El gozo de servir

Conferencia General Abril 1988
El gozo de servir
por el presidente Thomas S. Monson
Segundo Consejero de la Primera Presidencia

Thomas S. MonsonSigamos adelante cuidando de sus ovejas y atendiendo a las responsabilidades que tenemos con nuestra familia y con la Iglesia

El presidente Benson me ha pedido que os exprese mi testimonio, y me complace tener la oportunidad de volver a testificar que Dios vive; que Jesús es el Cristo, el Hijo del Dios Viviente; que su obra es verdadera y que el verdadero gozo se recibe por medio del servicio que prestamos a nuestro Padre Celestial y a nuestros semejantes.

Seremos grandemente bendecidos si después de haber oído esta conferencia, nos sentimos mas cerca del Salvador, si ganamos un testimonio de su divina misión, y si en este domingo de Pascua podemos renovarnos con el espíritu de la Resurrección y seguir adelante cuidando de sus ovejas y atendiendo a las responsabilidades que tenemos con nuestra familia y con la Iglesia, de una manera que nos haga dignos de recibir las bendiciones de nuestro Padre Celestial. Si hacemos todo esto, seremos grandemente bendecidos.

Que Dios os bendiga, mis hermanos, en todo lo que hagáis; que tengáis paz en vuestro corazón; que haya serenidad en vuestro hogar; y que el Espíritu del Señor Jesucristo more en vuestra alma. Lo ruego humildemente en el nombre de Jesucristo. Amen.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , | Deja un comentario

Porque yo os guiaré

Conferencia General Abril 1988
“Porque yo os guiaré”
por el élder Neal A. Maxwell
del Quórum de los Doce Apóstoles

Neal A. MaxwellEstamos en esta vida terrenal y tenemos que seguir adelante con valor; no hay otro camino. Nuestro Salvador nos ha dicho: “. . . tened buen ánimo”.

Gracias, presidente Benson, por su exhortación sobre el primer mandamiento y más aun por la forma en que lo pone en práctica por medio de sus expresiones de amor hacia todos nosotros.

Hermanos, a lo largo de la historia cristiana, al concentrarse en unas pocas profecías y pasar por alto otras, algunos creyentes han esperado prematuramente la Segunda Venida. Hoy en día, si bien nos encontramos evidentemente mas cerca de ese momento~0 corremos el peligro de hacer lo mismo.

Por otro lado, la indiferencia es también un gran peligro. Del primer advenimiento de Jesús, el escéptico dijo: ” . . . no es razonable que venga tal ser como un Cristo” (Helamán 16: 18). De su segunda venida, Jesús dijo:

“Mirad. . . [no sea] . . . que . . . venga de repente sobre vosotros aquel día   ” (Lucas 21:34-35; véase también Mateo 24:37-38; Apocalipsis 3:3; D. y C. 45:26.)

Pedro escribió de los escépticos que dirían: “¿Dónde esta la promesa de su advenimiento?”, porque, ¿no es que “todas las cosas permanecen así como desde el principio”‘? (2 Pedro 3:4).

Algunas profecías, como la del regreso del pueblo judío a Israel, se adelantaron décadas a su cumplimiento (véase Ezequiel 39:27). Otras profecías pueden cumplirse en un corto periodo de tiempo. El llevar el evangelio restaurado “para testimonio” (Mateo 24: 14) a todas las naciones del mundo supone generaciones, pero “una plaga asoladora” podría desatarse velozmente en la tierra (véase D. y C. 5: 19). Es lamentable, pero ya existe mas de una posibilidad de esas plagas (véase Marcos 13:10; D. y C. 5: 19). Si bien el florecimiento del desierto “como la rosa” tardó mucho tiempo, una considerable decadencia moral podría acontecer en una sola generación: ya sea en una nación o en una familia (véase Isaías 35:1; Helamán 6:32; 11:36; 12:4).

El Medio Oriente ha sido tantas veces el centro de la historia humana; y aun ahora las palabras de Zacarías son especialmente descriptivas al decir que Jerusalén será la “copa que hará temblar a todos los pueblos de alrededor” y “piedra pesada a todos los pueblos” (Zacarías 12:23).

