La Nueva Jerusalén

La Nueva Jerusalén

Por Joseph Fielding Smith
Presidente del Consejo de los Doces Apostoles

¿Cuál es la interpretación correcta de Apocalipsis 21:1-2, con referencia a la Nueva Jerusalén que habría de descender del cielo?

Para un mejor entendimiento de la pregunta, transcribamos primeramente los versículos mencionados:

Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más.

Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido. (Apocalipsis 21:1-2)

Es general la creencia de que esta ciudad de Jerusalén es la antigua población de los judíos que en el día de la regeneración será renovada, pero esto es erróneo. En su libro, Eter nos dice que el Señor le reveló muchas de estas mismas cosas que le fueron mostradas a Juan mediante visiones divinas. Como se sabrá, Eter fue el último de los profetas jareditas a quien el Señor reveló grandes e importantes cosas concernientes a la historia de los judíos y a la ciudad de Jerusalén, tal como se conocía en la época del ministerio personal del Salvador. En su visión, muy similar a la concedida a Juan, Eter vio la antigua ciudad de Jerusalén y también la nueva, que aún no había sido edificada, y al respecto Moroni nos informa:

. . . he aquí, rechazaron todas las palabras de Éter; porque él verdaderamente les habló de todas las cosas, desde el principio del hombre; y de que después que se hubieron retirado las aguas de la superficie de esta tierra, llegó a ser una tierra escogida sobre todas las demás, una tierra escogida del Señor; por tanto, el Señor quiere que lo sirvan a él todos los hombres que habiten sobre la faz de ella;

y de que era el sitio de la Nueva Jerusalén que descendería del cielo, y el santo santuario del Señor.

He aquí, Éter vio los días de Cristo, y habló de una Nueva Jerusalén sobre esta tierra.

Y habló también concerniente a la casa de Israel, y la Jerusalén de donde Lehi habría de venir —que después que fuese destruida, sería reconstruida, una ciudad santa para el Señor; por tanto, no podría ser una nueva Jerusalén, porque ya había existido en la antigüedad; pero sería reconstruida, y llegaría a ser una ciudad santa del Señor; y sería edificada para la casa de Israel—

y que sobre esta tierra se edificaría una Nueva Jerusalén para el resto de la posteridad de José, para lo cual ha habido un símbolo.

Porque así como José llevó a su padre a la tierra de Egipto, de modo que allí murió, el Señor consiguientemente sacó a un resto de la descendencia de José de la tierra de Jerusalén, para ser misericordioso con la posteridad de José, a fin de que no pereciera, tal como fue misericordioso con el padre de José para que no pereciera.

De manera que el resto de los de la casa de José se establecerán sobre esta tierra, y será la tierra de su herencia; y levantarán una ciudad santa para el Señor, semejante a la Jerusalén antigua; y no serán confundidos más, hasta que llegue el fin, cuando la tierra deje de ser.

Y habrá un cielo nuevo, y una tierra nueva; y serán semejantes a los antiguos, salvo que los antiguos habrán dejado de ser, y todas las cosas se habrán vuelto nuevas.

Y entonces viene la Nueva Jerusalén; y benditos son los que moren en ella, porque son aquellos cuyos vestidos son hechos blancos mediante la sangre del Cordero; y son ellos los que están contados entre el resto de los de la posteridad de José, que eran de la casa de Israel.

Y entonces viene también la antigua Jerusalén; y benditos son sus habitantes, porque han sido lavados en la sangre del Cordero; y son los que fueron esparcidos y recogidos de las cuatro partes de la tierra y de los países del norte, y participan del cumplimiento del convenio que Dios hizo con Abraham, su padre. (Eter 13:2-11)

Y acontecerá que estableceré a mi pueblo, oh casa de Israel.

Y he aquí, estableceré a este pueblo en esta tierra, para el cumplimiento del convenio que hice con Jacob, vuestro padre; y será una Nueva Jerusalén. Y los poderes del cielo estarán entre este pueblo; sí, yo mismo estaré en medio de vosotros.(3 Nefi 20: 21-22)

En el día de la regeneración, cuando todas las cosas sean renovadas, existirán tres grandes ciudades sagradas. Una será Jerusalén la antigua, reedificada conforme a la profecía de Ezequiel. La otra será la ciudad de Sión o de Enoc, la misma que fue arrebatada a los cielos y que habrá de ser restituida en la tierra; y la tercera será la ciudad de Sión o Nueva Jerusalén, que la simiente de José ha de construir sobre este continente (América).

Y enviaré justicia desde los cielos y haré brotar la tierra para testificar de mi Unigénito; su resurrección de los muertos, sí y también la resurrección de todos los hombres; y haré que la justicia y la verdad a nieguen la tierra como un diluvio, a fin de recoger a mis escogidos de las cuatro partes de la tierra a un lugar que yo he de preparar, una Ciudad Santa, para que mi pueblo ciña sus lomos y espere el tiempo de mi venida; porque allí estará mi tabernáculo, y se llamará Sión, una Nueva Jerusalén.

Y el Señor le dijo a Enoc: Entonces tú y toda tu ciudad los recibiréis allí, y los recibiremos a nuestro seno, y ellos nos verán; y nos echaremos sobre sus cuellos, y ellos sobre los nuestros, y nos besaremos los unos a los otros;

Y allí será mi morada, y será Sión, la cual saldrá de todas las creaciones que he hecho; y por el espacio de mil años la tierra descansará. (Moisés 7: 62-64.)

Al finalizar el milenio, se nos dice que Satanás, habiendo estado cautivo, será nuevamente desatado y otra vez predicará la mentira entre las naciones. Y entonces vendrá el fin. La tierra morirá y será purificada, recibiendo su restauración (resurrección). Durante este período purificador, la ciudad de Sión o Nueva Jerusalén será arrebatada de la tierra a fin de que, cuando ésta esté debidamente preparada para la gloria celestial como lo declara Juan el Revelador, pueda descender del cielo y de Dios.

(Liahona , Noviembre 1963)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s