Se construye una réplica de la cabaña de troncos de la familia Smith

Se construye una réplica de la cabaña de troncos de la familia Smith

por Shaun D. Stahle

La cabaña de troncos en la que creció José Smith, destruida desde hace mucho por el tiempo, los elementos y el hombre, se ha recons­truido después de veinte años de averiguaciones e investigación arque­ológica. (En el artículo siguiente, “La ‘ familia Smith vivió ocho años en una cabaña de troncos”, hay más informa­ción sobre el hogar de la familia Smith.)

Los días 14 y 15 de enero se levantó la estructura principal de la réplica, en el sitio de la cabaña original.

Al terminarse en marzo, la vivienda tenía el mismo aspecto que presentaba el día en que el joven José salió por la puerta, encaminándose a la Arboleda Sagrada, en la primavera de 1820.

“La construcción de la cabaña fue un período de significado sagrado”, comentó Donald L. Enders, investi­gador jefe del Departamento Histórico de la Iglesia, que asesoró en la construcción. “Este es el lugar donde se cumplió una profecía antigua”, dijo.

Los detalles para construir la cabaña se obtuvieron como resul­tado de extensas averiguaciones, investigación arqueológica y un estudio de más de treinta casas de la época en Vermont y en el oeste de Nueva York.

La manipostería, las ventanas, las puertas, la chimenea y el ala del dormitorio se construyeron según el más alto grado de exactitud histó­rica, explicó el hermano Enders.

“La Iglesia fue afortunada en hallar un constructor competente, respetado por su sensibilidad al detalle histórico y su experiencia en la restauración de graneros histó­ricos”, continuó.

El Comité de Sitios Históricos de la Iglesia, bajo la dirección del élder Marlin K. Jensen, de los Setenta, coordinó la construcción de la réplica de la cabaña, incluso la cola­boración del constructor, los arqui­tectos y los obreros locales.

“Sentimos el espíritu de la ocasión”, comentó el élder Richard Hebertson, misionero de Asuntos Públicos que trabaja en los sitios históricos de Palmyra con su esposa, Barbara. “Se oyeron grandes vítores al colocar el último cabrio”, dijo.

La construcción comenzó en la tarde del 14 de enero, después que un camión cargado de troncos llegó al sitio de la cabaña original de los Smith.

Las tormentas de nieve y la temperatura baja habían amenazado posponer la construcción, pero el élder Chuck Canfield, director de los sitios históricos del área de Palmyra, optó por proseguir de acuerdo con los planes.

“Y al fin, fue un día bastante lindo”, dijo el élder Canfield. “Las tormentas se aplacaron y la tempera­tura fue moderada. No volvió a nevar hasta la noche, después de la última oración”.

Los troncos, de los bosques que rodean la granja de los Smith, se cortaron en febrero de 1997 y luego, durante el año, el cons­tructor los hizo formar a mano con hachas en Cazenovia, Nueva York. Después, los labraron con herra­mientas para que tuvieran dos caras planas, según las técnicas de cons­trucción de la época.

“Las casas de troncos se cons­truían con diversidad de maderas”, explicó el hermano Enders. “Los troncos que quedaban más expuestos a los efectos dañinos de los elementos tenían que ser los más resistentes. Generalmente, se elegía madera de pino blanco, quebracho, roble y nogal; otras maderas duras como el haya, el fresno y la pacana se utilizaban para las paredes, y el arce para hacer los cabrios”.

El constructor armó la réplica de la cabaña de troncos antes de trans­portar el material a la granja de los Smith; los troncos se habían marcado con etiquetas y ajustado a la medida.

En el terreno de la granja, con la ayuda de un numeroso grupo de voluntarios, el constructor comenzó a levantar la réplica descargando del camión los grandes troncos que se emplearon en el cimiento.

Al atardecer del día siguiente, el último cabrio se colocó en su lugar, arrancando grandes exclamaciones de júbilo de los que se habían reunido a observar los trabajos. Después de la última oración, empezó a nevar.

“En muchos aspectos”, dijo refle­xivamente el élder Hebertson, “la construcción de la réplica ha sido similar a la de la cabaña original de los Smith. Ambas se construyeron en el período entre la cosecha y la primavera, ambas fueron resultado de ardua labor, y ambas requirieron un esfuerzo mancomunado para completarse”.

“Este es un hogar de significado sagrado”, explicó el élder Enders. “Es una región santificada por la visita personal de Dios el Padre y de Su Hijo Jesucristo. ¿Cuántos lugares se conocen en el mundo donde sepamos que el Padre haya estado personalmente?

“Este es el hogar donde vivió José Smith después de salir de la Arboleda Sagrada con una promesa divina de que el Evangelio sería restaurado”. □

Artículo por cortesía de Church News, enero 24 de 1998.


