La clave de nuestra religión

El 4 de abril de 1965 en la sesión del domingo por la tarde en la Conferencia General Anual número 135 de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, desde el Tabernáculo de la Manzana del Templo, en Salt Lake City, Utah. Discurso publicado en Conference Report, abril 1965. Improvement Era, junio 1965.

La clave de nuestra religión

por el Élder Bruce R. McConkie
del primer concilio de los setenta

Hay en el mundo grandes y buenas personas, hombres y mujeres de buena voluntad, que desean en su corazón conocer la verdad acerca de la religión. Ven conflictos en todo el mundo, reclamaciones de apoyo tanto a las filosofías del mundo como a los diferentes sistemas religiosos.

Estos buscadores de la verdad sienten en sus corazones que esto no debe ser la unidad a la que se refiere la religión, la verdad última. Ellos ven movimientos en marcha para llevar la unidad organizativa en el mundo cristiano, y sin embargo, se encuentran aquellos que dan servicio solo con sus labios y proclaman, Aquí está el Cristo, o allí. . .” (Mateo 24:23). Se preguntan por qué los hombres no llegan a una unidad de la fe, ¿por qué no encuentran la verdad última sobre la religión, al igual que los hombres llegan a un perfecto conocimiento de la verdad en los campos científicos?

Pues bien, esta condición ha prevalecido en los últimos años. Existió en los días de José Smith. Él se encontraba en medio de un renacimiento religioso en la zona fronteriza de Estados Unidos. Oyó el grito que aquí era la salvación, o allá. Llegó a la conclusión de que “. . . Los maestros religiosos de las diferentes sectas entendían los mismos pasajes de las Escrituras de un modo tan distinto, que destruían toda esperanza de resolver el problema recurriendo a la Biblia.” (José Smith Historia 12)

Luego leyó estas palabras gloriosas en el libro de Santiago: “Si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, quien da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada”, seguido del consejo, “Pero pida con fe, no dudando nada, porque el que duda es semejante a la ola del mar, que es movida por el viento y echada de una partea otra.” (Santiago 1:5-6) A medida que el Espíritu obró en él, él, meditó sobre estas palabras, y fue impulsado a ofrecer esa oración que marcó el comienzo de esta gran dispensación final del evangelio.

Ahora, todas las personas de buena voluntad, cada buscador honesto de la verdad, toda persona con un deseo piadoso de encontrar la verdad en el campo de la religión se enfrenta con el mismo problema que se enfrentó José Smith, y cada persona puede encontrar la respuesta en la misma forma en que él la encontró; Dios, no hace acepción de personas (Hechos 10:34), en cuyos ojos un alma es tan valioso hoy en día como lo fue ayer y siempre, él dará sabiduría, luz, verdad y la revelación a los que le piden con fe.

Él contestará

Somos los hijos de Dios, nuestro Padre; él nos ama, tiene un gran interés en nuestro bienestar, y desea vernos progresar y avanzar hasta llegar a ser como él. El está dispuestos –pero como investigadores tenemos que pagar el precio– a darnos la sabiduría y el conocimiento, que nos revele la verdad acerca de la religión, para que podamos caminar por el rumbo y la forma en la que él quiere que vayamos.

Cómo recibir su respuesta

En vista de esto, ¿puedo hablar de una manera específica y por los medios que permitan a los hombres entrar en sintonía con el Señor, para llegar por sí mismos a ejercer la fe necesaria, la fe que traerá una manifestación personal de que él es la verdad y la divinidad de esta gran obra de los últimos días?

Recuerde, nosotros proclamamos al mundo un mensaje, el mensaje de la restauración. Este mensaje es que Jesucristo es el Hijo de Dios, que la salvación está en él, que a causa de su sacrificio expiatorio todos los hombres recibirán la inmortalidad, y los que creen y obedecen sus leyes resucitarán para vida eterna. Este mensaje es que en nuestros días, principalmente a través de la instrumentalidad de José Smith, ha habido una restauración del conocimiento de Cristo y el  conocimiento  de  la salvación. Y este mensaje es, además, que La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, como ahora está constituida, es la Iglesia y reino de Dios en la tierra, el único lugar donde se encuentra la salvación, el lugar donde los hombres pueden llegar a aprender las verdades eternas en los campos de la religión y de la salvación.

Ahora, el Señor ha puesto en nuestras manos la forma y los medios para presentar este mensaje al mundo, para presentarlo de una manera tal que cada buscador honesto de la verdad pueda ser guiado y saber dónde está la verdad. Mediante el uso de este medio cada buscador de la verdad puede aprender cómo conseguir en comunión con la Deidad y cómo obtener revelación personal de ese Dios, que nos reconviene y que quiere que sus hijos vengan a la luz y la verdad de los cielos.

