Las llaves del Reino

Discurso pronunciado el 4 octubre de 1947 en la sesión del sábado por la mañana en la Conferencia General Semianual número 118 de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, desde el Tabernáculo de la Manzana del Templo, en Salt Lake City, Utah. Discurso publicado en Conference Report, octubre, 1947, páginas 59-62.

Las llaves del Reino

por el Élder Bruce R. McConkie del primer concilio de los setenta

Esta Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es, literalmente, el reino de Dios en la tierra. Yo creo que todo hombre que ha presidido como un profeta y presidente ha sido el ungido de Jehová y ha ocupado las llaves del reino, y que estas llaves son la salvación para todos los hombres. Y yo creo que el Señor ha decretado para esta dispensación que el evangelio está aquí para quedarse hasta que Cristo venga, y por supuesto a partir de entonces para siempre. Este es un día en que no se le dará el reino a otro pueblo, y permanecerá con los Santos; y todo el mundo que venga a Cristo y viva sus leyes recibirán paz, gozo y consuelo en esta vida y una esperanza de una vida eterna en el mundo venidero.

Visión dada a José Smith

Cuando José Smith fue a la arboleda sagrada a orar en la primavera de 1820, después de haber sido ejercida por la ansiedad y la agitación religiosa, fue a preguntar cuál de todas las iglesias era la verdadera y a  cual  debía unirse. Entonces se le aparecieron dos seres exaltados, glorificados y resucitados. Dios el Eterno Padre y Jesucristo su Hijoquien, en respuesta a la pregunta de José, le dijo que no debería unirse a ninguna de ellas, porque estaban todas en error; que todos sus credos eran una abominación a su vista; que esos profesores se habían pervertido; que:

“Con sus labios me honran, pero su corazón lejos está de mí; enseñan como doctrinas los mandamientos de los hombres, teniendo apariencia de piedad, mas negando la eficacia de ella”. (Perla de Gran Precio, Escritos de José Smith 19)

El reino organizado

A partir de entonces, en virtud de mandamientos y la revelación del Profeta y otros organizaron este reino, y después de que se organizó, el Señor por revelación, se refirió a ella como la única Iglesia verdadera y viviente sobre la faz de toda la tierra, con la cual dijo que estaba complacido, hablando a la iglesia colectiva y no individualmente.

Creo que los antiguos profetas y los profetas de los últimos días han revelado por medio del Espíritu Santo, que este reino permanecerá. Enoc vio el día de hoy y dijo que un pueblo estaría preparado para la venida del Señor, y que en de los últimos días Sión se construiría hasta unirse con la Sión que él había establecido. Daniel vio nuestros días. Reveló e interpretó el sueño que Nabucodonosor había recibido, dijo que había visto una piedra cortada del monte, no con las manos, y que en los días de ciertos reyes el Dios del cielo levantaría un reino que nunca sería destruido y que jamás se daría a otro pueblo, y que permanecería para siempre.

En este día refiriéndose a Daniel el Señor dijo a José Smith:

Las llaves del reino de Dios han sido entregadas al hombre en la tierra, y de  allí  rodará   el   evangelio   hasta   los   extremos   de   ella,   como la piedra cortada del monte, no con mano, ha de rodar, hasta que llene toda la tierra.”. (Doctrinas y Convenios 6:2)

Valientes en la verdad

Cada persona en esta Iglesia tiene derecho a conocer y se espera que conozca por la revelación del Espíritu Santo a su alma que estas cosas son verdaderas; y si las conoce, pues, a mi juicio, no debería tener ningún otro deseo en su corazón, sino el escuchar el consejo de los oráculos vivientes y poner su casa en orden y prepararse para la gloria y la honra y salvación de la que el presidente George F. Richards acaba de hablar.

Me gustaría leer una declaración hecha por el presidente John Taylor, el tercer hombre en presidir este reino. Él dijo: “. . . Se ha preguntado al hermano Brigham si este reino fallará, os digo en el nombre del Dios de Israel que las cosas que han hablado los santos profetas en relación con ella recibirá su cumplimiento, pero en relación con esto os diré otra cosa: Una gran parte de los Santos de los Últimos Días fallaran, una gran mayoría de ellos no son y nunca han estado a la altura de sus privilegios, y magnificando sus llamamientos y su sacerdocio, y Dios tendrá un ajuste de cuentas con tales personas, a menos que se arrepienten “. (El evangelio del reino, p. 137)

Otra frase del presidente Taylor: “Hay una cosa muy cierta, y de hecho estoy muy seguro, y es que este reino no será entregada en manos de ningún otro pueblo. Va a crecer, propagarse y aumentar, y ningún hombre podrá detener su progreso.” (Ibíd., P. 214)

Me parece que si este es el reino de Dios en la tierra, y si está destinado a quedarse aquí y no ser dado a otro pueblo, entonces tenemos derecho a concluir que, como pueblo, como Iglesia, nunca seremos extraviados; y, que como individuos, nunca vamos a desviarnos del curso de la justicia que el Señor ha trazado en estos tiempos si escuchemos el consejo de la Primera Presidencia y al Consejo de los Doce que encabezan el reino.

