Chemezov

Los dones del Señor — Por Ezra Taft Benson

Los dones y los regalos — por Thomas S. Monson

Los dos aspectos de la oración — por Francis M. Gibbons

Los efectos de la televisión — por M. Russell Ballard

Los fieles primeros creyentes — Por Donald L. Enders

Los frutos de nuestras labores — por Spencer W. Kimball

Los frutos del evangelio restaurado de Jesucristo — por Joseph B. Wirthlin

Los funerales en la iglesia — por Boyd K. Packer

Los grandes acontecimientos — por Bruce R. McConkie

Los grandes mandamientos — por N. Eldon Tanner

Los héroes — por H. David Burton

Los héroes de la juventud — por Spencer W. Kimball

Los hijos del convenio — por Russell M. Nelson

Los hijos del convenio por el Élder Bruce R. McConkie

Los hombres Santos de los Últimos Días y el divorcio — Brent Scharman

Los huérfanos y las viudas, amados de Dios — por Thomas S. Monson

Los instrumentos para lograr sus propósitos — por Barbara W. Winder

Los jóvenes adultos y el templo Por el Élder Russell M. Nelson

Los justos no deben temer — por Ezra Taft Benson

Los lamanitas y los Santos de los Últimos Días destinos… — Por Dean L. Larsen

Los lazos eternos que nos unen — por A. Theodore Tuttle

Los lazos familiares se fortalecen con amor — por  F. Enzio Busche

Los líderes más grandes son los seguidores más fieles — por Stephen W. Owen

Los manuales de instrucciones la Iglesia — Per G. Malm

Los mejores Dones— Por Robert D. Hales

Los milagros de la restauración — por Jeffrey R. Holland

Los milagros, antaño y en nuestros días — por Thomas S. Monson

Los misericordiosos obtienen misericordia Por el presidente Dieter F. Uchtdorf

Los misioneros mayores y el evangelio — Russell M. Nelson

Los muchachos necesitan el ejemplo de hombres modelo — por Marion D. Hanks

Los muchos testigos de Jesucristo y de su obra — por James M. Paramore

Los niños pequeños — por Boyd K. Packer

Los obreros de la viña Por el élder Jeffrey R. Holland

Los obreros fieles — Por Loren C. Dunn

Los obstáculos en el camino del progreso — por Marvin J. Ashton

Los oficios en el sacerdocio— Por Bruce R. McConkie

Los pacíficos discípulos de Cristo — Por Boyd K. Packer

Los padres: Principales maestros del Evangelio para sus hijos — Tad R. Callister

Los pastores de Israel — por  John R. Lasater

Los pastores del rebaño — Gordon B. Hinckley

Los patos son diferentes — por Ann N. Madsen

Los pequeños obstáculos — por Angel Abrea

Los pioneros: Un ancla para la actualidad — Marcus B. Nash

Los poderes del presidente — por Mark E. Petersen

Los poderes del Sacerdocio Aarónico — por Gordon B. Hinckley

Los poderes del cielo Por el élder David A. Bednar

Los preliminares de la restauración — Milton V. Backman, Jr.

Los presidentes de la Iglesia — por Joseph Anderson

Los principios básicos de los servicios de bienestar — por Marion G. Romney

Los principios de bienestar en el hogar — por Barbara B. Smith

Los principios de bienestar en la Sociedad de Socorro — por Shirley W. Thomas

Los principios de bienestar son para guiar nuestra vida: — por Robert D. Hales

Los principios de la ley de consagración — por Marion G. Romney

Los principios invalorables que llevan al éxito — por Claudio R. M. Costa

Los principios revelados sobre los quórumes — por Michael A. Neider

Los Profetas — por Spencer W. Kimball

Los profetas de nuestros días — Por Spencer W. Kimball

Los profetas pioneros y los modernos — por Earl C. Tingey

Los profetas y los grillos cebolleros espirituales — Neil L. Andersen

Los puentes y los recuerdos eternos — Dennis B. Neuenschwander

Los que aman a Jesús — por Thomas S. Monson

Los que anuncian buenas nuevas — por Thomas S. Monson

Los que mueren en el Señor — por Bruce R. McConkie

Los que no se dieron por vencidos — por F. Enzio Busche

Los quórumes del Sacerdocio Aarónico — por Robert L. Backman

Los quórumes del sacerdocio en el plan de bienestar — por Gordon B. Hinckley

Los salvadores de estrellas — por David B. Haight

Los samaritanos de los últimos días — por N. Eldon Tanner

Los santos de los últimos días siguen intentándolo — por Dale G. Renlund

Los santos de los últimos días siguen intentándolo — por Dale G. Renlund

Los senderos que Jesús recorrió — por Thomas S. Monson

Los senderos que Jesús recorrió — por Thomas S. Monson

Los senderos que llevan a la verdad — por Robert E. Wells

Los servicios básicos del plan de bienestar — por Marion G. Romney

Los servicios de bienestar: El evangelio en acción — por Spencer W. Kimball

Los servicios de bienestar: El programa del Salvador — por Marion G. Romney

Los servicios sociales — por J. Richard Clarke

Los siete Cristos — por Bruce R. McConkie

Los templos y el matrimonio eterno — por Spencer W. Kimball

Los templos y la obra que se efectúa en ellos — por David B. Haight

Los templos y la obra que se realiza en ellos — por Gordon B. Hinckley

Los tiempos de refrigerio por el Élder Bruce R. McConkie

Los tiempos en los que vivimos — Por Gordon B. Hinckley

Los tres grandes por el élder Sterling Welling Sill

Los tres jardines de Dios — por Bruce R. McConkie

Los valientes hombres de Israel — por Monte J. Brough

Los valores morales y sus recompensas — por Royden G. Derrick

Los verdaderos amigos — por Richard G. Scott

Los verdaderos principios del amor — por Theodore M. Burton

Los verdaderos valores de la vida Por el presidente David O. McKay

Los zapatos del ganador — por Robert L. Backman

Luz y verdad — por Theodore M. Burton

M

Madre, tu más grande desafío — Gordon B. Hinckley

Madres e hijas — M. Russell Ballard

Madres en Israel e hijas de Sion por el Élder Bruce R. McConkie

Maestros del Evangelio — por Gordon B. Hinckley

Magnífica estructura Por El Élder Joseph B. Wirthlin

Magnifiquemos nuestro llamamiento— por Gordon B. Hinckley

Magnifiquemos nuestros llamamientos en el Sacerdocio — por Joseph Fielding Smith

Mamá me lo dijo — Bradley D. Foster

Mamá, ¿somos cristianos? — por Gary J. Coleman

Manifiesten su fe — Por Russell M. Nelson

Manos que ayudan, manos que salvan — Koichi Aoyagi

Mantén tu lugar como mujer — Por Harold B. Lee

Mantened firmes las líneas de la comunicación — por Spencer W. Kimball

Mantened vuestra lámpara encendida — por Harold B. Lee

Mantener sagrado Por el élder Paul B. Pieper

Mantenga sus manos por el élder Sterling Welling Sill

Mantengámonos erguidos — Por H. David Burton

Mantengámonos firmes; guardemos la fe — por Gordon B. Hinckley

Mantengamos sagrados los templos — por Gordon B Hinckley

Mantengamos un equilibrio en nuestra vida — por O. Don Ostler

Mañana, será tarde — por Paul H. Dunn

Marchad! por el élder Sterling Welling Sill

María y José — por Robert J. Mathews

Más de lo que imaginamos — Por Marion D. Hanks

Más evidencias para el Libro de Mormón — Daniel C. Peterson

Más importante que la victoria — por Thomas S. Monson

Mas los obreros [son] pocos — por L. Tom Perry

Más parecidas que diferentes — por Linda K. Burton

Más santidad dame — H. David Burton

Matrimonio Celestial — por Bruce R. McConkíe

Matrimonio y divorcio — por David B. Haight

Matrimonio y Divorcio — por Spencer W. Kimball

Matrimonios misioneros: Una época para servir — Robert D. Hales

Me seréis testigos — Jeffrey R. Holland

Me seréis testigos — Por Spencer W. Kimball

Medicina para el alma por el élder Sterling Welling Sill

Mensaje a mis nietos varones — por James E. Faust

Merced, justicia y amor — por Jeffrey R. Holland

Mi alma se deleita en las escrituras — Julie B. Beck

Mi corazón las medita continuamente — Devin G. Durrant

Mi hijo y el vuestro: personas extraordinarias — por Teddy E. Brewerton

Mi llamamiento como maestro Scout — por Ezra Taft Benson

Mi prójimo – mi hermano! — por David B. Haight

Mi siervo José — por Neal A. Maxwell

Mi testimonio — por Gordon B. Hinckley

Mi testimonio de la resurrección — J. Reuben Clark, Jr.

