Lista de Control Espiritual de Alma (Alma 5-7)

Guía de estudio del Libro de Mormón

Lista de Control Espiritual de Alma
(Alma 5-7)

Haciendo las cosas preciosas simples
Randal S. Chase


Alma 5 es el segundo y más largo capítulo del Libro de Mormón y contiene un importante discurso del jefe de la Iglesia-Alma hijo, que él entregó a la gente en sus ciudades y pueblos por todo el país, comenzando alrededor del 83 AC, en el séptimo año del reinado de los jueces.

Alma hijo, había sido consagrado como sumo sacerdote de la Iglesia de Dios por su padre (v. 3) por lo que era el jefe de la Iglesia. El élder Bruce R. McConkie dijo: “el principal representante de Dios en la tierra, el que ocupa la posición espiritual más elevada en su reino, a cualquier edad, se llama el sumo sacerdote. Esta designación especial del director espiritual de la Iglesia hace referencia a la situación administrativa que lleva a cabo más que al oficio por el cual es ordenado en el sacerdocio.”1

Alma hijo, fue elegido también como el primer presidente del tribunal del pueblo bajo el reinado de los jueces—una cargo comparable al de presidente electo de los Estados Unidos o al de presidente de la Corte Suprema de Justicia—tal vez ambas cosas. Pero había abdicado su cargo de gobierno cuando observó a su pueblo caer en la maldad del orgullo y de la persecución. Alma intentó reformar a los nefitas pues sabía que traería la destrucción sobre ellos.

Nefiah asumió el cargo de presidente del tribunal. Alma conservó su cargo de sumo sacerdote y establece en su misión de reforma espiritual, que comenzó con ese discurso de la conferencia, entregado primero a la Iglesia en Zarahemla y luego repetido por toda la tierra (Alma 5:1).

LOS REQUISITOS PARA LA SALVACIÓN
(Alma 5)

•  Alma 5:1-9 Alma habla de cómo sus padres fueron liberados de la esclavitud física y espiritual en la tierra de Nefi.Recordó a los miembros, que su padre, Alma—el fundador de su iglesia—comenzó sus esfuerzos en la tierra de Nefi, donde bautizó en las aguas de Mormón todos los que estaban dispuestos a hacer convenios con el Señor (vv. 2-3). Él repitió su historia, incluyendo la huida del rey Noé y su cautiverio bajo los lamanitas, seguido de liberación de los del Señor de la esclavitud para llevarlos a salvo a la tierra de Zarahemla (vv. 4-5). Se preguntó: “¿Han retenido suficientemente en la memoria el cautiverio de sus padres? Sí, y ¿han mantenido suficientemente en la memoria su misericordia y clemencia para con ellos? “(v. 6)

Ese grupo de nefitas, descendientes de Zeniff y los partidarios inicuos del rey Noé, se “despertaron de un sueño profundo… He aquí que estaban en medio de la oscuridad, fueron rodeados por las ligaduras de la muerte y por las cadenas del infierno, y una destrucción eterna qué los espera “(v. 7). Sin embargo, el Señor en su misericordia no los destruyó, y Alma declaró: “Yo digo que están salvados” (vv. 8-9). Alma se mismo había experimentado ese tipo de redención personal, que él describe como un despertar de un sueño profundo, salir de la oscuridad, y tener el alma “iluminado por la luz de la palabra eterna” (v. 7). El presidente David 0. McKay dijo: “Este cambio de sentimiento puede ser indescriptible, pero es real. Feliz la persona que ha sentido verdaderamente la elevación, el poder transformador que viene de esa cercanía al Salvador, el parentesco con el Cristo Viviente.”2 Seguir leyendo

Anuncios
Publicado en El Libro de Mormón, Estudio de las escrituras, Guía de estudio del Libro de Mormón | Etiquetado , , | Deja un comentario

El que Siembra Discordia

El que Siembra Discordia

(Tomado de the Church News)

Cuando el predicador enumeró las cosas que el Señor odia, incluyó entre ellas:

“Los ojos altivos, la lengua mentirosa,. . . el corazón que maquina pensamientos inicuos, los pies presurosos para correr al mal, el testigo falso que habla mentiras, y el que siembra discordia entre hermanos.” (Proverbios 6: 16-19; cursiva agregada.)