Por eso es preciso observar mas que el brote de las hojas de la higuera para saber si el verano esta cerca (véase Mateo 24:32). Por analogía, una cosa es observar las bravas olas del mar que se estrellan contra las arenas de la playa al anunciar que viene tempestad y otra, muy distinta, advertir los enérgicos movimientos del fondo del mar que anuncian un espantoso maremoto.

En el contexto de esas advertencias, no vacilo en decir que hay algunas señales-aunque ciertamente no todas-que indican que “el verano esta cerca” (Mateo 24:32). Haríamos bien en advertirlo y reflexionar en ello, pero sin preocuparnos demasiado y sin dejar de observar el brote de las hojas por estar “cargados de los afanes de esta vida” (Mateo 24:32; Lucas 21:34). Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , | Deja un comentario

No son en verdad felices

Conferencia General Octubre 1987
No son en verdad felices
por el obispo Glenn L. Pace
Segundo Consejero en el Obispado Presidente

Glenn L. Pace“No confundamos el placer telestial con la felicidad y el gozo celestiales. No confundamos la falta de autodominio con la libertad. La libertad total sin restricciones nos hace esclavos de nuestros apetitos. No envidiemos un vivir degradado.”

Deseo conversar sinceramente con vosotros, jóvenes del Sacerdocio Aarónico, particularmente con los que de entre vosotros hayáis venido a esta reunión a regañadientes y a los que quizás ni habríais venido si vuestros padres o lideres del sacerdocio no os hubieran amenazado un poco o recompensado de alguna manera.

Cuando nuestros hijos eran pequeños y nos dirigíamos a las reuniones de la lglesia, de vez en cuando veíamos pasar un vehículo que remolcaba una lancha. Mis hijos se quedaban mirándolos con las naricitas pegadas al vidrio del auto y me preguntaban: “Papa, ¿por qué no vamos a esquiar al lago en vez de ir a la iglesia?”

A veces, me salía por la tangente y solo les decía: ”Bueno, porque no tenemos lancha”. Pero en mis días de mayor sensatez, reunía toda la lógica y la espiritualidad de que disponía como patriarca de la familia y procuraba explicarles cuanto más felices éramos nosotros porque participábamos en las actividades de la Iglesia.

Comprendí que no me habían entendido cuando, mas adelante, un domingo, al ver a los de una familia que reían muy contentos mientras cargaban sus esquís en su vehículo, uno de mis hijos adolescentes me dijo, riendo socarrón: ”Esos no son en verdad felices, ¿no es así, papa?” Ahora decimos eso en broma cada vez que vemos a alguien haciendo algo que nosotros no podemos hacer. Cuando veo a un adolescente conduciendo un bonito y costoso auto deportivo, digo a mis hijos: ”Allí va un tipo muy desdichado”.

Vosotros, jóvenes, estáis creciendo en un mundo muy difícil y confuso. Actividades siempre prohibidas por el Señor, y durante mucho tiempo condenadas por la sociedad, son ahora aceptadas y fomentadas por esa misma sociedad. Los medios de difusión las hacen parecer muy apetecibles. Agreguemos a la aceptabilidad y a lo apetecible el poder de la influencia de los amigos y tenemos una situación extremadamente peligrosa. Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , | Deja un comentario

Al servicio del Señor

Conferencia General Octubre 1987
Al servicio del Señor
por el élder Douglas J. Martin
del Primer Quórum de los Setenta

Douglas J. Martin“Tanto esos matrimonios misioneros como nosotros mismos vamos descubriendo un nuevo propósito y sintiendo mas satisfacción en nuestra vida.”

Mis queridos hermanos, hacen varios años, en una conferencia general, oí al presidente Spencer W. Kimball exhortar a los matrimonios mayores, ya con todos sus hijos casados o independientes, a despegarse un poco de ellos y de sus nietos por un año o dos para servir a nuestro Salvador Jesucristo en el campo misional. Eso me impresiono mucho y en cuanto llegue a mi casa, en Nueva Zelanda, se lo conté a mi esposa.