Lo familia Smith vivió ocho años en una cabaña de troncos

Por Shaun D. Stahle

En 1816, varios años consecu­tivos de malas cosechas obli­garon a la familia de Joseph Smith a trasladarse desde Vermont a una granja cercana a Palmyra, estado de Nueva York.

La población era pequeña entonces, con aproximadamente seis­cientos habitantes; pero con la cons­trucción del canal del Erie, la región prometía convertirse en un centro agrícola y comercial importante.

La situación económica de la familia era mala, por lo que algunos de ellos aprovecharon diversas oportuni­dades de empleo: el padre, Alvin y Hyrum se emplearon como jornaleros para cavar y empedrar pozos, construir paredes y chimeneas de mampostería, levantar cosechas, y cortar y vender madera.

En el otoño de 1816 [últimos meses del año en el hemisferio norte], poco meses después de haber llegado al lugar, empezaron negocia­ciones para comprar 40 hectáreas de tierra.

El terreno estaba al sur de Palmyra, junto a una rústica huella de carretas. A fines de 1817 y princi­pios de 1818, durante el invierno, los Smith pudieron limpiar un pequeño sitio y empezaron a construir una cabaña de troncos; pero en la época de cultivos y cosechas, desde la primavera hasta el otoño, tuvieron que trabajar para otras personas a fin de pagar sus obligaciones monetarias.

La cabaña quedó terminada a fines del otoño de 1818, y fue la vivienda de los Smith durante ocho de los doce años que vivieron en la granja: desde fines de 1818 hasta la primavera [los primeros meses] de 1825, y desde la primavera de 1829 hasta fines de 1830. De 1825 hasta 1829 la familia Smith vivió en la casa blanca de madera que se encuentra en la granja, cerca de la cabaña, y que los turistas visitan en la actua­lidad cuando van a ver la Arboleda Sagrada.

Para construir la cabaña de ‘troncos, los Smith cortaron árboles, se pasaron varios días arrastrando los troncos con yuntas de caballos o de bueyes, y después los prepararon para la construcción. Sin duda, los vecinos les habrán ayudado a cons­truirla, puesto que el levantar una casa en esos días era muchas veces un acontecimiento social.

Aunque eran muy pobres, hicieron su casa de troncos con varios detalles que no se encuentran en las cabañas de esa época. La casita tenía un piso y medio, con dos cuartos en la planta baja y una esca­lera que conducía a otros dos cuartos en el piso superior; los cimientos medían nueve metros de largo por cinco de ancho.

 

La familia continuó la limpieza del terreno para la granja, y en la primavera de 1820 contaba ya con unas doce hectáreas limpias.

Según Donald L. Enders, investi­gador principal del Departamento Histórico de la Iglesia, fue en ese escenario del despertar primaveral y durante esa época de arduo trabajo de granja que el joven José Smith, de catorce años, halló un lugar retirado a corta distancia de la cabaña, en medio de un bosque y no muy alejado de donde su padre y hermanos habían estado cortando árboles el día anterior.

Allí, en respuesta a la primera oración que pronunciaba, el Padre y el Hijo aparecieron ante el joven- cito José comunicándole que tenían una gran obra para que él llevara a cabo (véase José Smith-Historia 1:14-20).

Durante los próximos dos o tres años la cabaña estuvo repleta con la familia compuesta de diez personas, a excepción de las épocas en que varios de los hijos se iban a trabajar a otras partes.

En septiembre de 1823, la familia del Profeta se encontraba suma­mente ocupada en la cosecha, cuando el ángel Moroni visitó a José Smith en un cuarto de la cabaña de troncos que él compartía con otros miembros de la familia.

“Esa noche, José Smith proba­blemente haya estado sentado con su familia rodeando la chimenea, ya terminadas las tareas cotidianas, y hablando de religión”, dijo el hermano Enders. “Según el relato de su madre, el joven José parecía meditabundo en esa oportunidad.

“Después que todos se habían retirado y que sus hermanos estaban dormidos, José Smith oró, con la confianza de que sus oraciones serían contestadas. El cuarto se llenó de luz proveniente de un personaje que se presentó como un mensajero que venía de la presencia de Dios.

“Moroni amonestó al joven para que llevara una vida disciplinada y buena, y lo consoló diciéndole que Dios había escuchado su oración y lo había elegido para ayudar a sacar a luz el conocimiento de un registro antiguo que contenía la plenitud del Evangelio, tal como se había entregado a los antiguos habitantes de este continente”, continuó el hermano Enders (véase José Smith-Historia 1:27-47).

