Aunque seas tímido

Aunque seas tímido
Por el élder José A. Teixeira
De los Setenta

José A. TeixeiraConfía en el Señor y Él te bendecirá en tus esfuerzos por compartir el Evangelio.

Cuando era un nuevo presidente de misión en Brasil, un día estaba entrevistando a unos élderes y le pedí a uno que me contara algo de sí mismo.

“Soy muy tímido”, me dijo. Me preocupaba que su timidez se interpusiera en su capacidad para servir,

por lo que le pregunté: “¿Cree usted que aun así el Señor puede ayudarlo a ser un buen misionero?”.

“Creo que el Señor puede hacer cualquier cosa”.

“Entonces, deje que Él lo ayude. ¿Cree que puede hacer eso?”.

“Sí”, dijo.

shy missionaryDebo confesar que mientras el misionero se marchaba, yo pensé: “Bueno, espero que funcione”.

Pasaron las semanas y los mismos misioneros volvieron para tener entrevistas. Esta vez, el compañero del élder tímido dijo: “Presidente, no sé qué le dijo, pero ciertamente marcó una diferencia. Ahora es magnífico cuando habla con la gente”. De modo que estaba entusiasmado por volver a reunirme con él.

Cuando entró en mi despacho, bajó la mirada hacia el suelo.

“Tengo buenas noticias”, dijo. “Aún soy tímido, pero le pedí al Señor que me ayudara. Entonces abrí la boca y empecé a hablar. ¿Y sabe qué? Ahora lo hago todo el tiempo. Ni siquiera recuerdo lo que digo. Lo increíble es que a la gente le gusta; sienten el Espíritu; se identifican conmigo y con lo que les digo”.

Me sorprendió ver la transformación de ese misionero cuando puso su confianza en el Señor. Llegó a ser un gran instrumento para llevar felicidad a muchas personas.

Superar el temor

Cuando compartimos el Evangelio, a veces nos ponemos nerviosos; pero como demostró aquel misionero tímido, el Señor nos guiará si confiamos en Él. El Espíritu Santo nos ayudará a saber qué decir (véase 2 Nefi 32:2–3), y cuando la gente siente el Espíritu, por lo general responde de manera positiva. A muchos les intrigan nuestras creencias y quieren saber más.

Un gran gozo

Tengo un testimonio de que el Padre Celestial nos guiará en nuestros esfuerzos por compartir el Evangelio y, en el proceso, sentiremos un gran gozo. De hecho, ese gozo nos acompañará no solo ahora, sino en el mundo venidero. (Véase D. y C. 18:16). Esa es una buena razón para salir de tu zona de comodidad y hacer algo, aunque seas tímido.

Tres temores que puedes conquistar

Aparte de la timidez, sé de tres temores adicionales que hacen que algunos de nosotros digamos: “Temo quedarme sin amigos si hablo del Evangelio”. Afortunadamente, con fe, esos temores pueden superarse.

1. No sé lo suficiente.
Si te falta conocimiento del Evangelio, los misioneros de tiempo completo pueden ayudarte. Ellos pueden enseñarnos el mensaje de la Restauración, ayudarnos a fortalecer nuestra fe en el Señor Jesucristo y ayudarnos a entender el arrepentimiento y cómo aplicarlo a nuestra vida, así como la importancia del bautismo y del don del Espíritu Santo. Otra gran fuente de conocimiento es Predicad Mi Evangelio. Deseo alentar a todo joven y jovencita a obtener un ejemplar e incluirlo en su estudio diario junto con las Escrituras.

2. Nunca lo he hecho.
Si te falta experiencia, ¡practica con los misioneros! Ellos pueden ayudarte a saber qué decir o no decir en una situación determinada. Al pasar tiempo con los misioneros, sentirás el amor que ellos tienen por el Evangelio y por el prójimo. Ellos han encontrado el valor para compartir el Evangelio y pueden ayudarte a ti a hacer lo mismo.

3. Tengo temor de compartir lo que sé.
Cuando compartimos nuestro testimonio, ayudamos a nuestros amigos a ver cosas más elevadas, y ellos empiezan a respetarnos y amarnos de forma diferente. Sucede así casi siempre. Muchos jóvenes dicen: “Tenía miedo, pero cuando hablé con sinceridad, mi amigo empezó a confiar en mí y a hacerme más preguntas”. No deberíamos tener miedo de compartir lo que tenemos; es algo valioso porque procede de Dios, ¿y qué mejor manera de mostrar amor por nuestros amigos que compartir con ellos lo que sabemos que es verdad?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s