Presentación de la nueva primera presidencia de la iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Presentación de la nueva primera presidencia de la iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

  • Russell M Nelson, Presidente y profeta de la Iglesia
  • Dallin H. Oaks, Primer consejero de la presidencia
  • Henry B. Eyring, Segundo consejero de la presidencia

Conferencia de Prensa de la Nueva Presidencia de la Iglesia 16/01/18

Anuncios
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Recordarle siempre

MENSAJE DE LA PRIMERA PRESIDENCIA

Recordarle siempre

Por el presidente Henry B. Eyring
Primer Consejero de la Primera Presidencia

¿Se pueden imaginar al profeta Moroni inscribiendo las últimas palabras del Libro de Mormón en las planchas de oro? Se encontraba solo; había visto la caída de su nación, de su pueblo y de su familia. El país era “un ciclo continuo” de guerra (Mormón 8:8); sin embargo, tenía esperanza, pues ¡él había visto nuestros días! Y de todas las cosas que pudo haber escrito, nos invitó a recordar (véase Moroni 10:3).

Al presidente Spencer W. Kimball (1895–1985) le gustaba enseñar que la palabra más importante en el diccionario podría ser recordar. Él dijo que a causa de que hemos hecho convenios con Dios, “nuestra mayor necesidad es recordarlos”1.

Pueden encontrar la palabra recordar a lo largo de las Escrituras. Cuando Nefi amonestaba a sus hermanos, con frecuencia los invitaba a recordar las palabras del Señor y a recordar cómo Dios había salvado a sus antepasados (véase 1 Nefi 15:11, 2517:40).

En su gran discurso de despedida, el rey Benjamín utilizó derivados de la palabra recordar siete veces. Esperaba que su pueblo recordase “la grandeza de Dios… y su bondad y longanimidad” hacia ellos (Mosíah 4:11; véanse también 2:414:28, 305:11–12).

Cuando el Salvador instituyó la Santa Cena, invitó a Sus discípulos a participar de los emblemas “en memoria” de Su sacrificio (Lucas 22:19). En cada oración sacramental que escuchamos, la palabra siempre acompaña a las palabras recordarle o [acordarse] de él (véase D. y C. 20:77, 79).

Mi mensaje es una invitación, incluso una súplica, para recordar. A continuación hay tres sugerencias sobre lo que podrían recordar cada semana cuando participen de los emblemas sagrados de la Santa Cena. Espero que sean útiles para ustedes, como lo han sido para mí.

Recuerden a Jesucristo

Primeramente, recuerden al Salvador; recuerden quién fue Él mientras estuvo en la tierra, cómo habló a los demás y cómo demostró bondad en Sus actos; recuerden con quién compartió Su tiempo y qué enseñó. El Salvador “anduvo haciendo bienes” (Hechos 10:38); visitó a los enfermos; se consagró a hacer la voluntad de Su Padre.

Por encima de todo, podemos recordar el gran precio que pagó, por Su amor por nosotros, para quitar la mancha de nuestros pecados. Al recordarlo, nuestro deseo de seguirlo crecerá; desearemos ser un poco más amables, más dispuestos a perdonar y a procurar la voluntad de Dios y hacerla.

Recuerden en qué necesitan mejorar

Es difícil pensar en el Salvador —en Su pureza y perfección— sin pensar también en lo débiles e imperfectos que somos en comparación. Hemos hecho convenios de obedecer Sus mandamientos, pero muchas veces no estamos a la altura de esa elevada norma. Sin embargo, el Salvador sabía que eso ocurriría, y esa es la razón por la que nos dio la ordenanza de la Santa Cena.

La Santa Cena tiene sus raíces en la práctica del Antiguo Testamento de ofrecer sacrificios, que incluía la confesión del pecado (véase Levítico 5:5). Ya no sacrificamos animales, pero aún podemos renunciar a nuestros pecados. En las Escrituras, a eso se le llama un sacrificio de “un corazón quebrantado y un espíritu contrito” (3 Nefi 9:20). Vengan a la Santa Cena con un corazón arrepentido (véanse D. y C. 59:12Moroni 6:2). Al hacerlo, obtendrán el perdón de los pecados y no se apartarán del sendero que conduce a Dios.

Recuerden el progreso que estén logrando

Al examinar su vida durante la ordenanza de la Santa Cena, espero que sus pensamientos se centren no solo en las cosas que hayan hecho mal, sino también en las cosas que hayan hecho bien: los momentos en que hayan sentido que el Padre Celestial y el Salvador estaban complacidos con ustedes. Incluso pueden tomar un momento durante la Santa Cena para pedirle a Dios que los ayude a ver esas cosas. Si lo hacen, les prometo que sentirán algo; sentirán esperanza.

Cuando lo he hecho, el Espíritu me ha dado la certeza de que aunque estoy lejos de ser perfecto, soy mejor hoy que ayer, y eso me da la confianza de que, a causa del Salvador, incluso puedo ser mejor mañana.

Siempre es un largo tiempo, e implica un gran esfuerzo concentrado. Por experiencia, ustedes saben lo difícil que es pensar conscientemente todo el tiempo en una sola cosa, pero no importa cuán bien cumplan su promesa de acordarse siempre de Él, Él siempre se acuerda de ustedes.

El Salvador conoce sus retos; sabe lo que es tener encima la presión de las preocupaciones de la vida; Él sabe con cuánta urgencia necesitan ustedes la bendición que se recibe al acordarse siempre de Él y obedecerlo —“para que [ustedes] siempre puedan tener su Espíritu [con ustedes]” (D. y C. 20:77; cursiva agregada).

De modo que Él les vuelve a dar la bienvenida a la mesa de la Santa Cena cada semana, ofreciéndoles una vez más la oportunidad de testificar ante Él que siempre se acordarán de Él.

Cómo enseñar con este mensaje

La vida se puede volver frenética y hacer difícil que siempre recordemos a nuestro Salvador Jesucristo. Sin embargo, la Santa Cena nos proporciona un momento especial cada semana cuando podemos reflexionar sobre Su vida y Sus enseñanzas. Con las personas a las que visita durante la orientación familiar, reflexione sobre cómo utilizan esos momentos de tranquilidad, y hablen en cuanto a lo que pueden hacer para aumentar su atención en el Salvador. ¿Cómo pueden utilizar esos momentos para reflexionar en las cosas en las que personalmente pueden mejorar? ¿De qué sirve recordar el progreso que logran cada semana?

JÓVENES
Tres cosas para recordar

La palabra recordar y sus derivados aparecen muchas veces en el Libro de Mormón. Nefi exhortó a sus hermanos a que recordaran cómo Dios había salvado a sus antepasados. El rey Benjamín pidió a su pueblo que recordara la grandeza de Dios, y Moroni instruyó a sus lectores que recordaran cuán misericordioso es el Señor.

Recordar al Salvador es esencial, e incluso hacemos convenio de recordarlo cada vez que participamos de la Santa Cena. El presidente Eyring nos invita a recordar estas tres cosas durante la Santa Cena:

  1. Recuerden a Jesucristo: Lean las Escrituras sobre la forma en que el Salvador sirvió y demostró amor hacia los demás. ¿Cómo sienten el amor de Él? ¿De qué manera pueden servir y demostrar amor hacia los demás del mismo modo que el Salvador?
  2. Recuerden en qué necesitan mejorar: Reflexionen en la semana pasada con un corazón arrepentido. Escojan algo en lo que puedan mejorar y anoten la forma en que realizarán esa mejora. Coloquen su meta donde puedan verla con frecuencia.
  3. Recuerden el progreso que estén logrando: Pidan a Dios que los ayude a ver el buen progreso que están logrando. Anoten cómo se sintieron.

No somos perfectos, pero el Salvador lo sabe. Por eso nos pide que nos acordemos de Él. Acordarnos de Él nos da esperanza y nos ayuda a tener el deseo de mejorar. Incluso en las ocasiones en que no nos acordemos de Él, el presidente Eyring dice: “Él siempre se acuerda de ustedes”.

NIÑOS
Recordar a Jesús

Las Escrituras nos enseñan que siempre debemos recordar a Jesucristo. Eso significa que debemos pensar mucho en Él y seguir Su ejemplo.

Pueden calcar y colorear esta lámina de Jesús para que los ayude a acordarse siempre de Él. Colóquenla en algún lugar donde la vean con frecuencia.

“Y si os acordáis siempre de mí, tendréis mi Espíritu para que esté con vosotros” (3 Nefi 18:7).

Nota

  1. Spencer W. Kimball, “Circles of Exaltation” (discurso pronunciado ante los maestros de religión del Sistema Educativo de la Iglesia, 28 de junio de 1968), pág. 5.
Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Conocerla a ella y a su familia

PRINCIPIOS DEL PROGRAMA DE MAESTRAS VISITANTES

Conocerla a ella y a su familia

Ser maestra visitante consiste en conocer y amar sinceramente a cada hermana, para que podamos ayudar a fortalecer su fe y prestarle servicio.

relief society sisters taking a selfie

Rita Jeppeson y su maestra visitante se han convertido en buenas amigas al conocerse y compartir conversaciones sobre el Evangelio, pero sus visitas también incluyen jugar juegos de palabras juntas, lo cual sirve para mantener ágil la mente de Rita. Gracias a que la maestra visitante ha llegado a saber lo que Rita necesita y disfruta, ambas esperan con ansias cada visita. Hay muchas cosas que las hermanas pueden hacer durante una visita, como dar un paseo juntas o ayudar a una hermana con sus tareas domésticas.

Lucy Mack Smith, la madre del profeta José Smith, expresó sus sentimientos en 1842, en cuanto a cómo las hermanas Santos de los Últimos Días en la recién establecida Sociedad de Socorro debían sentirse las unas por las otras. Ella dijo: “Debemos atesorarnos unas a otras, velar unas por otras, consolarnos unas a otras y adquirir conocimiento a fin de que todas nos sentemos juntas en el cielo”1. Aún es así en la actualidad.

