Las profecías sobre la venida de Cristo

Las profecías sobre la venida de Cristo

Puedes prepararte ahora para la Navidad al recordar cómo se prepararon otras personas para Él en aquel entonces.

En la Biblia y en el Libro de Mormón muchos profetas predijeron el nacimiento y el ministerio de Jesucristo cientos de años antes de que ocurrieran. Durante los doce días que preceden a la Navidad, este calendario de Adviento servirá como referencia para los pasajes de las Escrituras que mencionan el nacimiento y la vida del Salvador, así como para actividades que puedas realizar a fin de ser más como Cristo. Lee las Escrituras a diario y, si lo deseas, intenta realizar la actividad correspondiente. Con el permiso de tus padres, en la noche de hogar podrías utilizar ideas de este calendario.

El presidente Thomas S. Monson ha dicho: “Dejemos por algunos momentos los catálogos de Navidad con sus exóticos regalos. Más aún, dejemos a un lado las flores para mamá, la corbata especial para papá, la hermosa muñeca, el tren con su silbato, la tan ansiada bicicleta, incluso los libros y los videos, y dirijamos nuestros pensamientos hacia las dádivas perdurables de Dios”1.

Cuando la época navideña llegue a su fin, retengan en la mente y en el corazón lo que hayan aprendido y celebren la Navidad todo el año al prestar servicio a los demás.

13 de diciembre

Isaías, un profeta del Antiguo Testamento, profetizó que una mujer pura daría a luz al Hijo de nuestro Padre Celestial. Esas predicciones de las Escrituras se escribieron más de setecientos años antes de Su nacimiento.

“He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel” (Isaías 7:14; véase también 2 Nefi 17:14).

“Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz” (Isaías 9:6; véase también 2 Nefi 19:6).

Guiándote por la oración, elige a un amigo o a un miembro de la familia o del barrio o de la rama y, en secreto, déjale un pequeño obsequio, como por ejemplo una golosina, un pensamiento de las Escrituras o una tarjeta de Navidad.


14 de diciembre

Nefi vio en una visión a la virgen María y al niño Jesús:

“Y me dijo: He aquí, la virgen que tú ves es la madre del Hijo de Dios, según la carne.

“Y aconteció que vi que fue llevada en el Espíritu; y después que hubo sido llevada en el Espíritu por cierto espacio de tiempo, me habló el ángel, diciendo: ¡Mira!

“Y miré, y vi de nuevo a la virgen llevando a un niño en sus brazos.

“Y el ángel me dijo: ¡He aquí, el Cordero de Dios, sí, el Hijo del Padre Eterno!” (1 Nefi 11:18–21).

Para Navidad, haz una lista de las cosas que te gustaría daren lugar de las que quisieras recibir.


15 de diciembre

Los profetas testificaron de la misión de Cristo en la tierra. A continuación hay una explicación del profeta Abinadí, que vivió aproximadamente en el año 150 a. C.:

“Y así la carne, habiéndose sujetado al Espíritu, o el Hijo al Padre, siendo un Dios, sufre tentaciones, pero no cede a ellas, sino que permite que su pueblo se burle de él, y lo azote, y lo eche fuera, y lo repudie.

“Y tras de todo esto, después de obrar muchos grandes milagros entre los hijos de los hombres …

“… será llevado, crucificado y muerto, la carne quedando sujeta hasta la muerte, la voluntad del Hijo siendo absorbida en la voluntad del Padre” (Mosíah 15:5–7).

Prepara alguna golosina de Navidad y regálala a una familia de tu barrio o rama. La acción de dar aumentará la unión y la amistad de la gente del barrio.


16 de diciembre

Alma profetizó lo siguiente a la gente de Gedeón alrededor del año 83 a.de J.C.:

“…el Hijo de Dios viene sobre la faz de la tierra …

“Y he aquí, nacerá de María… y siendo ella virgen, un vaso precioso y escogido, a quien se hará sombra y concebirá por el poder del Espíritu Santo, dará a luz un hijo, sí, aun el Hijo de Dios.

“Y él saldrá, sufriendo dolores, aflicciones y tentaciones de todas clases; y esto para que se cumpla la palabra que dice: Tomará sobre sí los dolores y las enfermedades de su pueblo.

“Y tomará sobre sí la muerte, para soltar las ligaduras de la muerte que sujetan a su pueblo; y sus enfermedades tomará él sobre sí, para que sus entrañas sean llenas de misericordia” (Alma 7:9–12).

Da un regalo de servicio a alguien que lo necesite. Pide ayuda a tu familia para saber qué tipo de servicio podrías prestar.


17 de diciembre

Jesucristo ama a cada uno de los hijos de Dios y jamás olvidaría a ninguno. Ezequiel profetizó que el Señor iba a ser un pastor y que reuniría a Sus ovejas perdidas.

“Porque así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo, yo mismo iré a buscar mis ovejas, y las reconoceré,

“Como reconoce su rebaño el pastor el día que está en medio de sus ovejas esparcidas, así reconoceré mis ovejas, y las libraré de todos los lugares …

“Y yo las sacaré de los pueblos, y… las traeré a su propia tierra, y las apacentaré en los montes de Israel” (Ezequiel 34:11–13).