Mil testimonios — por James M. Paramore

Milagros entre los lamanitas — por Gene R. Cook

Mirad a vuestros hijos — por Gordon B. Hinckley

Mirad a vuestros pequeñitos — por Michaelene P. Grassli

Mirad al salvador — por John Sonnenberg

Miremos a lo alto y sigamos adelante — por Elaine L. Jack

Miremos hacia adelante con la mira de la fe — Merrill J. Bateman

Miremos hacia el cielo — Por John H. Vandenberg

Miren hacia adelante y crean — Edward Dube

Miren hacia arriba — Adrián Ochoa

Mis hermanos más pequeños — Boyd K. Packer

Misiones, templos y responsabilidades — por Gordon B. Hinckley

Momentos preciosos — por Ardeth G. Kapp

Montañas que ascender Por el presidente Henry B. Eyring

Moralidad personal — por David B. Haight

Mormón debe significar “muy bueno” — por Gordon B. Hinckley

Mormón Por Marion D. Hanks

Muéstranos al Padre por el élder Sterling Welling Sill

Mujer virtuosa — por Barbara B. Smith

Mujeres de Dios — por Neal A. Maxwell

Música inspiradora: pensamientos dignos — por Boyd K. Packer

N

Nacer de nuevo — James E. Faust

Nacer de nuevo Por el presidente James E. Faust

Nacer nuevamente” El presidente Alvin R. Dyer

Nacerá tu luz como el alba — por Victor L. Brown

Nací de buenos padres — por L. Tom Perry

Nacido de buenos padres — por Dallas N. Archibald

Nacidos de Dios — por Ezra Taft Benson

Nacimiento por el élder Sterling Welling Sill

Nadie es una isla — Richard H. Winkel

Nadie estuvo con Él — por Jeffrey R. Holland

Nadie nos dijo que sería fácil — por John B. Dickson

Nauvoo: una demostración de fe — por L. Tom Perry

Necesitamos hombres valientes — por Marion G. Romney

Nefi, un hombre universal — Por Alien E. Bergin

Ni extranjeros ni advenedizos — por Harold G. Hillam

Ni os jactéis de vuestra fe y obras poderosas — por Marvin J Ashton

Ni se agregaran ni se quitarán palabras — por Howard W. Hunter

Niños que gocen de paz — por Michaelene P. Grassli

No [traten] con liviandad las cosas sagradas — Larry S. Kacher

No “traspasar lo señalado” — por Dean L. Larsen

No améis al mundo por el Élder Bruce R. McConkie

No ardía nuestro corazón? — por Loren C. Dunn

No basta con la intención — por Rex C. Reeve

No busquéis riquezas sino sabiduría — por Franklin D. Richards

No codiciarás” por el presidente Gordon B. Hinckley

No cometerás adulterio — Jeffrey Marsh

No contiendas con los demás pero sigue un curso fijo — por Gordon B. Hinckley

No contrastéis al espíritu — por James A. Cullimore

No dejemos caer la pelota — por Gordon B. Hinckley

No demores — Henry B. Eyring

No es [éste] más bien el ayuno que yo escogí? — por Henry B. Eyring

No es bueno que el hombre ni la mujer estén solos — Por Sheri L. Dew

No es un pecado ser débil — por Wendy Ulrich

No está aquí, sino que ha resucitado — Gordon B. Hinckley

No está aquí, sino que ha resucitado — por Thomas S. Monson

No estamos solos — por Janette C. Hales

No están solos en la obra — Henry B. Eyring

No harás por el élder Sterling Welling Sill

No hay lugar para el enemigo de mi alma — Jeffrey R. Holland

No hay nada de malo — por Marvin J. Ashton

No hemos llegado a la cima — por Gordon B. Hinckley

No juzguéis por las apariencias — por Boyd K. Packer

No juzguéis, para que no seáis juzgados — por N. Eldon Tanner

No lo digas a nadie — Por Thomas S. Monson

No lo olvidemos por el élder Sterling Welling Sill

No murmures — por Neal A. Maxwell

No nos cansemos de hacer el bien — por Spencer W. Kimball

No piensa quemar el Libro Por Don Vicenzo di Francesca

No podemos vivir en soledad Por el élder Robert D. Hales

No prediquéis sino el arrepentimiento a esta generación — por Elaine S. Dalton

No recordaré más sus pecados — por Boyd K. Packer

No se adormecerá ni dormirá — por Gordon B. Hinckley

No se dejen engañar — Dallin H. Oaks

No se haga mi voluntad . . . — por Robert L. Simpson

No seáis incrédulos — por Gordon B. Hinckley

No seáis movidas! — Elaine S. Dalton

No somos todas madres? — Por Sheri L. Dew

No somos todos mendigos? — Jeffrey R. Holland

No somos todos mendigos? — Jeffrey R. Holland

No soy sino un jovenzuelo — por Neal A. Maxwell

No te avergüences de dar testimonio — por Spencer W. Kimball

No te dejaré, ni te desampararé — Thomas S. Monson

No temáis — Boyd K. Packer

No temáis — Por L. Whitney Clayton

No temáis” por el presidente James E. Faust

No temas, cree solamente — Dieter F. Uchtdorf

No temas… yo estoy contigo — Por Jean A. Stevens

No temeréis —  Alvin R. Dyer

No tendrás dioses ajenos — Dallin H. Oaks

No Tendrás Dioses Ajenos Delante De Mi — Russell M. Nelson

No tendrás dioses ajenos delante de mí — S. Michael Wilcox

No tenemos por qué temer la venida de Cristo — por Gordon B. Hinckley

No tenemos tiempo para la contención — por Marvin J. Ashton

No tengáis miedo . . . De hacer lo bueno — por  Gordon B. Hinckley

No tengáis miedo… De hacer lo bueno Por el presidente Gordon B. Hinckley

No tengas miedo, porque más son los que están con nosotros — Por Sharon G. Larsen

No tomaras el nombre de Dios en vano — por Gordon B. Hinckley

No tomemos el camino equivocado — Por Claudio D. Zivic

No toquen el don mal ni la cosa impura — por H. Burke Peterson

Normas cívicas para los santos fieles — por Ezra Taft Benson

Nos avergonzamos de nuestros principios? — por N. Eldon Tanner

Nos queda todavía un sólido eslabón — Vaughn J. Featherstone

Nosotros creemos en Dios por el élder Sterling Welling Sill

Nosotros seguimos a Jesucristo — Quentin L. Cook

Nuestra búsqueda de la felicidad por el presidente James E. Faust

Nuestra creencia en Cristo por el Élder Bruce R. McConkie

Nuestra Deuda Mayor Por el presidente Joseph Fielding Smith

Nuestra fortaleza espiritual — Por Roberto Vidal

Nuestra gran misión — por Gordon B. Hinckley

Nuestra mayordomía en los servicios de bienestar — por J. Richard Clarke

Nuestra mejor defensa en contra de la pornografía — Por Kerry Hanson Jensen

Nuestra misión salvadora — por Gordon B. Hinckley

Nuestra nueva generación — por Ronald A. Rasband

Nuestra oportunidad de servir a Dios — por Franklin D. Richards

Nuestra perspectiva eterna — por Barbara B. Smith

Nuestra preparación espiritual y temporal — por Barbara W. Winder

Nuestra primordial obligación — por David O. McKay

Nuestra relación con el Salvador — por James E. Faust

Nuestra responsabilidad …evangelio a todo el mundo — por Ezra Taft Benson

Nuestra responsabilidad de compartir el evangelio — por Ezra Taft Benson

Nuestra responsabilidad de llevar el evangelio hasta …. — por Jack H. Goaslind, hijo

Nuestra responsabilidad en el sacerdocio — por N. Eldon Tanner

Nuestra responsabilidad más Grande por el élder Sterling Welling Sill

Nuestra responsabilidad: salvar al mundo — por Delbert L. Stapley

Nuestra sagrada responsabilidad del sacerdocio — por Thomas S. Monson

Nuestra senda del deber — Keith B. McMullin

Nuestra única oportunidad — Sheri L. Dew

Nuestra vida: una gran prueba — por Franklin D. Richards

Nuestras acciones dan forma a nuestro carácter — Por Wayne S. Peterson

Nuestras convicciones y actitudes — por Ángel Abrea

Nuestras hermanas, desde el principio — por Bruce R. McConkie

Nuestras inapreciables familias — por Loren C. Dunn

Nuestras oraciones — por Bruce R. McConkie

Nuestras solemnes responsabilidades — por Gordon B. Hinckley

Nuestras tentaciones por el élder Sterling Welling Sill

Nuestro ambiente moral — por Boyd K. Packer

Nuestro Amigo bienamado — por David A. Whetten

Nuestro compromiso con Dios — por Howard W. Hunter

Nuestro conocimiento acerca de Dios — Hugh B. Brown

Nuestro deber a Dios — Por Cecil O. Samuelson Jr.

Nuestro deber a Dios: La misión de padres y líderes para… — Robert D. Hales

Nuestro deber de padres — por O. Leslie Stone

Nuestro deber sagrado de honrar a la mujer — Russell M. Nelson

Nuestro derecho inalienable — por Henry D. Taylor

Nuestro destino — L. Aldin Porter

Nuestro don de Dios — por Marion G. Romney

Nuestro evangelio no fue a vosotros sólo en palabras. . .” por el Élder Bruce R. McConkie