El élder Jeffrey R. Holland, del Cuórum de los Doce Apóstoles, dijo: “… véanse a ustedes mismos… como emisarios del Señor a Sus hijos… esperaríamos que dieran comienzo a una era de interés genuino en los miembros y orientado al Evangelio, en el que velan y se cuidan los unos a los otros, abordando las necesidades espirituales y temporales de cualquier manera útil”2.

Por medio de Moisés, el Señor mandó a los hijos de Israel: “Como a [una] natural de [vosotras] tendréis [a la extranjera] que peregrine entre [vosotras]; y [la] amarás como a tí [misma]” (Levítico 19:34). Es posible que, al iniciar nuestro servicio, las hermanas a quienes enseñamos sean “extranjeras”, pero a medida que llegamos a conocerlas a ellas y a sus familias, aumentará nuestro deseo de “llevar las cargas [las unas] de [las otras] para que sean ligeras” y tener “entrelazados [nuestros] corazones con unidad y amor [la una] para con [la otra]” (Mosíah 18:8, 21).

Relief Society seal

Considere esto

En las familias de las hermanas a las que visitan, ¿qué acontecimientos próximos deben conocer y recordar?

Ministrar

En vez de proporcionar un mensaje específico, cada mes se presentará en esta página un principio diferente que nos ayude a ministrarnos de manera más eficaz las unas a las otras. Al orar y procurar inspiración, ustedes conocerán el mensaje espiritual y la clase de servicio que cada hermana necesita.

Notas
1. Lucy Mack Smith, en Hijas en Mi reino: La historia y la obra de la Sociedad de Socorro, 2011, pág. 29.
2. Jeffrey R. Holland, “Emisarios a la Iglesia”, Liahona, noviembre de 2016, pág. 62.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , | Deja un comentario

¿Qué puedo hacer para enseñar más como el Salvador?

ENSEÑAR A LA MANERA DEL SALVADOR

¿Qué puedo hacer para enseñar más como el Salvador?

Por Tad R. Callister
Presidente General de la Escuela Dominical

Jesus teaching

Mientras servía como presidente de misión en Toronto, Canadá, uno de mis asistentes me preguntó: “Presidente, ¿cómo puedo ser un mejor misionero?”. Mi primera respuesta fue: “Lo está haciendo muy bien”. Y realmente era así. Sin embargo, él persistió en su pregunta, así que lo pensé un momento y luego le di una sugerencia. Con una sonrisa, respondió de forma positiva.

Compartí esa simple experiencia con los demás misioneros. Al poco tiempo otros élderes y hermanas me preguntaron durante sus entrevistas: “Presidente, ¿cómo puedo ser un mejor misionero?”. Aquella simple pregunta de un misionero creó un espíritu de superación en toda nuestra misión.

Del mismo modo, los maestros recibirán consejos constructivos si con sinceridad le hacen esta simple pregunta al Señor y a sus líderes: “¿Qué puedo hacer para enseñar más como el Salvador?”. El Señor prometió: “Sé humilde; y el Señor tu Dios te llevará de la mano y dará respuesta a tus oraciones” (D. y C. 112:10).

Que nos importe muchísimo

Al novelista inglés J. B. Priestley se le preguntó una vez cómo llegó a ser un escritor tan consagrado, ya que ninguno de sus talentosos compañeros había tenido tanto éxito. Él respondió: “La diferencia entre nosotros no radicó en la capacidad, sino en el hecho de que mientras… ellos… simplemente fantaseaban con la idea de [escribir], ¡a mí me importaba muchísimo!”1.

Como maestros, podríamos preguntarnos: “¿Estamos conformes con nuestra capacidad actual de enseñanza, o nos importa muchísimo enseñar como el Salvador?”. Si es así, ¿estamos dispuestos a dejar de lado el orgullo y no solo esperar a ser instruidos, sino también procurarlo activamente?

La clave es la humildad

Hay muchos maestros excelentes en esta Iglesia, pero la verdad es que, sin importar cuántos años de experiencia ni cuántos títulos tengamos, ni cuánto nos quieran los miembros de la clase, todos podemos mejorar y llegar a ser más como el Maestro, siempre y cuando seamos humildes. Quizás la cualidad que caracteriza a un maestro semejante a Cristo es ser enseñable. La humildad es una cualidad que invita al Espíritu y nutre nuestro deseo de mejorar.

En ocasiones, conozco a presidentes de Escuela Dominical que están desilusionados porque uno o más de los maestros de su barrio o rama sienten que tienen tanta experiencia o conocimiento que no necesitan instrucción adicional ni asistir a las reuniones del consejo de maestros. Eso me entristece porque hasta ahora jamás he conocido a un maestro que no pudiese mejorar de algún modo.

Sé que si aun el maestro más experimentado asiste a las reuniones del consejo de maestros con un corazón humilde y con un enorme deseo de aprender, tal maestro recibirá conocimiento e impresiones divinas sobre cómo puede mejorar. He estado en decenas de reuniones de consejos de maestros, y siempre me voy con una nueva perspectiva o con el deseo de mejorar alguna habilidad o algún atributo que necesito pulir o perfeccionar.

La necesidad de desarrollar aptitudes didácticas

Algunos podrían pensar que las aptitudes o técnicas didácticas son simplemente herramientas mecánicas o seculares. Sin embargo, cuando se desarrollan, dichas aptitudes permiten que el Espíritu escoja de entre una variedad de opciones que pueden satisfacer las necesidades de cada alumno. ¿Quién es más productivo, el hombre que trata de cortar un árbol con su navaja o el mismo hombre que utiliza una motosierra? En ambos casos, el hombre tiene la misma fortaleza y el mismo carácter, pero el último es mucho más productivo porque dispone de una herramienta mucho más eficaz. Las aptitudes didácticas llegan a ser herramientas divinas en las manos del Espíritu.

La capacitación y la práctica, la dramatización, el estudio y la observación pueden ayudar a los maestros de cualquier nivel de destreza a desarrollar aptitudes que el Espíritu puede utilizar, ayudándonos a enseñar más como el Maestro. Muchas de esas habilidades pueden desarrollarse en las reuniones del consejo de maestros.

young woman standing in front of class

El Señor puede moldearnos

Algunos podrían sentir que simplemente no pueden enseñar como el Salvador, que semejante tarea está más allá de su capacidad. Pedro pudo haber pensado que no era más que un simple pescador; Mateo, que no era más que un despreciable recolector de impuestos. No obstante, con la ayuda del Salvador, los dos llegaron a ser poderosos líderes y maestros del Evangelio.

Esa capacidad del Señor de moldearnos no es diferente a la experiencia que tuvo Miguel Ángel al esculpir lo que muchos consideran la mejor obra que la mano del hombre jamás haya producido: el David.

Antes de que Miguel Ángel aceptara el proyecto, se habían encomendado las estatuas a otros dos escultores, Agostino di Duccio y Antonio Rossellino. Ambos afrontaron el mismo problema: la columna tenía el largo y el ancho correctos, pero el mármol estaba sumamente defectuoso. Di Duccio y luego Rossellino habían probado su toque artístico en esa columna, pero fue en vano; simplemente tenía demasiadas imperfecciones2. Al final, ambos se dieron por vencidos. Miguel Ángel notó las mismas imperfecciones, pero también vio más allá de ellas. Vio la majestuosa y viviente forma del David que hoy en día a menudo hace que los espectadores suspiren de admiración al contemplarlo por primera vez.

De igual modo, Dios declaró que la plenitud de Su evangelio será “proclamada por los débiles y sencillos hasta los cabos de la tierra” (D. y C. 1:23). Dios ve nuestras imperfecciones y defectos, pero también ve más allá de ellos. Él tiene la capacidad no solo de ayudarnos a superar nuestras debilidades, sino también de transformar dichas debilidades en fortalezas (véase Éter 12:26–27). Él puede ayudarnos a pulir y perfeccionar nuestras aptitudes didácticas y atributos para que enseñemos más como el Salvador.

Maneras en que podemos enseñar más como el Salvador

A continuación figuran algunos de los elementos fundamentales que todos podríamos tratar de desarrollar a fin de enseñar más como el Salvador:

  • Enseñar por el Espíritu, teniendo presente que es el Espíritu quien da vida, aliento y sustancia a nuestras lecciones (véaseD. y C. 43:15).
  • Centrarnos en la doctrina, reconociendo que la doctrina, según se enseña en las Escrituras y por parte de los profetas vivientes, tiene el poder inherente de cambiar vidas (véaseAlma 31:5).
  • Ser alumnos ávidos, teniendo presente que el maestro ideal también es un alumno ideal (véase D. y C. 88:118).
  • Buscar revelación, recordando que cada llamado a enseñar conlleva el derecho a recibir revelación para magnificar nuestro llamamiento (véase D. y C. 42:61).
  • Demostrar amor al recordar el nombre de cada miembro de la clase, orar por él o ella individualmente, interesarnos por cada uno (sobre todo por quienes tienen necesidades especiales) y tender una mano de forma significativa a aquellos que no asisten (véase Moroni 7:47–48).

Una evaluación personal

El apóstol Pablo dio el siguiente consejo: “Examinaos a vosotros mismos, para ver si estáis en la fe” (2 Corintios 13:5). Esto podría parafrasearse para los maestros de la siguiente manera: “Examínense a ustedes mismos para ver si están enseñando a la manera del Salvador o según su propia manera”. El comienzo del año es un momento apropiado para realizar dicho análisis. Por consiguiente, les invitamos a responder las preguntas de la evaluación personal que acompañan a este artículo. Al hacerlo, el Espíritu les ayudará a saber cuál debe ser su enfoque a fin de llegar a ser maestros más semejantes a Cristo, y cómo pueden adquirir y desarrollar los atributos y habilidades necesarios para lograrlo.

Mejorar como maestro semejante a Cristo: Una evaluación personal

Considere los siguientes principios de una enseñanza eficaz. En los aspectos que siente que puede mejorar, escriba lo que se sienta inspirado a hacer en los espacios designados.

