Las riquezas de la restauración

3 de febrero de 1995.
Las riquezas de la restauración
por el élder Neal A. Maxwell
del Quórum de los Doce Apóstoles

Discurso pronunciado en el Salón de Asambleas de Salt Lake City, Utah, el 3 de febrero de 1995.

Neal A. MaxwellEl Evangelio restaurado disipa la duda y el desánimo, dándonos certeza en cuanto a la inmortalidad y el gran plan de felicidad de Dios.

Para comenzar destaco algunos indicadores de los tiempos desconcertantes en los que vivimos. Merece la pena meditar en este contexto, aunque sea brevemente, puesto que se trata del escenario, día tras día, en el que ustedes y yo hacemos nuestra labor en esta última dispensación.

DUDA Y DESÁNIMO

Los muchos siglos que han pasado desde el mesiazgo de Jesús en la vida terrenal parecen haber obrado en contra de la fe de muchos en los últimos días. La profecía de Pedro sobre la actitud de los que se burlan en los últimos días se está cumpliendo a un ritmo constante: “…¿Dónde está la promesa [del] advenimiento [de Cristo]?… todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación” (2 Pedro 3:4). De ahí que, para muchos, el que se repitan las cosas constituye la ausencia de cualquier propósito divino y discernible.

La indiferencia resultante contribuye a la iniquidad, la cual trae su inevitable cosecha de amarga desesperación (véase Moroni 10:22; D. y C. 45:27; José Smith—Mateo 1:30). Es más, cuando el amor de muchos se enfría, tiene lugar un fracaso masivo respecto a guardar tanto el primero como el segundo gran mandamiento (véase Mateo 22:36–40; 24:12).

No es de extrañarse que quienes padecen de este desánimo cuestionen el sentido de la vida diciendo: “¿En esto consiste la vida?”. Hasta sus conquistas y logros parecen estar vacíos al final. A modo de ejemplo, Louis B. Mayer, director de cine para la Metro Goldwyn Mayer y que una vez fuera el poderoso “rey” de Hollywood, dijo desesperadamente hacia el fin de sus días desde la cama de un hospital: “Nada tiene importancia. Nada tiene importancia”1.

PLACERES MOMENTÁNEOS

Quienes “vivan sin Dios en el mundo” recogen ansiosamente sus míseras y momentáneas satisfacciones, pero son incapaces de encontrar la verdadera felicidad (véase Mosíah 27:31; Mormón 2:13). Actualmente, muchos se entregan en una forma u otra a la cultura de “beber y divertirse”. Otros se centran en los populares y dominantes sustitutos de la verdadera religión: los deportes y la política. Todo ello viene acompañado de trueques políticos, mientras ustedes y yo vemos a los seculares “Reyes que vienen, reyes que van, una hora de pompa, y luego no están”2.

Tal como ocurrió en los días de Noé, muchas personas no piensan en otra cosa que no sea la rutina cotidiana, tal como comer, beber, casarse y darse en casamiento (véase Mateo 24:38; también los versículos 36–39). Muchos de los acomodados dicen: “…Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad” (Apocalipsis 3:17), mientras se confunden en cuanto a la causa de su fortuna, y dicen: “…Mi poder y la fuerza de mi mano me han traído esta riqueza” (Deuteronomio 8:17). Hoy es como en el antiguo Israel, cuando “cada uno hacía lo que bien le parecía” (Jueces 17:6; 21:25). En nuestro día, “todo hombre anda por su propio camino, y en pos… [de la] semejanza del mundo” (D. y C. 1:16), lo que se podría denominar el relativismo ético del hombre, y hoy día estamos abrumados con ello.

11200111EGOÍSMO Y ESCEPTICISMO

Privados del recuerdo espiritual, la gente “va a lo suyo”, lo cual resulta en un individualismo falto de inspiración y sin fondeadero y que rechaza la necesidad del sometimiento espiritual, que, después de todo, es uno de los grandes objetivos del sendero de la vida. Se aconsejó al antiguo Israel: “Y te acordarás de todo el camino por donde te ha traído Jehová tu Dios estos cuarenta años en el desierto, para afligirte, para probarte, para saber lo que había en tu corazón, si habías de guardar o no sus mandamientos” (Deuteronomio 8:2).

