14 sucesos de la Natividad

14 sucesos de la Natividad

Por Jessica Griffith

El nacimiento de Jesucristo se celebra cada año: cantamos himnos, disfrutamos de tradiciones familiares y recordamos a nuestro Señor al honrar Su Natividad. Sin embargo, ¿qué detalles sobre la Natividad hallamos en las Escrituras?

SUCESO LUGAR
Se profetiza el nacimiento de Cristo
Génesis 49:10Isaías 7:149:1–7Miqueas 5:2Mosíah 3:8Alma 7:10Helamán 14:2–5
LA ANTIGUA JERUSALÉN Y LA ANTIGUA AMÉRICA
Muchos años antes del nacimiento del Salvador, los profetas habían recibido revelaciones sobre Jesucristo. Los profetas del Antiguo Testamento hablaron de un rey que descendería del rey David y que nacería en Belén: un Mesías. Según la interpre­tación judía, ese Mesías llega­ría a ser un rey que liberaría a Su pueblo, los judíos, de la opresión política y que reina­ría sobre la tierra con justicia.
Sin embargo, lo que los judíos de la antigüedad no esperaban era a un Rey que liberaría a Su pueblo de la opresión espiritual. En vez de una salvación temporal y un reino terrenal, Jesucristo ofrecía una salvación eterna y el reino de Su Padre.
El ángel Gabriel visita a los padres de Juan el Bautista
Mateo 17:12–13Lucas 1:5–25(especialmente el versículo 17); Doctrina y Convenios 27:7; Guía para el Estudio de las Escrituras, “Elías”
JUDEA
Juan el Bautista fue un Elías, o precursor, de Cristo. El ángel Gabriel le dijo a Zacarías, el padre de Juan, que su esposa Elisabet tendría un hijo, a quien debían llamar Juan. Zacarías dudó, por lo que quedó sordo y mudo.
El ángel Gabriel se aparece a María
Mateo 1:18Lucas 1:26–38
NAZARET Y GALILEA

La siguiente visita de Gabriel fue seis meses después a María, la prima de Elisabet. Él le dijo a María que aunque ella era virgen, tendría un hijo por el poder del Espíritu Santo, y que el niño sería Jesucristo. María aceptó humildemente su llamamiento para ser la madre del Hijo de Dios. El ángel también le dijo que su prima Elisabet había concebido.