Nuestro futuro hogar: el mundo espiritual — Por Dale C. Mouritsen

Nuestro gran potencial eterno — por Spencer W. Kimball

Nuestro legado — Stephen B. Oveson

Nuestro mensaje — por Ezra Taft Benson

Nuestro mensaje al mundo — por Robert E. Wells

Nuestro padre que estás en los cielos — por L. Tom Perry

Nuestro papel en el drama de la vida — por Royden G. Derrick

Nuestro patrimonio del Sacerdocio — por Jeffrey R. Holland

Nuestro perfeccionamiento — por Robert E. Wells

Nuestro poder sobre Satanás — por ElRay L. Christiansen

Nuestro preciado tesoro — por Rex C. Reeve

Nuestro propia Liahona — por Spencer W. Kimball

Nuestro reloj espiritual — por Dean L. Larsen

Nuestro Señor y salvador — por David B. Haight

Nuestro Señor y salvador — por Joseph B. Wirthlin

Nuestro suministro de poder espiritual — por Russell M. Nelson

Nuestro testimonio — por Gordon B. Hinckley

Nuestro Testimonio al mundo — Hartman Rector, Jr

Nuestro testimonio al mundo — por Howard W. Hunter

Nuestro tiempo de preparación — Por  A. Theodore Tuttle

Nuestro vuelo espiritual — por Jacob De Jager

Nuestros antepasados esperan. . . — por Eldred G. Smith

Nuestros cuatro objetivos — por Robert L. Simpson

Nuestros ministerios personales — Hugo E. Martínez

Nuestros queridos niños son un regalo de Dios — por Thomas S. Monson

Nuevas oportunidades de prestar servicio — por Robert L Backman

Nunca caminamos solos — Thomas S. Monson

Nunca es demasiado pronto ni demasiado tarde — Bradley D. Foster

Nunca os deis por vencidos — por Joseph B. Wirthlin

Nunca solos — por Thomas S. Monson

Nunca solos en Sierra Leona — Norman C. Hill

Nunca, nunca, nunca se den por vencidas! — Mary N. Cook

Nutrir el matrimonio — Russell M. Nelson

O

Obedeced a las autoridades generales — por L. Aldin Porter

Obedecer todas las reglas — por H. Kent Rappleye

Obedezcamos el Evangelio — Henry D. Moyle

Obediencia a una causa justa — por N. Eldon Tanner

Obediencia mediante nuestra fidelidad — Por L. Tom Perry

Obediencia mediante nuestra fidelidad — por L. Tom Perry

Obediencia, consagración y sacrificio — por Bruce R. McConkie

Obrar con toda diligencia — Henry B. Eyring

Obsequios de Navidad — Por Mark E. Petersen

Observaciones finales — por Harold B. Lee

Obtengamos el talento de la espiritualidad — Carol B. Thomas

Obtengamos fortaleza del Libro de Mormón — por Ruth B. Wright

Obtengamos un testimonio de Jesucristo — por Bruce R. McConkie

Ocho estrategias para ayudar a los niños a rechazar la pornografía Por Lisa Ann Thomson

Ofrendas de ayuno — por Larry E. Morris

Oh ese sutil plan del maligno! — M. Russell Ballard

Oh vosotros que os embarcáis — Por Henry B. Eyring

Oh, está todo bien — Dieter F. Uchtdorf

Oídos para oír — por Henry B. Eyring

Ojos para ver y oídos para oír — Kim B. Clark

Opongamonos al mundo — Dallin H. Oaks

Oposición en todas las cosas — por Dallin H. Oaks

Oposición, a fin de fortalecernos — por Eldred G. Smith

Ora siempre — Por David A. Bednar

Ora, escucha y medita — por

Oración — Por Henry B. Eyring

Oración dedicatoria del Templo de Provo — Por José Fielding Smith

Oración y revelación — por Marion G. Romney

Orad siempre — por  Spencer W. Kimball

Ordenanzas  y convenios — Por Dennis B. Neuenschwander

Organizaos — por Marian R. Boyer

Organizar el barco al estilo Bristol: Sean dignos de entrar... — Quentin L. Cook

Orgulloso de mi linaje Por el élder George P. Lee

Os confiero el Sacerdocio de Aarón — por  L. Tom Perry

Os es necesario nacer de nuevo — por David A. Bednar

Os saludamos en el nombre del señor — por Gordon B. Hinckley

P

Paciencia en las aflicciones — por Ángel Abrea

Paciencia: Más que esperar — Hillary Olsen

Padre, aumenta nuestra fe — por Gordon B. Hinckley

Padre, vuelve a tu hogar — por James E. Faust

Padres — por D. Todd Christofferson

Padres dignos, hijos dignos — por Ezra Taft Benson

Padres, atended a vuestras responsabilidades — por L. Tom Perry

P-A-G-A por el élder Sterling Welling Sill

Pagad a vuestros acreedores y vivid Por el presidente Ezra Taft Benson

Palabras de introducción a la dedicación — por Spencer W. Kimball

Palabras para cambiar nuestro mundo — Norman C. Hill

Palabras para vivir — James M. Dunn

Panorama de recuerdos — por Marion D. Hanks

Para actuar por nosotros mismos: El don y las bendiciones… — por Robert D. Hales

Para cambiar tu matrimonio cambia tu mismo — por Afton J. Day

Para distinguir los matices obscuros — William H. Bennett

Para el padre de familia — por Ezra Taft Benson

Para esto fuisteis llamados — por J. Richard Clarke

Para esto he venido al mundo — Alexander B. Morrison

Para hallar a los perdidos Por el élder M. Russell Ballard

Para la “juventud bendita” — por Ezra Taft Benson

Para la Familia: La preparación para entrar en el Templo

Para la fortaleza de la juventud — Earl C. Tingey

Para las hermanas adultas solteras de la Iglesia — por Ezra Taft Benson

Para ligar a la familia humana — por David B. Haight

Para llegar al corazón de los niños — por Anne G. Wirthlin

Para llegar al corazón de los niños — por Anne G. Wirthlin

Para lograr una vida gozosa — por Camilla Kimball

Para los maestros orientadores de la iglesia — por Ezra Taft Benson

Para que efectuéis milagros — por H. Burke Peterson

Para que el testimonio salga de Sión — Por Bruce R. McConkie

Para que la plenitud de mi evangelio sea proclamada — por Joseph Fielding Smith

Para que no haya malas interpretaciones — por Jacob de Jager

Para que podáis tener raíces y ramas — por Hartman Rector, hijo

Para que seamos uno — por Howard W. Hunter

Para que siempre podamos tener Su Espíritu con nosotros — por David A. Bednar

Para qué son los templos? — por Gordon B. Hinckley

Para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar — por Neal A. Maxwell

Para que] pudiese atraer a mí mismo a todos los hombres — por Dale G. Renlund

Para ser autosuficientes — por L. Tom Perry

Para ser sanado — por Richard G. Scott

Para siempre Dios esté con vos — Por Gordon B. Hinckley

Para siempre Dios este con vos — por Thomas S. Monson

Para siempre Dios esté con vos — Por Thomas S. Monson

Para tener dominio por el élder Sterling Welling Sill

Para tener gozo en la vida — por Barbara W. Winder

Para tocar el cielo — por Thomas S. Monson

Para todos los hombres, de todas partes — por Dallin H. Oaks

Participantes de la naturaleza divina — por Marion G. Romney

Pasado, presente y futuro de los servicios de bienestar — por Victor L. Brown

Paso por paso — Por Joseph B. Wirthlin

Pastorea mis ovejas — Ben B. Banks

Pastores espirituales — W. Eugene Hansen

Pautas para efectuar la obra de Dios con pureza — por Spencer W. Kimball

Pautas para tiempos difíciles — por Harold B. Lee

Paz — Eldred G. Smith

Paz al mundo — David O. McKa

Paz de conciencia y paz mental — Richard G. Scott

Paz personal: La recompensa a la rectitud — Quentin L. Cook

Paz, esperanza y orientación — Patricia P. Pinegar

Pecadore que triunfan — Harold B. Lee

Pensad acerca de estas cosas — por Bruce R. McConkie

Pensad en Cristo — por Ezra Taft Benson

Pensamientos inspiradores — por Gordon B. Hinckley

Pensamientos para la pascua — por Marion G. Romney

Percibid las señales — por Artel A. Fedrigotti

Perderemos la cosecha? — por Marvin J. Ashton

Perderemos nuestra oportunidad? — por Spencer W. Kimball

Perdónalos, te lo ruego — por Vaughn J. Featherstone

Perdonar es divino — por Theodore M. Burton

Permanece en el lugar que se te ha designado — Thomas S. Monson

Permaneced en los lugares santos — por Harold B. Lee

Permaneced en mí — Jeffrey R. Holland

Permaneced firmes en lugares santos — Robert D. Hales

Permanezcamos en el territorio del Señor! Por el élder Ulisses Soares

Permanezcamos junto al árbol — por Kevin W. Pearson

Permanezcan en el bote y sujétense! — M. Russell Ballard

Permanezcan en el sendero de la rectitud — Gordon B. Hinckley

Permanezcan en el sendero — por Elaine S. Dalton

Permanezcan firmes — Por Virginia U. Jensen

Permanezcan firmes en la fe — por Howard W. Hunter

Permanezcan firmes frente a las asechanzas del mundo — por Gordon B. Hinckley

Pero el mayor de ellos es el amor — por Gordon B. Hinckley

Persevera en tu camino — Koichi Aoyagi

Perseverar hasta el fin — por Robert D. Hales

Perseverar hasta el fin con caridad — por Hartman Rector, Jr.

