Ocho razones por las cuales la Navidad es un gran momento para ser misionero

Ocho razones por las cuales la Navidad es un gran momento para ser misionero

Por Charlotte Larcabal
Revistas de la Iglesia

¡Hay algo con las festividades que hace que compartir el Evangelio sea mejor!

Christmastime scenes

Amas a tus amigos, amas el Evangelio y no sabes cómo combinarlos.

Si esto te suena familiar, no estás solo. Muchas personas quieren compartir el Evangelio con sus amigos pero tienen terror de parecer avasallantes o raras. Compartir el Evangelio puede causar mucha ansiedad.

¡Pero no temas nunca! Incluso si nunca antes has mencionado la Iglesia a nadie, la temporada navideña puede estar llena de muchos momentos misionales normales, fáciles y totalmente posibles. ¿Cómo?

Lo primero que hay que hacer es orar. Intenta pedir al Padre Celestial oportunidades para compartir el Evangelio. Ora para saber a quién hablar o invitar y ¡ora pidiendo valor para actuar sobre ello!

Lo segundo es comenzar y comenzar ahora. Aquí está el secreto: la obra misional es muy fácil en la época de Navidad. ¿Por qué? Tenemos ocho razones.

  1. A todos les gusta una buena fiesta.

Lo más probable es que tu barrio o quizás incluso tu familia planifique una fiesta de Navidad. ¡Invita a un amigo a unirse a la diversión! Probablemente habrá una canción o un mensaje sobre el Salvador y podría ser justo lo que tu amigo necesite escuchar.

  1. Invitar a las personas a la capilla en la época de Navidad es muy normal.

going into a Church building

¡Hay algo en la Navidad que hace que las personas quieran ir a la Iglesia! Esta es una época grandiosa para hacer saber a tus amigos que están invitados a ver cómo los miembros de la Iglesia adoran al Salvador.

  1. Los dulces de Navidad son la manera perfecta de hacer que una invitación o un mensaje del Evangelio sean algo más dulce.

Christmas treats

¿Un plato con galletas junto con tu Escritura preferida? ¿Barritas de chocolate y una cita sobre la Navidad? ¡Sí, por favor!

  1. Las familias tienden a reunirse.

Pasar tiempo con la familia constituye una gran parte de las tradiciones de Navidad, así que debería ser fácil hablar sobre tu familia, sus tradiciones en las festividades y tus creencias sobre la familia.

  1. Las luces y beber chocolate caliente son populares en esta época.

hot cocoa

Bebe chocolate o mira las decoraciones de Navidad en la ciudad para la noche de hogar o una actividad de la Mutual. Las actividades de los días festivos son divertidas para todos y es una gran manera de que un amigo vea cómo vives tu religión.

  1. Los mensajes mormones de Navidad son asombrosos y fáciles de compartir.

¡Incorpora el espíritu de la Navidad a las redes sociales al compartir el video “Ha nacido un Salvador”! ¿A cuántos de tus amigos de Facebook les encantaría ver a un angelito ayudar a un conserje gruñón en “El verdadero motivo de la Navidad” o un tierno relato sobre la generosidad en “El abrigo: Un relato sobre la caridad”? Busca estos y otros grandiosos mensajes de la Navidad para compartir en LDS.org o el Canal Mormón.

  1. La Navidad es una celebración sobre el Salvador.

Muchos cristianos estarán más centrados en el Salvador en la Navidad. Además de compartir ideas de servicio diarias, Mormon.org también destacará las enseñanzas del Salvador y maneras de “Iluminar el mundo”. Eso podría ser exactamente lo que tus amigos estén buscando para honrar a Cristo en la Navidad.

  1. ¡Hay tantas maneras de dar y prestar servicio en la época de Navidad!

singing Christmas carols with friends

El servicio es una asombrosa manera de ser misionero y hay muchas oportunidades para prestar servicio a los demás en las festividades. Podrías visitar un hogar de ancianos, cantar villancicos navideños a un vecino o donar artículos a un albergue local. Puedes encontrar ideas de servicio para los primeros 25 días de diciembre en Mormon.org.

¿Qué esperas?

Debido al Evangelio, tú sabes sobre Jesucristo y toda la esperanza que Él brinda. Ese es un regalo asombroso y es uno que puedes dar a los demás. Si con sinceridad le pides al Padre Celestial oportunidades para compartir el Evangelio, Él te inspirará para saber a quién puedes hablar. La Navidad es una época de compartir, de dar y de recordar a Jesucristo.

Una temporada de celebración

“¡Esta es una época de gozo! ¡Una temporada de celebración! ¡Un tiempo maravilloso cuando reconocemos que nuestro Dios Todopoderoso envió a Su Hijo Unigénito, Jesucristo, para redimir al mundo! ¡Para redimirnos a nosotros!”.

Presidente Dieter F. Uchtdorf, Segundo Consejero de la Primera Presidencia, “¿No tenemos razón para regocijarnos?”, (Devocional de Navidad de la Primera Presidencia, 6 de diciembre de 2009), broadcasts.lds.org.

En cada paso del camino

He estado hablando con una vecina que está muy interesada en el Evangelio. La invité a la Mutual, pero siempre hay algo que evita que ella asista. Una noche me di cuenta de que no había orado al respecto. Inmediatamente, me arrodillé y oré para que el Espíritu Santo estuviera conmigo y me guiara. Luego de orar, esperé una respuesta pero no recibí ninguna. Confusa, oré de nuevo, pero esta vez sentí la inspiración de agradecer a Dios todas las bendiciones que tengo. También oré para poder ayudar a los demás a darse cuenta de las muchas bendiciones que tienen y todas las bendiciones que podrían tener gracias al poder del Salvador. Sentí muy fuerte que no importa cuánto tome, mi Padre Celestial estará conmigo en cada paso del camino, proporcionándome paciencia y bendiciéndome más. Poco después de esas oraciones, ¡mi amiga me acompañó a la Mutual!

Elora C., 14 años, Arizona, EE. UU.

Puede que no parezca mucho

Hace un tiempo, mi amigo de la capilla se mudó y yo era el único mormón que quedaba en mi escuela. Mi maestro de la Escuela Dominical recientemente nos había hablado sobre cómo podíamos compartir el Evangelio con nuestros amigos. Oré para saber cómo podía hacer esto y definitivamente recibí una respuesta. Estaba hablando con uno de mis amigos y comenzamos a hablar sobre su postura respecto a salir con personas del sexo opuesto. Le expliqué que no creo en salir con personas del sexo opuesto hasta los 16 años y, para mi sorpresa, él tenía algunos de los mismos valores. Puede que no parezca mucho, pero fue realmente una respuesta a mis oraciones y mi testimonio de la oración se ha fortalecido.

David S., 13 años, Texas, EE. UU.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s