  1. Asisto a las reuniones del consejo de maestros con el humilde deseo de aprender y participar (véase D. y C. 112:10).
  2. Escribo con regularidad las impresiones del Espíritu que me ayudan como alumno y maestro (véase D. y C. 76:28).
  3. Comienzo a preparar mis lecciones al menos con una semana de anticipación (véase D. y C. 88:118–119).
  4. Encuentro el equilibrio correcto entre lo que comparto como maestro y el análisis en grupo (véase D. y C. 88:122).
  5. Suplico fervientemente recibir la compañía del Espíritu para poder ser un instrumento en las manos de Dios (véase D. y C. 42:14).
  6. Dedico tiempo a meditar el bloque de Escrituras antes de leer la lección o material adicional a fin de aumentar la revelación que pueda recibir (véase D. y C. 42:61).
  7. Ayudo a los miembros de mi clase, en especial a los jóvenes, no solo a aprender el Evangelio, sino también a llegar a ser maestros eficaces a fin de que sean mejores misioneros, líderes, maestros y padres (véase D. y C. 88:77).
  8. Oro mencionando por nombre a los alumnos de mi clase (véase Lucas 22:32).
  9. Tiendo la mano a los miembros de mi clase que no asisten (véase Lucas 15:1–7).
  10. ¿Cuál es mi mayor desafío para llegar a ser un maestro semejante a Cristo, y cómo puedo superar dicho desafío?

Para realizar una evaluación más profunda, véase la evaluación personal en la página 37 de Enseñar a la manera del Salvador.

Notas

1. J. B. Priestley, Rain Upon Godshill, 1939, pág. 176.
2. Véase “Michelangelo’s David”, accademia.org/exploremuseum/artworks/michelangelos-david.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

“¿Quién decís que soy yo?”

“¿Quién decís que soy yo?”

Por Terry B. Ball
Profesor de Educación Religiosa de la Universidad Brigham Young

Al llegar a amar y comprender al apóstol Pedro, estaremos más preparados para aceptar su testimonio especial de Cristo.

Jesus walking on water

Los creyentes amamos al apóstol Pedro, quizás porque él nos parece tan auténtico y accesible. Nos sentimos identificados con él; admiramos su valor al abandonarlo todo, dejando sus redes “al instante” cuando el Maestro dijo: “Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres” (Mateo 4:18–20). Comprendemos su confusión sobre el significado y el mensaje de las parábolas (véase Mateo 15:15–16). Sentimos la desesperación de su clamor: “¡Señor, sálvame!”, cuando sus pies y su fe titubearon sobre las turbulentas aguas aquella noche en el mar de Galilea (Mateo 14:22–33). Apreciamos su asombro durante la Transfiguración (véase Mateo 17:1–13). Lloramos con él por la vergüenza de haber negado tres veces (véase Mateo 26:69–75), nos lamentamos con él en Getsemaní (véase Mateo 26:36–46) y compartimos su gozo y asombro ante el sepulcro vacío (véase Juan 20:1–10).

Tal vez los escritores de los Evangelios deseaban que tuviéramos esta conexión personal con Pedro. En sus relatos, ellos parecen preservar intencionalmente más experiencias y conversaciones suyas con Jesús que las de cualquier otro de los primeros Doce1. Muchos de nosotros suponemos que se le da tanta atención a Pedro en los Evangelios porque él llegó a ser el portavoz y el líder de los apóstoles. Sin embargo, tal vez Mateo, Marcos, Lucas y Juan también hablan con tanta frecuencia y tan íntimamente de la relación entre Pedro y Cristo porque esperaban que, al llegar a amar y comprender a Pedro, estaríamos más preparados para aceptar su testimonio especial de Cristo, un testimonio que él parece haber estado cuidadosamente preparado para dar.

La preparación de Pedro

Mientras acompañaba a Jesús en Su ministerio terrenal, Pedro parece haber adquirido un testimonio de que el Maestro era el Mesías por medio de las experiencias intelectuales, prácticas y reveladoras que le fueron dadas. Es decir, su testimonio, como el nuestro en la actualidad, llegó a través de su mente, sus manos y su corazón.

Jesus healing the blind

Pedro sabía que Jesús de Nazaret era más que un simple hombre, porque lo vio devolver la vista a los ciegos, sanar a los leprosos, hacer que los cojos andaran y levantar a los muertos (véase Mateo 11:4–5; véanse también Juan 2:1110:2520:30–31). Su afirmación lógica de que Jesús era el Cristo fue reafirmada por lo que aprendió al actuar bajo la guía del Maestro. Echó su red como indicó el Salvador y recogió una gran cantidad de peces (véanse Lucas 5:1–9Juan 21:5–7); cuando el Salvador le dijo “Ven”, caminó sobre el agua (véase Mateo 14:22–33); y cuando repartió los escasos panes y pescados a la multitud de acuerdo con lo que mandó el Salvador, el milagro de la multiplicación sucedió entre sus propias manos (véase Juan 6:1–14).

Esos testimonios que recibió en su mente y en sus manos habrían de complementar significativamente el testimonio más poderoso que Pedro recibió: el testimonio que se le reveló a su corazón. Cuando Jesús les preguntó a Sus discípulos: “¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?”, ellos repitieron las conclusiones comunes de sus contemporáneos. El Salvador entonces personalizó la pregunta: “Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?” (véase Mateo 16:13–15). Sin vacilar, Pedro dijo:

“¡Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente!

“Entonces, respondiendo Jesús, le dijo: Bienaventurado eres, Simón hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos” (Mateo 16:16–17).

La preparación de Pedro para ser un testigo especial de Cristo incluyó varias experiencias en cierto modo privadas con Jesús2. A menudo recibió tal consejo y dirección personalizados cuando se acercó al Salvador con preguntas o siempre que Cristo percibía que él necesitaba más capacitación3.

Además, Pedro tal vez fue el discípulo de Cristo que más fue reprendido4. Sorprendentemente, Pedro decidió no ofenderse, sino continuar siguiendo al Maestro, fortaleciendo día a día su testimonio y aprendiendo de Él5.

La preparación del pescador galileo culminó con lo que presenció después de la Crucifixión. Cuando escuchó que el sepulcro estaba vacío, Pedro se apresuró para verlo por sí mismo, y se fue “maravillándose de lo que había sucedido” (Lucas 24:1–12; véase también Juan 20:1–9). Lucas registra que en algún momento de aquel día, el Salvador resucitado se apareció a Pedro en privado, aunque sabemos poco de ese acontecimiento (véanse Lucas 24:341 Corintios 15:3–7). Más tarde, esa noche, el Señor resucitado se apareció a los apóstoles y a otros discípulos, y los invitó a palpar las heridas de Su cuerpo. Entonces les abrió el entendimiento de cómo Su resurrección cumplía las profecías escritas en la ley de Moisés y en las Escrituras, y les declaró: “… vosotros sois testigos de estas cosas” (véase Lucas 24:36–48; véanse también Marcos 16:14Juan 20:19–23). Los 11 discípulos luego viajaron a Galilea, de acuerdo con lo que el Salvador les había indicado, y allí, en el “monte donde Jesús les había ordenado”, Él les declaró: “Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra” (véase Mateo 28:7, 10, 16–20).

Con todo esto, la mente, las manos y el corazón de Pedro recibieron una mayor instrucción para que él fuera testigo del Cristo resucitado, porque vio al Señor resucitado con sus ojos, lo escuchó con sus oídos, lo palpó con sus manos, y ciertamente volvió a sentir la confirmación del Espíritu en su corazón.

La comisión de Pedro

Así como se requirió tiempo, aprendizaje y experiencia para que Pedro comprendiese plenamente la misión expiatoria del Mesías, entender su propia misión como testigo especial de Cristo fue un proceso gradual.

Parecería que Pedro alcanzó la plena conciencia de lo que se le pediría cuando el Señor le enseñó a orillas del mar de Galilea. Habiendo palpado dos veces las heridas de la Crucifixión en el cuerpo resucitado del Maestro, pero aparentemente aún preguntándose qué hacer con su vida, Pedro anunció: “Voy a pescar” (Juan 21:3). Ahora que Jesús ya no estaba con ellos, Pedro parecía resignado a volver a su vida y sustento anteriores, y sus hermanos lo siguieron.

Se esforzaron durante toda la noche, pero no pescaron nada. Al acercarse a la orilla, probablemente exhaustos y desanimados, vieron allí a alguien de pie que no reconocieron, quien les dijo que volvieran a echar las redes. Acaso recordando la ocasión en que seguir un consejo similar había resultado en una gran pesca, obedecieron, esta vez sin protestar ni dudar (véanse Lucas 5:1–9Juan 21:3–6). Cuando recogieron las redes, una vez más colmadas de peces, Juan exclamó a Pedro: “¡Es el Señor!” (Juan 21:7). Demasiado ansioso como para esperar a que la barca llegase a la orilla, Pedro “se echó al mar” para llegar antes al Maestro (Juan 21:7). Cuando los demás llegaron, hallaron que los aguardaba una comida compuesta de pescado y pan (véase Juan 21:9).

Jesus speaking with Peter

Después de comer, Jesús se volvió hacia Pedro y, probablemente señalando los mismos pescados a los que Pedro había decidido dedicarse, le preguntó a Su apóstol: “Simón hijo de Jonás, ¿me amas más que estos?” (Juan 21:15). Seguramente, Pedro pensó que la pregunta era extraña; por supuesto que amaba al Salvador más que a los pescados o la pesca. Tal vez hubo una sombra de incredulidad en su respuesta: “Sí, Señor, tú sabes que te amo”, a lo que Cristo respondió: “Apacienta mis corderos” (Juan 21:15). El Salvador volvió a hacerle la pregunta a Pedro, este volvió a manifestar su amor por Cristo y el Señor nuevamente le mandó: “Apacienta mis ovejas” (Juan 21:16). Pedro se entristeció cuando Jesús le pidió una tercera vez que el discípulo afirmara su amor. Podemos sentir la vehemencia y la pasión del tercer testimonio de Pedro: “Señor, tú sabes todas las cosas; tú sabes que te amo” (Juan 21:17). Una vez más, Jesús le mandó: “Apacienta mis ovejas” (Juan 21:17)6. Si en verdad amaba al Señor, entonces Pedro ya no debía ser pescador, sino pastor, al cuidado del rebaño del Maestro7. Las acciones y el ministerio de Pedro a partir de ese momento confirman que al final comprendió su comisión y su misión como siervo y testigo especial de Cristo.