Por supuesto, el sembrar discordia entre los hermanos significa también tener una lengua mentirosa, un corazón que maquina pensamientos inicuos, pies presurosos para correr al mal y ser un testigo falso que habla mentiras. Una persona no puede sembrar discordia entre sus hermanos, a menos que se haya corrompido con alguna de estas características malignas.

Si recordamos que el Señor estableció como uno de sus Diez Mandamientos el de no dar falso testimonio contra el prójimo, no nos sorprenderá que Él haya definido este mal como una de las cosas que odia.

La unidad de la fe es vital en la verdadera Iglesia del Señor. También es esencial la unidad específica entre los hermanos. El Salvador amonestó a Sus discípulos, diciéndoles que debían ser uno, tal como El y Su Padre eran uno. Y en nuestros días ha revelado: “Si no sois uno, no sois míos.”

¿Es acaso extraño que no ame a los que fomentan la desunión y la discordia precisamente en aquellos ambientes donde Él ha mandado que debe haber amor y buen entendimiento? Seguir leyendo

Publicado en Articulo, Chisme, Mandamientos | Etiquetado , , | Deja un comentario

Los preceptos de los hombres

Los preceptos de los hombres

por Alvin R. Dyer
Consejero en la Primera Presidencia
Conferencia General, Abril 1969

Nuevamente, mis hermanos, estamos gozando del ánimo y la influencia de esta gran conferencia de la Iglesia. Estoy agradecido de que el presidente McKay esté viendo y escuchando esta sesión.

En una ocasión, el profeta Nefi habló acerca de la condición desastrosa en que se encontraría la humanidad cuando fuera engañada por los preceptos de los hombres, diciendo:

“. . . ¡ay de aquel que escucha los preceptos de los hombres, y niega el poder de Dios y el don del Espíritu Santo!” (2 Nefi 28:26)

El Señor ha amonestado a su pueblo contra la penetración de la maldad en los últimos días, “procurando destruir las almas de los hombres”. (Doc. y Con. 10:27)

Podemos ver la necesidad de estas advertencias contra las tendencias malignas que están deteriorando la decencia y la moralidad del ser humano.

La declaración divina, la cual le concede al hombre el derecho del albedrío moral—como una vez fuera enunciada: “He aquí el hombre es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal” (Génesis 3:22) —ha sido tema de objeción, y mediante los conceptos de los hombres, están buscando destruir el albedrío moral creando lo que han decidido llamar la “nueva moralidad”. Si aceptamos las doctrinas perversas de los programas educativos desviados, presenciaremos un quebrantamiento en la moral que podría acarrear un nuevo orden social depravado.

La “nueva moralidad” niega una distinción entre lo justo y lo injusto, lo bueno y lo malo, substituyendo un código que decide lo que es justo o injusto en el comportamiento, de acuerdo a las necesidades humanas, no importa que esa necesidad tenga que ser tergiversada.

El aceptar las enseñanzas de este concepto, podría conducir a una sociedad afligida por un control en masa basado en principios de un dominio injusto sobre el individuo. Es bien sabido que a una filosofía comunista le gustaría que esto sucediera en Estados Unidos y por todo el mundo.

Estos falaces y oscuros objetivos de programas bien propagados están avanzando muy rápidamente. Al primero que quiero hacer referencia es a la educación sexual o educación de la vida familiar, la cual está poniendo gran énfasis en el estudio del sexo en los salones de clase, creando una gran contención, causando una profunda preocupación entre los padres y líderes. Seguir leyendo

Publicado en Educación, Educación sexual | Etiquetado , , , | Deja un comentario

La desidia nos roba la vida eterna

La desidia nos roba la vida eterna

por Joseph Fielding Smith
De la Primera Presidencia y Presidente del Consejo de los Doce
Conferencia General, Abril 1969

Mis queridos hermanos: Nuevamente nos encontramos en otra conferencia general; estoy seguro de que todos nos sentimos muy felices de poder estar aquí, y les dantos la bienvenida a todos aquellos que estén escuchándonos. Espero y ruego que el Señor me bendiga en lo que tenga que decir.

