Manténganse en contacto con ella en cualquier momento, en cualquier lugar y de cualquier manera

PRINCIPIOS PARA LAS VISITAS DE LAS MAESTRAS VISITANTES

Manténganse en contacto con ella en cualquier momento, en cualquier lugar y de cualquier manera

Las visitas de las maestras visitantes tienen que ver con la acción de ministrar. Jesús ministraba en cualquier momento y en cualquier lugar. Nosotros podemos hacer lo mismo.

woman on cell phone

“Ministrar” es dar servicio, cuidado o ayuda que contribuyen al consuelo o a la felicidad de otra persona. Las visitas de las maestras visitantes tienen como fin descubrir maneras de ministrar a las personas que visitamos. Jesucristo ministró a todos: en cualquier momento y en cualquier lugar. Alimentó a los 5 000, consoló a María y a Marta durante la muerte de su hermano, y enseñó Su evangelio a la mujer en el pozo. Lo hizo a causa de Su amor sincero.

Al seguir Su ejemplo, como maestras visitantes podemos llegar a conocer y amar a cada hermana que visitamos, teniendo presente que el amor es el fundamento de todo lo que hacemos. Cuando oramos por inspiración para saber cómo servirla y ayudarla a fortalecer su fe, “no se podrá impedir que los ángeles [nos] acompañen”1.

Desde la organización de la Sociedad de Socorro en 1842 hasta hoy, la ministración que prestan las mujeres ha bendecido vidas. Por ejemplo, Joan Johnson, una viuda de 82 años de edad, y su compañera de maestras visitantes visitan a su vecina de 89 años que tiene pulmonía. Se dieron cuenta de que su vecina no solo las necesitaba una vez al mes, así que comenzaron a averiguar sobre su bienestar cada semana en persona o por teléfono.

Para otras maestras visitantes, enviar un texto o correo electrónico para dar ánimo quizás sea lo mejor que se pueda hacer por una hermana ese mes. Hacer contactos personales y escuchar con una actitud de amor es la esencia de las visitas de las maestras visitantes. La tecnología moderna y las visitas tradicionales que hacemos cara a cara nos ayudan a hacerlo en cualquier momento, en cualquier lugar y de muchas maneras2. Así ministró Jesús.

Fe, Familia, SocorroRelief Society seal

 

Cómo ministrar

En vez de un mensaje específico, cada mes se presentará en esta página un principio diferente para ayudar a que nos ministremos una a otras de manera más eficaz. Al orar y buscar inspiración, ustedes sabrán el mensaje espiritual y el servicio que cada hermana necesita.

Considere lo siguiente

¿Cómo dejamos de preocuparnos sobre “lo que cuenta” para las visitas de maestras visitantes y en vez de ello nos concentramos en lo que cada hermana necesita de sus maestras visitantes?

Notas

  1. Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia: José Smith, 2007, pág. 483.
  2. Véase Manual 2: Administración de la Iglesia, 2010, 9.5.1.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s