Conferencia General octubre 2018

Conferencia General Octubre 2018

SESIÓN DEL SÁBADO POR LA MAÑANA  
Observaciones iniciales Russell M. Nelson
Conversión profunda y duradera al Padre Celestial y al Señor Jesucristo Quentin L. Cook
Levanta la cabeza y regocíjate M. Joseph Brough
Poniendo los cimientos de una gran obra Steven R. Bangerter
No os turbéis Ronald A. Rasband
Reunir todas las cosas en Cristo David A. Badnar
La verdad y el plan Dallin H. Oaks
SESIÓN DEL SÁBADO POR LA TARDE  
Firmes e inmutables en la fe de Cristo D. Todd Christofferson
Dios manda a profetas Dean M. Davies
Uno en Cristo Ulisses Soares
Nuestra fogata de fe Gerrit W. Gong
Todos deben tomar sobre sí el nombre dado por el Padre Paul B. Pieper
Creer, amar, hacer Dieter F. Uchtdorf
SESIÓN GENERAL DE MUJERES  
Por Él Joy D. Jones 
El descontento divino Michelle Lynn Craig
El gozo del servicio desinteresado Cristina B. Franco
Las mujeres y el aprendizaje del Evangelio en el hogar Henry B. Eyring
Padres e hijos Dallin H. Oaks
Participación de las hermanas en el recogimiento de Israel Russell M. Nelson
SESIÓN DEL DOMINGO POR LA MAÑANA  
La visión de la redención de los muertos M. Russell Ballard
Llegar a ser un pastor Bonnie H. Cordon
El ministerio de la reconciliación Jeffrey R. Holland 
La función del Libro de Mormón en la conversión Shayne M. Bower
Heridos Neil L. Andersen
El nombre correcto de la Iglesia Russell M. Nelson
SESIÓN DEL DOMINGO POR LA TARDE  
Trato, trato, trato Henry B. Eyring
El Padre Brian K. Ashton
Tomar sobre nosotros el nombre de Jesucristo Robert C. Gay
¿Quieres ser sano? Matthew L. Carpenter
Escogeos hoy Dale G. Renlund
Este es el momento Jack N. Gerard
Pastorear almas Gary E. Stevenson
Cómo ser Santos de los Últimos Días ejemplares Russell M. Nelson
Anuncios
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Cómo ser Santos de los Últimos Días ejemplares

Conferencia General de octubre 2018

Cómo ser Santos de los Últimos Días ejemplares

Por el presidente Russell M. Nelson

Dejo sobre ustedes mi amor y bendición, que puedan deleitarse en la palabra del Señor y poner en práctica Sus enseñanzas en su vida personal.

Esta ha sido una conferencia inspiradora e histórica. Miramos hacia el futuro con entusiasmo. Hemos sido motivados para hacerlo mejor y ser mejores. Los maravillosos mensajes pronunciados por las Autoridades Generales desde este púlpito y la música han sido sublimes. Les insto a que lean estos mensajes, comenzando esta semana.1 Ellos expresan la disposición y la voluntad del Señor para Su pueblo en la actualidad.

El nuevo curso de estudio integrado, centrado en el hogar y apoyado por la Iglesia, tiene el potencial de desatar el poder de las familias al seguir cada una de ellas dicho curso, de manera consciente y cuidadosa, para transformar su hogar en un santuario de fe. Prometo que a medida que trabajen con diligencia para remodelar su hogar, centrándolo en el aprendizaje del Evangelio, con el tiempo sus días de reposo serán verdaderamente una delicia. Sus hijos estarán entusiasmados por aprender y vivir las enseñanzas del Salvador, y la influencia del adversario en su vida y en su hogar disminuirá. Los cambios en su familia serán notables y duraderos.

Durante esta conferencia hemos fortalecido nuestra decisión de llevar a cabo el esfuerzo esencial de honrar al Señor Jesucristo cada vez que nos referimos a Su Iglesia. Les prometo que nuestra rigurosa atención al uso del nombre correcto de la Iglesia del Salvador y sus miembros traerá un aumento de fe y un poder espiritual mayor para los miembros de esta Iglesia.

Ahora vamos a pasar al tema de los templos. Sabemos que nuestro tiempo en el templo es crucial para nuestra salvación y exaltación, y la de nuestras familias.