Al hacer nuestros planes para servir, decidimos que yo me jubilaría un poco antes de tiempo, o sea, cuando yo cumpliera sesenta años en abril de 1987. Se lo dijimos a nuestros hijos, quienes, si bien no dijeron mucho al respecto, acataron nuestros deseos y nos apoyaron. También informe a mis socios con tres a cuatro años de anticipación.

Al acercarse 1987, nuestros planes iban marchando bien. Yo esperaba dedicar unos meses a las agradables actividades con que había sonado desde hacia años, pensando que más adelante llegaría nuestro llamamiento a la misión.

Pero un día de fines de marzo de este año,  se me comunicó por teléfono que debíamos asistir a la conferencia general de Salt Lake City antes de la fecha de jubilación fijada en abril. [En esa fecha recibió el llamamiento al Quórum de los Setenta y mas adelante se lo llamo como consejero de la presidencia de área.]

¡Cuánto agradecemos haber prestado oído a la inspiración del Espíritu tras escuchar al presidente Kimball hace ya varios años.

Debe de haber en muchos países, en la lglesia en la actualidad, matrimonios de nuestra edad, de circunstancias parecidas o iguales a las nuestras que estén recibiendo la misma inspiración del Espíritu Santo. Al recibirla, recordad la promesa que recibió el profeta José Smith: “Y ahora, de cierto, de cierto te digo: Pon tu confianza en ese espíritu que induce a hacer lo bueno ‘ (D. y C. 11: 19).

Desde hace sólo un mes, mi esposa y yo estamos en el servicio del Señor trabajando en las islas de las Filipinas. Micronesia y Guam, y nuestra vida ha cambiado totalmente. Hemos pasado del invierno al verano en sólo doce horas. Del cordero de Nueva Zelanda al pescado delicioso que llaman lapu lapu. Aun nos resultaba distinto el delgado y moreno presidente de estaca filipino que me dijo: “Tengo la misma edad que usted, élder Martin”.

Poco después de llegar a las Filipinas, nos dirigimos a nuestra primera conferencia de estaca, a unos cien kilómetros hacia el norte. Por el camino, vimos la pobreza de muchas de esas encantadoras gentes, lo cual también era nuevo para nosotros y nos dio mucha tristeza. Nos hospedamos en un pequeño hotel de ese distante pueblo y no tardamos en descubrir que carecía de muchas de las comodidades a que estabamos habituados. Pero, después, cuando entramos en los inmaculados jardines de la capilla, recobramos nuestro animo. Los miembros, vestidos impecablemente, nos saludaron con cariñosos apretones de manos. Ya no éramos ”extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios (Efesios 2:19) Poco después vería entre los filipinos un ejemplo inolvidable y maravilloso.

Al avanzar frente a la hilera de manos que nos saludaban, una mujer joven extendió tímidamente el brazo. Al saludarla, me di cuenta que no tenía manos intercambiamos una sonrisa y seguimos adelante. Después, volví a ver a esa hermana y a su marido cuando los invitaron a hablar. Esta joven pare ja se había casado hacia unos dieciocho meses en el Templo de Manila. Cuando ella se puso de pie, advertí que aparte de haber nacido sin manos, tenia una pierna artificial. Al dirigir la palabra, contaron la notable historia de sus vidas.

Supimos entonces que ella era hija del presidente de la estaca. Pese a lo que para otras personas hubiera sido un impedimento -pero que para ella solo fue una dificultad- esa joven había cumplido una misión proselitista Describió de un modo muy bello los sentimientos que experimentó al ir a casarse al Templo de Manila. En su discurso, puso de manifiesto una madurez en la comprensión del evangelio y una humildad en verdad extraordinaria.

Luego habló su esposo y contó que a los dos meses de estar en el campo misional le había escrito una carta a ella, su novia, y luego otra, hacia el fin de su misión, en la que le expresaba su deseo de casarse con ella en el Templo de Manila al volver a casa. No tuvieron ninguna duda ni habían cambiado de parecer al estar separados sino que, por el contrario, para ellos dos creció su comprensión del significado y bendición del matrimonio en el templo. Cuando con orgullo nos mostraron su bebé después de la conferencia y al considerar lo que había logrado cl joven matrimonio, recordé las palabras del Salvador: “Bienaventurados los que oyen la palabra de Dios, y la guardan”. (Lucas 11:28).