“Esa experiencia no tardó en alterar la manera de vivir de toda la familia; el establecimiento de una granja productiva y una casa cómoda y de su lugar en la vida social de la comunidad pasó a ser menos impor­tante que el cumplimiento del compromiso divino que se les había requerido”, agregó el hermano Enders.

La experiencia sagrada del mes de septiembre fue seguida de cerca por una tragedia: en noviembre murió Alvin, hermano de José Smith, que tenía veinticinco años. Era un joven ejemplar, y su médico de cabecera lo describió como “uno de los jóvenes más encantadores que hayan recorrido las calles de Palmyra”.

Pero, alrededor de un año antes de morir, Alvin había empezado a construir una casa de madera para la familia, bastante cerca de la cabaña de troncos. Cuando él murió, ya se había erigido la gran armazón y toda la madera para terminarla se había acarreado al lugar. El hermano Enders explicó que, después de calmarse del gran golpe producido por el falleci­miento de Alvin, los Smith contra­taron a un vecino para que terminara la casa.

A pesar de los esfuerzos de la familia por lograr un estilo de vida cómodo, el 20 de diciembre de 1825 se hizo una transferencia del título de la granja a Lemuel Durfee. Según el hermano Enders, no se sabe bien por qué la perdieron los Smith.

La casa de madera fue la vivienda a la cual José Smith llevó a su esposa, Emma, poco después de haber contraído matrimonio en enero de 1827, y allí vivían ambos cuando Moroni le confió a él las planchas en septiembre de ese año.

José Smith colocó el registro antiguo bajo los ladrillos del fogón de esa casa, para protegerlo, y más tarde lo trasladó al desván de la tienda que estaba del otro lado de la calle.

En diciembre de 1827, al aumentar las persecuciones y los ataques, se llevó a Emma junto con las planchas para la casa de los padres de ella, que vivían en Harmony, Pennsylvania.

Los padres del Profeta sabían que tendrían que salir de la casa de madera en la primavera de 1829, tal como habían prometido meses antes, y empezaron a hacer los preparativos para mudarse otra vez a la cabaña de troncos.

Durante el verano de 1829 [mediados de año], cuando la traducción del Libro de Mormón ya se acercaba a su fin, José Smith .recibió instrucciones para que ocho hombres vieran las planchas; entre los seleccionados se encontraban Joseph, su padre, y sus hermanos Hyrum y Samuel.

Los hombres se reunieron en la granja de los Smith y se retiraron a un lugar adonde la familia del Profeta acostumbraba ir a menudo para orar en privado. Allí vieron y tocaron las planchas de oro.

Pasó el invierno de 1829 a 1830, y con la llegada de la primavera se terminó de imprimir el Libro de Mormón. José Smith fue desde Harmony y predicó varias veces en la cabaña de troncos; muchas personas asistían a esas reuniones, llenando generalmente los dos cuartos grandes de la planta baja de la cabaña; a veces, eran tantos los asistentes que llenaban el gran terreno que rodeaba la cabaña y llegaban hasta el camino que pasaba al este.

Después de la trascendental conferencia que se llevó a cabo el 6 de abril de 1830 en Fayette, estado de Nueva York, en la cual fue organizada la Iglesia, Hyrum Smith y su padre regresaron a la cabaña.

El otoño de 1830 llevó a su fin esa hermosa época de los Smith en la granja. A fines de septiembre, concluyó la segunda conferencia de la joven Iglesia, en Fayette. Hyrum Smith recibió instrucciones de llevar a su familia a Colesville, estado de Nueva York, para ayudar a ministrar a la Iglesia allí, dejando solos en la granja a sus padres con la pequeña Lucy, de nueve años.

Ellos también se habían prepa­rado para mudarse a Waterloo, cerca de Fayette, según instrucciones de José Smith. Sin embargo, los hermanos Smith no pudieron salir de allí juntos ni en paz.

Un conocido había obtenido una letra de cambio por valor de $14 dólares, que debía Joseph Smith, y fue a la granja con un alguacil exigiendo el pago inmediato de la nota.

Al enterarse de que los Smith no la podían pagar, el señor ofreció perdo­narles la deuda si el padre del Profeta se retractaba de su testimonio. Cuando éste se negó a hacerlo, el alguacil lo arrestó y lo puso en la cárcel por treinta días.

Según relata el hermano Enders, mientras se hallaba en la prisión, el hermano Smith convirtió a dos prisioneros.

Durante el encarcelamiento de su marido, la hermana Smith hizo los arreglos finales para abandonar la granja. Samuel empacó las pose­siones de sus padres, juntó el ganado y luego fue a buscar a la familia.

Al encaminarse al este, hacia Waterloo, para reunirse con la Iglesia, la familia Smith se despidió por última vez de su cabaña de troncos. □

Artículo por cortesía del Church News, enero 24 de 1998.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s