La desidia, que podrá manifestarse en los principios del evangelio, es la ladrona de la vida eterna, que significa vivir en la presencia del Padre y el Hijo. Hay muchos entre nosotros, incluso miembros de la Iglesia, que piensan que no es necesario apresurarse para obtener los principios del evangelio y guardar los mandamientos.

Al referirse a la gente de los últimos días, Nefi escribió: “Si, y habrá muchos que dirán: Comed, bebed y divertíos, porque mañana moriremos; y nos irá bien.”

Y también habrá muchos que dirán: “Comed, bebed y divertidos; no obstante, temed a Dios, pues él justificará la comisión de unos cuantos pecados; sí, mentid un poco, aprovechaos de uno por causa de sus palabras, tended trampa a vuestro prójimo; en esto no hay mal. Haced todo esto, porque mañana moriremos; y si es que somos culpables. Dios nos dará algunos correazos, y al fin nos salvaremos en el reino de Dios.” (2 Nefi 28:7-8)

No penséis que esto lo dijo del mundo, a aun del “extranjero. . . dentro de tus puertas”. (Ver Éxodo 20: 10) Se estaba refiriendo a los miembros de la Iglesia. Más aún, Nefi nos advierte que en los últimos días habrá muchos que seguirán a Satanás. Podría continuar leyendo más de 2 Nefi, pero voy a citar el capítulo y verso para que cuando vayáis a casa, leáis de vuestro Libro de Mormón 2 Nefi, capítulo 28, versículos 20 al 29.

Estamos viviendo en los últimos días. ¿No hemos oído a las personas hablar como Nefi dijo que lo harían? ¿No hay muchos que se excusan y se aquietan durmiendo en “seguridad carnal”, pensando que el Señor no verá sus pequeños pecados? ¿No hay muchos entre nosotros que niegan el poder de la maldad, y que niegan que exista? ¿No “espiritualizan” los tormentos del infierno y dicen que el tal no existe? ¿No habéis oído enseñar estas cosas? De esta manera Satanás está enfureciendo el corazón de la gente, ¡y los miembros de la Iglesia no se escapan en absoluto de sus astutas sofisterías! Seguir leyendo

Publicado en Arrepentimiento, Obediencia, Salvación, Vida eterna | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Evidencias de la resurrección del Salvador

Evidencias de la resurrección del Salvador

por N. Eldon Tanner
Segundo Consejero en la Primera Presidencia
Conferencia General, Abril 1969

EN nombre de la Primera Presidencia, el Quorum de los Doce Apóstoles y las otras Autoridades Generales, deseo extender una cordial bienvenida a nuestro auditorio de radio y televisión que se une a nosotros en este histórico Tabernáculo en la Manzana del Templo esta hermosa mañana de Pascua.

Hoy día conmemoramos el acontecimiento más grandioso que se haya llevado a cabo en la historia de la humanidad: la resurrección de nuestro Señor y Salvador, Jesucristo, el Hijo de Dios, el Creador del mundo, que vino a dar su vida por nosotros y fue resucitado. El hecho de que Jesús se levantara de entre los muertos ha asegurado la resurrección de toda la humanidad, y le ofrece una oportunidad de regresar a su Padre Celestial. Sí, todos los hijos de Adán y Eva serán resucitados, se levantarán de entre los muertos, y cada uno gozará de la gloria para la que se haya preparado.