Desde entonces hemos visitado diversas islas y sitios de las Filipinas, y en todas partes encontramos matrimonios misioneros, algunos de los cuales son mayores que nosotros. Hay allí un matrimonio de Fremont, California, que trabaja en lejana Vigan; son los Johnson, que se bautizaron en la Iglesia hace sólo unos pocos años. En Vigan, el carabao, o búfalo de la India,  y los triciclos motorizados son prácticamente los únicos medios de transporte, pero los Johnson tienen una excelente actitud.

Cada vez que conozco a matrimonios misioneros, me lleno de amor y respeto s hacia ellos por su humildad y deseos de ayudar a los miembros filipinos. Todos ellos consideran su misión una de las grandes oportunidades de servir al Maestro Siempre nos preguntan cuantos nietos tenemos. Les decimos que tenemos ocho, número que queda empequeñecido cuando nos dicen “Nosotros tenemos 16 ó 23, ó 27” y casi siempre añaden: ”Y hay dos que no conocemos aun”. Aunque echan de menos a sus familiares y a sus nietos, no se quejan, sino que están contentos ante la expectativa del reencuentro Mientras tanto, recién todo el amor que pueden absorber de los fieles miembros filipinos.

Tanto esos matrimonios misioneros como nosotros mismos vamos descubriendo un nuevo propósito y sintiendo mas satisfacción en nuestra vida. La sección 4 de Doctrina y Convenios va adquiriendo mas significado para nosotros. Esta dice:

”De modo que, si tenéis deseos de servir a Dios, sois llamados a la obra; pues mirad el campo, blanco esta ya para la siega; y he aquí, quien mete su hoz con su fuerza atesora para sí, de modo que no perece, sino que trae salvación a su alma ” (D. y C. 4:3-4.)

Ruego que los matrimonios que ya no tengan hijos en casa presten atención y obedezcan al Espíritu que insta a prepararse para servir al Señor en el campo misional. Sé que esta es la Iglesia del Señor, que José Smith fue un profeta de Dios, que el presidente Ezra Taft Benson es el Profeta de Dios en la tierra hoy en día. Estoy agradecido por ser miembro de la Iglesia y por todas las bendiciones que el serlo ha traído a mi vida y a la de mi familia.

En el sagrado nombre de Jesucristo Amén.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , | Deja un comentario

Diálogos sobre El Libro de Mormón

Miembros de la facultad de religión de la Universidad Brigham Young discuten sobre los escritos y enseñanzas de los profetas del Libro de Mormón, cubriendo varios capítulos del Libro de Mormón en media hora.