Después de recibir nuestras propias ordenanzas y hacer sagrados convenios con Dios, cada uno de nosotros necesita el continuo fortalecimiento espiritual y la tutoría que solamente es posible recibir en la casa del Señor; y nuestros antepasados necesitan que sirvamos como representantes a favor de ellos.

Consideren la gran misericordia y bondad de Dios, quien, antes de la fundación del mundo, proveyó una manera para dar las bendiciones del templo a aquellos que murieron sin un conocimiento del Evangelio. Estos ritos sagrados del templo son antiguos. Para mí la antigüedad es apasionante y es otra evidencia de su autenticidad.2 Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | Etiquetado | Deja un comentario

Pastorear almas

Conferencia General de octubre 2018

Pastorear almas

Por el élder Gary E. Stevenson
Del Cuórum de los Doce Apóstoles

Tendemos una mano de amor a los demás porque es lo que nuestro Salvador nos mandó que hiciéramos.

En una conversación reciente con un amigo mío, me dijo que cuando era un joven miembro de la Iglesia recién bautizado, de repente empezó a sentir que ya no encajaba en el barrio. Los misioneros que le habían enseñado habían sido trasladados a otros lugares, y se sentía solo. Sin amigos en el barrio, encontró a sus viejos amigos y, junto con ellos, participaba en actividades que lo alejaron de la Iglesia, tanto así que comenzó a alejarse del rebaño. Con lágrimas en los ojos, describió lo agradecido que se sintió cuando un miembro del barrio le tendió una mano ministrante y, de manera cálida e incluyente, lo invitó a regresar. En cuestión de meses, volvió a la seguridad del rebaño, fortaleciendo a los demás y a sí mismo. ¿No estamos agradecidos por el pastor en Brasil que tendió una mano a ese joven, el élder Carlos A. Godoy, que ahora se sienta detrás de mí como miembro de la Presidencia de los Setenta?

¿No es extraordinario cómo esos pequeños esfuerzos pueden tener consecuencias eternas? Esa verdad constituye el núcleo de los esfuerzos de ministración de la Iglesia. Nuestro Padre Celestial puede tomar nuestros simples y diarios esfuerzos y convertirlos en algo milagroso. Han pasado solo seis meses desde que el presidente Russell M. Nelson anunció que “el Señor ha hecho importantes ajustes en la forma en que nos cuidamos los unos a otros”1, y explicó: “… implementaremos un enfoque más nuevo y santo de cuidar y ministrar a los demás. Nos referiremos a estos esfuerzos simplemente como ‘ministrar’”2.

El presidente Nelson también explicó: “Una característica distintiva de la Iglesia verdadera y viviente del Señor será siempre un esfuerzo organizado y dirigido a ministrar a los hijos de Dios individualmente y a sus familias. Puesto que esta es Su iglesia, nosotros, como Sus siervos, hemos de ministrar a la persona en particular, tal como Él lo hizo. Ministraremos en Su nombre, con Su poder y autoridad, y con Su amorosa bondad”3.

Desde que se hizo el anuncio, ¡la forma en que han respondido ha sido increíble! Hemos recibido informes del gran éxito en la implementación de esos cambios en casi todas las estacas en el mundo, tal como mandó nuestro profeta viviente. Por ejemplo, se han asignado hermanos y hermanas ministrantes a familias; se han organizado compañerismos, que incluyen hombres y mujeres jóvenes, y se están llevando a cabo entrevistas de ministración. Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Este es el momento

Conferencia General de octubre 2018

Este es el momento

Por el élder Jack N. Gerard
De los Setenta

Si hay algo en su vida que deban considerar, ahora es el momento.

Hace varios años, mientras me preparaba para un viaje de negocios, comencé a sentir un dolor en el pecho. Como mi esposa estaba preocupada, decidió acompañarme. En el primer tramo de nuestro vuelo, el dolor se intensificó a tal punto que me costaba respirar. Cuando aterrizamos, salimos del aeropuerto y fuimos al hospital local, donde, después de varios estudios, el médico responsable determinó que era seguro que prosiguiéramos nuestro viaje.

Regresamos al aeropuerto y abordamos un vuelo hasta nuestro destino final. Mientras descendíamos, el piloto habló por el intercomunicador y me pidió que me diera a conocer. La azafata se acercó, mencionó que acababan de recibir una llamada de emergencia, y me dijo que había una ambulancia esperando en el aeropuerto para llevarme al hospital.