María visita a Elisabet
Lucas 1:39–56
JUDEA
Luego de la visita angélica de María, ella partió de Nazaret para visitar a su prima Elisabet en Judea por tres meses. Mientras María estaba allí, Elisabet recibió un testimonio mediante el Espíritu Santo de que el bebé de María era el Hijo de Dios. María también compartió su propio testimonio de Dios.
Nace Juan el Bautista
Lucas 1:57–80
JUDEA
Cuando Juan el Bautista nació, la gente supuso que le darían el nombre de Zacarías, como su padre. Elisabet rechazó ese nombre, y dijo a sus amistades y vecinos que su nombre era Juan. Cuando estos amigos y vecinos le preguntaron a Zacarías al respecto, él coincidió con Elisabet. Debido a que siguió las indicaciones de Gabriel en cuanto al nombre de su hijo, Zacarías recuperó el habla y utilizó su capacidad de oír y hablar para glorificar a Dios.
El ángel Gabriel se aparece a José
Mateo 1:18–23
NAZARET
Al ver que María estaba embara­zada cuando regresó a Nazaret, José, el hombre que estaba des­posado con ella, tuvo la intención de “dejarla secretamente”, o anu­lar discretamente su compromiso matrimonial. Sin embargo, antes de que pudiera hacerlo, el ángel Gabriel se apareció a él en un sueño y le testificó que el bebé de María había sido concebido del Espíritu Santo, y que el niño sería Aquel que salvaría a Su pue­blo de sus pecados. En vez de separarse de María, José tomó la decisión de casarse con ella.
Todos son empadronados
Lucas 2:1–4; James E. Talmage, Jesús el Cristo, 1964, págs. 96–97
El Imperio Romano
El empadronamiento era tanto una inscripción tributaria como un censo, y era implementado por los romanos. Normalmente, los romanos empadronaban a la gente de acuerdo con su residencia actual, pero la costumbre judía era hacerlo según su hogar ancestral. Por causa de ello, Belén, el hogar ancestral de José, estaba repleto de gente, y los mesones estaban llenos.
Nace Jesucristo
Lucas 2:6–7
Nazaret, Belén y Judea
Belénsignifica “casa de pan” y fue el lugar en el que se profetizó que nacería el Mesías.
José y María viajaron a Belén para ser empadronados. Cuando Jesús nació, María improvisó una cuna acostando al bebé en un pesebre, o un comedero para alimentar al ganado. No se menciona la presencia de animales.
Aparecen las señales profetizadas en las Américas
Helamán 14:1–53 Nefi 1:15–21
Las Américas
Como fue profetizado, el día en que Cristo nació hubo un día y una noche y un día de plena luz en el continente americano, y apareció una estrella nueva en el cielo.
Los pastores oyen del nacimiento de Cristo
Lucas 2:8–17
Cerca de Belén
En esa época del año, los pastores cuidaban sus rebaños fuera tanto de día como de noche. Allí es donde se encontraban cuando se les apareció un ángel, quien les anunció el nacimiento del Salvador. Tras el anuncio del ángel, apareció una hueste de ángeles, glorificando a Dios. Después de escuchar esto, los pastores se dieron prisa hasta Belén para ver a Jesús. Una vez que lo hubieron visto, dejaron a José y a María y testificaron a otras personas de lo que habían visto.
Jesús es circuncidado, recibe un nombre y es presentado en el templo
Lucas 2:21–38;  James E. Talmage, Jesús el Cristo, págs. 100–102
BELÉN
Después de ocho días, Cristo fue circuncidado y recibió un nombre, según la costumbre judía. Fue llamado Jesús, o “Yeshua”, que en hebreo significa “Salvador”.
La costumbre judía esta­blecía que una mujer debía esperar 40 días después del nacimiento de su bebé para entrar al templo. Al término de los 40 días, María y José llevaron a Jesús para presen­tarlo en el templo. Allí encon­traron a Simeón, a quien se le había prometido que antes de morir vería a Cristo. Él reconoció a Cristo, lo sostuvo entre sus brazos y glorificó a Dios. También profetizó de la misión de Cristo en la tierra.
Una profetisa llamada Ana también dio testimonio de Cristo en el templo, y asimis­mo testificó de Su misión.
Los magos le preguntan a Herodes sobre Cristo
Mateo 2:1–10
JERUSALÉN
Un número indeterminado de magos “del oriente” fueron a Jerusalén en busca de Cristo. Habían visto una estrella nueva en el cielo, lo cual indicaba que había nacido el Cristo. Le preguntaron al rey Herodes, rey de Judea nombrado por los romanos, dónde se encontraba el niño. Herodes se sintió amenazado por la posibilidad de un nuevo rey, el Mesías, quien, pensó él, se apoderaría de su reino. Sin dar a conocer sus temores a los magos, les pidió que le hicieran saber dónde se encontraba Cristo. Él tenía pensado matarlo.
Los magos hallan a Cristo y le dan presentes
Mateo 2:9–12; Bible Dictionary, “Magi”
BELÉN
Los magos finalmente encon­traron a Cristo. Mateo indica que hallaron a Jesús, de niño, en su casa, lo cual sugiere que llegaron al menos un año después del nacimiento de Cristo. Le entregaron oro, incienso y mirra: presentes valiosos que reconocían el estatus real de Jesús. En un sueño, se les dijo a los magos que no compartieran su hallazgo con Herodes.
Se le advierte a José que huya a Egipto
Mateo 2:13–16, 19–23
BELÉN, EGIPTO Y NAZARET
Contrario a lo que dijeron que harían, los magos nunca informaron a Herodes. Herodes reaccionó decretando que todos los niños menores de dos años nacidos en Belén fueran muertos. Tras ser avisado en una visión, José llevó a María y a Jesús a Egipto, donde permanecieron hasta la muerte de Herodes. Cuando Herodes murió, un ángel visitó a José en una visión y le dijo que era seguro regresar a Israel. Sin embargo, al escuchar que el hijo de Herodes era el gobernante actual, José llevó a su familia a Nazaret en Galilea en vez de Judea, por lo que comenzó la vida de Cristo como Jesús de Nazaret. Años más tarde, Él sería bautizado, haría milagros y llevaría a cabo Su expia­ción maravillosa y eterna.

La verdadera esencia de la Navidad

“La dicha que sentimos en esta temporada se debe a que Él vino al mundo. La paz que emana de Él, Su amor infinito que cada uno de nosotros puede percibir, así como el sobrecogedor sentimiento de gratitud por lo que gratuitamente nos dio a un precio tan alto para Él, constituyen la verdadera esencia de la Navidad”.

Presidente Gordon B. Hinckley (1910–2008), “El maravilloso y verdadero relato de la Navidad”, Liahona, diciembre de 2000, pág. 6.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s