Personajes del Libro de Mormón que José Smith conoció — Por Robert J. Woodford

Pies embarrados y camisas blancas — por Matthew S. Holland

Pilares fundamentales de un testimonio por el Élder Bruce R. McConkie

Pioneros modernos — por Dallin H. Oaks

Plantando las promesas en el corazón de los hijos Por Élder Bruce C. Hafen

Podéis llegar allí desde donde estáis — Por Marvin J. Ashton

Podéis sentir esto ahora? — Por Quentin L. Cook

Podemos mejorar: Cómo recibir a otras personas en el redil Por Betsy VanDenBerghe

Podemos substituir al señor? — por Paul James Toscano

Poder en el sacerdocio —  Neil L. Andersen

Poder espiritual — por Devere Harris

Poner nuestro corazón a tono con la voz del Espíritu Por Linda K. Burton

Ponga en orden su casa — Por Russell M. Nelson

Pongamos los cimientos para el milenio — por LeGrand Richards

Pongan a prueba la palabra de Dios — por Virginia H. Pearce

Pongan su confianza en ese Espíritu que induce a hacer lo bueno — por Henry B. Eyring

Poniendo el ejemplo en el hogar — Por H. Burke Peterson

Por donde Jesús camino — por Harold B. Lee

Por el poder de su palabra causaron que se derribaran las prisiones — por James M. Paramore

Por esta vida y la eternidad — por N. Eldon Tanner

Por esta vida y por la eternidad — por Boyd K. Packer

Por favor, volved — por Richard G. Scott

Por mas tenue que sea la luz — por Vaughn J. Featherstone

Por medio de la fe todas las cosas se cumplen — Por Marcus B. Nash

Por medio de nosotros — por M. Russell Ballard

Por nuestros frutos nos conocerán — por Gordon B. Hinckley

Por qué conservarnos moralmente limpios? — Por Boyd K. Packer

Por qué conservarnos moralmente limpios? — por Boyd K. Packer

Por qué construyen templos los santos de los ultimos días? — por Eldred G. Smith

Por qué edificamos templos — por Mark E. Petersen

Por que el Señor instituyo la Oración por el Élder Bruce R. McConkie

Por qué es importante graduarse de Instituto — por Matthew Porter Wilcox

Por qué hacemos algunas de las cosas que hacemos — Gordon B. Hinckley

Por qué los Santos de los Últimos Días construyen Templos? por el Élder Bruce R. McConkie

Por qué me llamáis, señor, señor, y no haceis lo que yo digo? — por L. Tom Perry

Por qué me llamáis, señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo? — por Spencer W. Kimball

Por qué servimos? — por Dallin H. Oaks

Por qué son importantes el matrimonio y la familia — por  L. Tom Perry

Por qué son importantes el matrimonio y la familia… — por L. Tom Perry

Por que un profeta — por LeGrand Richards

Por sus frutos los conoceréis — por Dean L. Larsen

Por sus frutos los conoceréis — por Royden G. Derrick

Por tanto, calmaron sus temores — por David A. Bednar

Por tanto, calmaron sus temores — por David A. Bednar

Por tanto, id — Por Silvia H. Allred

Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones — por L. Tom Perry

Por última vez Por el élder William R. Bradford

Por vía de invitación — por Betty Jo N. Jepsen

Porque así se llamará mi iglesia — por Russell M. Nelson

Porque ejemplo os he dado — Por Richard G. Scott

Porque éste es un día de amonestación — por Dean L. Larsen

Porque mi padre leyó el Libro de Mormón — Por Marcos A. Aidukaitis

Porque nada hay imposible para Dios — por Russell M. Nelson

Porque tenemos un padre — por Paul H. Dunn

Porque yo era ciego, pero ahora puedo ver — Thomas S. Monson

Porque yo os guiaré — por Neal A. Maxwell

porque yo vivo, vosotros también viviréis — Por Shayne M. Bowen

Porque yo vivo, vosotros también viviréis Por el presidente Ezra Taft Benson

Practicando lo que predicamos — Marion D. Hanks

Pre arrepentimiento por el élder Sterling Welling Sill

Preciosas y grandísimas promesas — por Howard W. Hunter

Predicad el evangelio — Por Spencer W. Kimball

Predicad el Evangelio a toda criatura — por Spencer W. Kimball

Pregúntenles a los misioneros; ellos pueden ayudarlos! — Por Russell M. Nelson

Preparación del camino — por Thomas S. Monson

Preparación Familiar — por Spencer W. Kimball

Preparación para el futuro — por Victor L. Brown

Preparación para el servicio en la iglesia — por Spencer W. Kimball

Preparación para un empleo honorable — por Howard W. Hunter

Preparación por el élder Sterling Welling Sill

Preparad a vuestros hijos — por Gordon B. Hinckley

Preparad todo lo que fuere necesario — por Howard W. Hunter

Preparad todo lo que fuere necesario — por Victor L. Brown

Preparados de una manera como nunca se había conocido — Linda K. Burton

Preparaos — por Ezra Taft Benson

Preparaos ahora para vuestra misión — por J. Thomas Fyans

Preparaos para lo que viene — por David Kennedy

Preparaos para los días de tribulación — por Ezra Taft Benson

Preparaos para servir — por M. Russell Ballard

Preparaos para una misión — por R. LaVell Edwards

Prepararse para entrar en la Casa del Señor — Kent F. Richards

Preparémonos materialmente — por Franklin D. Richards

Preparémonos para comparecer ante Dios — por Harold B. Lee

Preparémonos para la segunda venida del Señor — por Delbert L. Stapley

Preparémonos para su venida — por Spencer W. Kimball

Preparemos a nuestra familia para asistir al templo — Carol B. Thomas

Preparemos a nuestros quórumes — por L. Tom Perry

Preparemos el corazón de nuestros hijos — por H. Burke Peterson

Preparemos Misioneros — por  M. Russell Ballard

Presentarnos sin mancha ante el señor — Clate W. Mask, Hijo

Presidente Boyd K. Packer (1924–2015) — Despedida a un maestro supremo

Presupuesto y administración personal — Por Marvin J. Ashton

Primero el hogar — por Rex D. Pinegar

Primero lo más importante — Richard G. Scott

Primero observa; luego sirve — Por Linda K. Burton

Primogenitura y patriarcado Por David H. Yarn, Jr.

Principios básicos de los servicios de bienestar de la iglesia — por Marion G. Romney

Principios de Bienestar — por Vaughn J. Featherstone

Principios de la salvación temporal — por Marion G. Romney

Principios fundamentales de nuestra Fe por el Élder Bruce R. McConkie

Principios fundamentales en las relaciones familiares perdurables — por Ezra Taft Benson

Principios para convertirnos en el pueblo de Sión — por R. Quinn Gardner

Privilegios y responsabilidades de la mujer de la iglesia — por Spencer W. Kimball

Probadme ahora en esto — por Spencer W. Kimball

Proclamación! — por Jacob de Jager

Proclamad el arrepentimiento — por Spencer W. Kimball

Proclamemos el evangelio — por M. Russell Ballard

Proclamemos el evangelio de pueblo a pueblo — por L. Tom Perry

Procurar el rescate — Connie Goulding

Procuremos conocer la voluntad del padre — por Hugh W. Pinnock

Productores y consumidores por el élder Sterling Welling Sill

Profecía y revelación personal — por Henry B. Eyring

Profetas — por Rulon G. Craven

Profetas para guiarnos Por el presidente Thomas S. Monson

Profetas y Profecías — por LeGrand Richards

Profetas, videntes y reveladores — Jeffrey R. Holland

Programas o principios? — por Glenn L. Pace

Progresemos espiritualmente — por Janette C. Hales

Promesas — por Spencer W. Kimball

Proteger a los niños — Por Dallin H. Oaks

Prudencia y orden — Por Neal A. Maxwell

Pueden hacerlo ahora! — Dieter F. Uchtdorf

Puedes oír el silbido? por el élder Sterling Welling Sill

Purificados por nuestras pruebas Por el Presidente James E. Faust

Purifiquemos nuestro Espíritu — por H. Burke Peterson

Q

Qué camino seguiréis? — por Thomas S. Monson

Que clase de hombres habéis de ser? — por Howard W. Hunter

Qué clase de hombres tenemos que ser? — por Ezra Taft Benson

Qué clase de hombres? — Por Donald L. Hallstrom

Que coman “de este fruto hasta quedar” satisfechas — por Janette C. Hales

Qué debo hacer para lograr el éxito? por el élder Sterling Welling Sill

Que Dios nos otorgue fe — por Gordon B. Hinckley

Que el amor sea la estrella guía de vuestra vida — por Gordon B. Hinckley

Que el Espíritu Santo os pueda guiar — por James E. Faust

Qué es la navidad? — Por Thomas S. Monson

Qué es la verdad? — por John H. Vandenberg

Qué es la verdad? — por Lynn A. Mickelsen

Qué es un maestro? — Paul H. Dunn

Qué es un quórum? — L. Tom Perry

Qué es Vida Eterna? Por el presidente David O. McKay

Qué estáis haciendo aquí? por el élder John H. Groberg

Qué firmes cimientos — Thomas S. Monson

Qué hacéis por Cristo? — por Sam K. Shimabukuro

Que haremos? — por Hans B. Ringger

Qué haremos? — por Neill F. Marriott

Qué hay del hombre? por el élder Sterling Welling Sill

Que Jehová os bendiga y os guarde — por Thomas S. Monson

Que la misericordia suavice la justicia — por Theodore M. Burton

Qué más me falta? — Larry R. Lawrence

Que no os engañen — por Gordon B. Hinckley

Qué nos enseña el Libro de Mormón sobre la felicidad? — por Hank R. Smith

Que nuestros niños puedan ver la faz del Salvador — Cheryl C. Lant

Qué ofrece nuestra iglesia? — por Harold G. Hillam

Que os améis unos a otros — por James M. Paramore

Que partas tu pan con el hambriento. . . — por Victor L. Brown

Qué pensáis de la salvación por gracia? por el Élder Bruce R. McConkie

Que pensáis del Cristo? — por Dallin H. Oaks

Que pensáis del Cristo? — por Douglas H. Smith

Qué pensáis del Cristo? — por Robert D. Hales

Qué pensáis vosotros del Libro de Mormón? — por Bruce R. McConkie

Que pide jehová de ti… — por S. Dilworth Young

Qué piensa el Cristo de mí? Por el élder Neil L. Andersen

Qué piensa usted? — Por W. Craig Zwick

Qué quiere el salvador de mí? — por Derek A. Cuthbert

Qué recompensa dará el hombre por su alma? — Por Robert C. Gay

Qué recompensa dará el hombre? — por Mark E. Petersen

Que salisteis a ver? — por Gerald E. Melchin

Que siempre se acuerden de Él — Claudio R. M. Costa

Qué significa conocer a Cristo — por George W. Pace

Qué significa ser cristiana? — Hugh B. Brown

Qué tan importante podría ser? — Kelly Laing

Que te conozcamos a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo por James E. Faust