El testimonio de Pedro

peter healing a lame man

Después de aquel día en Galilea, Pedro salió a cumplir la comisión que Cristo le dio con una fe, un valor y un rigor extraordinarios. Como el apóstol principal, dio un paso al frente en su llamamiento de presidir la Iglesia. Aunque estaba ocupado con los muchos deberes de su oficio, Pedro no descuidó su responsabilidad de siempre ser testigo de Cristo, incluso ante las multitudes que se congregaron cuando se derramó el Espíritu Santo el día de Pentecostés (véase Hechos 2:1–41); en el templo, junto al pórtico de Salomón, después de una sanación milagrosa (véase Hechos 3:6–7, 19–26); cuando fue arrestado y llevado ante los líderes judíos (véase Hechos 4:1–31; véase también Hechos 5:18–20); en su predicación a los santos (véase Hechos 15:6–11) y en sus epístolas.

En sus epístolas, reflexiona sobre su testimonio personal del sufrimiento de Cristo, y expresa su esperanza de ser “participante de la gloria que será revelada” (1 Pedro 5:1). Luego reconoce con determinación que él también debe “dentro de poco… dejar este, mi tabernáculo, como nuestro Señor Jesucristo me lo ha declarado” (2 Pedro 1:14).

Al hacer esta solemne observación, tal vez Pedro estaba reflexionando sobre las palabras que Jesús le habló tantos años atrás en las costas de Galilea. Allí, después de darle a Pedro el mandato de apacentar Sus ovejas, el Salvador declaró: “… Cuando eras más joven, te ceñías e ibas a donde querías; pero cuando ya seas viejo, extenderás tus manos, y te ceñirá otro y te llevará a donde no quieras” (Juan 21:18). Tal como Juan lo explicó, “… esto dijo [Jesús] dando a entender con qué muerte [Pedro] había de glorificar a Dios. Y dicho esto, le dijo [a Pedro]: Sígueme” (Juan 21:19). Seguramente, al contemplar la muerte en su vejez, Pedro podría hallar paz y gozo en el conocimiento de que en verdad había seguido a Cristo en vida y estaba listo para seguirlo en la muerte.

Desearíamos que más actividades y escritos de Pedro hubiesen sido preservados en el Nuevo Testamento. Lo que ha sido preservado es un tesoro, y hace que nos encariñemos con este fiel pescador. El registro, aunque es pequeño, muestra la forma en que Cristo preparó cuidadosa y personalmente a Pedro para ser un testigo especial de Él. Al leer el relato, podemos descubrir que nuestra fe y nuestro conocimiento de Cristo crecen junto con la fe y el conocimiento de Pedro. Dicho crecimiento puede darnos esperanza y una mayor perspectiva en nuestra travesía personal hacia la fe. Al contemplar que lo que Cristo esperaba de Pedro se vuelve claro para él, y luego ver el valor y la dedicación con los que obró para cumplir la comisión que el Salvador le dio, nos lleva a pensar: “¿Qué espera Cristo de mí?” y “¿Estoy haciendo lo suficiente?”. Al estudiar el testimonio que Pedro tenía de Cristo, ansiamos hacer eco de sus palabras: “… nosotros hemos creído y sabemos que tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente” (Juan 6:69).

Notas

1. Aunque el testimonio, las experiencias y las enseñanzas del apóstol Pablo se encuentran registrados más extensamente en el Nuevo Testamento que los de Pedro, Pablo no era uno de los primeros apóstoles y no se menciona en los cuatro Evangelios.
2. Véanse Mateo 17:1–1326:36–46, 58Marcos 13:1–37;Lucas 8:49–569:28–36.
3. Véanse Mateo 17:24–2718:2–3519:27–20:28Lucas 12:31–49Juan 13:6–19.
4. Véanse Mateo 14:3115:15–1626:33–34, 40Marcos 8:32–33Juan 18:10–11.
5. En cuanto a Pedro y las frecuentes reprimendas que recibió de Cristo, el presidente Spencer W. Kimball (1895–1985) observó: “En ocasiones amonestó a Pedro precisamente porque lo amaba, y Pedro, por ser un gran hombre, maduró gracias a esas amonestaciones. Hay un maravilloso versículo en el libro de Proverbios que todos debemos recordar: ‘El oído que escucha la reprensión de la vida morará entre los sabios. El que tiene en poco la disciplina menosprecia su alma, pero el que escucha la reprensión adquiere entendimiento’. (Proverbios 15:31–32). Sabio es el líder o el discípulo que sabe escuchar y hacer frente a las ‘amonestaciones de la vida’. Pedro pudo hacerlo, pues sabía que Jesús lo amaba, y fue por eso que el Maestro lo preparó para ocupar un alto cargo de responsabilidad en el reino…” (véase “Jesús: El líder perfecto”, Liahona, agosto de 1983, pág. 8).
6. Algunos señalan que al permitirle afirmar su amor por Él tres veces, Cristo le estaba dando a Pedro la oportunidad de enmendar la triple negación de aquella desesperada noche del juicio. Véanse, por ejemplo, James E. Talmage, Jesús el Cristo, 1964, pág. 727; Jeffrey R. Holland, “El primer y grande mandamiento”, Liahona, noviembre de 2012, págs. 83–84. Para un análisis de la negación y las lecciones que pueden aprenderse de ella, véanse Gordon B. Hinckley, “El camino de regreso”, Liahona, agosto de 1979, págs. 90–93; Neal A. Maxwell, “El hermano ofendido”, Liahona, julio de 1982, págs. 75–81. Otros comentadores, notando las sutiles diferencias del texto en griego, sugieren que las tres preguntas se hicieron para enseñarle a Pedro diferentes aspectos y deberes de su llamamiento. Por consiguiente, el Salvador le preguntó dos veces a Pedro “¿me amas?” usando el término griego agapao para la palabra amor, el cual a menudo se refiere al amor divino o incondicional, y que en otras ocasiones se traduce como “caridad” (por ejemplo, 1 Corintios 13:1–42 Pedro 1:7Apocalipsis 2:19). La tercera vez que Jesús le preguntó a Pedro “¿me amas?” usó el término phileo para la palabra amor, el cual significa amistad, afecto o amor fraternal. Curiosamente, al responder cada una de las tres preguntas, Pedro afirmó su amor usando la palabra phileo. Tras la primera afirmación del amor de Pedro, Cristo le mandó “apacentar”, del término griego bosko, que significa pastorear, pastar o nutrir, Sus “corderos”, del término griego arnion, que significa una oveja de tierna edad. Tras la segunda afirmación del amor de Pedro, Cristo le mandó “apacentar”, del término griego poimaino, que significa cuidar o pastorear, Sus “ovejas”, del griego probaton, que significa una oveja adulta. En respuesta a la tercera afirmación del amor de Pedro, él debía bosko Sus probaton. Por lo que, al hacer la pregunta tres veces de tres maneras, el Salvador le preguntó al discípulo si tenía tanto caridad como amor fraternal por Él, y en Sus subsiguientes mandatos, el Salvador le enseñó a Pedro que no solo debía nutrir sino también pastorear tanto a los jóvenes como a los mayores de Su rebaño.
7. Para un mayor análisis de este suceso y de los principios que pueden aprenderse de él, véase Robert D. Hales, “… y tú, una vez vuelto, confirma a tus hermanos”, Liahona, julio de 1997, págs. 90–93.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , | Deja un comentario

La libertad religiosa: Piedra angular de la paz

La libertad religiosa: Piedra angular de la paz

Por el élder D. Todd Christofferson
Del Cuórum de los Doce Apóstoles

Para leer el texto completo de este discurso, consulte mormonnewsroom.org. El élder Christofferson pronunció estas palabras durante una conferencia interconfesional que se celebró en São Paulo, Brasil, el 29 de abril de 2015.

Ruego que busquemos la paz al trabajar juntos a fin de preservar y proteger la libertad de todas las personas para retener y manifestar la religión o la creencia de su elección.

dove holding branch

Agradezco en gran manera la invitación a estar con ustedes hoy en esta reunión interconfesional donde musulmanes, sijs, católicos, adventistas, judíos, evangélicos, mormones, espiritualistas nativos, personas que no tienen una religión y muchos otros, todos hombro a hombro con los líderes gubernamentales y empresariales, se han unido para hablar de la libertad religiosa y celebrarla. Ciertamente, el solo hecho de reunirnos en este entorno singular es un poderoso símbolo en sí mismo.

En particular me complace estar aquí, en Brasil, una rica nación con diversos pueblos y culturas. Al abrazar su diversidad, incluso su diversidad religiosa, Brasil ha prosperado y continuará haciéndolo. Recientemente Brasil ha sido reconocido como el país con menos restricciones gubernamentales sobre la religión1. Felicito a Brasil por esta importante distinción. Brasil tiene ahora la responsabilidad de liderar el movimiento mundial para promover esta libertad. Como dijo Jesucristo en el Nuevo Testamento:

“Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad [o, en este caso, una nación] asentada sobre un monte no se puede esconder…

“Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos” (Mateo 5:14, 16).

Estimados colegas, el mundo necesita que la luz de Brasil brille luminosa y por mucho tiempo. Esta tarde celebramos lo que puede devenir de esta visión.