El nacimiento, vida, muerte, resurrección y el mensaje de nuestro Señor y Salvador son el tema central de todas las escrituras: el Antiguo y el Nuevo Testamento, y nuestros libros de los Últimos Días, como el Libro de Mormón, Doctrinas y Convenios y la Perla de Gran Precio. ¿En qué consistirían las escrituras sin este mensaje? Todas las otras cosas pierden su significado y propósito y se vuelven insignificantes.

José Smith, el Profeta, dijo: “Los principios fundamentales de nuestra religión son el testimonio de los apóstoles y profetas concernientes a Jesucristo: que murió, fué sepultado, se levantó al tercer día y ascendió a los cielos; todas las otras cosas que pertenecen a nuestra religión son únicamente dependencia de esto.” (Enseñanzas del Profeta fosé Smith, pág. 141)

En realidad si no tuviésemos este gran mensaje del Redentor, quedaríamos sin un propósito, sin un ancla, sin esperanza.

Mientras el mundo cristiano conmemora la crucifixión y resurrección de nuestro Salvador, quien es la fuente del Cristianismo, quisiera repasar algunas de las predicciones y acontecimientos relacionados a esta importante ocasión. Siglos antes de la crucifixión del Salvador, el salmista escribió: Seguir leyendo

Publicado en Pascua de resurrección, Resurrección | Etiquetado , , | Deja un comentario

El evangelio es para todos los hombres

El evangelio es para todos los hombres

por el presidente Hugh B. Brown
Primer Consejero en la Primera Presidencia
Conferencia General, Abril 1969

EL apóstol Pedro, escribiendo a los santos de su época, dijo, tal como se encuentra registrado en 1 Pedro 2:9: “Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios. . .”

Ya sea que todos estén o no de acuerdo con que esas características sean aplicables a los santos de hoy en día, estoy seguro de que por lo menos estaremos de acuerdo en una cosa: que somos una gente peculiar, no dicho en forma ofensiva, sino que tal vez la mayoría de las personas diría que somos diferentes. Mi propósito ahora es examinar y discutir algunas de esas diferencias.

Algunos de los antagonismos existentes entre los pueblos y entre las naciones son resultado del hecho de que no se entienden entre sí.

“Incomprendidos,” ha dicho el poeta,

“Recogemos impresiones falsas
y las abrazamos más estrechamente mientras los años pasan,
hasta que las virtudes nos parecen faltas.
Y así los hombres viven y mueren, caen y se levantan: Incomprendidos.
¡Oh, Dios!  Si los hombres pudieran ver más claro,
o juzgar piadosamente cuando no pueden ver
¡Oh, Dios! Si un poco más se acercaran
uno al otro, más cerca de Ti estarían. . .
Y se comprenderían.”
(Poems of Inspiration, por Tilomas Bracken, Halcyon House, 1928, pág. 188)

Podemos tratar el tema bajo dos encabezamientos generales, particularmente, la paternidad de Dios y la hermandad del hombre. Las escrituras nos dicen que la vida eterna es conocer a Dios y a Jesucristo, a quien Él ha enviado.

Por lo que toca al hombre, nos unimos a David de la antigüedad, y preguntamos: “¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, y el hijo del hombre, para que lo visites?” Y aquí hacemos la pregunta “¿Cuál es la relación que existe entre Dios y el hombre?”

El Dr. James E. Talmage resumió esta parte de nuestro tema, de la siguiente manera:

“¿Qué es el hombre en este ilimitado medio de sublime esplendor? Os respondo virtualmente ahora, es más importante y grandioso, más precioso en la aritmética de Dios que todos los planetas y soles del espacio, que por El fueron creados. Estos son obra manual de Dios; el hombre es su hijo. En este mundo se le ha dado al hombre dominio sobre algunas cosas, y es su privilegio lograr la supremacía sobre muchas otras. Los cielos declaran la gloria de Dios, y el firmamento muestra la obra de sus manos. Incomprensiblemente grandiosas como medios para lograr un fin y son necesarios para la realización del supremo propósito del Creador, que en sus propias palabras ha sido así declarado: “Porque he aquí, ésta es mi obra y mi gloria: Llevar a cabo la inmortalidad y la vida eterna del hombre.”