Muchas personas, ignorantes del plan de salvación, simplemente desconocen el propósito de la jornada de la vida. Por tanto, el egoísmo y el escepticismo modernos hacen caso omiso de la importancia del Salvador, considerando a Jesús meramente “como hombre” (Mosíah 3:9) o “como cosa de ningún valor” (1 Nefi 19:9).

Desde esa postura intelectual, esas personas dicen: “No es razonable que venga tal ser como un Cristo” (Helamán 16:18; véanse también los versículos 17–20). Si suceden algunas de las cosas profetizadas, los escépticos dicen que los profetas han “adivinado acertadamente” (Helamán 16:16).

La gente irreligiosa, de la que cada vez hay más y más, insiste en ver en vez de caminar por la fe (véase 2 Corintios 5:7). En su pasión por ver, caen en la trampa de “traspasar lo señalado” (Jacob 4:14), lo cual incluye el no darse cuenta de los retoños de la higuera que apuntan la cercanía del estío (véase D. y C. 45:37; José Smith–Mateo 1:38–39).

En semejante contexto, los que intentan desplegar las gloriosas verdades del Evangelio suelen encontrar personas, como le ocurrió a Éter, cuyas reacciones ante sus “grandes y maravillosas” profecías fueron que “no [las] creyeron, porque no las veían” (Éter 12:5).

“NO LLEGAN A LA VERDAD”

Otras personas del panorama humano, los honorables del mundo se destacan de manera encomiable sin la plenitud de la luz del Evangelio. Ustedes y yo conocemos a muchos de ellos; son gente maravillosa y decente. Estas personas, así como algunos de los seguidores de Juan el Bautista, simplemente aún no saben. Al preguntárseles si habían recibido el don del Espíritu Santo, los seguidores de Juan contestaron: “…Ni siquiera hemos oído si hay Espíritu Santo” (Hechos 19:2; véanse también los versículos 1–6). Entre los honorables de la tierra hay muchas personas que “no llegan a la verdad sólo porque no saben dónde hallarla” (D. y C. 123:12).

La Restauración, por supuesto, brinda el glorioso remedio que tanta aplicación tiene en nuestros díasCuando se acompaña del espíritu de verdad, la Restauración no sólo demuestra ser informativa e inspiradora, sino convincente (véase D. y C. 50:21–22).

Algunos, sin embargo, primero deben ser castigados por las aflicciones, la muerte, el miedo, el terror, la hambruna y la pestilencia antes de que se acuerden de Dios (véase Helamán 12:3). Son comparativamente pocos los que están “preparados para oír la palabra” (Alma 32:6), aunque en ellos, “la palabra [tiene] gran propensión… más… que… cualquier otra cosa” (Alma 31:5). Pero aun estos pocos necesitan de un maestro:

“Acudiendo Felipe, le oyó que leía al profeta Isaías, y dijo: Pero ¿entiendes lo que lees?

“El dijo: ¿Y cómo podré, si alguno no me enseñare? Y rogó a Felipe que subiese y se sentara con él” (Hechos 8:30–31; cursiva agregada).

CIRCUNDADOS

Prosiguiendo con las muestras del espectro social, tenemos a los miembros de la Iglesia que son tibios, a quienes les falta dedicación y que no son valientes en su testimonio de Jesús (véase D. y C. 76:79). Estas personas suelen tener miedo de perder ya sea su lugar en la sinagoga secular o la alabanza de los hombres (véase Juan 12:42–43). Algunos miembros son como el Amulek del principio, a quien se llamó, pero que no quiso oír, quien realmente “sabía” mas “no quería saber”. Estos miembros, al igual que Amulek, pueden haber sentido el redentor y amoroso poder de Dios, pero no lo “[pueden] sentir… ahora” (Alma 5:26). A propósito, ¿no es maravilloso que el longánime Señor reclamara, instruyera y posteriormente empleara a Amulek para declarar enseñanzas especialmente poderosas?

Afortunadamente, en medio de todo esto, hay muchos miembros de la Iglesia que se esfuerzan sinceramente por alcanzar la consagración. Buscan en primer lugar edificar el reino de Dios y establecer Su justicia (véase Traducción de José Smith de la Biblia, Mateo 6:38). Esos miembros, a pesar de sus pruebas y el desaliento que puedan sentir en forma individual, cobran ánimos una y otra vez y dicen: “…¿no hemos de seguir adelante en una causa tan grande?” (D. y C. 128:22).

También se nos aconseja con sobriedad: “…he aquí, el enemigo se ha combinado” (D. y C. 38:12). De manera que los fieles Santos de los Últimos Días se hallarán de seguro rodeados por todos lados (véase D. y C. 76:29), pero aún podemos establecer nuestras comunidades de santos que son espiritualmente “uno; hijos de Cristo” (4 Nefi 1:17).

LAS ESCRITURAS SON EL RECUERDO ESPIRITUAL

No debiera sorprendernos el que en algunos de estos datos se refleje la ausencia de las Santas Escrituras o el hecho de que se haya dejado de leerlas. ¡La historia relata que los que carecían de los registros sagrados pronto negaron al Creador! (véase Omni 1:17). Los ignorantes se convierten, fácil y rápidamente, en incrédulos. Constituyen una nueva generación que no entiende las palabras de los profetas y que no cree en la resurrección de Cristo, como cuando “se levantó después de ellos otra generación… que no conocía a Jehová, ni la obra que él había hecho por Israel” (Jueces 2:10; véase también Mosíah 26:1–4).

Las Santas Escrituras testifican con poder, pero también nos familiarizan con el relato de lo que el Señor ha hecho por Su pueblo. El recuerdo espiritual es sumamente indispensable. Consideren este importante versículo, con frecuencia pasado por alto a favor del que le precede:

“He aquí, quisiera exhortaros a que, cuando leáis estas cosas, si Dios juzga prudente que las leáis, recordéis cuán misericordioso ha sido el Señor con los hijos de los hombres, desde la creación de Adán hasta el tiempo en que recibáis estas cosas, y que lo meditéis en vuestros corazones” (Moroni 10:3).

Cuando escudriñamos las Santas Escrituras y creemos en ellas, éstas nos hacen “recordar”, por así decirlo, los registros sagrados. Forman parte de nuestro recuerdo institucional del reino de Dios. Por ello, Alma indicó a su hijo Helamán cómo los registros sagrados habían, en efecto, “ensanchado la memoria de este pueblo” (Alma 37:8).

LA RESTAURACIÓN DE UN CONOCIMIENTO VITAL

La Restauración restituyó amplios conocimientos espirituales, entre ellos la realidad de la Resurrección, pero además restituyó el vital proceso de revelación. Fíjense en la concordancia entre los siguientes pasajes: “y justicia enviaré desde los cielos; y la verdad haré brotar de la tierra para testificar de mi Unigénito, de su resurrección de entre los muertos, sí, y también de la resurrección de todos los hombres ; y haré que la justicia y la verdad inunden la tierra como con un diluvio” (Moisés 7:62).

“Dios… vio entonces que era necesario que éstos supieran acerca de las cosas que él había dispuesto para ellos;
“por tanto, envió ángeles para conversar con ellos…
“Y de allí en adelante empezaron los hombres a invocar su nombre; por tanto, Dios conversó con ellos y les hizo saber del plan de redención que había preparado desde la fundación del mundo” (Alma 12:28–30).

La Restauración, por ejemplo, proporciona mucha más verdad tanto sobre el carácter del Padre como sobre la naturaleza de Su plan. El élder George Q. Cannon (1827–1901), del Quórum de los Doce Apóstoles, dijo: “En el plan de salvación, que Dios, nuestro Padre Celestial, ha revelado, hay un amor perfecto; la misericordia y la justicia, así como todo otro atributo que pertenece al carácter de la Deidad, están perfectamente ilustrados en el plan de salvación que Él ha revelado para la guía del hombre”3. Sin embargo, el élder Cannon se lamentó: “La dificultad hoy estriba en que el pueblo no cree que Dios sea un ser que tenga esos atributos”4.

También es así en nuestra época. No es de extrañar que el rey Benjamín suplicase: “Creed en Dios; creed que él existe, y que creó todas las cosas, tanto en el cielo como en la tierra; creed que él tiene toda sabiduría y todo poder, tanto en el cielo como en la tierra; creed que el hombre no comprende todas las cosas que el Señor puede comprender” (Mosíah 4:9).