Dedica tiempo para pasarlo con un hermano menor, un pariente o un amigo. Léele la historia de la Natividad en el capítulo 2 de Lucas.


18 de diciembre

Aunque Jesucristo es perfecto, era necesario que se bautizara para cumplir toda justicia. Lo que sigue a continuación es un relato de la profecía de Lehi, registrado por Nefi:

“Y mi padre dijo que [Juan el Bautista] bautizaría en Betábara, del otro lado del Jordán; y también dijo que bautizaría con agua; que aun bautizaría al Mesías con agua;

“y que después de haber bautizado al Mesías con agua, vería y daría testimonio de haber bautizado al Cordero de Dios, que quitaría los pecados del mundo” (1 Nefi 10:9–10).

Para obsequiar el regalo de tu tiempo, pásalo con una persona enferma, anciana o viuda de tu barrio o vecindario. Pídele que te hable de una Navidad inolvidable que haya tenido.


19 de diciembre

Samuel el Lamanita profetizó de las señales que aparecerían en el tiempo del nacimiento del Salvador:

“He aquí, os doy una señal; porque han de pasar cinco años más y, he aquí, entonces viene el Hijo de Dios para redimir a todos los que crean en su nombre.

“… habrá grandes luces en el cielo, de modo que no habrá obscuridad en la noche anterior a su venida, al grado de que a los hombres les parecerá que es de día …

“Y he aquí, aparecerá una estrella nueva, tal como nunca habéis visto; y esto también os será por señal” (Helamán 14:2–3, 5).

Escribe en tu diario lo que significa para ti la Navidad y cuáles son las tradiciones de tu familia en esa fecha.


20 de diciembre

Antes del nacimiento de Cristo, el ángel Gabriel visitó a María.

“Al sexto mes el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret,

“a una virgen desposada con un varón que se llamaba José, de la casa de David; y el nombre de la virgen era María.

“Y entrando el ángel en donde ella estaba, dijo: ¡Salve, muy favorecida! El Señor es contigo; bendita tú entre las mujeres …

“porque has hallado gracia delante de Dios.

“Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús” (Lucas 1:26–28, 30–31).

Reúne a familiares y amigos para salir a cantar villancicos por el vecindario, o cántenlos en tu propio hogar.


21 de diciembre

Nefi, nieto de Helamán, esperaba fielmente la venida del Señor. Pero los incrédulos le dijeron: “…He aquí, ya se pasó el tiempo, y no se han cumplido las palabras de Samuel; de modo que han sido en vano vuestro gozo y vuestra fe concernientes a esto” (3 Nefi 1:6).

Entonces, Nefi “fue y se postró en tierra y clamó fervorosamente a su Dios a favor de su pueblo” (vers. 11).

Y el Señor le dijo: “Alza la cabeza y sé de buen ánimo, pues he aquí, ha llegado el momento; y esta noche se dará la señal, y mañana vengo al mundo para mostrar al mundo que he de cumplir todas las cosas que he hecho declarar por boca de mis santos profetas” (vers. 13).

En tus oraciones, expresa gratitud al Padre Celestial por el don de Su Hijo.


22 de diciembre

Finalmente se cumplieron las profecías del nacimiento de Cristo.

“Y aconteció que se cumplieron las palabras que se dieron a Nefi, tal como fueron dichas …

“Y hubo muchos, que no habían creído las palabras de los profetas, que cayeron a tierra y se quedaron como si estuviesen muertos… porque la señal que se había indicado estaba ya presente …

“Y sucedió que no hubo obscuridad durante toda esa noche, sino que estuvo tan claro como si fuese mediodía …

“Y aconteció también que apareció una nueva estrella, de acuerdo con la palabra” (3 Nefi 1:15–16, 19, 21).

Jesucristo nos dio el regalo más grandioso de todos: Su vida. Para demostrar a tus padres cuánto los aprecias, escríbeles una carta en la que les agradezcas todo lo bueno que han hecho por ti.


23 de diciembre

La noche del nacimiento de Cristo apareció un ángel ante los buenos pastores de Belén proclamando las nuevas de Su nacimiento.

“Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón.

“Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño.

“Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor.

“Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo:

“que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo, el Señor” (Lucas 2:7–11).

Toma la determinación de ser una persona más feliz y bondadosa.


24 de diciembre

Nosotros, los cristianos, somos testigos de Jesucristo todos los días del año por medio de la fe y las buenas obras. El profeta José Smith y Sidney Rigdon dieron este testimonio:

“Y ahora, después de los muchos testimonios que se han dado de él, éste es el testimonio, el último de todos, que nosotros damos de él: ¡Que vive!

“Porque lo vimos, sí a la diestra de Dios; y oímos la voz testificar que él es el Unigénito del Padre;

“que por él, por medio de él y de él los mundos son y fueron creados, y sus habitantes son engendrados hijos e hijas para Dios” (D. y C. 76:22–24).

Comparte tu testimonio sobre el Salvador en la próxima oportunidad que se te presente, como por ejemplo en la reunión de ayuno y testimonios.


Nota

  1. Thomas S. Monson, “Dones atesorados”, Liahona,diciembre de 2006, pág. 4; Ensign, diciembre de 2006, pág. 6.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s