Qué, pues, haré con Jesús? por el élder Sterling Welling Sill

Que, pues, hare de Jesús, llamado el Cristo? — por Gordon B. Hinckley

Quedaos en el lugar santo — por Lance B. Wickman

Quién declarará a ésta generación? por el Élder Bruce R. McConkie

Quién es Jesús? — por Eldred G. Smith

Quién es mi enemigo? por el élder Sterling Welling Sill

Quién es tu amigo de verdad? — por Malcolm M. Jeppsen

Quién sigue al Señor — por Mark E. Petersen

Quién sigue al Señor? — por J. Thomas Fyans

Quién sigue al Señor? Las lecciones del Campo de Sion Por el élder David A. Bednar

Quién sigue al Señor? — por Charles W. Dahlquist II

Quién subirá al monte de Jehová?” — por James E. Faust

Quiénes creen que son? — Por James E. Faust

Quieres ser sano? — Timothy J. Dyches

Quiero que sepas que lo pasamos muy mal — Por Quentin L. Cook

Quisiéramos ver a Jesús por el élder Sterling Welling Sill

Quita tu calzado de tus pies — Por Spencer W. Kimball

R

Raíces profundas — por Joseph B. Wirthlin

Raíces y ramas — Por Quentin L. Cook

Raíces y ramas — Russell M. Nelson

Rasgar el velo de la incredulidad — por Jeffrey R. Holland

Reactivar a las ovejas perdidas — por Joseph Wirthlin

Real sacerdocio — por James E. Faust

Receta divina para la curación espiritual — por Malcolm S. Jeppsen

Recibe las bendiciones del templo — Richard G. Scott

Recibí, por tanto, alguna instrucción — por L. Tom Perry

Recibí… Instrucción en toda la ciencia de mi padre — por Spencer W. Kimball

Recibieron el mensaje correcto? — James E. Faust

Recibir asistencia divina a través de la gracia del Señor — por Gene R. Cook

Recibirás revelación — por Bruce R. McConkie

Recibiréis su palabra — M. Russell Ballard

Reclamen las bendiciones de sus convenios — Linda S. Reeves

Recompensas, bendiciones, promesas — por Spencer W. Kimball

Recordad quiénes sois — por N. Eldon Tanner

Recordad siempre al Señor — por Dallin H. Oaks

Recordad, gozad, preparaos — por Norma B. Smith

Recordarle siempre — por Gerrit W. Gong

Recordarle siempre — por Henry B. Eyring

Recordemos cuán misericordioso ha sido el Señor — Neal A. Maxwell

Recordemos quienes somos — por N. Eldon Tanner

Recordémosle siempre — por Joanne B. Doxey

Rectitud — William R. Bradford

Recuerda el día de reposo por el élder Sterling Welling Sill

Recuerda las enseñanzas de tu padre — H. Bryan Richards

Recuerda también las promesas — por Jay E. Jensen

Recuerda tus convenios — por Charles A. Didier

Recuerda y no perezcas — por Marlin K. Jensen

Recuerden quiénes son! — Elaine S. Dalton

Recuerdos del ayer y consejos para hoy — por Thomas S. Monson

Recuerdos del Tabernáculo — por Thomas S. Monson

Recuperarse de la trampa de la pornografía — Dallin H. Oaks

Rededicación del Tabernáculo de Salt Lake — por James E. Faust

Redención — D. Todd Christofferson

Redención: la cosecha de amor — por Richard G. Scott

Redentor de Israel — por Bruce D. Porter

Reflexiones de pascua — por Andrew W. Peterson

Refugio de la tempestad — por Patrick Kearon

Regalos y bendiciones de la Navidad — Por Thomas S. Monson

Regocijaos “en todo el bien” — por Chieko N. Okazaki

Regocijaos en esta gran época de construir templos — por Gordon B. Hinckley

Regocijémonos en nuestros convenios — por Bonnie D. Parkin

Regresa, Hermano — por Gordon B. Hinckley

Regresad al Señor — por F. Burton Howard

Regresando a casa — Por Eduardo Gavarret

Regresar a la fe — por Rosemary M. Wixom

Regresar a la fe — por Rosemary M. Wixom

Rehusemos adorar las imágenes de hoy — Dennis Largey

Religión y filosofía de la Iglesia restaurada — Hugh B. Brown

Religión y gobierno — Wilford W. Andersen

Religión y responsabilidad social Por Lowell L. Bennion

Rememos con los dos remos — por Chieko N. Okazaki

Renacimiento espiritual — por Glenn L Pace

Resistamos al mal — por Gordon B. Hinckley

Resistan toda tentación del diablo — W. Rolfe Kerr

Resistid las tentaciones — por N. Eldon Tanner

Resolved esto en vuestros corazones — por Neal A. Maxwell

Respetemos nuestro Sacerdocio — por N. Eldon Tanner

Resplandecéis como luminares en el mundo — por Neal A. Maxwell

Respondedme — por Neal A. Maxwell

Responsabilidad del sacerdocio — por Harold B. Lee

Respuesta al llamamiento — por M. Russell Ballard

Respuestas a preguntas del Evangelio por el Élder Bruce R. McConkie

Resucitó de entre los muertos — por Delbert L. Stapley

Revelación continua — Henry B. Eyring

Revelación personal: el don, la prueba y la promesa — por Boyd K. Packer

Reverencia — por Marion G. Romney

Reverentes y limpios — por Dallin H. Oaks

Robará el hombre a Dios? — por Yoshihiko Kikuchi

S

Sabemos lo que poseemos? — Carole M. Stephens

Sabes lo suficiente — Por Neil L. Andersen

Sacerdocio Aarónico: Levántense y usen el poder de Dios Por Adrián Ochoa

Sacrificio — por Spencer W. Kimball

Sacrificio Por el élder Dallin H. Oaks

Sacrificio y la autosuficiencia — por M. Russell Ballard

Sacudíos de las cadenas con las cuales estáis sujetos — por Marvin J. Ashton

Sagrados compromisos — por Gordon B. Hinckley

Saliva, lodo y kigatsuku — por Chieko N. Okazaki

Salvada después del suicidio de mi hija Por Le Etta Thorpe

Salvaguardia contra la delincuencia juvenil — David O. McKay

Salvemos a los niños — por Gordon B. Hinckley

Sanar a los enfermos — Dallin H. Oaks

Sanidad espiritual — por James E. Faust

Santificado sea tu nombre — por Howard W. Hunter

Santifiquémonos por medio del servicio misional — por William R. Bradford

Satanás acomete a la juventud — por Ezra Taft Benson

Satanás, el gran impostor — por Marion G. Romney

Se construye una réplica de la cabaña de troncos de la familia Smith por Shaun D. Stahle