Quisiera discutir nuestro tema brevemente con respecto a Dios, y examinar algunas de las cosas que han sido creencia y enseñanza con relación a dicho tema. Seguir leyendo

Publicado en Conocimiento | Etiquetado , , | Deja un comentario

Servir al Señor y resistir al diablo

Servir al Señor y resistir al diablo

por el presidente James E. Faust
Segundo Consejero de la Primera Presidencia

Les aconsejaría que consideraran el ejemplo del Salvador, quien, en ayuno y oración con el fin de prepararse para Su ministerio, rechazó triunfalmente las tentaciones de Satanás.

En nuestros tiempos, no es muy común que una persona quiera hablar de la influencia que ejerce Satanás. Tal vez no sea muy popular tratar este tema, pero, de todas formas, he decidido hacerlo. Alguien dijo: “He oído mucho acerca del diablo; he leído bastante sobre él; e incluso he hecho tratos con el diablo, pero no valió la pena”. Vivimos en una época en que muchos aspectos de la vida se miden en base a la norma de lo que es correcto desde el punto de vista social o político. Extiendo un reto a esa doctrina falsa de comportamiento humano. La influencia de Satanás se hace cada vez más acep­table. Elizabeth Barrett Browning declaró: “El diablo se vuelve más diabólico cuando aparenta ser respetable” (Aurora Leigh, libro 7, renglón 105). Sin embargo, como dijera Shakespeare: “Loco es el que confía en la mansedumbre de un lobo” (El rey Lear, acto 3, escena 6, renglón 24).

No es prudente tratar de indagar en cuanto a Satanás y sus misterios. Nada bueno puede resultar de acercarse tanto a lo malo; ya que así como cuando se juega con fuego, es muy fácil quemarse; porque “el conocimiento del pecado incita a cometerlo” (Joseph F. Smith, Doctrina del Evangelio, Salt Lake City: Deseret Book Company, 1939, pág. 367). El único camino seguro es mantenerse a gran distancia de él y de cualesquiera de sus actividades inicuas o prácticas nefastas. Las iniquidades de la adora­ción satánica, la hechicería, la fascinación, la brujería, el vuduismo, la magia negra y todas las otras formas de satanismo se deben evitar como la plaga.

No obstante, el presidente Brigham Young dijo que es importante “estudiar… la maldad y sus consecuencias” (en Discourses of Brigham Young, seleccionados por John A. Widtsoe, Salt Lake City: Deseret Book Company, 1978, pág. 257). Debido a que Satanás es el autor de toda la maldad que existe en el mundo, sería, por lo tanto, esencial el darse cuenta que él es la influencia que da ímpetu a lo que se opone a la obra de Dios. Alma trató este tema en forma breve y concisa: “Porque os digo que todo lo que es bueno viene de Dios; y todo lo que es malo, del diablo procede” (Alma 5:40).

La razón principal por la que elegí este tema es para ayudar a los miembros mediante una exhortación, tal como dijo Pablo: “para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquina­ciones” (2 Corintios 2:11). Esperamos que los miembros que no estén familiarizados con las sofisterías del mundo se mantengan alejados de las tentaciones y los designios fraudulentos de Satanás.

Cito las palabras del élder Marion G. Romney quien, en una reunión efectuada en la Universidad Brigham Young en 1955, declaró: “Hay personas entre nosotros que tratan de servir al Señor sin ofender al diablo”. Esto es algo ciertamente contradictorio. El élder Romney con­tinúa: “¿Está la elección inevitablemente entre la paz, la cual se obtiene al estar en armonía con el Evangelio de Jesucristo, según fue revelado mediante el profeta José Smith, y la contención y la guerra?” (“The Price of Peace”, Speeches of the Year, Provo, Utah: Universidad Brigham Young, 1º de marzo de 1955). Seguir leyendo

Publicado en Aborto, Adoración, Espíritu santo, Familia, Hogar, Homosexualidad | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario