Un plan providente—una promesa preciosa

Conferencia General Abril 1986
Un plan providente—Una promesa preciosa
presidente Thomas S. Monson
Segundo Consejero en la Primera Presidencia

“Las santas Escrituras no dejan dudas tocante a la responsabilidad de velar por los pobres, los necesitados y los afligidos.”

Hoy, el 6 de abril, es un día histórico. Hace ciento cincuenta y seis años fue organizada La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Había pocas personas, las circunstancias eran modestas, mas el futuro era promisorio. En la Asamblea Solemne de esta tarde, sostendremos al presidente Ezra Taft Benson con el corazón y el alma, así como con las manos en alto, como el decimotercer Presidente de la Iglesia. Se ofrecerán oraciones de gratitud, se pronunciaran palabras de sabiduría y se entonaran cantos de alabanza. De este tabernáculo emanaran estrofas de “Te damos, Señor, nuestras gracias” y “Que firmes cimientos”, las cuales resonaran por las naciones de la tierra.

Hace hoy exactamente cincuenta años que los profetas de Dios bosquejaron los principios generales que llegaron a ser los “firmes cimientos” del plan de bienestar de la Iglesia. En una memorable reunión especial presidida por el presidente Heber J. Grant y sus consejeros, J. Reuben Clark, hijo, y David O. McKay, se expusieron declaraciones y se dieron consejos inspirados que han superado las barreras del tiempo, que han recibido veredicto favorable de manos de la historia y que cuentan con el sello de aprobación de Dios.

En dicha ocasión, el presidente David 0. McKay declaró: “Esta organización es establecida por revelación divina, y no hay nada mas en todo el mundo que sirva para atender mejor las necesidades de sus miembros”. (Henry D. Taylor, The Church Welfare Plan”, 1984, pág. 26.)

El presidente J. Reuben Clark colocó la piedra angular para la edificación de este inspirado esfuerzo declarando: “[El Señor] nos ha dado la espiritualidad; nos ha dado el mandato . . . Los ojos del mundo están puestos sobre nosotros . . . Que el Señor nos bendiga, nos de valor, nos de sabiduría y visión para llevar adelante esta gran obra”. (Taylor, pág. 27.)

Han transcurrido cincuenta años. Los vaivenes de la economía han dejado su huella. Las transiciones sociales han sido numerosas. La Iglesia se ha expandido allende las montañas del valle del Gran Lago Salado para alcanzar los puntos mas recónditos de la tierra. Contamos con millones de miembros. La palabra de Dios, pronunciada en esa ocasión histórica, es como una isla de constancia en medio de un mar de cambios.

Por un instante hagamos un repaso de las amarras, de los apuntalamientos y de los cimientos mismos del plan de bienestar. En el momento de su fundación, la Primera Presidencia declaró: “Nuestro propósito principal fue establecer, hasta donde fuera posible, un sistema bajo el cual la maldición del ocio fuera suprimida, se abolieran las limosnas y se establecieran nuevamente entre nuestro pueblo la industria, el ahorro y el autorrespeto. El propósito de la Iglesia es ayudar a las personas a ayudarse a si mismas”. (Manual de los Servicios de Bienestar, parte I, pág. 1)

Las santas Escrituras no dejan dudas tocante a la responsabilidad de velar por los pobres, los necesitados y los afligidos. La organización ha sido perfeccionada, los deberes definidos y las pautas establecidas.

Estoy profundamente agradecido a mi Padre Celestial por el privilegio que he tenido de ser constantemente orientado y aconsejado por los profetas de este plan.

Como editor e impresor, tuve la oportunidad de ayudar al presidente J. Reuben Clark en la preparación del manuscrito de lo que llego a ser el magistral libro Nuestro Señor de los evangelios. Cuan grande la bendición que tuve de aprender a diario a los pies de ese maestro y principal arquitecto del programa de bienestar. Sabiendo que yo era el nuevo obispo de un barrio bastante difícil, siempre me recalcaba la importancia de que llegara a conocer a mi gente, a entender sus circunstancias y a atender sus necesidades. Un día compartió conmigo el ejemplo del Salvador según se encuentra registrado en el evangelio según Lucas:

“Y aconteció . . . que el iba a la ciudad que se llama Nain, e iban con el muchos de sus discípulos . . .
“Cuando llegó cerca de la puerta de la ciudad, he aquí que llevaban a enterrar a un difunto, hijo único de su madre, la cual era viuda . . .
“Y cuando el Señor la vio, se compadeció de ella, y le dijo: No llores.
“Y acercándose, tocó el féretro . . . Y dijo: Joven, a ti te digo, levántate.
“Entonces se incorporó el que había muerto, y comenzó a hablar. Y lo dio a su madre.” (Lucas 7:11-15.)