Sé ejemplo — Por Thomas S. Monson

Sé ejemplo de los creyentes — por Ann M. Dibb

Se en quien he confiado — por D. Todd Christofferson

Sé estas cosas por mí mismo — Craig C. Christensen

Se ha extraviado vuestro hijo? — por Howard W. Hunter

Sé humilde — por Steven E. Snow

Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada — por Barbara B. Smith

Sé lo mejor que puedas ser — por Thomas S. Monson

Sé que mi redentor vive — por Joseph Fielding Smith

Se solicita un hombre… por el élder Sterling Welling Sill

Se solicitan acabadores — por Thomas S. Monson

Se solicitan manos y corazones para apresurar la obra — Por Linda K. Burton

Sé valiente — Ann M. Dibb

Se vuelva como un niño — Neal A. Maxwell

Seamos del Señor — por Spencer W. Kimball

Seamos el viento para el Señor — por John H. Groberg

Seamos fieles — por George R. Hill, III

Seamos firmes en nuestras decisiones — Por Kieth Merrill

Seamos obedientes — por Joseph B. Wirthlin

Seamos pacificadores — por Franklin D. Richards

Seamos proveedores providentes temporal y espiritualmente — por Robert D. Hales

Seamos pueblo Santo — por N. Eldon Tanner

Seamos puros — por Ezra Taft Benson

Seamos todos hermanos — por Neal A. Maxwell

Seamos un ejemplo — por D. Arthur Haycock

Seamos una familia eterna — Por Robert D. Hales

Seamos valientes y firmes — por Marvin J. Ashton

Seamos verídicos y fieles — Gordon B. Hinckley

Sean mansos y humildes de corazón — Ulisses Soares

Sean un ejemplo y una luz — Thomas S. Monson

Sean una luz — Thomas S. Monson

Sean valientes en cuanto a intrepidez, vigor y actividad — Por Gary E. Stevenson

Sed buenos seguidores — por Barbara B. Smith

Sed compasivos, amándoos fraternalmente — por Robert D. Hales

Sed de buen ánimo — por Jeanne Inouye

Sed de buen ánimo y fieles en la adversidad — Adhemar Damiani

Sed de buen ánimo — por Thomas S. Monson

Sed dignos poseedores del Sacerdocio — por Spencer W. Kimball

Sed Hacedores de la Palabra… — Hugh B. Brown

Sed hombres! — por Carlos E. Asay

Sed leales a vuestra organización — por Spencer W. Kimball

Sed leales al Señor — por Spencer W. Kimball

Sed leales al Señor — por Spencer W. Kimball

Sed limpios — Gordon B. Hinckley

Sed limpios — por Spencer W. Kimball

Sed limpios por el Élder Bruce R. McConkie

Sed limpios, vosotros los que lleváis los vasos del Señor — por Marion G. Romney

Sed misioneros — por LeGrand Richards

Sed pues un ejemplo — por Ruth B. Wright

Sed puros de corazón — Por Bruce R. McConkie

Sed seguidores — por Roger Merrill

Seguid a los profetas — por Waldo P. Call

Seguid a vuestros líderes — por Boyd K. Packer

Seguid al profeta — por  Glenn L. Pace

Seguid al profeta — por J. Ballard Washburn

Seguid el ejemplo de Eva — por Marion G. Romney

Seguidores de Cristo — Dallin H. Oaks

Seguimos a Cristo? — por Charles Didier

Seguire el plan que Dios tiene para mi — por Michaelene P. Grassli

Según la voluntad del Señor — por Victor L. Brown

Según mi propia manera — por Marion G. Romney

Según mi propia manera — por Marion G. Romney

Seguridad espiritual — por Charles Didier

Semillas renovadoras — por Joseph B. Wirthlin

Seminario: Donde establecemos relaciones Por David A. Edwards

Sentí el poder de la expiación de Jesucristo cuando…

Señor, ¿a quién iremos? — por Hans B. Ringger

Señor, ¿cuándo te vimos hambriento? — por Joy F. Evans

Señor, ¿qué quieres que yo haga? — por L. Tom Perry

Señor, te necesito — por Jonathan H. Westover

Ser aceptados por el Señor — Erich W. Kopischke

Ser felices para siempre — Dieter F. Uchtdorf

Ser mujer es el más alto honor — por N. Eldon Tanner

Ser sin engaño — por Joseph B. Wirthlin

Ser un cristiano más cristiano — Por Robert D. Hales

Seré feliz? — por James E. Faust

Seremos probados y tentados, pero recibiremos ayuda — Hugo Montoya

Servicio en la Iglesia — por Spencer H. Osborn

Servicios de Bienestar — por Marion G. Romney

Servid a Jehova! — por Marion G. Romney

Servimos lo que amamos — por Marvin J. Ashton

Servíos por amor los unos a los otro — Por S. Dilworth Young

Servíos por Amor los unos a los otros — por L. Tom Perry

Servir al Señor — Adhemar Damíani

Si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría” por el Élder Bruce R. McConkie

Si alguno tiene falta de sabiduría — Por Marcos A. Aidukaitis

Si el hombre muriere, ¿volverá a vivir? — por Carlos E. Asay

Si eres fiel — por Gordon B. Hinckley

Si estáis preparados no temeréis — por Victor L. Brown

Si estáis preparados, no temeréis — por L. Tom Perry

Si estáis preparados, no temeréis — Thomas S. Monson

Si estáis preparados, no temeréis — por Marion G. Romney

Si estamos dispuestos — por Marion D. Hanks

Si estas viejas paredes hablaran — por H. David Burton

Si fieles le somos — por Barbara Thompson

Si Jehová no edificare la Casa. . . — por Gordon B. Hinckley

Si lo sobrellevas bien — por Marvin J. Ashton

Si me amáis, guardad mis mandamiento — por L. Tom Perry

Si me amáis, guardad mis mandamientos — Carole M. Stephens

Si me amáis, guardad mis mandamientos — Por Robert D. Hales

Si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos — Robert D. Hales

Si quisiereis y oyereis — por Gordon B. Hinckley

Si servimos al Señor — por Mark E. Petersen

Si servimos al Señor — por Mark E. Petersen

Si tú estás dispuesto… — Por PauL H. Dunn

Si vas a ser responsable — por Jorge F. Zeballos

Sí, ¡podemos ganar y ganaremos! — por Ulisses Soares

Sí, ¡podemos ganar y ganaremos! — por Ulisses Soares

Sí, el ángel Moroni vino! — por Mark E. Petersen

Sí, Señor, yo te seguiré — Eduardo Gavarret

Siempre hay algo que aprender — por Marion D. Hanks

Siempre obedece los mandamientos por el élder Sterling Welling Sill

Siempre retendréis la remisión de vuestros pecados — por David A. Bednar

Siervos buenos y fieles — por Gordon B. Hinckley

Siete ideas sobre el éxito por el élder Sterling Welling Sill

Siga adelante el reino de Dios — por Harold B.  Lee

Sigamos a Cristo — por William R. Bradford

Sigamos a Cristo en palabra y obra — por Rex D. Pinegar

Sigamos adelante — Joseph B. Wirthlin

Sigamos adelante con nuestra vida — por Steven E. Snow

Sigamos al hijo de Dios — por Howard W. Hunter

Sigamos al profeta viviente — por Victor L. Brown

Sigamos aprendiendo — por Shirley M. Thomas

Sigamos el ejemplo de nuestro salvador — por Michaelene P. Grassli

Sigamos la inspiración del Espíritu — por Boyd K. Packer

Sigamos la luz — Margoret D. Nadould

Sigamos las normas de virtud — por Juan Carlos Avila

Sigamos sus pasos y Él nos guiará — por Vaughn J. Featherstone

Sigamos un curso firme — por Gordon B. Hinckley

Sigamos un curso firme — por Gordon B. Hinckley

Sigan adelante con fe — por Anthony D. Perkins

Sigue siendo maravilloso para ustedes? — por Gérald Caussé

Sin atajos — por Robert L. Simpson

Sin mancha del mundo — por George P. Lee

Sin riesgo no hay progreso — por Royden G. Derrick

Sino que eran uno. . . — por George P. Lee

Sión en medio de Babilonia — por David R. Stone

Sión son los puros de corazón — Elaine S. Dalton

Sirvamos a dios agradándole con temor y reverencia — por L. Tom Perry

Sistema de recursos de almacenes — por J. Richard Clarke

Sistemas de escritura entre los pueblos del Libro de Mormón — por John L. Sorenson

Sobre esta roca — por Bruce R. McConkie

Sobrellevamos nuestras pruebas? — por Steve Dunn Hanson

Sobrepongámonos a la adversidad — por Carlos H. Amado

Sobreponiéndonos al Pecado por Roberto N. Oldiz

Soís dioses” por el élder Sterling Welling Sill

Solamente un élder — Bruce R. McConkie

Soldado del Señor Por Enoc R. Verde Reyes

Sólo un maestro — por Thomas S. Monson

Somos activos en el evangelio? — por Orson Scott Card

Somos dirigidos por revelación — por Wilford Woodruff

Somos hijas de un Padre Celestial — Elaine S. Dalton

Somos hijas de Dios — por Camilla E. Kimball

Somos hijos de Dios — por Robert D. Hales

Somos llamados a esparcir la luz Jacob de Jager

Somos los tres Reyes — Por Wendy Kenney

Somos mujeres de Dios — Sheri L. Dew

Somos prisioneros de nosotros mismos? por el élder Sterling Welling Sill

Somos testigos de Dios — por Howard W. Hunter

Somos una gran familia — por Gordon B. Hinckley

Somos uno — Henry B. Eyring

Soportar sus cargas con facilidad — David A. Bednar

Soportar sus cargas con facilidad — Por David A. Bednar

Sostengamos a los profetas — Russell M. Nelson

Sostengamos a los profetas de nuestros días — Janette Hales Beekhom

Sostenidos por las oraciones de la Iglesia — por John K. Carmack

Soy un hijo de Dios — por Donald L. Hallstrom

Soy yo, Señor? — Dieter F. Uchtdorf

Soy yo, Señor? por el élder Sterling Welling Sill

Spencer W. Kimball: Un verdadero discípulo de cristo — por  Marvin J. Ashton

Su guía celestial — Sharon G. Larsen

Su influencia personal — Thomas S. Monson

Su jornada celestial — Thomas S. Monson

Su luz: Una norma para todas las naciones — por James E. Faust

Su maravillosa travesía a casa — Dieter F. Uchtdorf

Su misión cambiará todo — por David F. Evans

Su nombre está a salvo en nuestra casa — Cree-L Kofford

Su reino de los últimos días se ha establecido — por  Gordon B. Hinckley

Súbanse a la ola — Russell M. Nelson

Sucesión en la presidencia por el Élder Bruce R. McConkie

Sumo sacerdote de los bienes venideros — Jeffrey R. Holland

Superación personal, de la familia y del hogar — Virginia U. Jensen

Superar al mundo por el Élder Bruce R. McConkie

Superemos nuestros errores — por Lowell L. Bennion

Sus cuatro grandes días por el élder Sterling Welling Sill

Sus cuatro minutos — Por Gary E. Stevenson

Sus lugares santos — Ann M. Dibb

Sus siervos, los profetas — por F. Michael Watson

Sus últimas horas — por Howard W. Hunter

T

Tal como por el élder Sterling Welling Sill

Tan sólo con pensar en ti — Keith B. Mcmullin

Tan solo con pensar en ti — por Howard W. Hunter

Te damos, señor, nuestras gracias — por Gordon B. Hinckley

Te damos, Señor, nuestras gracias — Por N. Eldon Tanner

Te he dicho mil veces…! — por Glenn L. Pace

Te mando… Velar especialmente por tu familia — por Neal A. Maxwell

Templos santos, convenios sagrados — Por Silvia H. Allred

Tender la mano para ayudar a los demás — Por Gordon B. Hinckley

Tened buen ánimo — por Neal A. Maxwell

Tenemos gran motivo para regocijarnos — Carole M. Stephens

Tenemos mucho por hacer — por Gordon B. Hinckley

Tenemos que inundar la tierra con el libro de Mormón — por Ezra Taft Benson

Tenemos una tarea — por Lloyd P. George

Tener la visión de actuar Por el élder O. Vincent Haleck

Tengan cuidado en cuanto a ustedes mismos — Por Anthony D. Perkins

Tengan paz — Por D. Todd Christofferson

Tengan valor — por Thomas S. Monson

Tengo que” por el élder Sterling Welling Sill

Testigos — por Loren C. Dunn

Testigos de Cristo — por Dallin H. Oaks

Testigos especiales de Cristo — por Gordon B. Hinckley

Testigos inseparables de Cristo — Por John M. Madsen

Testimonio — por Ángel Abrea

Testimonio — por Marion G. Romney

Testimonio de la restauración por el Elder Bruce R. McConkie

Testimonio puro — M. Russell Ballard

Tiempo — por Paul H. Dunn

Tiempos peligrosos — Cecil O. Samuelson Jr.

