Es Necesaria la Unidad entre los Miembros de la Iglesia

Es Necesaria la Unidad entre los
Miembros de la Iglesia

por el Élder Harold B. Lee.
Liahona Abril/Mayo 1950

Deseo hablarles de un asunto que ha sido expresado en las conferencias generales de la Iglesia por la Primera Presidencia desde que me recuerdo.

Me refiero a la importancia de la unidad entre los Santos de los Últimos Días.

Si pagáramos unidamente como un pueblo nuestras ofrendas y observáramos la ley de ayunos completamente como el Señor nos la ha enseñado, y si fuéramos unidos en llevar a cabo los principios del Plan de Bienestar como nos han sido dados por nuestros líderes de hoy, estaríamos libres de hambre y miseria, y podríamos cuidar completamente a nuestros miembros. Nuestra falta de estar unidos sería el dejar a nuestros pobres y necesitados llegar a depender de los gobiernos o el público.

Si estuviéramos unidos en la obra misionera, pronto haríamos llegar el día cuando el Evangelio sería predicado afuera y adentro de los límites de las estacas organizadas de Sión. Si no nos unimos, perderemos lo que ha sido la vida y el sostén que ha dado alimento y estímulo a esta Iglesia por una generación.

Si fuéramos unidos en guardar la ley de sacrificio y de pagar los diezmos como nos ha sido dado para vivir hoy día, tendríamos suficiente para edificar nuestros templos, nuestras capillas, nuestras escuelas, más si faltamos en esto estaremos en servidumbre a la hipoteca, la deuda. Si estuviéramos unidos como un pueblo en elegir a hombres honorables a los puestos altos en el gobierno civil, sin respeto a el partido con el cual estamos afiliados, podríamos guardar nuestras comunidades y preservar la ley y el orden entre nosotros.

Nuestra falta de unión significa que permitimos la tiranía, opresión, demanda de contribuciones, y la confiscación de nuestras propiedades. Si fuéramos unidos en apoyar a nuestros periódicos y revistas oficiales las cuales pertenecen a y operan para el beneficio de los miembros de la Iglesia, estaría siempre en esta Iglesia una voz segura del pueblo, más si rehusamos estar unidos en dar este apoyo, permitiremos a nosotros mismos ser los sujetos de abuso, maldición, de mal representación sin tener voz alguna para la defensa.

Si fuéramos unidos en proteger a. nuestra juventud de las asociaciones-promiscuas que nutren casamientos a fuera de la Iglesia, y afuera de nuestros templos, por tener recreaciones sociales como un pueblo unido como ha sido la práctica desde los días de nuestros abuelos estaríamos construyendo nuestros hogares sobre fundamentos seguros y felices. Nuestra falta de ser unidos en este asunto será nuestra falta de recibir las bendiciones, eternas que de otra manera serían, nuestras.

Si fuéramos unidos en proteger nuestra Iglesia de falsas doctrinas y error, y en pararnos como atalayas sobre las torres como maestros y líderes guardando la Iglesia, entonces estaríamos libres de estas cosas que causan a muchos tropezar y perder su fe. Si no somos unidos, los lobos entre nosotros estarán sembrando las semillas, de discordia, desarmonía, con el propósito de destruir el redil.

Si fuéramos unidos en la obra en los templos, y en la genealogía estaríamos no solamente de satisfechos con los templos que tenemos actualmente, sino tendríamos suficiente para los templos futuros, para abrir las puertas de la oportunidad a los que están más allá que son de nuestra casa, y así llegar a ser Salvadores en el Monte de Sión. Nuestra falta de ser unidos será nuestra falta de perpetuar nuestros hogares familiares en la eternidad.

Cuando los hombres reciben el Espíritu de Dios por medio de sus vidas rectas el error empieza a desaparecer. Un hombre de la Iglesia hace casi cien años, hizo referencia a este asunto en estas palabras. “El mandamiento de ser uno abarca todos los demás mandamientos. No hay ley, estatuto, ordenanza, convenio ni bendición sin que fuese dado con el propósito de hacer a los santos uno.

“Esto es la última mira y fin del gran plan de salvación. Para esto Jesús sufrió y murió. Para esto sus siervos han trabajado día y noche en este mundo caído. Para esto todos los poderes del cielo se usarán hasta que Satanás será vencido, y el mundo redimido y todos los habitantes glorificados en él lleguen a ser uno”.

Si es, entonces, tan importante que este pueblo sea unido podemos con seguridad esperar que sobre este principio los poderes de Satanás descenderán para su mayor batalla. Podemos esperar, entonces, que si hay entre nosotros hombres con mentes apóstatas estarán propensos a ridiculizar y despreciar este principio de unidad como de entendimiento limitado, o improgresivo. De igual manera podemos esperar que nuestros enemigos pelearán contra este principio.

