Mensaje de Navidad

Mensaje de Navidad

En esta temporada santa, deseamos enviar nuestro amor y saludos a los habitantes de todas las naciones del mundo. Proclamamos que el santo niño que nació en Belén hace más de dos mil años fue en verdad el Cristo, el Salvador de toda la humanidad. En él tiene esperanza toda la raza humana, tanto los que han vivido como los que viven y los que vivirán. En él se puede encontrar la paz personal que tanto elude a gran porcentaje de la población del mundo.

Los acontecimientos que comenzaron en Belén y finalizaron en Jerusalén realmente constituyen el punto central de toda la historia. El humilde nacimiento que conmemoramos fue un preludio a los terribles acontecimientos que transcurrieron en Getsemaní y en el Calvario, y la Navidad adquiere para nosotros un significado aún más profundo cuando recordamos que el ministerio que comenzó en un establo terminó en una tumba vacía.

Cuando expresamos gozosamente nuestro agradecimiento a Dios por el don maravilloso de su Hijo Unigénito, celebramos apropiadamente la Navidad. Los himnos y cánticos navideños son un eco continuo de los coros angelicales que escucharon los pastores.

Nos unimos a Nefi, el profeta de la antigüedad, en proclamar que “nos regocijamos en Cristo”. Los justos de la antigüedad aguardaron su llegada con fe y esperanza, y nosotros recordamos con humilde gratitud su ministerio mortal, a la vez que aguardamos también con fe y esperanza el tiempo en que regresará de nuevo.

Rogamos que todos puedan buscar la paz que se encuentra en Cristo; y que todos puedan ver más allá del aspecto comercial y social hacia Aquél cuyo nacimiento celebramos. Entre los muchos países en donde se celebra la Navidad, hay una gran diversidad de tradiciones festivas. Quisiéramos exhortar a todos a seguir la tradición de adorar al Salvador a través del servicio amoroso al prójimo. Que la bondad, el perdón y la rectitud personal que demostró el Salvador sean manifiestos en las vidas de infinidades de personas por todo el mundo. Pues, así como la estrella brillante de Belén guio a los magos al lugar donde se encontraba el Salvador, la vida de personas verdaderamente cristianas puede en la actualidad ser un faro para muchos de los que aún no conocen a su Redentor.

Rogamos fervientemente en esta temporada navideña y siempre que todos puedan encontrar la esperanza y la paz que únicamente se puede recibir por medio de Jesucristo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s