Antecedentes y principios básicos

La libertad religiosa es la piedra angular de la paz en un mundo donde muchas filosofías compiten entre sí. Nos da a todos el espacio para determinar por nosotros mismos lo que pensamos y creemos; para seguir la verdad que Dios habla a nuestro corazón. Permite que diferentes creencias coexistan, protege a las personas que son vulnerables y nos ayuda a sortear nuestros conflictos. De ese modo, tal como ha concluido sabiamente el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en múltiples ocasiones, la libertad religiosa es esencial para las personas de fe, y “es también un valioso bien para los ateos, los agnósticos, los escépticos y los indiferentes”. Eso se debe a que “el pluralismo inherente a una sociedad democrática, que ha sido conquistado a lo largo de los siglos, depende de ello”2.

Una libertad sólida no es simplemente lo que los filósofos políticos han llamado la libertad “negativa” de no interferir, por importante que eso sea. Más bien es una libertad “positiva”, mucho más rica: la libertad de que la persona viva su religión y creencia en un entorno legal, político y social que sea tolerante, respetuoso y complaciente con las diversas creencias.

Utilizamos nuestra libertad de religión y de creencia para establecer nuestras convicciones esenciales, sin las cuales todos los demás derechos humanos no tendrían sentido. ¿Cómo podemos reclamar la libertad de expresión si no podemos decir lo que realmente creemos? ¿Cómo podemos reivindicar libertad de reunión a menos que podamos reunirnos con personas que comparten nuestros ideales? ¿Cómo podemos disfrutar de la libertad de prensa a menos que podamos publicar abiertamente quiénes somos en realidad?

Lo bueno es que ha habido un progreso notable en la propagación de la libertad religiosa. Yo he visto ese progreso en mi propia vida. Por ejemplo, en 1948, cuando solo tenía tres años de edad, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la cual estipulaba que “[toda] persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión”3.

world religion

Cuando tenía veintiún años, se negoció un tratado para hacer que la declaración de las Naciones Unidas fuera vinculante. Ese tratado —que se conoce como el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos— reforzaba la idea de que toda persona debe gozar de “la libertad de tener o de adoptar la religión o las creencias de su elección, así como la libertad de manifestar su religión o sus creencias, individual o colectivamente, tanto en público como en privado, mediante el culto, la celebración de los ritos, las prácticas y la enseñanza”4. El tratado entró en vigor diez años después, en 1976.

Ya en 2017, 169 países eran parte del tratado, prácticamente todos los países desarrollados del mundo5. La Convención Americana sobre Derechos Humanos (el Pacto de San José de Costa Rica), que se adoptó en 1969 y ha estado vigente desde 1978, protege la libertad religiosa prácticamente en idénticos términos6.

La base de este progreso la constituyen razones de peso, y deberían motivarnos a hacer aun más. La libertad religiosa está ampliamente relacionada con multitud de beneficios económicos, cívicos y para la salud pública7. Por lo general, las personas religiosas tienen una mejor vida familiar, matrimonios más fuertes, menos delitos y abuso de sustancias, niveles educativos más altos, una mayor disposición para el voluntariado y la contribución a organizaciones de beneficencia, mejores hábitos de trabajo, una vida más larga, mejor salud, mayores ingresos y niveles más elevados de bienestar y felicidad8. Evidentemente, la libertad religiosa y la práctica de la religión fortalecen a la sociedad.

La necesidad de atención y cooperación

Lamentablemente, la protección que se confiere a la libertad de religión y de creencia a menudo es débil y se desatiende y ataca. Fuertes presiones tratan de coartar la libertad religiosa aun a medida que esta aumenta, incluso en países que tradicionalmente la han protegido con la mayor vehemencia. Estas presiones llevan la delantera y están ganando terreno en muchos países. Para vastos sectores del mundo sería inconcebible el tipo de celebración que disfrutamos aquí, en Brasil.

Sorprendentemente, en 2013 unos cinco mil millones y medio de personas (un setenta y siete por ciento de la población mundial) vivían en países con altas o muy altas restricciones a la libertad religiosa, frente al sesenta y ocho por ciento que había solo seis años antes9.

Prácticamente todas las democracias occidentales dicen creer en el principio de la libertad religiosa; es la aplicación del principio lo que puede crear controversia. Las amenazas a la libertad religiosa suelen surgir cuando las personas y las instituciones religiosas intentan decir o hacer algo —o rehúsan decir o hacer algo— que va en contra de la filosofía o las metas de quienes tienen el poder, incluso las mayorías políticas. Con frecuencia la religión es contracultural y, por lo tanto, impopular. Por esta razón, aun cuando en general se apoya la libertad religiosa en principio, a menudo se refuta enérgicamente en la práctica.

En Europa y Norteamérica han surgido controversias en cuanto a asuntos tales como si las iglesias pueden decidir a quién contratar (o no contratar) como ministros; si las personas pueden llevar prendas de vestir o símbolos religiosos al trabajo o a la escuela; si el empresario debe pagar los anticonceptivos o los abortos de sus empleados; si se debe obligar a las personas a ofrecer servicios que van en contra de sus creencias; si se puede denegar o revocar una acreditación laboral o universitaria por motivo de creencias o normas morales; o si a las organizaciones religiosas de alumnos se les puede exigir que admitan a alumnos con creencias opuestas.

Brasil, con su diversidad religiosa, también trata de resolver problemas similares, como cerrar los negocios los domingos, llevar ropa religiosa, y la protección que se da a las tradiciones afro-brasileñas. Estamos agradecidos de que muchos de estos asuntos se hayan resuelto a favor de la libertad religiosa. La pronta y adecuada resolución de los asuntos relacionados con el libre ejercicio de las creencias religiosas será de inestimable valor para el continuo respeto de la diversidad en Brasil. Al permitir que las personas y las organizaciones religiosas vivan su fe públicamente y sin recriminación, Brasil continuará siendo un ejemplo radiante y lleno de esperanza de la libertad religiosa para el mundo.

Los insto a retener las libertades que han forjado en su hogar y a liderar con valor la promoción de la libertad religiosa en todo el mundo. La necesidad de proteger y preservar la libertad religiosa de una manera imparcial y equilibrada que también proteja los derechos básicos de los demás es crucial.

puzzle pieces

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días se complace en unirse a ustedes y a otras personas en este vital esfuerzo. Aunque confiamos en que nuestros esfuerzos marcarán la diferencia, debemos hacer esos esfuerzos de manera colectiva, dado que ninguno de nosotros puede ganar esta batalla solo. Me hago eco de lo que mi compañero, el élder Dallin H. Oaks, del Cuórum de los Doce Apóstoles, ha declarado recientemente en un foro similar a este:

“Es imprescindible que quienes creemos en Dios y en la realidad de lo correcto y lo incorrecto nos unamos de una manera más eficaz a fin de proteger nuestra libertad religiosa para predicar y practicar nuestra fe en Dios y los principios del bien y el mal que Él ha establecido… Todo lo que hace falta para la unidad y para una amplia coalición como la que estoy sugiriendo es la creencia común de que existe el bien y el mal en la conducta humana, y que es un Ser Supremo quien lo ha establecido. Todos los que creen en este principio fundamental deberían unirse más eficazmente para preservar y fortalecer la libertad de defender y practicar nuestras creencias religiosas, sean cuales fueren. Debemos caminar juntos por la misma senda a fin de asegurar nuestra libertad de seguir caminos diferentes cuando sea preciso, conforme a nuestras propias creencias”10.

Nuestra tarea será difícil y requerirá atención constante, pero es de suma importancia.

Concluyo con un pasaje de Doctrina y Convenios revelado en 1835, una época en que, a pesar de las garantías constitucionales, mis antepasados estaban siendo expulsados de sus hogares por aceptar lo que a otras personas les parecían creencias nuevas o diferentes. De modo que es un recordatorio aleccionador para nuestros días, especialmente cuando muchas de las actuales restricciones sobre la libertad religiosa se producen también en países que apoyan el principio pero en ocasiones no lo aplican en la práctica.

Nuestras Escrituras dicen: “… ningún gobierno puede existir en paz, a menos que se formulen y se conserven invioladas las leyes que garanticen a cada individuo el libre ejercicio de la conciencia…”. Los gobiernos deben “restringir el crimen, pero nunca dominar la conciencia; [deben] castigar el delito, pero nunca suprimir la libertad del alma” (D. y C. 134:2, 4).

Ruego que busquemos la paz al trabajar juntos a fin de preservar y proteger la libertad de todas las personas para retener y manifestar la religión o la creencia de su elección, ya sea individualmente o en comunidad con los demás, en el hogar o en otras partes, en público o en privado y por medio de la adoración, la observancia, la práctica y la enseñanza.

Idea para la noche de hogar

family home evening

Hable con su familia acerca de la importancia de la libertad religiosa, incluso cómo consiguieron los ciudadanos en su país la libertad de culto por primera vez. ¿Qué acontecimientos condujeron a la libertad religiosa en su país? Esto puede incluir legislación, protestas e incluso la guerra. Podría formular preguntas de cultura general para ayudar a su familia a aprender en cuanto a este tema de una manera más entretenida. Además, considere la posibilidad de analizar las siguientes preguntas: ¿Cómo bendice la libertad religiosa nuestra vida? ¿De qué manera sería distinta nuestra vida si no fuéramos libres para practicar nuestra religión? ¿Cómo podemos ayudar a promover la libertad religiosa para nosotros mismos y para los demás?

