El Templo nos da una visión más elevada

El Templo nos da una visión más elevada

Por Jean B. Bingham
Presidenta General de la Sociedad de Socorro

Como un telescopio enfocado en estrellas que están más allá de nuestra vista, el templo nos abre la mente hacia una visión más amplia y elevada.

Fort Lauderdale Florida Temple

Algunos de nuestros recuerdos más vívidos y significativos del tiempo en que vivimos en la región central de Estados Unidos cuando éramos padres jóvenes son nuestras visitas anuales al Templo de Washington, D.C. En ese entonces, era el único templo en funcionamiento al este del río Misisipí. El conocimiento de que las ordenanzas del templo son esenciales para todos los hijos de nuestro Padre Celestial daba a nuestros esfuerzos un sentido de urgencia.

Como muchos de ustedes, hacíamos arreglos para que algunos amigos cuidaran a nuestros hijos pequeños, viajábamos toda la noche en un autobús lleno de otros miembros, pasábamos un par de preciados días realizando la mayor cantidad de obra del templo posible y luego regresábamos en autobús durante la noche para poder asistir a las reuniones de la Iglesia el domingo. No sentíamos que esos viajes fueran un sacrificio; eran preciados debido al estímulo espiritual que nos fortalecía el alma durante meses.

Unos años más tarde, nos emocionó la llegada del Templo de Chicago, Illinois, el primer templo que se construyó en el Área Norteamérica Centro desde que se dedicó el Templo de Cardston, Alberta, Canadá, 62 años antes. Con un templo a solo 45 minutos de casa, nos sentimos gozosos de asistir más de una vez al año y recibir ese alimento espiritual a menudo.

Sin embargo, hoy en día, aunque algunos de nosotros vivimos a corta distancia de un templo, aun así se nos puede dificultar asistir frecuentemente. Tal vez el fácil acceso a un templo nos adormece y nos hace pensar: “Iré mañana, cuando tenga más tiempo”. Es fácil distraerse con las presiones actuales y descuidar oportunidades más importantes. El élder Richard G. Scott (1928–2015), del Cuórum de los Doce Apóstoles, dijo: “Te exhorto a establecerte una meta respecto a la frecuencia con que recibirás el beneficio de las ordenanzas que se ofrecen en nuestros templos”1.

Si pasamos por alto la oportunidad de asistir tan seguido como nuestras circunstancias lo permitan, si tomamos a la ligera la oportunidad de ir al templo cuando este está, por así decirlo, en el patio de nuestra casa, quizás perdamos futuras bendiciones y oportunidades que nuestro Padre y Su Hijo tienen preparadas para nosotros. “Yo, el Señor”, declaró Él, “estoy obligado cuando hacéis lo que os digo; mas cuando no hacéis lo que os digo, ninguna promesa tenéis” (D. y C. 82:10).

Cuando parece que los acontecimientos conspiran para evitar que vayamos al templo, podemos recordar la promesa de Jesucristo: “En el mundo tendréis aflicción. Pero confiad; yo he vencido al mundo” (Juan 16:33). Al perseverar y asistir al templo a pesar de los tropiezos, recibiremos la ayuda del Salvador para vencer al mundo en que nosotrosvivimos. Una vez, mientras mi esposo y yo nos preparábamos para ir al templo, surgió un problema tras otro. Finalmente, cuando estábamos a punto de salir por la puerta, tuvimos un tenso “momento conyugal”. Mientras ambos caminábamos en silencio hacia el auto, oímos que nuestra hija mayor consolaba a su hermana: “No te preocupes; siempre vienen felices del templo”. ¡Y ella tenía razón!

Los templos nos recuerdan el alcance de la eternidad

Nauvoo Illinois Temple staircase

Ya sea que vayamos al templo con el corazón lleno de gozo o apesadumbrado de tristeza, el templo es el lugar para que todo miembro digno que tenga un corazón abierto sea edificado y fortalecido.

He ido al templo llena de profunda gratitud por una bendición otorgada a un ser querido que estaba sufriendo; también he derramado silenciosas lágrimas de gran pesar por mis propias faltas. He recibido impresiones, instrucción y hasta regaños del Espíritu al servir como representante de alguien a fin de que recibiera las ordenanzas que le permitirían progresar a lo largo de la eternidad. Todas esas experiencias me han edificado y fortalecido. Y sí, he pasado muchas horas en el templo como un “deber”, simplemente cumpliendo mi obligación, ¡y hasta me he quedado dormida en las sesiones del templo durante los años en que fui maestra de Seminario temprano por la mañana! Sin embargo, cada una de las veces que fui al templo, fui bendecida. Ya sea que recibamos una bendición inmediata o que nuestros esfuerzos acumulen bendiciones posteriores, cada minuto que pasamos en el templo produce algún crecimiento personal.