El Señor nos ha dado un plan, un plan triple, por el cual esta unidad se puede realizar completamente. Hay unidad en los cielos, como el Maestro oro “Padre, que seamos uno”. Los santos pueden llegar a ser uno con el Padre y el Hijo, engendrados espiritualmente por medio del bautismo y el Espíritu Santo aún hasta renovar sus cuerpos como el Señor nos dice, y así llegar a ser los hijos de Moisés y de Aarón, la Iglesia y Reino y los elegidos de Dios, y así adoptados en la santa familia, la Iglesia y Reino de Dios, la Iglesia del Primogénito.

Entonces, además de aquellos principios por los cuales somos adoptados en esa unidad, nos ha dado principios y ordenanzas con la intención de perfeccionar a sus santos, para que esta misma unidad se pueda realizar.

Entonces, finalmente, el Señor ha dado a esta generación otro principio, que por medio de sus autoridades señalados, enseñaría sus leyes y administraría sus ordenanzas y revelaría su voluntad a los miembros. El mismo día en que se organizó esta Iglesia, “daréis oído a todas sus palabras y mandamientos que él os dará a la medida que los reciba, andando en toda santidad delante de mí, porque su palabra la recibiréis como si viniera de mi propia boca, con paciencia y fe, por que si hacéis estas cosas ‘las puertas del infierno no prevalecerán en contra de vosotros. Y el Señor Dios dispersará los poderes de las tinieblas de ante vosotros, y causará a los cielos temblar para vuestro bien y para la gloria de su nombre”.

Un año después, el Señor habló de la misma cosa en estas palabras, “Lo que yo el Señor he hablado, lo he hablado, y no excuso a mí mismo; si por mi propia voz, o la voz de mi siervo es igual”.

Los que no son miembros de la Iglesia pensarán que esto es doctrina algo fuerte, así también los miembros que tienen poca fe, pero quiero recordarles a todos que es doctrina muy fuerte que esta es la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, la única Iglesia verdadera sobre la faz del mundo, y no podría ser si no fuera por ese otro principio.

¿Me permiten probar su unidad como Santos de los Últimos Días? ¿Han recibido un testimonio del Espíritu a nuestras almas testificando que esta es la verdad, que saben de seguro que esta es la Iglesia y el Reino de Dios, y que han recibido por medio del bautismo y por la imposición de manos el poder del Espíritu Santo por el cual esa unidad puede lograrse? ¿Tienen este testimonio en sus almas?

¿Les puedo hacer otra pregunta? ¿Están viviendo cada día para mejorar sus vidas por medio de vivir los principios y ordenanzas del evangelio para estar caminando hacia adelante hasta aquel día cuando sobrevendrá todas las cosas, y finalmente, creen ustedes que estos hombres a quienes hemos sostenido en esta conferencia son los hombres por los cuales las vías de comunicación con nuestro Padre Celestial quedan abiertas?

¿ Creen como declaró Enós en sus escritos cuando dijo que fué al monte para orar y cuando oró la voz del Señor vino a él, diciendo . . . creen que la voz del Señor viene a estos hombres, si así creen, entonces creen lo que dijo el Señor que lo que dijeren ellos cuando eran movidos por el Espíritu Santo sería escritura, sería la mente del Señor, la voz del Señor, la palabra’ del Señor, y el poder de Dios para la salvación.

Hay algunos quienes están propensos a decir, “Seguiremos sus consejos en cuestiones espirituales, pero no en asuntos temporales”. ¿Han oído esto? “Si nos aconsejan en las cosas además de lo que pertenece al bienestar espiritual del pueblo no lo seguiremos”.

Oí decir al Presidente Smith, hace cuatro años en éste pulpito, después de que alguien había escrito algo en contra del Profeta José Smith, y para mí fué la voz resonante de un profeta hablando:

“Muchos han menospreciado a José Smith, pero los que lo han hecho serán olvidados en los restos de la Madre Tierra, y el olor de esa infamia quedará para siempre con ellos, más honor, majestad y fidelidad a Dios ejemplificado por José Smith y pegado a su nombre jamás morirá”.

Al parafrasear esas palabras y darles sentido hoy, hay muchos entre nosotros que menospreciarían a Jorge Alberto Smith, J. Rubén Clark, hijo, y David O. McKay, pero los que lo hacen serán olvidados en los restos de la Madre Tierra y el olor de su infamia permanecerá para siempre con ellos, más honor, majestad y fidelidad a Dios ejemplificado por la Primera Presidencia y pegado a su nombre jamás morirá”.

Cuando cayere tu enemigo, no te huelgues; y cuando tropezare no se alegre tu corazón: porque Jehová no lo mire, y le desagrade, y aparte de sobre él su enojo. (Pr. 24:17-18).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Es Necesaria la Unidad entre los Miembros de la Iglesia

  1. Anónimo dijo:

    Es bien interesante notar que se repitan varios mensajes que se estan nececitando escuchar con su fuerza hoy no se si solo sera en la estaca a la que participo , o en general. Solo se , que la doctrina que nos dio Jesus por intermedio de Jose Smith es verdad , y que por hechos no controlado desde los lideres de arriba aqui abajo es un caos por mas que lo pinten bonito.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s