Notas

1. Véase “Brazil Has Lowest Government Restrictions on Religion among 25 Most Populous Countries”, 22 de julio de 2013, theweeklynumber.com/weekly-number-blog; “Restrictions and Hostilities in the Most Populous Countries”, 26 de febrero de 2015, pewforum.org.
2. Kokkinakis v. Greece, 3/1992/348/421, 25 de mayo de 1993, párr. 31; Nolan and K. v. Russia, 2512/04, 12 de febrero de 2009, párr. 61; véase también Serif v. Greece, 38178/97, 14 de diciembre de 1999, párr. 49; Convención Europea de Derechos Humanos, Artículo 9.
3. Naciones Unidas, Declaración Universal de los Derechos Humanos, Artículo 18, 10 de diciembre de 1948, un.org/en/documents/udhr.
4. Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, Artículo 18, 16 de diciembre de 1966, ohchr.org/EN/ProfessionalInterest/Pages/CCPR.aspx.
5. Véase Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; véase también W. Cole Durham Jr., Matthew K. Richards y Donlu D. Thayer, “The Status of and Threats to International Law on Freedom of Religion or Belief”, en Allen D. Hertzke, ed., The Future of Religious Freedom: Global Challenges, 2013, págs. 31–66.
6. Véase Convención Americana sobre Derechos Humanos “Pacto de San José de Costa Rica”, 22 de noviembre de 1969 (Conferencia Especializada Interamericana sobre Derechos Humanos), oas.org; véase también Juan G. Navarro Floria y Octavio Lo Prete, “Proselitismo y Libertad Religiosa: Una Visión desde América Latina”, en Anuario de Derecho Eclesiástico del Estado, nro. 27, 2011, págs. 59–96.
7. Véase Brian J. Grim, Greg Clark y Robert Edward Snyder, “Is Religious Freedom Good for Business?: A Conceptual and Empirical Analysis”, Interdisciplinary Journal of Research on Religion, tomo X, 2014, págs. 4–6; Paul A. Marshall, “The Range of Religious Freedom”, en Paul A. Marshall, ed., Religious Freedom in the World, 2008, págs. 1–11.
8. Véase Patrick F. Fagan, “Why Religion Matters Even More: The Impact of Religious Practice on Social Stability”, Backgrounder, nro. 1992, 18 de diciembre de 2006, págs. 1–19; Robert D. Putnam y David E. Campbell, American Grace: How Religion Divides y Unites Us, 2010, págs. 443–492.
9. Véase “Latest Trends in Religious Restrictions and Hostilities”, 26 de febrero de 2015, pewforum.org.
10. Dallin H. Oaks, “Preserving Religious Freedom”, conferencia en la Facultad de Derecho de la Universidad Chapman, 4 de febrero de 2011, mormonnewsroom.org.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , | Deja un comentario

Santos: la historia de la iglesia de Jesucristo en los últimos días

Santos: la historia de la iglesia de Jesucristo en los últimos días

Por el élder Steven E. Snow
Setenta Autoridad General e historiador y registrador de la Iglesia.

En 1861, el presidente Brigham Young (1801–1877) instó a los historiadores de la Iglesia a que cambiaran su enfoque. “Escriban con un estilo narrativo”, aconsejó, y “escriban solo en torno a una décima parte como mucho”1.

El relato de las siguientes páginas sigue ese consejo. Me complace presentar una nueva serie de cuatro tomos titulada Santos: La historia de La Iglesia de Jesucristo en los últimos días. El capítulo 1 se incluye en este ejemplar; los capítulos subsiguientes se irán publicando en esta revista a lo largo de los próximos meses. El primer libro estará disponible más adelante este año y a este le seguirán los otros tomos.

Nauvoo

Santos se preparó en respuesta al mandamiento del Señor de “llevar continuamente el registro y la historia de la iglesia” (D. y C. 47:3). A diferencia de los anteriores relatos de la Iglesia, esta es una historia narrada, escrita con un atractivo estilo que será accesible tanto para jóvenes como para adultos.

No obstante, Santos no es una historia de ficción. Es una historia real basada en los registros de personas del pasado. Cada detalle y cada línea de diálogo están respaldados por fuentes históricas. Las notas al final de cada capítulo hacen referencia a registros y fuentes adicionales. Quienes deseen leer los registros reales, comprender mejor los temas relacionados o descubrir aún más historias, encontrarán enlaces en la parte posterior de los libros y en línea, en santos.lds.org.

El rico tapiz de la Restauración

Estos libros no son escritura pero, al igual que las Escrituras, incluyen verdades divinas e historias de personas imperfectas que tratan de llegar a ser santos mediante la expiación de Jesucristo (véase Mosíah 3:19). Juntos, los cuatro tomos cuentan la historia de la Iglesia del Señor esforzándose por llevar a cabo su mandato divino de perfeccionar a los santos (véase Efesios 4:11–13).

Santos tiene un formato, estilo y audiencia muy diferentes a las dos últimas historias multitomos que la Iglesia ha publicado en el pasado. La primera historia la comenzó José Smith en la década de 1830 y se publicó a principios de 18422. La segunda fue publicada en 1930 por el ayudante del historiador de la Iglesia, B. H. Roberts3. El alcance mundial del Evangelio desde entonces y el mandamiento del Señor de llevar continuamente la historia “para el bien de la iglesia, y para las generaciones futuras” (D. y C. 69:8) es una señal de que ha llegado el momento de incluir a más Santos de los Últimos Días en la historia.

Santos cuenta las historias de hombres y mujeres comunes y corrientes desde los primeros años de la Iglesia hasta la actualidad. También ofrece nuevos detalles y perspectivas sobre las personas y los acontecimientos más conocidos de la historia de la Iglesia. Cada relato le ayudará a comprender y valorar a los santos que los precedieron e hicieron de la Iglesia lo que esta es en la actualidad. Al igual que ustedes, ellos tuvieron éxitos y desafíos, y se sacrificaron para establecer Sion. Entrelazadas, sus historias —y las de ustedes—crean el rico tapiz de la Restauración.

Nuestro pasado sagrado

Los que llevaron los registros del Libro de Mormón llevaron tanto planchas mayores como menores. En las planchas mayores grabaron la historia política y militar. Utilizaron las planchas menores para “las cosas de Dios” que eran “más preciosas”, e incluían “predicaciones que fuesen sagradas, o revelación que fuese grande, o profecías” (1 Nefi 6:3Jacob 1:2, 4). Las planchas menores se grabaron “por causa de Cristo y por el bien de nuestro pueblo” (Jacob 1:4). Santospretende ser la historia de las “planchas menores”, una historia que se enfoque en nuestro pasado sagrado. Por consiguiente, incluye solo una pequeña muestra de todas las historias que podrían contarse para mostrar el modo en que el Señor obra en la vida de los Santos de los Últimos Días.

Santos no trata solamente de personas imperfectas del pasado que mejoraron con la ayuda del Señor; es también parapersonas imperfectas de hoy en día que desean recordarle siempre. Les ayudará a recordar cuán misericordioso ha sido el Salvador con Su pueblo, cómo ha hecho Él que los débiles sean fuertes y cómo los santos de todo el mundo se han unido para impulsar la obra de Dios.

Santos ¿En qué formatos estará disponible ?

Los cuatro tomos se publicarán en catorce idiomas en forma de libro, en línea a través de santos.lds.org, y en la aplicación Biblioteca del Evangelio. También estarán disponibles en libro electrónico y audiolibro en algunos idiomas.

¿Qué habrá en cada tomo?

  • Tomo I — Disponible más adelante este año. Cuenta la historia de la Restauración, desde la niñez de José Smith hasta que los santos recibieron sus ordenanzas en el Templo de Nauvoo, en 1846.
  • Tomo II — Recogerá los desafíos de los santos durante el recogimiento en el oeste de los Estados Unidos y acabará con la dedicación del Templo de Salt Lake, en 1893.
  • Tomo III — Narrará el crecimiento mundial de la Iglesia, hasta la dedicación del Templo de Berna, Suiza, en 1955.
  • Tomo IV — Transportará al lector al pasado reciente, cuando los templos llenan toda la tierra.

Para profundizar en algunos temas se publicarán materiales adicionales que respaldarán cada tomo.

Notas

1. Brigham Young, en Wilford Woodruff, Journal, 20 de octubre de 1861, Biblioteca de Historia de la Iglesia, Salt Lake City.
2. Véase History of the Church of Jesus Christ of Latter-day Saints, ed. B. H. Roberts, 1902–1912 (tomos I–VI), 1932 (tomo VII).
3. Véase B. H. Roberts, A Comprehensive History of the Church of Jesus Christ of Latter-day Saints: Century I, 6 tomos, 1930.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , | Deja un comentario

Santos: La historia de la Iglesia – Pedir con fe

Capítulo 1:
Pedir con fe

Este es el capítulo 1 de una nueva historia de la Iglesia narrada en cuatro tomos y titulada Santos: la historia de la Iglesia de Jesucristo en los últimos días. El libro estará disponible en 14 idiomas en papel impreso, en la sección Historia de la Iglesia de la aplicación Biblioteca del Evangelio, y en línea en santos.lds.org. Los siguientes capítulos se irán publicando en los próximos ejemplares hasta que el tomo I se publique a finales de este año. Esos capítulos estarán disponibles en 47 idiomas en la aplicación Biblioteca del Evangelio y en santos.lds.org.

En 1815, la isla indonesia de Sumbawa lucía frondosa y verde gracias a las recientes lluvias. Las familias se preparaban para la llegada de la estación seca, tal como lo habían hecho cada año por generaciones, cultivando arrozales a la sombra de un volcán llamado Tambora.

El 5 de abril, tras décadas de inactividad, la montaña despertó rugiendo y arrojando cenizas y fuego. A cientos de kilómetros de distancia, las personas escuchaban lo que parecían disparos de cañón. Se produjeron pequeñas erupciones durante varios días. Entonces, la noche del 10 de abril, la montaña entera estalló. Tres columnas ardientes salieron disparadas hacia el cielo y se fusionaron en una enorme explosión. Fuego líquido descendió por la ladera de la montaña y rodeó la aldea que se encontraba al pie del monte. Los torbellinos asolaron la región, arrancando árboles y arrasando las casas1.

El caos continuó toda aquella noche y al día siguiente, hasta el anochecer. Las cenizas cubrían kilómetros de tierra y mar, y en algunos lugares se acumulaban hasta alcanzar más de medio metro de altura. El mediodía parecía la medianoche. El mar embravecido se precipitó sobre la costa, arruinando las cosechas e inundando las aldeas. Durante semanas, Tambora hizo llover cenizas, rocas y fuego2.

En los meses subsiguientes, los efectos de la erupción se propagaron por todo el planeta. Por todo el mundo, las personas se asombraban de las espectaculares puestas de sol, pero aquellos colores resplandecientes ocultaban los efectos mortales de la ceniza volcánica que circunvolaba la Tierra. Al año siguiente, el clima se tornó impredecible y devastador3.