Subimos a la ambulancia y fuimos a toda velocidad a la sala de urgencias local. Allí nos esperaban dos ansiosos médicos que explicaron que me habían diagnosticado erróneamente y que, en realidad, yo tenía un grave tromboembolismo pulmonar, o coágulo sanguíneo en el pulmón, lo cual requería atención médica inmediata. Los médicos nos informaron que pocos pacientes sobreviven esa enfermedad. Sabiendo que estábamos lejos de casa y sin estar seguros de si estábamos preparados para sucesos que alteran a tal punto la vida, los médicos nos dijeron que si había algo en nuestra vida que debíamos considerar, ahora era el momento.

Recuerdo bien que, en ese momento de ansiedad, mi perspectiva entera cambió casi de forma instantánea. Lo que parecía tan importante hacía apenas un momento, ahora despertaba poco interés. Mi mente se alejó rápidamente de la comodidad y de las preocupaciones de esta vida hacia una perspectiva eterna: pensé en mi familia, mis hijos, mi esposa y, en definitiva, evalué mi propia vida.

¿Cómo nos iba como familia e individualmente? ¿Estábamos viviendo según los convenios que habíamos hecho y las expectativas del Señor, o tal vez, sin querer, habíamos permitido que las preocupaciones del mundo nos distrajeran de aquello que es más importante?

Les invito a considerar una lección importante que aprendí mediante esa experiencia: apártense del mundo y evalúen su vida. O en las palabras del médico: si hay algo en su vida que deban considerar, ahora es el momento. Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | Etiquetado | Deja un comentario

Escogeos hoy

Conferencia General de octubre 2018

Escogeos hoy

Por el élder Dale G. Renlund
Del Cuórum de los Doce Apóstoles

La magnitud de nuestra felicidad eterna depende de que elijamos al Dios viviente y nos unamos a Él en Su obra.

El personaje ficticio Mary Poppins es una niñera inglesa típica, que resulta ser mágica1. Ella llega del viento del Este para ayudar a la atribulada familia Banks que reside en el número 17 de Cherry Tree Lane, en el Londres del periodo eduardiano. Tiene a su cargo el cuidado de los niños, Jane y Michael. De manera firme pero amable, comienza a enseñarles valiosas lecciones con un toque encantador.

Jane y Michael hacen un progreso considerable, pero Mary decide que es hora de partir. En la producción teatral, Bert, el limpiador de chimeneas y amigo de Mary, trata de disuadirla de que se vaya. Él argumenta: “Pero son buenos niños, Mary”.

Mary responde: “¿Me tomaría la molestia si no lo fueran? Pero no puedo ayudarlos si no me dejan, y no hay nadie que sea más difícil de enseñar que el niño sabelotodo”.

Bert pregunta: “¿Entonces?”

Mary responde: “Entonces de ahora en adelante tienen que hacer un poquito por sí mismos”2.

Hermanos y hermanas, al igual que Jane y Michael Banks, somos “buenos niños” por los que vale la pena molestarse. Nuestro Padre Celestial quiere ayudarnos y bendecirnos, pero no siempre lo dejamos. A veces, incluso actuamos como si ya supiéramos todo. Y nosotros también tenemos que hacer “un poquito” por nosotros mismos de ahora en adelante. Por eso vinimos a la tierra desde un hogar preterrenal y celestial. Ese “poquito” requiere tomar decisiones.

La meta de nuestro Padre Celestial en la crianza de los hijos no es hacer que Sus hijos hagan lo correcto, sino que elijan hacer lo correcto y finalmente lleguen a ser como Él. Si simplemente quisiera que fuéramos obedientes, usaría recompensas y castigos inmediatos para influir en nuestros comportamientos.

Pero a Dios no le interesa que Sus hijos se conviertan en “mascotas” obedientes y entrenadas que no le mordisquearán las pantuflas en la sala de estar celestial3. No, Dios quiere que Sus hijos crezcan espiritualmente y se unan a Él en el negocio familiar.

Dios estableció un plan por el cual podemos convertirnos en herederos en Su reino, una senda de convenios que nos lleva a ser como Él, tener la clase de vida que Él tiene, y vivir para siempre como familias en Su presencia4. El poder escoger era y es vital para este plan, del cual aprendimos en nuestra existencia preterrenal. Aceptamos el plan y elegimos venir a la tierra.