El estar en el templo nos recuerda el alcance de la eternidad, tanto al mirar hacia atrás a nuestros antepasados como al mirar hacia adelante a nuestros hijos. La perspectiva eterna de nuestros hijos también se ve fortalecida cuando ellos se centran en el templo. ¿Cómo podemos prepararlos mejor para el templo, un paso fundamental en su progreso eterno? El presidente Russell M. Nelson, Presidente del Cuórum de los Doce Apóstoles, aconsejó: “Los padres deberían enseñar la importancia del templo desde los primeros días de la vida de sus hijos”2. El presidente Spencer W. Kimball (1895–1985) recomendó a los padres que pusieran una imagen del templo en la habitación de sus hijos a fin de que vean ese recordatorio sagrado cada día hasta que llegue a ser parte de ellos3. Ustedes también pueden compartir con sus hijos las bendiciones que reciben al asistir al templo, así como su testimonio del gozo que esperan tener en su relación eterna con ellos. Y pueden apoyar a sus hijos adolescentes que desean realizar bautismos por los muertos. En sus lecciones de la noche de hogar y en los momentos de enseñanza, recuerden que “el templo es el objeto de toda actividad, de toda lección y de todo paso progresivo en la Iglesia”4.

Al cantar con sus hijos: “Me encanta ver el templo; un día entraré, y ser fiel a mi Padre, allí prometeré”5, les ayudarán a sentir el deseo de entrar en la Santa Casa del Señor. Y el corazón de ustedes se henchirá de gratitud por el Padre Celestial, por Su Plan de Salvación, por el Salvador y Su expiación, la cual ha hecho posible que ustedes estén con sus seres queridos para siempre. “[El] camino [del Salvador] es el sendero que lleva a la felicidad en esta vida y a la vida eterna en el mundo venidero”6. ¡Ese sendero conduce al templo y pasa por él!

Los templos son un refugio del mundo

Idaho Falls Idaho Temple garden room

Las influencias mundanas pueden alejarnos del templo. Un joven y querido amigo ha estado afligido por las opiniones y especulaciones sobre la Iglesia que leyó en internet. Decidió dejar de asistir al templo hasta resolver sus preguntas. Con todo mi corazón, les ruego a ustedes que tal vez tengan preguntas que afectan su testimonio, que continúen orando de forma personal y estudiando las Escrituras, y que sigan asistiendo al templo mientras se esfuerzan por hallar las respuestas que les darán paz. Sigan enfocados en el Evangelio para evitar distraerse con ideologías astutas pero falsas. Así como uno no buscaría sanar una dolencia física pidiéndole consejos médicos a un atleta profesional, las preguntas espirituales significativas no pueden ser resueltas por alguien que tenga un conocimiento limitado del evangelio restaurado de Jesucristo. El Espíritu Santo, quien testifica de “la verdad de todas las cosas” (Moroni 10:5), “[hablará] a tu mente y a tu corazón” (D. y C. 8:2) aquello que es la verdad eterna.

Uno de los lugares donde se puede acceder a ese Espíritu más abundantemente es el templo. Si ustedes son dignos de entrar en la Casa del Señor (según lo determinen ustedes y su obispo), vayan al templo con sus preguntas y tengan la certeza de que aunque ahora no comprenden todas las cosas, el Señor sí las comprende. Recuerden todo lo que  saben y comprenden. Las cosas que  saben y de las que han recibido un testimonio espiritual les guiarán hacia “… la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, [y] guardará [sus] corazones y [sus] pensamientos en Cristo Jesús” (Filipenses 4:7). Testifico que recibirán el entendimiento y la paz que buscan si continúan teniendo fe en que su Padre Celestial los conducirá y guiará a la verdad.

Isaías nos recuerda que el templo es un “refugio… contra la tempestad” (Isaías 4:6). Las palabras del presidente Monson son igualmente reconfortantes: “Al entrar por las puertas del templo, dejamos atrás las distracciones y la confusión del mundo. En el interior de ese santuario sagrado hallamos belleza y orden; allí hay reposo para nuestra alma y descanso de los afanes de la vida”7.