La erupción hizo que las temperaturas descendieran en la India, y el cólera mató a miles de personas, destrozando familias. En los fértiles valles de China, unas tormentas de nieve reemplazaron al habitual clima apacible del verano, y las lluvias torrenciales destruyeron los cultivos. En Europa, el abastecimiento de alimentos disminuyó, lo que produjo hambre y pánico4.

En todas partes, la gente buscaba una explicación para el sufrimiento y las muertes que el insólito clima había causado. Las plegarias y los cánticos de hombres santos resonaban en los templos hindúes de la India. Los poetas chinos intentaban darle sentido al dolor y a las pérdidas. En Francia y Gran Bretaña, sus habitantes caían de rodillas temiendo que les hubiesen sobrevenido las terribles calamidades predichas en la Biblia. En Norteamérica, los ministros religiosos predicaban que Dios estaba castigando a los cristianos desobedientes, y elevaban advertencias para avivar los sentimientos religiosos.

En esas regiones, la gente acudía en masa a las iglesias y a las reuniones de resurgimiento religioso, ansiosa por saber cómo podían salvarse de la destrucción inminente5.

La erupción del Tambora afectó el clima de Norteamérica todo el año siguiente. La primavera terminó con nevadas y heladas fatales, y 1816 pasó a la historia como el año en que no hubo verano6. En Vermont, en el extremo noreste de los Estados Unidos, los cerros pedregosos habían frustrado durante años a un granjero llamado Joseph Smith, padre. Pero esa temporada, cuando él y su esposa, Lucy Mack Smith, vieron que sus cultivos se congelaban bajo las interminables heladas, supieron que afrontarían la ruina económica y un futuro incierto si permanecían donde estaban.

A sus 45 años, Joseph, padre, ya no era un joven, y la idea de volver a empezar en nuevas tierras le desalentaba. Él sabía que sus hijos mayores, Alvin, de 18 años, y Hyrum, de 16 años, podrían ayudarlo a limpiar el terreno, construir una casa y plantar y cosechar cultivos. Sophronia, su hija de 13 años, tenía edad suficiente para ayudar a Lucy con las tareas de la casa y la granja. Sus hijos menores, Samuel, de 8 años, y William, de 5 años, ayudaban cada vez más, y Katharine, de 3 años, y el recién nacido Don Carlos algún día tendrían la edad suficiente para contribuir.

En cuanto a José, su hijo de 10 años, la situación era diferente. Cuatro años antes, José se había sometido a una operación para sanar de una infección que tenía en la pierna, y desde entonces caminaba con una muleta. Aunque comenzaba a sentir que su pierna recuperaba la fuerza, José cojeaba con dolor, y Joseph, padre, no sabía si llegaría a ser tan fuerte como Alvin y Hyrum7.

visitors center in sharon vermontEste centro de visitantes en Sharon, Vermont, marca el punto exacto en el que nació José Smith el 23 de diciembre de 1805. El obelisco de piedra que se ve al fondo tiene una altura de un pie por cada año de su vida: 38,5 pies (11,7 metros), desde su base.

Confiando en que podrían apoyarse mutuamente, los Smith tomaron la determinación de abandonar su hogar en Vermont para ir en busca de mejores tierras8. Al igual que muchos de sus vecinos, Joseph, padre, decidió ir al estado de Nueva York, donde esperaba conseguir una buena granja que pudieran comprar a crédito. Luego, mandaría traer a Lucy y los niños, y la familia podría volver a comenzar.

Cuando Joseph, padre, partió para Nueva York, Alvin y Hyrum caminaron junto a él un trecho del camino antes de decirle adiós. Joseph, padre, amaba entrañablemente a su esposa y a sus hijos, pero él no había podido brindarles mucha estabilidad en la vida. La mala fortuna y algunas inversiones fallidas habían mantenido a la familia en la pobreza y el desarraigo. Tal vez, en el estado de Nueva York todo sería diferente9.

Al invierno siguiente, José Smith caminó cojeando a través de la nieve junto a su madre, sus hermanos y hermanas. Se dirigían rumbo al oeste hacia una aldea del estado de Nueva York, llamada Palmyra, en cuyas cercanías Joseph, padre, había hallado buenas tierras y esperaba a su familia.

Debido a que su esposo no podía ayudarla con la mudanza, Lucy había contratado a un hombre llamado Sr. Howard para que condujera su carromato. En el trayecto, el Sr. Howard trató con rudeza las pertenencias de la familia y malgastó en alcohol y apuestas el dinero que le pagaron. Más adelante, al unírseles otra familia que viajaba hacia el oeste, el Sr. Howard echó a José del carromato para que las hijas de la otra familia se sentaran con él mientras dirigía la yunta.

Sabiendo cuánto le dolía caminar a José, Alvin y Hyrum hicieron frente al Sr. Howard en varias ocasiones, pero una y otra vez, él los derribó con la empuñadura de su látigo10.

Si hubiese sido mayor, probablemente José habría intentado enfrentarse, él mismo, al Sr. Howard. Su pierna herida le había impedido trabajar y jugar, pero su férrea voluntad compensaba su cuerpo debilitado. Antes que los médicos le abrieran la pierna y le extirparan trozos infectados de hueso, ellos quisieron atarlo y darle brandy para mitigar el dolor, pero José solo pidió que su padre lo sostuviera.

Él se mantuvo despierto y alerta durante la operación, con el rostro pálido y cubierto de sudor. Su madre, normalmente una persona muy fuerte, estuvo a punto de colapsar al escuchar sus gritos. Tras esa experiencia, ella pensó que probablemente ahora podría soportar cualquier cosa11.

Mientras caminaba cojeando junto al carromato, José veía que su madre ciertamente estaba esforzándose por aguantar al Sr. Howard. Ya habían viajado más de 300 kilómetros y hasta ese momento, ella había sido más que paciente con el mal comportamiento del conductor.

Una mañana, faltando unos 160 kilómetros para llegar a Palmyra, Lucy se preparaba para otra jornada de viaje cuando Alvin llegó corriendo hasta ella. El Sr. Howard había arrojado sus bienes y maletas a la calle y estaba a punto de marcharse con los caballos y el carromato de la familia Smith.

Lucy encontró al hombre en un bar. “¡Como hay un Dios en el cielo”, exclamó, “el carromato y esos caballos, así como los bienes que los acompañan, son míos!”.

Miró a su alrededor; el bar estaba lleno de hombres y mujeres, la mayoría de los cuales eran viajeros como ella. “Este hombre”, prosiguió Lucy con la mirada fija en ellos, “está decidido a despojarme de todos los medios que poseo para proseguir mi viaje, y quiere dejarme totalmente desamparada con ocho niños pequeños”.

El Sr. Howard dijo que ya había gastado el dinero que ella le había pagado para conducir el carromato, y que él no podía seguir adelante.

“Usted ya no me sirve para nada”, le increpó Lucy. “Me encargaré de la yunta yo misma”.

Dejó al Sr. Howard en el bar y juró que reuniría a sus hijos con su padre, pasara lo que pasara12.

El resto del trayecto fue a través del fango y con frío, pero Lucy condujo a su familia a salvo hasta Palmyra. Cuando vio a los niños abrazar a su padre y besarle el rostro, se sintió recompensada por todo lo que habían sufrido para llegar hasta allí.

La familia alquiló rápidamente una pequeña casa en el pueblo y deliberaron sobre cómo podrían comprar su propia granja13. Decidieron que la mejor opción era trabajar hasta que ahorrasen suficiente dinero para pagar el anticipo por unas tierras en un bosque cercano. Joseph, padre, y los hijos mayores cavaron pozos, cortaron madera para hacer cercos y cosecharon heno a cambio de dinero, mientras que Lucy y las hijas prepararon y vendieron pasteles, refrescos y telas decorativas para alimentar a la familia14.

A medida que José fue creciendo, su pierna se fue fortaleciendo y llegó a poder andar con facilidad por Palmyra. En el pueblo, tuvo contacto con personas de toda la región, muchas de las cuales se volcaban en la religión para satisfacer sus anhelos espirituales y darle explicación a las adversidades de la vida. José y su familia no pertenecían a ninguna iglesia, pero muchos de sus vecinos asistían o bien a alguna de las espigadas capillas presbiterianas, o bien al centro de reuniones de los bautistas, o al salón cuáquero o al campamento donde los predicadores viajeros metodistas hacían reuniones de vez en cuando para reavivar el sentimiento religioso15.

Cuando José tenía 12 años, los debates religiosos cundían por toda Palmyra. A pesar de que leía poco, le gustaba analizar profundamente las ideas. Escuchaba a los predicadores con la esperanza de aprender más acerca de su alma inmortal, pero sus sermones a menudo lo perturbaban. Le decían que él era un pecador en un mundo pecaminoso, desamparado sin la gracia salvadora de Jesucristo. Y aunque José creyó ese mensaje y se sentía mal por sus pecados, no sabía cómo hallar el perdón16.

José pensaba que asistir a la iglesia le serviría de ayuda, mas no lograba decidirse por un lugar de adoración. Las diversas iglesias discutían incesantemente acerca de la forma en que la gente podía ser libre del pecado. Después de escuchar aquellos debates por un tiempo, José se sintió angustiado al ver que la gente leía la misma Biblia pero llegaba a diferentes conclusiones en cuanto a su significado. Él creía que la verdad de Dios estaba en algún lugar, pero no sabía cómo hallarla17.

Sus padres tampoco lo sabían con seguridad. Tanto Lucy como Joseph, padre, provenían de familias cristianas, y ambos creían en la Biblia y en Jesucristo; Lucy asistía a la iglesia, y a menudo llevaba a sus hijos a las reuniones. Ella había estado buscando la verdadera Iglesia de Jesucristo desde la muerte de su hermana hacía muchos años.