di7ob5R7TLa Aparición del Libro de Mormón
Aprenderemos la historia del advenimiento del Libro de Mormón, incluyendo su geografía y su historia, así como también las visitas del ángel Moroni a José Smith.
di7ob5R7TLa traducción y los testigos del Libro de Mormón
Obtenga información sobre los testigos de las planchas de oro, la traducción e impresión del Libro de Mormón, la oposición y el acogimiento de los primeros Santos debido a ello.
di7ob5R7TLa estructura del Libro de Mormón
Aprenderemos sobre la estructura del Libro de Mormón.
di7ob5R7TPropósito divino: parte uno.
Aprenda sobre el Libro de Mormón como la piedra angular de nuestra religión y como un testigo de Jesucristo.
di7ob5R7TPropósito divino: segunda parte
Aprenda sobre el Libro de Mormón como la piedra angular de nuestra religión y como un testigo de Jesucristo.
di7ob5R7T1 Nefi 1-2
Profesores del Departamento de Escritura Antigua de la BYU discuten sobre la visión de Lehí y la huída de su familia al desierto.
di7ob5R7T1 Nefi 3-7
Profesores del Departamento de Escritura Antigua de la BYU discuten sobre las planchas de bronce y la obtención de las mismas.
di7ob5R7T1 Nefi 8-10
Profesores del Departamento de Escritura Antigua de la BYU discuten la visión de Lehí sobre el árbol de la vida y algunas de las profecías sobre El Salvador.
di7ob5R7T1 Nefi 13-15
Profesores del Departamento de Escritura Antigua de la BYU discuten sobre los registros de la visión de Nefi del Árbol de la vida, la vida del Salvador y los eventos que conducirán a la segunda venida.
di7ob5R7T2 Nefi 1, 3
Profesores del Departamento de Escritura Antigua de la BYU discuten sobre el comienzo del segundo libro de Nefi y el énfasis que Nefi da en estos capítulos sobre las enseñanzas de su padre Lehi.
di7ob5R7T2 Nefi 6-8, 10
Profesores del Departamento de Escritura Antigua de la BYU discuten sobre la mas larga y antigua Conferencia General registrada: cuando Jacob se dirigió al pueblo de Nefi.
di7ob5R7T2 Nefi 9
Profesores del Departamento de Escritura Antigua de la BYU discuten sobre la importante y maravillosa explicación sobre la expiación registrada por Jacob.
di7ob5R7T2 Nefi 25-27
Profesores del Departamento de Escritura Antigua de la BYU discuten sobre cómo Nefi se basa en los capítulos de Isaías que el incluyó, exponiendo las enseñanzas y las profecías que allí se encuentran.
di7ob5R7T2 Nefi 28-30
Profesores del Departamento de Escritura Antigua de la BYU discuten sobre las profecías, advertencias y promesas relativas a la salida a luz del Libro de Mormón y los que aceptan o rechazan su contenido.
di7ob5R7T2 Nefi 31-33
Profesores del Departamento de Escritura Antigua de la BYU discuten sobre las palabras de despedida de Nefi y sobre como concluye su registro en el Libro de Mormón.
di7ob5R7TJacob 1-3, 7
Profesores del Departamento de Escritura Antigua de la BYU discuten sobre las palabras de Jacob, las instrucciones que recibió de Nefi, y las cosas que pare él le fueron más sagradas del Libro de Mormón.
di7ob5R7TJacob 4-6
Profesores del Departamento de Escritura Antigua de la BYU discuten sobre las enseñanzas de Jacob acerca de la Ley de Moisés, el propósito de dicha Ley y sobre la alegoría del olivo.
di7ob5R7TEnós, Jarom y Omni
Profesores del Departamento de Escritura Antigua de la BYU discuten sobre tres de los 14 libros del Libro de Mormón, que cubren cerca de 400 años en la cronología del Libro de Mormón: Enós, Jarom y Omni.
di7ob5R7TPalabras de Mormón, Mosiah 1-2
Profesores del Departamento de Escritura Antigua de la BYU discuten sobre la transición o puente, entre el final de las planchas menores de Nefi y el resto del Libro de Mormón.
di7ob5R7TAlma 1-4
Profesores del Departamento de Escritura Antigua de la BYU discuten sobre los conflictos que figuran en los capítulos de Alma 1 – 4, incluyendo anti-cristos, disturbios políticos, y la apostasía, así como                             las doctrinas contenidas en estos capítulos tumultuosos.
di7ob5R7TAlma 5-7
Profesores del Departamento de Escritura Antigua de la BYU discuten sobre el cambio de Alma en Zarahemla, ya que renuncia al tribunal y se centra en sus responsabilidades como el Sumo Sacerdote de la                                   Iglesia.
di7ob5R7TAlma 13-16
Profesores del Departamento de Escritura Antigua de la BYU discuten la continua misión de Alma a Ammoníah y las doctrinas importantes que enseña sobre la fe y la vida pre-mortal.
di7ob5R7TAlma 31-32
Profesores del Departamento de Escrituras Antiguas de la BYU debaten sobre los esfuerzos de los hijos de Mosíah para recuperar a los zoramitas apóstatas, y de su éxito entre los pobres de ese pueblo.
di7ob5R7TAlma 33-35
Profesores del Departamento de Escrituras Antiguas de la BYU debaten sobre los continuos esfuerzos y las enseñanzas de Alma y Amulek entre los zoramitas.
di7ob5R7TAlma 38-39
Profesores del Departamento de Escrituras Antiguas de la BYU debaten sobre el consejo de Alma a sus hijos Shiblón y Coriantón.
di7ob5R7TAlma 36-37
Profesores del Departamento de Escritura Antigua de la BYU discuten sobre Alma y el consejo a su hijo Helamán.
di7ob5R7TAlma 40-41
Profesores del Departamento de Escrituras Antiguas de la BYU debaten sobre las doctrinas que Alma enseño a su hijo Coriantón, sobre la resurrección de los muertos y otros importantes elementos                               del Plan de Salvación.
di7ob5R7THelamán 1-6
Profesores del Departamento de Escrituras Antiguas de la BYU debaten sobre los primeros capítulos de el Libro de Helamán y de la inestabilidad política, así como de las combinaciones secretas                                         encontradas allí en los años que precedieron a la venida de Cristo.
di7ob5R7THelamán 7-12
Profesores del Departamento de Escrituras Antiguas de la BYU debaten sobre el cambio en la rectitud de los nefitas y el por qué es que se vuelven más corruptos, mientras que los lamanitas crecen en la                         fe y se convierten en discípulos del Salvador.
di7ob5R7T3 Nefi 10-11
Profesores del Departamento de Escrituras Antiguas de la BYU debaten sobre la aparición de Jesucristo entre los nefitas.
di7ob5R7T3 Nefi 12
Profesores del Departamento de Escritura Antigua de la BYU discuten cuando Jesucristo llama a sus doce apóstoles en las Américas.
di7ob5R7T3 Nefi 13-14
Profesores del Departamento de Escritura Antigua de la BYU discuten sobre las enseñanzas de Jesucristo a los nefitas.
Publicado en Sin categoría | Etiquetado | 1 Comentario