El Libro de Mormón

De esta manera y los medios, dados por Dios para establecer la verdad de su obra, es el Libro de Mormón. ¿Puedo llamar su atención sobre las palabras inspiradas de José Smith, las palabras escritas por el espíritu de profecía y revelación en el día en que la Iglesia se organizó en esta dispensación? En ellos el Profeta primero anuncia que la Iglesia se había organizado (Doctrinas y Convenios 20:1). Luego dijo que “. . . mediante la fe, Dios le ministró por conducto de un santo ángel, cuyo semblante era como relámpago, y cuyos vestidos eran puros y blancos, más que cualquiera otra blancura. . .” (Doctrinas y Convenios 20:6)

Luego  dijo  que   se   le   dio   mandamientos,   y   también   el   poder “. . . para traducir el Libro de Mormón, por los medios preparados de antemano. . .” (Doctrinas y Convenios 20:8). Luego de ese libro, dice:

El  cual  contiene la historia de un pueblo caído, y la plenitud del evangelio de Jesucristo a los gentiles y también a los judíos.

El cual se dio por inspiración, [lo que significa que los profetas originales que escribieron fueron inspirados por Dios], y se confirma a otros por la ministración de ángeles, [lo que significa que los ministros angélicos entregaron a los hombres en la tierra en este día] y por ellos se declara al mundo.” (Doctrinas y Convenios 20:9-10)

Y ahora estas palabras que siguen son la clave:

Probando al mundo que las Santas Escrituras son  verdaderas,  y  que Dios inspira a los hombres y los llama a su santa obra en esta edad y generación, así como en las antiguas;

Demostrando por este medio que él es el mismo Dios ayer, hoy y para siempre.” (Doctrinas y Convenios 20:11-12)

Sus siervos testifican

Ahora, en todas las épocas de la historia de la tierra, cuando el Señor ha tenido un mensaje para la gente, ha enviado a sus siervos a testificar y dar testimonio de ello. Han hablado por el poder del Espíritu Santo y han testificado de la verdad de la revelación. Esto lo hacemos hoy en día, más solemne y sobria, como se ha hecho en esta conferencia; y agrego mi testimonio personal, que yo sé por las revelaciones del Espíritu Santo a mi alma que esta obra es verdadera. Pero para nuestro día y nuestra generación, una época en la que el Señor está acortando su obra en justicia (Doctrinas y Convenios 52:11), y apresurando su obra en su tiempo (Doctrinas y Convenios 88:73), él nos ha dado algo adicional. Él ha puesto en nuestras manos un volumen de escritura que es a la vez antigua y moderna y ha proporcionado que sea la prueba segura, la prueba concluyente, el testimonio adicional de la divinidad de la obra.

La promesa de Moroni

Como todos los que están familiarizados con este asunto saben, si una persona va a leer este libro, de acuerdo con la promesa de Moroni, teniendo fe en Dios, y pidiendo al Padre en el nombre de Cristo, si es verdad, esa persona va a saber por el poder del Espíritu Santo que es verdadero (Moroni 10:3-5). El silbo apacible y delicado susurrará al espíritu que está dentro de él, diciéndole que de una manera que él no puede negar o malinterpretar que ningún hombre podría haber escrito ese libro, que es la mente y la palabra y de la voluntad de Dios.

Ahora; si este libro es lo que decimos que es, José Smith fue un profeta de Dios; Jesucristo es el Hijo de Dios, el único por quien viene la salvación; y esta Iglesia y reino se estableció, ordenados y establecidos por la apertura de los cielos, por el principio de la revelación. El Libro de Mormón se ha dado al mundo para demostrar la divinidad de la obra, y nuestro reto es que los hombres de buena voluntad, y la buena gente de todo el mundo, puedan aprender lo que hay en él y luego pedir a Dios para saber si es verdadero.

José Smith dijo:

Declaré a los hermanos que el Libro de Mormón era el más correcto de todos los libros sobre la tierra, y la clave de nuestra religión; y que un hombre se acercaría más a Dios al seguir sus preceptos que los de cualquier otro libro.” (DHC, 4:461).

La clave de nuestra religión

Bueno, como la clave de nuestra religión, es la cosa sobre la cual estamos firmes o caemos. Si bien es cierto, que todo este sistema de religión es verdadero porque la mano de Dios está en ella; si no es cierto, entonces nuestro sistema de la religión es falso. Pero gracias a Dios, este libro es verdadero. Y gracias a él también, él está dispuesto y deseoso, por el poder de su Espíritu, a que demos testimonio de ese hecho a todos los buscadores honestos de la verdad en el mundo, a que se conozcan de la dividid de la obra; y si están dispuestos a respetar y caminar en la luz, tener el coraje de sus convicciones, ellos vendrán y se unirán a los santos de Dios y seguir el camino que conduce a la vida eterna.

¿Puedo citar las palabras que Dios mismo dijo al dar testimonio de la divinidad del Libro de Mormón, y agregar mi testimonio también? Él dijo de José Smith, “. . . ha traducido el libro, si, la parte que le he mandado; y vive vuestro Señor y vuestro Dios, que es verdadero.” (Doctrinas y Convenios 17: 6)

En el nombre de Jesucristo. Amén.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s