En una ocasión, antes de que José naciera, ella enfermó gravemente, y sintió temor de que muriera antes de encontrar la verdad. Ella sintió que había un abismo oscuro y desolado entre ella y el Salvador, y supo que no estaba preparada para la vida venidera.

Despierta en su lecho toda la noche, oró a Dios y le prometió que si Él le permitía vivir, ella encontraría la iglesia de Jesucristo. Mientras oraba, la voz del Señor le habló a ella, asegurándole que si buscaba, encontraría. Desde ese entonces, había visitado más iglesias, pero aún no había encontrado la correcta. Aun cuando parecía que la Iglesia del Salvador ya no estaba más en la Tierra, ella siguió buscando, pensando que ir a la iglesia era mejor que no hacerlo18.

Al igual que su esposa, Joseph, padre, tenía hambre de la verdad, pero pensaba que era preferible no asistir a ninguna iglesia antes que asistir a la denominación incorrecta. Joseph, padre, seguía el consejo de su padre y escudriñaba las Escrituras, oraba fervientemente y creía que Jesucristo había venido para salvar al mundo19. Sin embargo, no podía conciliar lo que pensaba que era verdadero con la confusión y discordia que veía en las iglesias a su alrededor. Una noche soñó que los predicadores que contendían eran como vacas que mugían mientras removían la tierra con sus cuernos; esto hizo crecer su inquietud en cuanto a lo poco que ellos sabían acerca del reino de Dios20.

El descontento de sus padres con las iglesias de la localidad solo aumentó aún más la confusión de José21. Estaba en juego su alma, pero nadie le daba respuestas satisfactorias.

Después de ahorrar por más de un año, la familia Smith tuvo suficiente para hacer un pago por la compra de 40 hectáreas de bosque en Manchester, justo al sur de Palmyra. Allí, en los momentos en que no trabajaban como jornaleros, pinchaban los arces para recolectar su sabia azucarada, plantaron un huerto y prepararon el terreno para plantar cultivos22.

Smith home replicaEsta cabaña de troncos, ubicada cerca de Palmyra, Nueva York, es una réplica de la casa que la familia Smith construyó después de irse de Vermont. Al fondo se puede ver la Arboleda Sagrada.

Mientras labraba la tierra, José seguía preocupado por sus pecados y el bienestar de su alma. El resurgimiento religioso en Palmyra se había aplacado, pero los predicadores continuaban compitiendo por ganar conversos allí y en toda la región23. Día y noche, José contemplaba el sol, la luna y las estrellas que surcan el firmamento en perfecto orden y majestuosidad, y admiraba la belleza de la tierra rebosante de vida. También observaba a la gente que lo rodeaba y se maravillaba de su fuerza e inteligencia. Todo parecía testificar que Dios existía y que había creado al género humano a Su propia imagen. Pero, ¿cómo podía José comunicarse con él?24.

En el verano de 1819, cuando José tenía 13 años, varios predicadores metodistas se congregaron para una conferencia a pocos kilómetros de la granja de los Smith y recorrieron toda la comarca para instar a familias, como la de José, a que se convirtieran. El éxito de esos predicadores preocupó a otros ministros religiosos de la zona y, en poco tiempo, la lucha por ganar conversos se volvió intensa.

José asistió a reuniones, escuchó sermones conmovedores y presenció los gritos de gozo de los conversos. Deseaba exclamar junto con ellos, pero se sentía a menudo en medio de una guerra de palabras y opiniones. “¿Cuál de todos estos grupos tiene razón; o están todos en error?”, se preguntaba. “Si uno de ellos es verdadero, ¿cuál es, y cómo podré saberlo?”. Él sabía que necesitaba la gracia y la misericordia de Cristo, pero no sabía dónde hallarlas por causa de las muchas personas e iglesias que contendían en cuanto a religión25.

La esperanza de hallar respuestas y paz para su alma parecía alejarse de él. Se preguntaba cómo alguien podría encontrar la verdad en medio de tanto alboroto26.

Un día, mientras oía un sermón, José escuchó que el ministro citó un pasaje del primer capítulo de Santiago, en el Nuevo Testamento. “Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría —dijo él—, pídala a Dios, quien da a todos abundantemente y sin reproche…”27.

José regresó a su casa y leyó el versículo en la Biblia. “Ningún pasaje de las Escrituras jamás penetró el corazón de un hombre con más fuerza que este en esta ocasión, el mío”, recordaría él posteriormente. “Pareció introducirse con inmenso poder en cada fibra de mi corazón. Lo medité repetidas veces, sabiendo que si alguien necesitaba sabiduría de Dios, esa persona era yo”. Hasta entonces, él había escudriñado la Biblia como si esta tuviera todas las respuestas, pero ahora la Biblia le decía que podía acudir directamente a Dios para recibir respuestas personales a sus preguntas.

Joseph standing outside

José se decidió a orar. Nunca había orado en voz alta, pero confiaba en la promesa de la Biblia. “Pida con fe, no dudando nada”, enseñaba28. Dios escucharía sus preguntas, aun si las expresaba con palabras torpes.

En santos.lds.org hay, en inglés, una lista completa de las obras que se citan.

La palabra Tema en las notas indica que existe información adicional en santos.lds.org.

Notas

  1. Raffles, “Narrative of the Effects of the Eruption”, págs. 4–5, 19, 23–24.
  2. Raffles, “Narrative of the Effects of the Eruption”, págs. 5, 7–8, 11.
  3. Wood, Tambora,pág. 97.
  4. Wood, Tambora,págs. 78–120; Statham, Indian Recollections, pág. 214; Klingaman y Klingaman, Year without Summer, págs. 116–118.
  5. Wood, Tambora,págs. 81–109; Klingaman y Klingaman,Year without Summer, págs. 76–86, 115–120.
  6. Klingaman y Klingaman, Year without Summer,págs. 48–50, 194–203.
  7. Joseph Smith History, 1838–1856, tomo A-1, pág. 131; Lucy Mack Smith, History, 1844–1845, libro 2, pág. 11–libro 3, pág. 2.Tema: Operación de la pierna de José Smith
  8. Lucy Mack Smith, History, 1844–1845, libro 3, pág. 3; Stilwell, Migration from Vermont,págs. 124–150.
  9. Lucy Mack Smith, History, 1844–1845, libro 3, pág. 4; Bushman, Rough Stone Rolling,págs. 18–19, 25–28. Tema:La familia de Joseph, padre, y Lucy Mack Smith
  10. Lucy Mack Smith, History, 1844–1845, libro 3, pág. 5; Joseph Smith History, 1838–1856, tomo A-1, págs. 131–132.
  11. Lucy Mack Smith, History, 1844–1845, libro 3, pág. 2; Joseph Smith History, 1838–1856, tomo A-1, pág. 131.
  12. Lucy Mack Smith, History, 1844–1845, libro 3, págs. 5–6; Lucy Mack Smith, History, 1845, pág. 67; Joseph Smith History, 1838–1856, tomo A-1, pág. 132. Tema: Lucy Mack Smith
  13. Lucy Mack Smith, History, 1844–1845, libro 3, págs. 6–7.
  14. Lucy Mack Smith, History, 1844–1845, libro 3, pág. 7; Tucker, Origin, Rise, and Progress of Mormonism,pág. 12.Tema: La familia de Joseph, padre, y Lucy Mack Smith
  15. Cook, Palmyra and Vicinity,págs. 247–261. Temas:Palmyra y ManchesterIglesias cristianas en los tiempos de José Smith
  16. Joseph Smith History, circa Summer 1832, págs. 1–2, enJSP [Documentos de José Smith],tomo H1, págs. 11–12.
  17. José Smith—Historia 1:5–6; Joseph Smith History, 1838–1856, tomo A-1, págs. [1]–2, en JSP,tomo H1, págs. 208–210 (borrador 2). Tema: Creencias religiosas en los tiempos de José Smith
  18. Lucy Mack Smith, History, 1844–1845, libro 2, págs. 1–6; “Records of the Session of the Presbyterian Church in Palmyra”, 10 de marzo de 1830.
  19. Asael Smith a “My Dear Selfs”, 10 de abril de 1799, Asael Smith, Letter and Genealogy Record, 1799, circa 1817 – 1846, Biblioteca de Historia de la Iglesia.
  20. Lucy Mack Smith, History, 1844–1845, misceláneas, pág. 5; Anderson, Joseph Smith’s New England Heritage,págs. 161–162.
  21. José Smith—Historia 1:8–10; Joseph Smith History, 1838–1856, tomo A-1, pág. 2, en JSP,tomo H1, págs. 208–210 (borrador 2). Tema: Creencias religiosas en los tiempos de José Smith
  22. Lucy Mack Smith, History, 1844–1845, libro 3, págs. 8–10; Joseph Smith History, circa Summer 1832, pág. 1, enJSP,tomo H1, pág. 11. Tema: La Arboleda Sagrada y la granja de la familia Smith
  23. Tema: Despertares y resurgimientos
  24. Hechos 10:34–35; Joseph Smith History, circa Summer 1832, pág. 2, en JSP,tomo H1, pág. 12.
  25. Neibaur, diario, 24 de mayo de 1844, disponible en josephsmithpapers.org;José Smith—Historia 1:10; Joseph Smith, “Church History”, Times and Seasons, 1 de marzo de 1842, tomo III, pág. 706, en JSP,tomo H1, pág. 494.
  26. Joseph Smith, Journal, 9–11 de noviembre de 1835, enJSP,tomo J1, pág. 87; José Smith–Historia 1:8–9; Joseph Smith History, 1838–1856, tomo A-1, pág. 2, en JSP, tomo H1, pág. 210 (borrador 2).
  27. “Wm. B. Smith’s Last Statement”, Zion’s Ensign, 13 de enero de 1894, pág. 6; Santiago 1:5.
  28. José Smith—Historia 1:11–14; Joseph Smith History, 1838–1856, tomo A-1, págs. 2–3, en JSP,tomo H1, págs. 210–212 (borrador 2); Santiago 1:6.

 

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , | Deja un comentario