A medida que aumentan los problemas en el mundo y las presiones de la vida diaria crecen, debemos mantener nuestro enfoque en las cosas que realmente son importantes. Es fácil centrarnos en lo negativo y en las calamidades del mundo, como si viéramos nuestras faltas y problemas a través de un microscopio. El estar en el templo nos recuerda que debemos mantener una perspectiva eterna. Como un enorme telescopio enfocado en estrellas que están más allá de nuestra vista, el templo nos abre la mente hacia una visión más amplia y elevada. Nos permite ver, esperar y esforzarnos por llegar a ser todo lo que el Padre Celestial ha designado que seamos. Nos ayuda a centrarnos en las verdades eternas: en Padres Celestiales que nos aman y que desean ayudarnos, en nuestro verdadero valor como Sus hijos y en lo que podemos llegar a ser como “herederos de Dios, y coherederos con Cristo” (Romanos 8:17). En el templo se enseña el plan de Dios y se hacen convenios eternos. En el templo se nos dan las herramientas para que alcancemos nuestro más alto potencial eterno.

“Cuando asistimos al templo”, enseñó el presidente Monson, “podemos recibir un nivel de espiritualidad y sentimiento de paz que superarán cualquier otro sentimiento que podría penetrar el corazón humano. Comprendemos el verdadero significado de las palabras del Salvador cuando dijo: ‘La paz os dejo, mi paz os doy… No se turbe vuestro corazón ni tenga miedo’ [Juan 14:27]”8.

Su servicio en el templo bendecirá a los demás

Provo City Center TempleEl espíritu que ustedes obtengan como resultado de su servicio en el templo bendecirá a muchas personas dentro de su círculo de influencia; algunas que posiblemente ni siquiera hayan considerado. Al final de una de nuestras visitas al Templo de Washington, D.C., los miembros del grupo compartieron su testimonio mientras el autobús recorría el largo camino de regreso a casa. Uno tras otro, los participantes compartieron su gozo y gratitud por las bendiciones inmediatas y eternas del templo. El conductor, que no era miembro, finalmente no pudo resistirse más. Tomó el micrófono y expresó su gratitud por estar con nosotros. Entonces dijo: “No sé qué tienen ustedes, pero siento algo diferente aquí”. Por supuesto, un líder misional de barrio que estaba en el autobús le pidió su información de contacto y luego se la pasó a los misioneros.

Quisiera invitarles a aprovechar la bendición de tener un templo cerca tan frecuentemente como sus circunstancias lo permitan. Serán fortalecidos y hallarán paz en la Casa del Señor Jesucristo, ya que Él es la luz y la vida y la esperanza del mundo. A medida que en estos últimos días se acerca Su prometido regreso, ruego que ustedes reciban Su luz y sientan la esperanza que se ofrece en Sus santos templos.

Promesas específicas

Star Valley Wyoming Temple window

Los profetas y apóstoles han hecho promesas específicas para quienes asisten al templo. Recuerden que Dios está obligado cuando hacemos lo que nos dice, mas cuando no hacemos lo que nos dice, ninguna promesa tenemos (véase D. y C. 82:10).

  • El presidente Thomas S. Monson ha prometido: “Al ir a la santa Casa, al recordar los convenios que allí hacemos, podremos soportar toda prueba y vencer cada tentación”.
  • El presidente Gordon B. Hinckley (1910–2008) prometió: “… si van a la Casa del Señor, serán bendecidos, la vida será mejor para ustedes… Aprovechen la gran oportunidad de ir a la Casa del Señor y de ese modo participar de todas las maravillosas bendiciones que les corresponde recibir allí”.
  • El élder Richard G. Scott prometió: “La asistencia regular [al templo] enriquecerá tu vida dándole más propósito”.

Notas

  1. Richard G. Scott, “La adoración en el templo: Fuente de fortaleza en épocas difíciles”, Liahona, mayo de 2009, págs. 43–45.
  2. Russell M. Nelson, “Prepare for Blessings of the Temple”, Ensign, marzo de 2002, pág. 17.
  3. Véase The Teachings of Spencer W. Kimball, 1982, pág. 301.
  4. Russell M. Nelson, “Prepare for Blessings of the Temple”, pág. 17.
  5. “Me encanta ver el templo”, Canciones para los niños, pág. 99.
  6. “El Cristo Viviente: El Testimonio de los Apóstoles”, Liahona, abril de 2000, pág. 2.
  7. Thomas S. Monson, “Las bendiciones del templo”, Liahona, mayo de 2015, pág. 92.
  8. Thomas S. Monson, “Las bendiciones del templo”, pág. 92.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s