Para asegurarnos de que ejerceríamos la fe y aprenderíamos a utilizar sabiamente nuestro albedrío, se colocó sobre nuestra mente un velo de olvido para que no recordáramos el plan de Dios. Sin ese velo, no se lograrían los propósitos de Dios, ya que no podríamos progresar y convertirnos en los herederos confiables que Él desea que seamos.

El profeta Lehi dijo: “Por lo tanto, el Señor Dios le concedió al hombre que obrara por sí mismo. De modo que el hombre no podía actuar por sí a menos que lo atrajera lo uno o lo otro”5. A nivel fundamental, una opción la representa Jesucristo, el Primogénito del Padre; la otra opción la representa Satanás, Lucifer, que quiere destruir el albedrío y usurpar el poder6. Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | Etiquetado | Deja un comentario

¿Quieres ser sano?

Conferencia General de octubre 2018

¿Quieres ser sano?

Por el élder Matthew L. Carpenter
De los Setenta

Gracias a la expiación de Jesucristo, si elegimos arrepentirnos y volver nuestro corazón completamente al Salvador, Él nos sanará espiritualmente.

A pocos meses de haber llegado a la misión, nuestro hijo menor y su compañero estaban terminando su estudio cuando nuestro hijo sintió un leve dolor en la cabeza. Se sintió muy extraño; primero perdió el control del brazo izquierdo, luego la lengua se le entumeció. El lado izquierdo de su cara comenzó a paralizarse. Tenía dificultad para hablar. Él sabía que algo estaba mal. Lo que no sabía era que estaba pasando por un enorme derrame cerebral en tres áreas de su cerebro. El miedo se estableció cuando llegó a estar parcialmente paralizado. La rapidez con que una víctima de un derrame cerebral recibe atención puede tener un efecto dramático en el grado de su sanación. Su fiel compañero actuó decididamente. Después de llamar al número de emergencias, le dio una bendición. Milagrosamente, la ambulancia estaba a solo cinco minutos de distancia.

Después de ser llevado de urgencia al hospital, el personal médico rápidamente evaluó la situación y determinó que debían darle a nuestro hijo una medicina que podía potencialmente revertir los efectos paralizadores del derrame cerebral con el tiempo1. Sin embargo, si él no estaba teniendo un derrame cerebral, la medicina podría tener serias consecuencias, tal como hemorragia cerebral. Nuestro hijo tenía que elegir. Eligió aceptar la medicina. Aunque la recuperación completa requirió más operaciones y muchos meses, nuestro hijo finalmente volvió y completó su misión después de que remitieran bastante los efectos del derrame cerebral.

Nuestro Padre Celestial es Todopoderoso y Omnisciente. Él conoce nuestros desafíos físicos. Está al tanto de nuestros dolores físicos debido a padecimientos, enfermedades, envejecimiento, accidentes o trastornos de nacimiento. Él está al tanto de las luchas emocionales asociadas con la ansiedad, soledad, depresión o enfermedades mentales. Él conoce a cada persona que ha sufrido injusticias o que ha sido abusada. Él conoce nuestras debilidades y las tendencias y tentaciones con las que luchamos.

Durante la vida terrenal somos probados para ver si elegimos el bien sobre el mal, porque aquellos que guardan Sus mandamientos, vivirán con Él “en un estado de interminable felicidad”2. Para ayudarnos en nuestro progreso de llegar a ser como Él, el Padre Celestial ha dado todo poder y conocimiento a Su Hijo Jesucristo. No hay dolencia física, emocional o espiritual que Cristo no pueda sanar3. Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | Etiquetado | Deja un comentario

Tomar sobre nosotros el nombre de Jesucristo

Conferencia General de octubre 2018

Tomar sobre nosotros el nombre de Jesucristo

Por el élder Robert C. Gay
De la Presidencia de los Setenta

Que tomemos fielmente sobre nosotros el nombre de Jesucristo, al ver como Él ve, servir como Él sirvió y confiar en que Su gracia es suficiente.

Mis queridos hermanos y hermanas, hace poco, mientras meditaba sobre la petición del presidente Russell M. Nelson de llamar a la Iglesia por su nombre revelado, me dirigí adonde el Salvador instruyó a los nefitas sobre el nombre de la Iglesia1. Al leer las palabras del Salvador, me llamó la atención cómo también le dijo al pueblo: “… debéis tomar sobre vosotros el nombre de Cristo”2. Esto me llevó a observarme a mí mismo y preguntar: “¿Estoy tomando sobre mí el nombre del Salvador como Él desearía que lo hiciera?”3. Hoy me gustaría compartir algunas de las impresiones que he recibido en respuesta a mi pregunta.