Hay unos pocos entre nosotros que creen en Dios, pero que no quieren permitir que sea Dios, pues lo limitan en términos de carácter y atributos. Sucintamente y de modo tranquilizador, el Señor dijo en ambos de estos dos versículos: “…puedo ejecutar mi propia obra” (2 Nefi 27:20–21). Hermanos y hermanas, ¡ésa es la forma más amable que pudo haber encontrado Dios para decirnos que Él puede hacerse cargo!

11200122SOLUCIONES PARA LOS PROBLEMAS HUMANOS

Las abundantes bendiciones de la Restauración disipan toda duda y desánimo con respecto al significado de la vida, mitigando la desdicha y dándonos seguridad concerniente a la inmortalidad y al “gran plan de felicidad” de Dios (véase Alma 42:8). Los caminos del Señor son más altos y más eficaces (véase Isaías 55:9).

No pasa ni un día en las noticias de la televisión ni de la prensa sin que veamos algunas soluciones seculares que sinceramente se exponen para solucionar los desconcertantes problemas humanos. Esas soluciones suelen incluir caminos más bajos, a pesar de la forma sincera en que se ofrecen, y son como si alguien intentara jugar al fútbol en una pendiente empleando una pelota cuadrada y sin usar los pies.

La Restauración, empleando metáforas mixtas, es como un cesto donde se pone la cosecha, que es cual “medida buena, apretada, remecida y rebosando” (Lucas 6:38). Esta abundante cosecha nos evita padecer el hambre de la privación doctrinal. Sin embargo, sin esta plenitud, algunos de los malnutridos luchan con la adversidad mientras intentan creer en un Dios de fines amorosos. Cada una de las doctrinas clave de la Restauración, por sí misma, nos sería de gran ayuda; pero al ser “remecidas”, éstas pueden producir una fe mucho más fuerte mediante su vital nutrición. La cosecha no es sólo abundante y “rebosante”, sino que restituye además las “cosas claras y preciosas” (1 Nefi 13:40) más vitales: un equilibrio en los elementos esenciales.

LA CUESTIÓN DEL SUFRIMIENTO

Consideremos un ejemplo de una de las consecuencias de la privación. Algunos, doctrinalmente perplejos, se lamentan: “Si Dios es bueno y todopoderoso, ¿por qué permite tanto sufrimiento humano? Por qué permite que haya tanta maldad en el mundo que Él creó?”. Hace varias décadas, un prominente líder religioso británico habló de esto con un candor inusual: “He luchado toda mi vida para encontrar el propósito de la existencia. He intentado dar respuesta a tres preguntas que siempre me han parecido fundamentales: el problema de la eternidad, el problema de la personalidad humana y el problema del mal. He fracasado. No he solucionado ninguno de ellos…Y creo que nadie lo hará jamás”5.

¡Sin la plenitud de la Restauración, ese problema es comprensiblemente doloroso y persistente! Sin la luz que la Restauración arroja sobre el plan de salvación, intentar comprender esta vida es como intentar entender una obra de tres actos viendo sólo el segundo. Sin conocer el principio ni el fin, lo de en medio se muestra confuso. ¿Qué sucede en realidad? ¿Hay algún director que dé sentido a todo esto? ¿El argumento persigue fin alguno? Tales preguntas sólo se responden por revelación.

El mal y el sufrimiento sí tienen un efecto terrible en el mundo, y ciertamente no podemos dar respuestas fáciles que intenten abarcar toda situación humana desgarradora. Pero, mediante las bendiciones de la Restauración podemos ver las cosas como en realidad fueron, son y serán (véase D. y C. 93:24; véase también Jacob 4:13). Entonces podemos caminar mejor por el sendero estrecho y angosto estando inspirados e informados “porque por fe andamos, no por vista” (2 Corintios 5:7). Sin embargo, esta comprensión adicional que nos da la Restauración no nos exime ni de la tentación ni del sufrimiento. No hay inmunidad, sino sólo variación.

Los Santos de los Últimos Días saben también que Dios no creó al hombre ex nihilo, de la nada. El concepto de una creación “de la nada” enfrenta a los que creen en tal concepto con un serio dilema. Un comentarista escribió sobre el sufrimiento humano y la creación “de la nada”: “No podemos decir que a [Dios] le gustaría ayudar, pero que no puede: Dios es omnipotente. No podemos decir que, de saberlo, nos ayudaría: Dios es omnisciente. No podemos decir que no es responsable de las maldades de las otras personas: Dios creó a estas personas. En efecto, un Dios omnipotente y omnisciente [que crea todas las cosas de forma absoluta, es decir, de la nada] debe ser cómplice, antes de los hechos (y durante ellos), de toda incorrección humana; como así también es responsable de todo defecto no moral del universo”6.

¡Por supuesto que Dios no es “responsable” de nuestras incorrecciones humanas! Cuán vital, por tanto, son las verdades “claras y preciosas” de la Restauración para ver las cosas como realmente son en vez de quedarnos desconcertados.

VERDADES EMANCIPADORAS

¡Los correctivos de la Restauración proporcionan perspectivas emancipadoras! Cuando las revelaciones se aprietan y remecen, destacan que el hombre es, a la vez, una inteligencia o espíritu coeterno —pero ciertamente no análogo— con Dios (véase Abraham 3:18). Así, doctrinalmente, nos hallamos en una posición muy diferente, porque “Dios no es ni el origen ni la causa de la maldad moral ni de la natural”7. Dios es el organizador de las inteligencias eternas, las cuales no se pueden crear ni destruir (véase D. y C. 93:29). Es más, Dios no puede coaccionar al hombre, pues toda inteligencia es libre de actuar por sí misma “en aquella esfera en la que Dios la ha colocado… He aquí, esto constituye el albedrío del hombre y la condenación del hombre” (D. y C. 93:30–31).

En la Restauración también aprendemos que, inherente en la estructura actual de la vida terrenal, “[hay] una oposición en todas las cosas” (2 Nefi 2:11). Esta doctrina es más que una pequeña pista sobre la vida. ¡Es una revelación principal y divina! Como esmeradamente escribiera David Paulsen, profesor de la Universidad Brigham Young: “Sin rectitud moral, no hay felicidad; sin libertad moral significativa, no hay rectitud moral; sin oposición (posibilidades opuestas entre las cuales poder escoger), no hay libertad moral significativa. Así, la felicidad y la oposición están esencialmente relacionadas”8.

Cuando las verdades de la Restauración se remecen de esta manera, emerge un entendimiento poderoso y vital para la vida cotidiana.

Es mi opinión, y no es doctrina de la Iglesia, que en un día distante se hará aún más evidente que ahora, que nuestro amoroso Padre está haciendo todo lo que está aun a Su alcance para ayudarnos.

El Evangelio restaurado es una muestra de esa ayuda. Como beneficiarios de las bendiciones de la Restauración, somos recipientes de “tanta luz y tanto conocimiento” (Alma 9:19) sobre el significado y el propósito de la vida, sobre el carácter del Padre y del Hijo, y sobre la obra y la gloria del plan de salvación (véase Moisés 1:39).

Ruego que Dios nos bendiga con la disposición para compartir el cesto de la cosecha, o sea, la Restauración, y puesto que hemos sido nutridos espiritualmente, podamos así también nutrir a nuestro prójimo.

NOTAS

  1. En The Lion in Winter, parte 3 del documental MGM: When the Lion Roars, 1992, Turner Pictures, Inc., exhibido en PBS.
  2. Robert Wright y George Forrest, letra de “Sands of Time”, Kismet.
  3. Deseret News, 31 de enero de 1872, pág. 609.
  4. Deseret News, 2 de abril de 1873, pág. 132.
  5. Daily Express, Londres, Inglaterra, 13 de julio de 1953, pág. 4.
  6. Antony Flew, “Theology and Falsification” en New Essays in Philosophical Theology, editado por Antony Flew y Alasdair Macintyre, 1955, pág. 107.
  7. En Daniel H. Ludlow, editor, Encyclopedia of Mormonism, 5 tomos, tomo II, 1992, pág. 478.
  8. Carta en posesión del autor.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s