Dar un salto hacia su futuro

Agosto 2016
Dar un salto hacia su futuro
Por Miriam Bay
Servicios de Autosuficiencia de la Iglesia

Una idea, un trampolín elástico y el deseo de ayudar impulsó a una niña de once años hacia grandes lecciones de autosuficiencia y de servicio.

jumping on the trampolineLa mayoría de los niños de once años están atareados con la escuela, las tareas de la casa y las actividades con los amigos; pero Alexandra C., del estado de Durango, México, no era la típica niña de once años. Además de todas las cosas normales que hacen los niños a esa edad, Alexandra estaba ganando dinero con su propio negocio y prestando servicio en su comunidad.

¿Cómo es que una niña tan joven inicia su propia compañía?

A partir de una idea

Todo empezó cuando Alexandra oyó hablar de unas clases que la Iglesia brinda para ayudar a las personas a ser autosuficientes. El grupo era principalmente para personas mayores de dieciocho años, pero Alexandra estaba decidida a formar parte de él. Le encantaba la idea de aprender la manera de obtener un empleo o de empezar su propio negocio.

¿Podía ser que ella, una niña que todavía iba a la escuela primaria, no solo construyera su propio futuro, sino que también ayudara a personas que tenían aun menos que ella? Después de todo, muchos de los miembros de la Iglesia que ella conocía en la ciudad donde vivía tenían poca formación académica y escasos recursos.

Alexandra se unió a un grupo llamado “Cómo iniciar y hacer crecer mi negocio”, uno de los tres temas que se enseñaban. En vez de que la enseñanza estuviese a cargo de un maestro, el grupo lo dirigía un facilitador, un miembro del grupo que guiaba a los demás a lo largo del curso y fomentaba la participación. Alexandra se reunió con su grupo cada semana durante tres meses. Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , | 1 Comentario

Arraigados en Cristo

Agosto 2016
Arraigados en Cristo
Por el élder L. Whitney Clayton
De la Presidencia de los Setenta

L. Whitney ClaytonEn este artículo y en el próximo, el élder Clayton y su esposa, Kathy, testifican del Salvador y de la capacidad que Él tiene para ayudar a los hijos de Dios a alcanzar su potencial eterno.

En el libro de Juan se encuentra una de las escenas más inquietantes de todas las Escrituras. Ocurrió después de que el Salvador hubo sufrido la agonía incomprensible por nuestros pecados y debilidades humanas en el jardín de Getsemaní (véase D. y C. 19:15–18).