Tirando de la red del evangelio — por Joseph B. Wirthlin

Toda familia necesita un gran maestro orientador — por John D. Whetten

Toda la luz y la verdad por el Élder Bruce R. McConkie

Todas las cosas obrarán juntamente para su bien — James B. Martino

Todas las cosas obrarán juntamente para vuestro bien — Susan W. Tanner

Todo el que procure salvar su vida — por Gordon B. Hinckley

Todo hombre debe aspirar a cumplir una misión — Por LeGrand Richards

Todo lo que el hombre sembrare . . . — por L. Tom Perry

Todo tiene su tiempo — por Robert R. Bohn

Todos podemos participar de la bendición de Adán — Eldred G. Smith

Todos tenemos un padre en quien podemos confiar — por Kenneth Johnson

Tomad el escudo de la fe — por L. Tom Perry

Tomad la decisión de decidiros — por Rex D. Pinegar

Tomándole de la mano — por Marvin J. Ashton

Tomar su nombre sobre nosotros — por Ardeth G. Kapp

Tome su cruz — por Han In Sang

Tomemos decisiones correctas — por Dean L. Larsen

Tomemos las decisiones correctas — por Robert D. Hales

Torbellinos espirituales — Por Neil L. Andersen

Trabajemos en la obra del Señor — por Juan A. Walker

Trabajo y bienestar: una perspectiva eterna — por Marion G. Romney

Tradiciones familiares — por L Tom Perry

Traducción de José Smith; la restauración doctrinal por el Élder Bruce R. McConkie

Trae a tu memoria, oh Señor… tu iglesia — Gordon B. Hinckley

Traer almas a Mí — por  L. Tom Perry

Tragedia o destino? — por Spencer W. Kimball

Transfusión por el élder Sterling Welling Sill

Tratemos de ser como Jesús — por F. Melvin Hammond

Trazad vuestro curso en la vida — por Marvin J. Ashton

Tres asuntos vitales — por Gordon B. Hinckley

Tres conceptos que debemos meditar — por Hugh W. Pinnock

Tres días en la tumba — por Eldred G. Smith

Tribulaciones — por Homer G. Ellsworth

Tribunales de amor — Por Robert L. Simpson

Tributo a los santos del Señor — por Boyd K. Packer

Tu confianza se fortalecerá — por Richard C. Edgley

Tú eres José — por Kim B. Clark

Tu eres un maestro que viene de Dios — por Thomas S. Monson

Tu mayor tesoro eres tú mismo — por John H. Vandenberg

Tu sagrado deber de ministrar — David L. Beck

Tú también debes saber Por el élder Marion D. Hanks

Tus siervos oyen — por Jacob de Jager

Tuve hambre, y me disteis de comer — Gordon B. Hinckley

U

Un amor de niño, maduro — por Albert O. Choules, hijo

Un ancla para la eternidad y para hoy — Bonnie D. Parkin

Un año de jubileo — L. Tom Perry

Un camino aún más excelente — por Robert E. Sackley

Un camino mas excelente — por Howard W. Hunter

Un compromiso con el Señor — por John B. Dickson

Un consejo para los miembros de la Iglesia Por el presidente Ezra Taft Benson

Un Consolador, un Guía, un Testificador — Margaret D. Nadauld

Un convenio de amor — por Aileen H. Clyde

Un Cónyuge Compasivo — por Terrance D. Olson

Un corazón obediente — por Monte J. Brough

Un deber sagrado — por Thomas S. Monson

Un derramamiento de bendiciones — por Julie B. Beck

Un desafío al Sacerdocio — Por Vaughn J. Featherstone

Un día de sacrificio — por Ezra Taft Benson

Un Dios amoroso y comunicativo — por Marion D. Hanks

Un Dios de milagros — Sydney S. Reynolds

Un discípulo de Jesucristo — por L. Aldin Porter

Un ejemplo admirable — por Victor L. Brown

Un ejemplo de los creyentes — por Thomas S. Monson

Un ejemplo para los creyentes — por  M. Russell Ballard

Un evangelio de conversos — por Hartman Rector, Jr

Un faro en un puerto de paz — por Howard W. Hunter

Un festín sin dieta — por Bonnie D. Parkin

Un fundamento seguro — Dean M. Davies

Un gran cambio en el corazón — por Spencer J. Condie

Un Hogar Celestial: Una Familia Eterna Por el presidente Thomas S. Monson

Un hombre llamado Juan por el Élder Bruce R. McConkie

Un incalculable legado de esperanza — Por Henry B. Eyring

Un inefable don de Dios — Por Craig C. Christensen

Un legado de gratitud — Por Spencer W. Kimball

Un legado de testimonio — Henry B. Eyring

Un Libro Que Merece Respeto — por John W. Welch

Un llamado a la acción — por Barbara R. Smith

Un llamado a servir — por  David B. Haight

Un llamado al sacerdocio: apacienta mis ovejas — por Ezra Taft Benson

Un llamamiento divino — por William Jones

Un llamamiento sagrado — por L. Tom Perry

Un lugar seguro para el matrimonio y la familia — por Barbara B. Smith

Un maestro de los hijos de Dios — por Dieter F. Uchtdorf

Un mal trágico entre nosotros — Gordon B. Hinckley

Un manto de plata — por Marion G. Romney

Un matrimonio libre de Manipulaciones Por Larry K. Langlois

Un mensaje a la nueva generación — por Ezra Taft Benson

Un mensaje al mundo — por Ezra Taft Benson

Un modelo de rectitud — por Janette C. Hales

Un modelo para tener paz — por W. Christopher Waddell

Un momento especial en la historia de la Iglesia — por W. Grant Bangerter

Un nuevo mandamiento: Sálvate y salva a los tuyos — Por Bruce R. McConkie

Un nuevo testigo de Jesucristo — por Ezra Taft Benson

Un paladín de la juventud — por Vaughn J. Featherstone

Un paso firme hacia el futuro — por Boyd K. Packer

Un paso más cerca del Salvador — Por Russell T. Osguthorpe

Un pendón a las naciones — por Gordon B. Hinckley

Un pequeño paso para el hombre, un salto gigantesco para la humanidad — por  Carlos E. Asay

Un plan para el hombre — por Spencer W. Kimball

Un plan providente—una promesa preciosa — por Thomas S. Monson

Un preciado patrimonio — por James E. Faust

Un principio con una promesa — por Ezra Taft Benson

Un principio de fortaleza espiritual — por Steve Gilliland

Un prisionero de amor — por Vaughn J. Featherstone

Un profeta de Dios — por David B. Haight

Un profeta para nuestra generación — por Ezra Taft Benson

Un pueblo de sano juicio — por Mark E. Petersen

Un pueblo de Dios — por Rodney Turner

Un Puñado de harina y un poco de aceite — Jeffrey R. Holland

Un real Sacerdocio — por Thomas S. Monson

Un reencuentro glorioso — Susan L. y C. Terry Warner

Un refugio de amor — por Victor L. Brown

Un regalo de amor — por Rex D. Pinegar

Un regalo de vida y de amor — Por Brad Allred

Un Reino que no será jamás destruido — por Spencer W. Kimball

Un samaritano de los últimos días — por Merlin R. Lybbert

Un señor, una Fe, un Bautismo — por LeGrand Richards

Un tabernáculo en el desierto — por Gordon B. Hinckley

Un tapiz de bondad — por Chieko N. Okazaki

Un tesoro de valor incalculable — por LeGrand Richards

Un testigo del Salvador Jesucristo — Por Boyd K. Packer

Un testimonio de la resurrección — por Howard W. Hunter

Un testimonio del Libro de Mormón — Russell M. Nelson

Un Testimonio Personal — David O. McKay

Un tiempo de probación — Por Henry D. Taylor

Un tributo — por L. Tom Perry

Un verano con la tía abuela Rosa — Dieter F. Uchtdorf

Un vidente escogido Por el élder Neal A. Maxwell

Una actitud agradecida — por Thomas S. Monson

Una bendición para los santos — por Harold B.  Lee

Una celebración conmemorativa — por L. Tom Perry

Una ciudad sobre una colina Por el Presidente Gordon B. Hinckley

Una constitución inspirada — por Ezra Taft Benson

Una corona de espinas, una corona de gloria — por James E. Faust

Una dama selecta — por L Tom Perry

Una diaria porción de amor — por H. Burke Peterson

Una época apremiante  Marvin J. Ashton

Una estrategia de guerra — por Durrel A. Woolsey

Una etapa de preparación — por David B. Haight

Una familia real — por Royden G. Derrick

Una Fe imperturbable Por el élder James E. Faust

Una fortuna para compartir por el élder Sterling Welling Sill

Una generación real — por Dean L. Larsen

Una generación real — por Robert L. Backman

Una hermandad sin fronteras — por Boyd K. Packer

Una hueste real — por N. Eldon Tanner

Una iglesia de conversos — Por Spencer W. Kimball

Una iglesia más? — por Marion G. Romney

Una invitación a la exaltación — por Thomas S. Monson

Una invitación al desarrollo — por Dwan J. Young

Una invitación con promesa — Keith B. McMullin

Una invitación para servir — por John Sonnenberg

Una lección del Libro de Mormón — por Vicki F. Matsumori

Una llave eterna — por Durrel A. Woolsey

Una luz al mundo — por Victor L. Brown

Una mano de hermanamiento — por M. Russell Ballard

Una mesa rodeada de amor familiar — por LeGrand R. Curtis

Una noche de hogar para la familia — Por Belle S. Spafford

Una norma en todas las cosas — por Marvin J Ashton

Una obra maravillosa y un prodigio — por Ezra Taft Benson

Una observación personal: el problema es siempre el mismo por el élder Sterling Welling Sill