Las llaves del reino

Wilford Woodruff dijo:

Cuando el Señor le dio las llaves del reino de Dios, las llaves del Sacerdocio de Melquisedec, del apostolado, y las selló sobre la cabeza de José Smith, las selló sobre su cabeza para estar aquí en la tierra, hasta la venida del Hijo del Hombre. Bien dice Brigham Young, “Las llaves del reino de Dios están aquí.” Estuvieron con él hasta el día de su muerte. A continuación, se posaron sobre la cabeza de otro hombre, el presidente John Taylor. Él llevó esas llaves hasta la hora de su muerte. Luego cayeron por turno, en la providencia de Dios, al presidente Wilford Woodruff.

Digo a los Santos de los Últimos Días, que las llaves del reino de Dios están aquí, y van a estar aquí, hasta la venida del Hijo del Hombre. Dejen que todo Israel entienda eso. No pueden descansar sobre mi cabeza, pero en un corto tiempo, descansarán en la cabeza de otro apóstol, y otro después de él, y así continuará hasta la venida del Señor Jesucristo en las nubes del cielo para “recompensar a cada hombre de acuerdo con las obras hechas en la carne. . . ”

Le digo a todo Israel en el día de hoy, lo digo a todo el mundo, que el Dios de Israel, quien organizó esta Iglesia y reino, no ha ordenado a ninguna Primera Presidencia para conducirlo por el mal camino. Escuchad, vosotros Israel, ningún hombre que haya respirado el aliento de vida puede sostener estas llaves del reino de Dios y llevar a la gente por mal camino. (Los discursos de Wilford Woodruff, págs. 73-74)

La Iglesia es guiada por revelación

A mi modo de pensar, nunca ha habido un día desde el momento en que José Smith organizó esta Iglesia hasta el presente, en que la iglesia no haya sido guiada por la revelación, guiada por inspiración, en que los oráculos vivientes no hayan dado a la gente el consejo y la instrucción y los mandamientos que el Señor quería que la gente tuviese. Les dijo a sus primeros élderes que lo que hablasen cuando sean inspirados por el Espíritu Santo sería escritura, que era la mente del Señor y la voluntad del Señor, la palabra del Señor, la voz del Señor y el poder de Dios para salvación. Nunca habrá un momento en que el canon de las Escrituras esté completo. Al igual que siempre, ya que hay élderes en este reino que dan testimonio inspirado de Cristo, por lo tanto, habrá más escrituras. Ha habido más Escrituras dada desde este púlpito durante el curso de esta conferencia, y es tanta la mente y la voluntad del Señor como cualquiera registrada en  los  libros canónicos. Cuando la Iglesia establece, como lo hizo hace más de hace once años, un plan de bienestar, un plan anunciado por la Primera Presidencia de la Iglesia, entonces, sabiendo lo que sabemos, tenemos derecho a aceptarlo como una revelación, para recibirlo como la mente y la voluntad del Señor para los Santos de los Últimos Días.

En armonía con las escrituras

No hay nada acerca de la Iglesia, no hay doctrina, ningún procedimiento o ninguna ordenanza, ninguna ley o principio, que no este en completa armonía con las Escrituras. Podemos establecer que todo lo que tenemos es razonable y está en armonía con las escrituras y que estamos en todo de acuerdo con la Iglesia primitiva de Cristo que se estableció hace dos mil años. Pero después de que hayamos hecho eso, y después de que hemos puesto nuestras casas en orden y hemos armonizado nuestras vidas con las doctrinas que se han revelado, entonces tenemos derecho a saber que este es el reino del Señor y conocer como una cuestión de fe y de testimonio, como una cuestión de sentimiento y de revelación. Una vez que entremos en el reposo del Señor no seremos llevados por cualquier viento de doctrina o por la astucia de los hombres. Debido a que nuestros testimonios será seguro, descansaremos de toda la ansiedad y la agitación del espíritu, y si seguimos en con diligencia y valentía en el reino vamos a descansar finalmente con nuestro Padre en el cielo en los mundos eternos, “el cual es la plenitud de su gloria”. (Doctrinas y Convenios 84:24)

Creo que no hay ningún motivo para que cualquier persona en esta Iglesia tenga que temer por el destino del reino. No necesitamos sostener el arca, pero sí necesitamos tener en nuestro corazón un temor de no ser dignos, de no ceñirnos a la línea de rectitud y guardar los mandamientos de Dios con ese grado de valentía que nos dará nuestra exaltación en los mundos eternos.

Me gustaría daros mi testimonio como un élder en este reino, que yo sé que esta es la obra del Señor; que Dios ha hablado en este día; que José Smith fue el profeta e instrumento en las manos de Dios para darnos las leyes y ordenanzas de salvación; y que con tanta seguridad como vamos a vivir en armonía con ellos, vamos a tener la gloria y el honor de añadir sobre nuestras cabezas para siempre, y por nuestro llamado y elección vamos a estar seguro. En el nombre del Señor Jesucristo. Amén.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s