Cuando el presidente Clark cerró la Biblia, note que había lagrimas en sus ojos. Con voz calma me dijo: “Tom, se bueno con las viudas y vela por los pobres” .

Otra vez, el presidente Harold B. Lee, que era presidente de estaca en la región donde yo nací, crecí y mas tarde serví como obispo, se dirigió con conmovedoras palabras al Sacerdocio Aarónico en cuanto a cómo los hombres del sacerdocio podrían prepararse para su función de velar por los pobres. Se paró detrás del púlpito, tomó el Libro de Mormón y lo abrió en el capitulo diecisiete de Alma. Entonces nos leyó sobre los hijos de Mosíah:

“Estos hijos de Mosíah estaban con Alma en la ocasión en que el ángel le apareció por primera vez; por tanto, Alma se alegró muchísimo de ver a sus hermanos; lo que aumentó mas su gozo fue que aun eran sus hermanos en el Señor; si, y se hablan fortalecido en el conocimiento de la verdad; porque eran hombres de sana inteligencia. y habían escudriñado diligentemente las Escrituras para poder conocer la palabra de Dios.
“Mas esto no es todo; se habían dedicado a mucha oración y ayuno; por tanto, tenían el espíritu de profecía y el espíritu de revelación, y cuando enseñaban, lo hacían con poder y autoridad de Dios.” (Alma 17: 2 3. )

Se nos había dado el modelo a seguir por intermedio de un maestro inspirado. Con reverencia cerró las tapas del sagrado libro. Al igual que el presidente Clark, tenia los ojos llenos de lágrimas.

Hace unos días visite al presidente Marion G. Romney, reconocido en la Iglesia por su ferviente defensa y amplio conocimiento del programa de bienestar. Hablamos del hermoso pasaje que se encuentra en Isaías sobre el verdadero ayuno, en el cual leemos:

“¿No es que partas tu pan con el hambriento, y a los pobres errantes albergues en casa; que cuando veas al desnudo, lo cubras, y no te escondas de tu hermano’?” (Isaías 58:7.)

Al igual que el presidente Clark y que el presidente Lee, el presidente Romney se emocionó cuando hablamos de este pasaje.

Cual un cordel de oro bordado en el tapiz del programa de bienestar se encuentra la verdad que el apóstol Pablo enseñó: “La letra mala, mas el espíritu vivifica”. (2 Corintios 3:6.)

El presidente Benson a menudo nos aconseja diciéndonos: “Recordad, hermanos, en esta obra lo que cuenta es el espíritu” .

¿Que nos dice el Señor con respecto al espíritu de esta obra’? En una revelación dada al profeta José Smith en Kirtland, Ohio, en junio de 1831, declara:

“Y recordad en todas las cosas a los pobres y necesitados, los enfermos y afligidos, porque el que no hace estas cosas no es mi discípulo.” (D. y C. 52:40.)

En el maravilloso mensaje que pronunció el rey Benjamín, el cual encontramos en el Libro de Mormón, dice:

“Por el bien de estas cosas que os he hablado, es decir, por el bien de retener la remisión de vuestros pecados de día en día. a fin de que andéis sin culpa ante Dios, quisiera que de vuestros bienes dieseis al pobre, cada cual según lo que tuviere, tal como alimentar al hambriento, vestir al desnudo, visitar al enfermo, y ministrar para su alivio, tanto espiritual como temporalmente.” (Mosíah 4:26)

Cuando nos apartamos de lo dispuesto por el Señor en lo referente a velar por los pobres, nos hacemos presas del caos. John Goodman, experto en administración social, declaro para un periódico estadounidense:

“El sistema de bienestar de los Estados Unidos es un desastre. En vez de abolir la pobreza, la fomenta. Subsidia el divorcio, los embarazos de adolescentes solteras, el abandono de ancianos por parte de sus hijos y la disolución de la familia. ¿La razón de ello? Le pagamos a la gente para que sea pobre. Las organizaciones de caridad privadas siempre han sido mas eficaces en proveer ayuda en donde realmente se la necesita.”