Esa escena también es posterior a Su entrega y arresto, y ocurrió después de la noche de humillaciones y de maltrato físico que sufrió a manos de los líderes de los judíos; fue después de que los soldados romanos que actuaban bajo la dirección de Poncio Pilato lo azotaran brutalmente; y después de que le clavaran la corona de espinas sobre la cabeza.

tree and ChristPilato llegó a la conclusión de que Jesús no había hecho nada que mereciera la crucifixión y ordenó que fuese flagelado, una forma de castigo físico extremo, pero que por lo general no era fatal. Quizás Pilato esperaba que al torturar y humillar al Salvador de tal manera, convencería a los líderes de los judíos de que a Jesús se le había enseñado una terrible y dolorosa lección y se lo había expuesto como un ejemplo ante los demás. Tal vez esperaba despertar un cierto sentido de misericordia en ellos. Por lo tanto, después de la flagelación, Pilato ordenó que se llevara a Jesús ante la vista del público.

“¡He aquí el hombre!”

“Y salió Jesús, llevando la corona de espinas y el manto de púrpura. Y Pilato les dijo: ¡He aquí el hombre!

“Y cuando le vieron los principales sacerdotes y los guardias, dieron voces diciendo: ¡Crucifícale! ¡Crucifícale! Pilato les dijo: Tomadle vosotros y crucificadle, porque yo no hallo delito en él” (Juan 19:5–6).

Pese a lo sumamente importante que es el resto del relato, me detengo en las palabras de Pilato: “¡He aquí el hombre!”.

La súplica de Pilato fue profundamente irónica; la apariencia física de Jesús en ese momento estaba desfigurada, pero no había habido hasta ese momento, y no ha habido desde entonces, ningún hombre ni ninguna mujer que mereciera ser más contemplado. Su vida fue perfecta; no tuvo parangón. Nadie había vivido como Él, ni nadie lo haría; poseía todas las virtudes en su forma perfecta.

El Salvador tenía un poder de autocontrol total; Sus emociones y Sus sentimientos eran perfectos, al igual que lo eran Sus pensamientos; Su entendimiento era ilimitado. Él era el único verdaderamente digno de ser contemplado —desde toda perspectiva— y de ser examinado, medido y adorado. Nada de lo que se viera en Su mente, corazón y sentimientos pudo ni podría ser una decepción. Su apariencia no lo reflejaba en ese momento, pero Jesús era la personificación de la vida en abundancia.

De manera que no fue la apariencia que Él tenía en el momento de Su sufrimiento lo que debemos recordar principalmente (véase Isaías 53:2); fue lo que Él era dentro de ese tabernáculo físico lastimado lo que significó absolutamente todo para todos nosotros. Lo que Él era hizo posible lo que llevó a cabo. Es la magnificencia de lo que Él era lo que atrae nuestra atención.

Lo que debemos ver al oír las palabras “he aquí el hombre” es Su triunfo culminante sobre las fuerzas del mal, a pesar de que entonces no pareciera ser una victoria en lo absoluto. Fue Su perfecta calma en el centro de la tormenta más violenta que sufriría ser humano alguno. Todo recurso diabólico inventado por el enemigo se había desatado o pronto se desataría en contra de Él. Él los superó y conquistó todos. Se presentó ante Pilato en perfecta paz y compostura.

Su dominio sobre los elementos físicos del mundo y de las condiciones de la humanidad se manifestó sin lugar a dudas. Ejerció el mando sobre los espíritus malignos; sanó al enfermo, dio la vista al ciego y el oído al sordo; restauró la vida a los muertos, entre ellos a los niños que devolvió a sus padres. Percibió los pensamientos y sentimientos de todos; perdonó pecados y limpió a leprosos. La noche antes de la escena con Pilato, tomó sobre Sí el peso de los pecados, los dolores, las enfermedades y las flaquezas de toda la humanidad. Irónicamente, incluso sufrió por los pecados de los que en ese momento lo maltrataban.

En verdad, “¡He aquí el hombre!”. Él es el Hijo del Dios viviente; Él es el ejemplo de vida, el que fue enviado para mostrar el camino y para ser el Camino. Él es “el camino, y la verdad y la vida” (Juan 14:6) para todos nosotros. Con esas palabras: “¡He aquí el hombre!”, Pilato expresó, sin saberlo y sin querer, la fórmula sencilla para alcanzar los objetivos más sublimes de la vida. Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , | Deja un comentario