Una potente fuerza en pro de la rectitud — por Ardeth G. Kapp

Una proclamación al mundo presidente Gordon B. Hinckley

Una promesa gloriosa — por Marion G. Romney

Una religión activa por el élder Sterling Welling Sill

Una religión práctica — por N. Eldon Tanner

Una reserva de agua viva — David A. Bednar

Una responsabilidad sagrada — por Ezra Taft Benson

Una súplica a los futuros élderes — por Boyd K. Packer

Una súplica a mis hermanas — Russell M. Nelson

Una Temporada Desafiadora Una Temporada Maravillosa — por Gordon B. Hinckley

Una vida para aprender — por Victor L. Brown

Una vida virtuosa, paso a paso — por Mary N. Cook

Una virtud esencial — por N. Eldon Tanner

Una visión de la eternidad — por Don Lind

Una visión del programa de las maestras visitantes — por Spencer W. Kimball

Una visión eterna — por Carlos H. Amado

Una voz de alegría! — por Marvin J. Ashton

Unidad en el matrimonio — por Spencer W. Kimball

Unidad en el matrimonio por el presidente Spencer W. Kimball

Unidas, llevemos nuestras creencias a la acción — por Barbara W. Winder

Unidos en amor y testimonio — John K. Carmack

Unidos en el rescate — Chi Hong (Sam) Wong

Uno de los poderes más grandes del mundo — por David B. Haight

Usemos nuestro libre albedrío — por Delbert L. Stapley

Ustedes son de noble linaje — por Julie B. Beck

Ustedes son Mis manos” — Dieter F. Uchtdorf

Utilizar el don supremo de la oración — por Richard G. Scott

V

Valentía para escuchar y obedecer — por H. David Burton

Valientes en el testimonio de Jesús — por Ezra Taft Benson

Valientes en el testimonio de Jesús Por el presidente Ezra Taft Benson

Valió la pena? Por el élder David F. Evans

Valor cristiano: El precio del discipulado — Por Robert D. Hales

Veamos la Navidad con nuevos ojos — Por Dieter F. Uchtdorf

Véanse en el templo — por Quentin L. Cook

Velad conmigo — Henry B. Eyring

Velad, pues, para que estéis listos — por Harold B. Lee

Velando… con toda perseverancia — David A. Bednar

Ven sígueme por el presidente Thomas S. Monson

Ven, oye la voz del Señor por el Élder Bruce R. McConkie

Ven, sígueme: Cómo enseñar los principios básicos en el hogar — Por A. Stanton y N. Campbell

Vendar sus heridas — Henry B. Eyring

Venga lo que venga, disfrútalo — Por Joseph B. Wirthlin

Venga tu reino — por Neil L. Andersen

Vengan y vean — David A. Bednar

Vengan, únanse a nosotros — Dieter F. Uchtdorf

Venid a Cristo — por Ezra Taft Benson

Venid a Cristo — por Lowell D. Wood

Venid a cristo, y perfeccionaos en El — por Ezra Taft Benson

Venid a Cristo” por el Élder Bruce R. McConkie

Venid a Él — por Neil L. Andersen

Venid a la casa del Señor — por David B. Haight

Venid a la casa del Señor — por David B. Haight

Venid a mí — Henry B. Eyring

Venid a mí — por Howard W. Hunter

Venid a mí, oh casa de Israel — Por Larry Echo Hawk

Venid y participad — por Gordon B. Hinckley

Venid y Ved — Por Jeffrey R. Holland

Venid, adorad al Señor por el Élder Bruce R. McConkie

Venid, adoremos — Por Bruce D. Porter

Venid, adorémoslo a Él… y el Plan! — Por Linda K. Burton

Venid, los que tenéis de Dios el sacerdocio — Thomas S. Monson

Venid, y subamos al monte de Jehová. . . — por L. Tom Perry

Venid, y subamos al monte del Señor — por Elaine S. Dalton

Venir a cristo mediante el estudio de las escrituras — por Merrill J. Bateman

Ventanas — por Thomas S. Monson

Venzamos a los Goliat en nuestra vida — por Gordon B. Hinckley

Venzamos a los Goliats de nuestra vida — Por Gordon B. Hinckley

Ver a los demás como lo que pueden llegar a ser — Por Thomas S. Monson

Ver el fin desde el principio — por Ver el fin desde el principio

Verdaderamente bueno y sin engaño — por Michael T. Ringwood

Verdaderos pastores — Thomas S. Monson

Verdaderos seguidores — Robert J. Whetten

Verdades claras y preciosas — Gary E. Stevenson

Vestíos de toda la armadura de Dios… — por Spencer W. Kimball

Vicio o libertad — por Russell M. Nelson

Vida después de la vida — por Russell M. Nelson

Viento de cola por el élder Sterling Welling Sill

Vigías en la torre — por Helvecio Martins

Vigilad los cambios en vuestra vida — por Gordon B. Hinckley

Visión de la redención de los muertos — por Joseph F. Smith

Vislumbrando el cielo — por Spencer W.  Kimball

Vivamos dignamente — por N. Eldon Tanner

Vivamos la vida abundante — Thomas S. Monson

Vivamos las enseñanzas del Salvador — por N. Eldon Tanner

Vive porque lo vimos — Por Ivan J. Barrett

Vivid el evangelio — por Gordon B. Hinckley

Vivir con verdadera intención — Randall L. Ridd

Vivir de acuerdo con las palabras de los profetas — Carol F. McConkie

Vivir el Evangelio con gozo — Dieter F. Uchtdorf

Vivir firmes en la fe — Por William R. Walker

Voces pasadas, presentes y futuras — por Spencer W. Kimball

Volved los corazones — por Hartman Rector jr

Volver a casarse: Una aventura de paciencia y de amor — por Heidi Eljarb, Morrell Andersen

Volver a empezar — por Hugh W. Pinnock

Volver a los principios básicos del evangelio — por L. Tom Perry

Volver en sí: La Santa Cena, el templo y el sacrificio al servir Por el élder Robert D. Hales

Volverse al Señor — Donald L. Hallstrom

Vosotras enseñáis a orar — Por L. Tom Perry

Vosotros podéis ser como esa voz — por M. Russell Ballard

Vosotros sois diferentes — por David B. Haight

Vosotros sois la clave— por Thomas S. Monson

Vuelve al hogar, hija mia — por John H. Groberg

Vuestra bendición patriarcal: una Liahona de luz — por Thomas S. Monson

Vuestra familia es sagrada — Por Spencer W. Kimball

Vuestra luz en el desierto — Sharon G. Larsen

Vuestra preparación para la misión — por A. Theodore Tuttle

Vuestra tristeza se convertirá en gozo — por Robert D. Hales

Vuestro compañero constante — por Spencer J. Condie

Vuestro corazón os responderá — por Jack H. Goaslind, Jr.

Vuestro mejor amigo — por Spencer W. Kimball

Vuestro sagrado deber — por Gordon B. Hinckley

Vuestros talentos al servicio de Dios — por L. Tom Perry

Y

Y ahora usted sabrá — por Joseph C. Muren

Y aplicamos las escrituras a nuestro matrimonio — por Spencer J. Condie

Y conoceréis la verdad . . . — por N. Eldon Tanner

Y contemplamos su gloria — por David B. Haight

Y el Señor llamó Sión a su pueblo — Por Spencer W. Kimball

Y esta es la vida eterna — por Marion G. Romney

Y la verdad os hará libres — por James E. Faust

Y los dos serán una sola carne” las relaciones íntimas en el matrimonio

Y mientras ellos esperan — por Marvin J. Ashton

Y por qué peligramos? — Por Spencer W. Kimball

Y por qué no?… Por el élder David B. Haight

Y se despoje del hombre natural — por Neal A. Maxwell

Y se enseñaron y se ministraron el uno al otro — por James M. Paramore

Y se multiplicará la paz de tus hijos — Gordon B. Hinckley

Y si no… — Dennis E. Simmons

y sobre las siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días — Julie B. Beck

Y todo el pueblo dirá: amén — por Mark E. Petersen

Y tu todavía estas allí — por Neal A. Maxwell

Y tú, una vez vuelto — S. Dilworth Young

Y un niño los pastoreará — por Thomas S. Monson

Y un niño los pastoreará Por el presidente Boyd K. Packer

Y vi a otro Ángel por el Élder Bruce R. McConkie

Y ya no habrá más muerte — por Paul V. Johnson

Y… Lloró amargamente — por Gordon B. Hinckley

Ya no sois extranjeros — Gérald Caussé

Ya regocijemos — Por Barbara Thompson

Ya rompe el alba — Gordon B. Hinckley

Ya soy grande — por Marvin J. Ashton

Yo a Jehová miraré — por Marion D. Hanks

Yo creo — por Gordon B. Hínckley

Yo estoy a la puerta y llamo — Ronald T. Halverson

Yo sé que El vive — por N. Eldon Tanner

Yo sé que vive mi Señor — por Bruce R. McConkie

Yo sé que vive mi Señor! — por Thomas S. Monson

Yo soy la luz que debéis sostener en alto — por Susan W. Tanner

Yo testifico — por Ezra Taft Benson

Yo, el señor, estoy con vosotros — por Marvin J. Ashton

Anuncios

Una respuesta a DISCURSOS

  1. Pato Gaca dijo:

    ME GUSTA QUE ME MADEN LOS DISCURSOS EN VIDEO…ME GUSTA MAS ESCUCHARLOS

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s