Primero, tomar sobre nosotros el nombre de Cristo significa que fielmente nos esforzamos por ver como Dios ve4. ¿Cómo ve Dios? José Smith dijo: “Mientras una parte de la raza humana juzga y condena a la otra sin compasión, el Gran Padre del universo vela por todos los de la familia humana con cuidado y consideración paternales”, porque “Su amor [es] inconmensurable”5.

Hace unos años, mi hermana mayor falleció. Ella tuvo una vida difícil; luchó con el Evangelio y nunca fue realmente activa. Su esposo abandonó su matrimonio y la dejó con cuatro hijos pequeños por criar. En la noche de su fallecimiento, en una habitación con sus hijos presentes, le di una bendición para que regresara pacíficamente a casa. En ese momento me di cuenta de que con demasiada frecuencia había definido la vida de mi hermana en términos de sus pruebas y su inactividad. Al colocar las manos sobre su cabeza esa noche, recibí una severa reprimenda del Espíritu. Se me hizo comprender su bondad y se me permitió verla como Dios la veía: no como alguien que luchaba con el Evangelio y la vida, sino como alguien que tuvo que lidiar con problemas difíciles que yo no tenía. La vi como una madre magnífica que, a pesar de los grandes obstáculos, había criado a cuatro hermosos y extraordinarios hijos. La vi como la amiga de nuestra madre, que se tomó el tiempo de velar por ella y ser su compañera después de que nuestro padre falleció.

Durante esa última velada con mi hermana, creo que Dios me estaba preguntando: “¿No puedes ver que todos los que te rodean son seres sagrados?”. Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | Etiquetado | Deja un comentario

El Padre

Conferencia General de octubre 2018

El Padre

Por Brian K. Ashton
Segundo Consejero de la Presidencia General de la Escuela Dominical

Todos tenemos el potencial de llegar a ser como el Padre. Para ello, debemos adorar al Padre en el nombre del Hijo.

Mi esposa Melinda, durante toda su vida y con todo su corazón, ha tratado de ser una discípula fiel de Jesucristo. Desde su juventud, no se sentía digna del amor ni de las bendiciones del Padre Celestial, debido a que no había comprendido Su naturaleza. Afortunadamente, Melinda continuó guardando los mandamientos a pesar de la tristeza que sentía. Hace unos pocos años, ella tuvo una serie de experiencias que le ayudaron a comprender mejor la naturaleza de Dios, incluso de Su amor por Sus hijos y Su gratitud aun por nuestros esfuerzos imperfectos para hacer Su obra.

Ella explica cómo esto la ha influenciado: “Ahora me siento segura de que el plan del Padre funciona, que Él está personalmente dedicado a nuestro éxito, y que Él nos proporciona las lecciones y experiencias que necesitamos para regresar a Su presencia. Me veo a mí misma y a los demás más como Dios nos ve. Puedo ser madre, enseñar y servir con más amor y menos temor. Siento paz y confianza en lugar de ansiedad e inseguridad. En vez de sentirme juzgada, me siento apoyada. Mi fe es más segura. Siento el amor de mi Padre más a menudo y más profundamente1.

Tener “una idea correcta del carácter, la perfección y los atributos del [Padre Celestial]” es esencial para ejercitar la fe suficiente para obtener la exaltación2. Un entendimiento correcto del carácter del Padre Celestial puede cambiar cómo nos vemos a nosotros mismos y a nuestros semejantes, y nos ayuda a comprender el extraordinario amor de Dios por Sus hijos y su gran deseo de ayudarnos a llegar a ser como Él. Una visión incorrecta de Su naturaleza puede dejarnos sintiendo como si fuéramos incapaces de volver a Su presencia algún día.

Mi objetivo en este día es enseñar puntos doctrinales clave sobre el Padre que nos permitan a cada uno de nosotros, pero en especial a aquellos que se preguntan si Dios les ama, comprender mejor Su verdadero carácter y ejercer una mayor fe en Él, en Su Hijo y en Su plan para nosotros. Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | Etiquetado | Deja un comentario