En 1982 tuve el privilegio de integrar una comisión gubernamental encargada de fomentar la iniciativa del sector privado como manera de resolver los problemas sociales. En una reunión efectuada en la Casa Blanca con prominentes líderes de diferentes partes de la nación, el presidente Reagan rindió tributo al programa de bienestar de la Iglesia, diciendo:

“Nos acompaña el élder Monson, representando a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Si durante el periodo de la gran depresión de la década de los 30 todas las iglesias hubieran organizado un programa de bienestar sobre principios correctos como lo hizo su iglesia, nuestra nación no se encontraría en la dificultad que se encuentra en la actualidad “

El presidente Reagan alabó la autosuficiencia y el sistema de almacenes, producción y distribución de la Iglesia, y recalcó el valor de que los miembros de la familia se ayuden mutuamente. Instó a que en momentos de necesidad no recurramos al gobierno, sino a nosotros mismos .

En otra ocasión, también en la Casa Blanca, se me pidió hacer una presentación ante una conferencia de líderes religiosos sobre un ejemplo de nuestro programa de bienestar en acción. Pude haber elegido muchas ilustraciones, pero decidí emplear nuestra intervención en el desastre de la represa Teton, en el estado de Idaho. El resultado fue dramático. Tal como lo declaró la Primera Presidencia hace cincuenta años, “Los ojos del mundo están puestos en nosotros”. Si bien esta es una consideración sumamente importante, tengamos particularmente presente que los ojos de Dios también nos miran. Y ¿que es lo que ven?

¿Somos generosos en el pago de nuestras ofrendas de ayuno? El que así debemos serlo fue puesto bien en claro por el presidente Spencer W. Kimball, cuando nos dijo que “en lugar de dar la cantidad que ahorramos al ayunar por el periodo de tiempo correspondiente a dos o mas comidas [seguidas], diésemos mas, mucho mas: diez veces mas; esto es, cuando estamos en condiciones de hacerlo”. (Conference Report, abril de 1974, pág. . 184. )

¿Estamos preparados para hacer frente a casos de emergencia? ¿Tratamos de mejorar nuestras destrezas? ¿Vivimos prudentemente? ¿Disponemos de reservas? ¿Somos obedientes a los mandamientos de Dios? ¿Nos ceñimos a las enseñanzas de los profetas? ¿Estamos preparados para ayudar a los pobres y necesitados? ¿Estamos en paz con el Señor?

Al echar una mirada hacia atrás y reflexionar en el desarrollo del programa de bienestar, y al mirar hacia adelante en el tiempo, tengamos presente el lugar del sacerdocio, el papel de la Sociedad de Socorro y la participación que le cabe a la gente en forma individual. De los cielos recibiremos ayuda.

En una fría noche de invierno, en el año 1951, alguien llamó a mi puerta. Era un hermano alemán de la ciudad de Ogden, al norte de Salt Lake City. Me preguntó: “¿Es usted el obispo Monson?” Le respondí que si. Entonces comenzó a sollozar y me dijo: “Mi hermano y su familia vienen de Alemania y vivirán en su barrio. ¿Podría acompañarme a ver el apartamento que alquilamos para ellos’?”

En camino al apartamento me explicó que no había visto a su hermano desde hacia muchos años. A lo largo del holocausto de la Segunda Guerra Mundial su hermano había permanecido fiel a la Iglesia, y había servido como presidente de una rama antes de que se le mandara al frente de batalla en Rusia.

El apartamento era frío e inhóspito. La pintura y el empapelado de las paredes se estaban despedazando. Una desnuda bombilla de luz por demás tenue colgaba del techo de la sala e iluminaba un gran agujero que había en el linóleo que cubría el piso. Se me partió el corazón, y pense: “Que lugar tan lúgubre para una familia que ha tenido que soportar tantas penurias”.

Mis pensamientos se vieron interrumpidos por la voz de aquel buen hermano que me dijo: “No es mucho, pero por lo menos es mejor que lo que tienen en Alemania”. Me entregó la llave del apartamento y me dijo que la familia de su hermano llegaría en tres semanas- apenas un par de días antes de Navidad.

Esa noche me costó conciliar el sueño. El día siguiente era domingo, y en nuestra reunión del comité de bienestar del barrio, uno de mis consejeros dijo: “Obispo, se le ve preocupado. ¿Hay algún problema?”

Les conté a los presentes mi experiencia de la noche anterior, revelándoles el deprimente estado del apartamento. Se produjo un momento de silencio. Entonces un hermano de apellido Eardley, líder del grupo de sumos sacerdotes, dijo: “Obispo, ¿dice que el apartamento es obscuro y que los artefactos de la cocina necesitan ser reemplazados?” Le respondí que si. Entonces me recordó que el era electricista, y agregó: “Propongo que los sumos sacerdotes del barrio nos encarguemos de arreglar la instalación eléctrica. Además creo que puedo conseguir que uno de mis proveedores done una cocina y un refrigerador. ¿Tenemos su aprobación?”

Le conteste que por supuesto que si.

Entonces, un hermano de apellido Balmforth, el presidente de los setentas del barrio, también me recordó que el era instalador de alfombras y me dijo que estaba seguro que podía conseguir que alguien donara alfombras, y que los setentas podrían ayudar a colocarlas y solucionar el problema de los pisos deteriorados.

Después el hermano Bowden, presidente del quórum de élderes, dijo que, como el era pintor, podría proveer la pintura y que con los élderes de su quórum se podrían encargar de pintar y empapelar las paredes.

La hermana Miller, presidenta de la Sociedad de Socorro del barrio, dijo: “Las hermanas de la Sociedad de Socorro no podemos soportar la idea de estantes vacíos. ¿Podemos llenarlos?”

Las siguientes tres semanas fueron inolvidables. El barrio entero echó manos a la obra. Transcurrieron los días y en el momento previsto llegó esa buena familia de Alemania. Una vez mas vino por mi casa el hermano de Ogden, y lleno de emoción en la vez me presento a su hermano, a su cuñada y a sus sobrinos, y me preguntó si podíamos ir a ver el apartamento. Mientras subíamos por la escalera que llevaba a el, una vez mas comento: No es mucho, pero por lo menos es mejor que lo que tenían en Alemania”. Por cierto que no tenía ni idea de la transformación que había sufrido aquel lugar y que muchos de los que habían trabajado en el aguardaban arriba.

Al abrir la puerta se podía oler el aroma de madera recientemente pintada y de paredes con nuevo empapelado. Ya no alumbraba la sala la tenue luz de aquella bombilla desnuda, ni había agujeros en el piso. Caminamos sobre alfombras gruesas y hermosas. Nos encontramos también con una nueva cocina y un nuevo refrigerador. Las puertas de los armarios estaban abiertas de par en par, pero los estantes ya no estaban vacíos, sino que todos estaban llenos de comida. Como de costumbre, la Sociedad de Socorro había hecho su trabajo.

En la sala comenzamos a cantar cantos de Navidad. Cantamos “Noche de luz; Noche de paz; Reina ya gran solaz” (Himnos de Sión, núm. 45), nosotros en ingles, ellos en alemán. Al terminar, el hermano llegado de Alemania, comprendiendo que todo lo que allí vela era suyo, me dio un apretón de manos como muestra de su agradecimiento. Estaba totalmente embargado por la emoción. Apoyó la cabeza en mi hombro y sollozando repitió: “Mein bruder; mein bruder”, que en alemán quiere decir “mi hermano”.

Era ya hora de dejarlos en familia. Al bajar la escalera y salir al aire frío de la calle, estaba nevando. Nadie pronunció ni una sola palabra. Entonces una jovencita dijo: “Obispo, nunca me había sentido tan bien como en este momento, ¿por que ser?”

Le respondí con las palabras del Maestro, cuando dijo: “En cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos mas pequeños, a mi lo hicisteis”. (Mateo 25:40.1 De pronto me vinieron a la mente las palabras del himno “Oh, Pueblecito de Belén”, que dice:

” ¡Oh, cuan inmenso el amor
que nuestro Dios mostró!
Al dar a todos ese don:
Su Hijo nos mando.

Aunque su nacimiento
paso sin atención,
aun lo puede recibir
el manso corazón. ”
(Himnos de Sión, pág. 43.)

Silenciosa y maravillosamente, se había dado Su don. Se había bendecido la vida de un puñado de personas, se habían satisfecho sus necesidades, se había llegado al corazón de ellas y se habían salvado almas. Se había aplicado un plan y se había dado cumplimiento a una preciosa promesa.

Testifico que Dios vive, que Jesús es el Cristo, que somos guiados por un profeta, que el sacrificio de hecho nos da bendiciones. En el nombre de Jesucristo. Amén.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Amor, Bienestar y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s