Valientes en el testimonio de Jesús

Liahona Junio 1987
Valientes en el testimonio de Jesús
Por el presidente Ezra Taft Benson

El tener un testimonio de Jesucristo significa que él, en el Jardín de Getsemaní, tomó sobre sí, voluntariamente, los pecados de toda la humanidad, lo que le causó un sufrimiento físico y espiritual tan grande, que sangró por cada poro. Y lo hizo para que nosotros, si nos arrepentimos, no tengamos que sufrir.

UNA DE LAS BENDI­CIONES más preciadas que está al alcance de todos los miembros de la Iglesia es un testimonio de la divinidad de Jesucristo y de su Iglesia, el cual es una de las pocas posesiones que podemos llevar con nosotros al dejar esta vida.

Tener un testimonio de Jesús es poseer el conocimiento, por medio del Espíritu Santo, de la divina misión de Jesucristo.

Tener un testimonio de Jesús es tener la certeza de la naturaleza divina del nacimiento de nuestro Señor: que Él es, de hecho, el Hijo Unigénito de Dios en la carne.

Tener un testimonio de Jesús es saber que Él fue el Mesías prometido y que mientras vivió entre los hombres llevó a cabo muchos milagros grandiosos.

Tener un testimonio de Jesús es saber que las leyes que Él ha prescrito como Su doctrina son verdaderas y, con ese conocimiento, vivir de acuerdo con esas leyes y ordenanzas.

Tener un testimonio de Jesús es saber que El, en el Jardín de Getsemaní, tomó voluntariamente sobre Sí los pecados de todos los hombres, que lo hizo sufrir, tanto física como espiritualmente, y sangrar por cada poro. El hizo todo eso para que nosotros no tuviéramos que padecer si nos arrepentíamos. (Véase D. y C. 19:16,18.)

Tener un testimonio de Jesús es saber que Él se levantó triunfante de la tumba con un cuerpo físico y resucitado. Y precisamente porque Él vive, vivirá también toda la humanidad.

Tener un testimonio de Jesús es saber que Dios el Padre y Jesucristo en verdad aparecieron al profeta José Smith para establecer una nueva dispensación de Su evangelio, a fin de que pudiera predicarse la salvación a todas las naciones antes de Su venida.

Tener un testimonio de Jesús es saber que la Iglesia, que El estableció en el meridiano de los tiempos y que El restauró en los tiempos modernos, es “la única Iglesia verdadera y viviente” (D. y C. 1:30).

Tener un testimonio de Jesús es de gran valor, pero aún más importante es ser valiente en nuestro testimonio.

SER VALIENTE EN UN TESTIMONIO de Jesús significa aceptar la divina misión de Jesucristo, aceptar su evangelio y hacer su obra. También significa aceptar la misión profética de José Smith y sus sucesores y seguir su consejo. Tal como Jesús ha dicho: “Sea por mi propia voz o por la voz de mis siervos, es lo mismo” (D. y C. 1:38).

Refiriéndose a aquellos que recibirán las bendiciones del reino celestial, el Señor dijo a José Smith: “Estos son los que recibieron el testimonio de Jesús, y creyeron en su nombre, y fueron bautizados según la manera de su sepultura, siendo sepultados en el agua en su nombre; y esto de acuerdo con el mandamiento que él ha dado.” (D. y C. 76:51.)

Estos son aquellos que son valientes en su testimonio de Jesús, “y son quienes vencen por la fe, y son sellados por el Santo Espíritu de la promesa, que el Padre derrama sobre todos los que son justos y fieles” (D. y C. 76:53).

¡Aquellos que son justos y fieles! ¡Qué expresión tan apropiada para los valientes en el testimonio de Jesús! Ellos defienden con valor la verdad y la justicia; son miembros de la Iglesia que magnifican sus llamamientos (véase D. y C. 84:33), pagan sus diezmos y ofrendas, viven vidas moralmente limpias, apoyan a sus líderes de la Iglesia en palabra y acción, santifican el día de reposo y obedecen todos los man­damientos de Dios. A estos valientes el Señor ha prometido que “todos los tronos y dominios, princi­pados y potestades, serán revelados y señalados a to­dos los que valientemente hayan padecido por el evangelio de Jesucristo” (D. y C. 121:29).

El no ser valiente en el testimonio que se posee es una tragedia de consecuencias eternas.

Hay miembros de la Iglesia que saben que esta obra de los últimos días es verdadera, pero que, a pesar de ello, no perseveran hasta el fin.

La persona que se justifica diciendo que tiene un testimonio de Jesucristo, pero que no acepta la dirección y el consejo de los líderes de su Iglesia, está en una posición fundamental­mente errada y está en peligro de perder la exaltación.

DESDE MI JUVENTUD he valorado con grati­tud el testimonio de la veracidad de la glorio­sa obra en la cual estamos embarcados, y oro para siempre ser valiente en ella. Quiero que sepáis que amo a mis consejeros, a mis hermanos del Quo­rum de los Doce, del Primer Quorum de los Setenta y del Obispado Presidente. Sé que ellos han sido asig­nados por nuestro Padre Celestial. Apoyo sus inspira­das palabras y consejos, y os testifico de la unión que existe entre las Autoridades Generales de la Iglesia.

– Amo a los miembros de la Iglesia; amo a todos los hijos de mi Padre Celestial y deseo que todos reciban las bendiciones de la vida eterna. Sé que eso es lo que el Señor, nuestro Salvador y Redentor, desea pa­ra cada uno de nosotros.

Mi súplica a todos los miembros de la Iglesia es que sean valientes, verídicos y leales:

“Firmes creced en la fe que guardamos,
por la verdad y justicia luchamos;
a Dios honrad, por El luchad,
y por su causa siempre velad.”
(Himnos de Sión, 59.)

Testifico que ésta es la Iglesia de Jesucristo; que El la preside y que está cerca de Sus siervos. Que Dios nos bendiga a todos para que seamos valientes en nuestro testimonio de Él, ruego en el nombre de Jesucristo. Amén. □

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s